viernes, 23 de abril de 2010

Klute: Alguien te está vigilando.

“Klute” (1971), es un thriller del director Alan J. Pakula, el cual está protagonizado por Jane Fonda y Donald Sutherland.

Un hombre ha desaparecido sin dejar rastro en Nueva York. Klute (Donald Sutherland), un detective privado íntimo amigo suyo, encuentra unas cartas dirigidas a una prostituta llamada Bree Daniels (Jane Fonda), por lo que decide ir en su búsqueda para interrogarla. Simultáneamente, Bree comienza a ser acosada por alguien que parece estar obsesionado con ella, y que aparentemente está relacionado con la desaparición del hombre que Klute está buscando.


En el año 1969, el agente de la actriz Jane Fonda contactó al director y productor Alan J. Pakula con la intención de invitarlo a dirigir un proyecto en el que estaba involucrada la actriz. Sin embargo, a Pakula no le llamó la atención el material por lo que desechó la invitación. Algunas semanas más tarde, los estudios Warner Brothers le enviaron al director el primer borrador de un guión escrito por Andy y Dave Lewis titulado “Klute”. El guión relataba la historia de un policía de un pequeño pueblo de Pennsylvania que junto a una prostituta de Nueva York, descienden al mundo de la prostitución para dar con el paradero de un viejo amigo del policía. Para Pakula, la única actriz capaz de interpretar el rol protagónico era Jane Fonda. Por este motivo, él le envió el guión a la actriz quien se encontraba promoviendo la cinta “They Shoot Horses Don´t They?” (1969). Según palabras del mismo director: “Volé a Nueva York luego de que ella había leído el guión y me dijo: ´Bueno, ¿por qué quieres que haga esto? Esto puede convertirse en algo totalmente vulgar.´ Entonces yo le dije: ´Porque pienso que harías un estupendo trabajo y porque además es un personaje maravillosamente escrito. Creo que la historia necesita algo de trabajo pero el personaje está bien´”.

Para sorpresa de Pakula, el estudio no tenía interés en contratar a Fonda. Cuando el director se negó a contratar a alguien más para el papel, los ejecutivos de la Warner decidieron retirarlo del proyecto y llamaron a Barbra Streisand para ofrecerle el rol protagónico. Sin embargo, la actriz rechazó el papel por considerar que el guión era burdo. Irónicamente, más tarde ella admitiría que si hubiese sabido que Pakula estaría a cargo del proyecto, hubiese aceptado el papel sin pensarlo. Cuando el estudio vio que nadie quería participar en la producción, se vio en la obligación de llamar nuevamente a Pakula y a Fonda, quienes junto a Donald Sutheland se instalaron en los desaparecidos Estudios Filmways para iniciar el proceso de rodaje del film. Lamentablemente, los problemas relacionados con la figura de Fonda no terminarían ahí. Tras visitar varios clubes nocturnos con la intención de investigar más sobre el mundo de la prostitución, la actriz comenzó a ponerse nerviosa cuando ninguno de los proxenetas que conoció intentó contratar sus servicios. Fue entonces cuando Fonda le rogó a Pakula que la despidiera, asegurando de que no era capaz de interpretar a una prostituta. Sin embargo, lo que hizo el director fue reestructurar el calendario de filmación para que Fonda se preparara de mejor manera para el papel, y le otorgó la posibilidad de improvisar en ciertas escenas, lo que finalmente ayudó a cimentar la frágil confianza de la joven actriz.

Tras una pequeña escena introductoria ambientada en la casa de un hombre llamado Tom Gruneman (Robert Milli), se establece que dicha persona ha desaparecido sin dejar rastro, y que la única pista de su posible paradero son una serie de cartas obscenas dirigidas a una mujer llamada Bree Daniels, quien aparentemente reside en Nueva York. Cuando la policía comienza a dar señales de querer abandonar el caso, el detective privado John Klute, amigo íntimo de la familia de Gruneman, se ofrece para ir a Nueva York en búsqueda de la misteriosa señorita Daniels, y averiguar qué es lo que ha sucedido con su viejo amigo. A simple vista, Bree Daniels es una joven que ha decidido probar suerte como actriz en la cosmopolita ciudad de Nueva York. Sin embargo, bajo su inocente fachada se esconde una prostituta que trabaja de manera independiente, la cual espera su oportunidad para alejarse del sórdido mundo en el cual se encuentra atrapada.

