miércoles, 24 de octubre de 2007

The Raven: Y el cuervo dijo "Nunca más".

“The Raven” (1963), es un film del director Roger Corman, el cual está protagonizado por Vincent Price, Peter Lorre, y Boris Karloff.

Erasmus Craven (Vincent Price), es un poderoso mago que se encuentra sumamente abatido por la muerte de su esposa Leonor (Hazel Court). Una noche recibe la inesperada visita de un cuervo, que para su sorpresa, puede hablar. Pronto, Erasmus se dará cuenta que este cuervo no es más que su colega el mago Adolphus Bedlo (Peter Lorre), el cual le cuenta que el Dr. Scarabus (Boris Karloff), es el responsable de haberlo convertido en ave. Después de ayudar a Bedlo a retomar su forma humana, este le comenta que ha visto a su esposa vagando por el castillo del Dr. Scarabus, razón suficiente para que Erasmus se decida a acompañar a su colega al castillo del poderoso mago en busca de venganza.


"The Raven" es una de las tantas adaptaciones de los relatos de Edgar Allan Poe que el director Roger Corman realizó durante la década de los sesenta. Sin embargo, debido a que el director había quedado sumamente contento con el segmento cómico de la cinta “Tales of Terror” (1962), y a causa de que él estaba plenamente consciente de que sus adaptaciones de la obra de Poe empezaban a verse demasiado similares, Corman junto al escritor y guionista Richard Matheson, optaron por adaptar el famoso poema de Poe, “El cuervo”, desde el prisma de la comedia para así darle un giro a las hasta entonces exitosas adaptaciones producidas por la American International Pictures. Sin embargo, no todos estarían muy de acuerdo con esta idea. El actor Vincent Price, quien protagonizó gran parte de estas producciones, pensaba que la solo idea de transformar un poema de cortísima duración en una película de más de una hora de duración, era totalmente descabellado. Sin embargo, cuando Price y el resto del elenco tuvieron la oportunidad de leer el guión escrito por Matheson, rápidamente cambiaron de opinión al ver que en esencia, el proyecto se presentaba como una suerte de parodia de las cintas anteriores.

La verdad es que el trabajo de Matheson resultó ser una versión bastante libre del famoso poema, del cual solo se conservó el título y los primeros versos, los cuales al principio de la cinta son recitados por Vincent Price. En cuanto a la producción en sí, esta no resultaría del todo placentera para el trío de protagonistas. Según el mismo Price, tanto Lorre como Karloff sufrirían ciertas dificultades durante el rodaje de la cinta. Mientras que Lorre era un tipo depresivo cuyo sobrepeso le dificultaba actuar con soltura, Karloff en ese entonces ya sufría una serie de problemas físicos que no solo le impedían realizar algunas escenas en las que debía estar de pie mucho tiempo, sino que además obligaron a Corman a ingeniárselas para armar ciertas secuencias sin la necesidad de exponer al veterano actor a un sufrimiento innecesario. Lamentablemente esto no siempre fue posible, por lo que en la famosa escena donde el personaje de Price y el de Karloff se enfrentan en el castillo de este último, y estos se elevan junto a las sillas en las cuales están sentados, al director no le quedó más remedio que colgar a los dos actores de unos cables, lo que obviamente fue muy poco placentero para ambos. 

Cabe mencionar que Price y Lorre ya habían actuado juntos en la anterior adaptación de Corman, “Tales of terror” (1962), mientras que Price y Karloff solo habían coincidido en la cinta de la Universal, “Tower of London” (1939). “The Raven” marcaría la primera colaboración grupal de estos gigantes del género del horror, la cual se repetiría un año más tarde en la cinta de Jacques Tourneaur“The Comedy of Terrors” (1964). Matheson construye un guión en tono de sátira, en el cual los hechiceros, la magia, el humor negro, y el horror gótico completan el cuadro. Resulta interesante ver a Price y a Lorre en una dinámica similar a la que se podía apreciar en las cintas de Laurel y Hardy, donde el personaje de Lorre resulta ser un mago algo torpe y borrachín, el cual constantemente está metiéndose en múltiples embrollos, mientras que el personaje de Price se muestra como un hombre más maduro que no pierde su caballerosidad frente a su colega, pese a lo errático de las acciones de este. La química que se da entre ambos actores, sin duda ayuda a que las escenas en las que interactúan resulten mucho más divertidas.

Tal vez la secuencia más famosa de esta cinta sea el mítico enfrentamiento entre Erasmus y el Dr. Scarabus. Según el mismo Corman, esa fue una de las secuencias más concienzudamente planeadas de toda la película. El duelo entre los magos fue ideado y dibujado con bastante antelación tomando en cuenta que el film solo fue rodado en dos semanas. Para dicha escena además de utilizarse efectos de luces, Vincent Price tuvo que ser sujetado por una grúa para dar la impresión de que estaba levitando, entre otras cosas. La gran gracia que tiene esta escena, que es muy divertida por lo demás, es que está hecha como si se tratara de una cinta de dibujos animados. Solo falta el logo de ACME tras los asientos de los magos para completar todo el cuadro. Como en el resto de las adaptaciones realizadas por Corman, la ambientación de los sets y la fotografía, obra de Daniel Haller y Floyd Crosby respectivamente, es impecable. Por otro lado, Lex Baxter, un compositor recurrente en las adaptaciones de Poe, entrega una banda sonora que mezcla melodías cercanas a la música de burlesque, con otras más características del cine de terror, por lo que complementa de manera perfecta las correrías de este trío de peculiares magos.

Es justo mencionar que el ingenio para reducir los costos de Corman se puede ver en pleno en esta cinta, ya que echa mano al reciclaje de escenas (método que volvería a utilizar en un buen número de sus trabajos), siendo el mejor ejemplo la escena del incendio de “The Fall of the House of Usher” (1960). Por algo Corman ha producido más de cien películas sin perder un solo peso. Aparte de los tres actores mencionados, la cinta cuenta con la participación de un joven Jack Nicholson, el cual en ese entonces, se encontraba escribiendo un guión durante las filmaciones, ya que pensaba dedicarse a la confección de guiones en caso de que su carrera como actor no tuviera éxito. También participa la actriz Hazel Court, la cual al igual que el resto de sus compañeros, realiza un estupendo trabajo personificando a la odiosa esposa de Erasmus. En cuanto al trío protagónico de actores, es increíble la química que se da entre los tres, en especial entre Price y Lorre, y es gracias a ellos que esta película se ha alzado como uno de los grandes clásicos dirigidos por Roger Corman.

Probablemente el actor que más ganó con esta cinta fue Boris Karloff, debido a que gracias a su participación logró concretar un contrato de varias películas con la American International Pictures, lo cual le aseguró un lugar como estrella del cine de horror, y el reconocimiento de una nueva generación de fanáticos del género. En lo personal, creo que definitivamente estamos ante un verdadero clásico del género del horror gótico; no sólo posee el ingenioso guión de Richard Matheson, el cual como mencionaba anteriormente funciona como parodia del género y de las mismas adaptaciones de Edgar Allan Poe realizadas por Corman, sino que también se trata de una cinta hecha con imaginación, que reinventa por completo el texto original, y que de paso rompe con un viejo axioma hollywoodiense: "Si tú te diviertes en la realización de una cinta, significa que no una buena película". Es notorio que Price, Lorre y Karloff se divirtieron bastante haciendo este film, y eso se agradece, porque al transmitir eso logran que nosotros también formemos parte de la diversión.

por Fantomas.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...