Después de mucha insistencia, Klute logra convencer a Bree Daniels para que lo ayude a dar con el paradero de un hombre al cual prácticamente no conoce, y por el cual no siente mayor interés. De esta forma, ambos se sumergen en el submundo de la prostitución, encontrándose con proxenetas y prostitutas que trabajan tanto en las calles, como en las más altas esferas de la sociedad. Será en el marco de su investigación, que John Klute logra establecer una relación entre Gruneman y un cliente particularmente violento que tuvo Bree hace algunos años, cuya identidad no logra ser recordada por la muchacha. Si bien durante la primera mitad de la cinta es revelada la identidad del misterioso cliente/psicópata y sus motivaciones, esto no impide que la creciente paranoia de Bree se convierta en el mayor generador de tensión del relato. Y es que la situación de la protagonista empeora rápidamente cuando aparentemente su acosador comienza a asesinar a algunas de sus viejas amistadas, razón por la cual Klute tendrá que hacer su mejor esfuerzo para detenerlo antes de que sea demasiado tarde.

Desde que entra en escena, es evidente de que la cinta gira en torno a la figura de Bree Daniels. Básicamente, ella es una mujer plagada de contradicciones, la cual ha tenido numerosas dificultades para insertarse dentro de una sociedad machista y hostil. Esto la ha llevado a esconderse tras un muro de cinismo, el cual si bien en un principio parece infranqueable para el bienintencionado John Klute, eventualmente termina derrumbándose ante la candidez de una relación impensada para ambos. Demás está decir que gran parte del encanto del personaje protagónico está dado por la presencia magnética de Jane Fonda, quien ganó el Oscar a la mejor actriz por su participación en este film. Donald Sutherland por su parte, realiza un buen trabajo interpretando al paternal John Klute, al igual que Roy Scheider, quien interpreta al inescrupuloso ex-proxeneta de la protagonista. En cuanto al aspecto técnico de la producción, resulta destacable la banda sonora del compositor Michael Small, y el trabajo de fotografía de Gordor Willis, quienes en conjunto construyen la atmósfera opresiva y claustrofóbica que domina al relato.

Durante la década del setenta, la creciente desconfianza de la sociedad norteamericana en relación a la administración de Nixon, se magnificó en decenas de producciones cinematográficas de diversas temáticas, siendo “Klute” una de ellas. De hecho, durante aquella época Alan J. Pakula filmaría lo que luego se conocería como la “trilogía de la paranoia”, la cual estaría conformada por “Klute”, “The Parallax View” (1974) y “All the President´s Men” (1976), cintas que tenían en común la presencia de una amenaza invisible, representada por una serie de equipos de vigilancia llamados a destruir por completo cualquier dejo de privacidad presente en la sociedad. Al mismo tiempo, en esta ocasión Pakula presenta a una de las primeras heroínas cinematográficas de los setenta, las cuales al igual que Bree Daniels se caracterizarían por ser mujeres independientes, de ideas concretas y personalidades avasalladoras. En definitiva, “Klute” se alza como una película en cierta medida influenciadora, la cual mezcla de manera inteligente elementos dramáticos con otros más propios del thriller, dando como resultado una historia en la que las relaciones humanas son tan importantes como la trama policial en la que se ven inmersos los protagonistas.


por Fantomas.

4 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No recuerdo haberla visto. A priori el argumento no me atrae mucho, pero si dirije Alan J. Pakula, por lo menos será interesante.

La apuntaré para un futuro visionado.

Saludos ;)

jb dijo...

Esta creo que no la ví. Saludos nimios :)

Anónimo dijo...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

sofia martínez dijo...

Buena cinta, es un drama muy misterioso pero entretenido y a la vez cautivador porque muestra el mundo de la prostitución desde una perspectiva un poco intensa, me gustó mucho.

Related Posts with Thumbnails