martes, 16 de octubre de 2007

Tomb of Ligeia: Amor más allá de la tumba.

"The Tomb of Ligeia" (1964), es un film de terror del director Roger Corman, el cual está protagonizado por Vincent Price y Elizabeth Shepherd.

Verden Fell (Vincent Price) está convencido de que su fallecida esposa Ligeia es tan poderosa que logrará levantarse de su tumba. Sin embargo, él decide dejar esos pensamientos de lado cuando conoce a Lady Rowena Trevanion (Elizabeth Shepherd), una hermosa joven con quien eventualmente contrae matrimonio. Lamentablemente para la feliz pareja, dicho acontecimiento parece haber abierto la puerta para que Ligeia finalmente regrese de entre los muertos, y cumpla con la amenaza que realizó poco antes de fallecer.

Antes de que la productora American International Pictures percibiera las ganancias generadas por el estreno de “The Masque of the Red Death” (1964), que era la séptima adaptación de la obra del escritor Edgar Allan Poe que realizaba dicha compañía, el director Roger Corman y su equipo de filmación comenzaron a preparar el rodaje de “The Tomb of Ligeia”, que sería la última entrada de la serie. Para aquel entonces, Corman estaba cansando de adaptar historias de Poe, por lo que en esta ocasión decidió experimentar un poco para mantener vivo su interés por el proyecto. En relación a esto, el director mencionaría en una ocasión: “Yo nunca quise rodar las adaptaciones de Poe en el contexto del mundo real. Sentía que estábamos lidiando con un mundo que estaba más allá de la consciencia, un mundo que en gran medida era artificial, por lo que quise filmar todo dentro de un estudio. Sin embargo, con ´The Tomb of Ligeia´ me dije: `Está bien, voy a rodar dentro del contexto de la realidad´. Por ese motivo fuimos a la zona rural de Inglaterra y fotografiamos una caza de zorros, una boda en una preciosa iglesia inglesa, y un monasterio en ruinas del siglo XVI que sería utilizado como el exterior de la casa del protagonista. Como resultado, Ligeia presentaba una apariencia muy distinta a la del resto de los films de Poe, porque fue la única vez que la historia se desarrollaba bajo la luz del sol”.

Según Vincent Price, al menos parte de la idea de que la cinta se rodara en una ruina verdadera fue suya. En relación a esto, el actor declararía: “´The Tomb of Ligeia´ estaba vagamente basada en una idea que tuvimos con Roger Corman. Le dije que siempre había querido hacer un film en una ruina, en el que dicha ruina se utilizará como un sitio real, el cual debía estar repleto de muebles como si se tratara de una casa. Yo pensaba que eso resultaría ser muy efectivo. Y bueno, en base a eso él adaptó `The Tomb of Ligeia`, que a mi gusto fue una de las mejores cosas que hizo”. En esta ocasión, el guión de la cinta estaría a cargo de Robert Towne, quien concibió el relato de Poe como una historia de amor, la cual a sus ojos debía ser protagonizada por un actor con el perfil de Richard Chamberlain. Sin embargo, para los ejecutivos de la American International Pictures la única elección posible era Vincent Price, quien ya había trabajado con éxito en seis de las adaptaciones previas de la obra de Poe. Con la finalidad de verse más joven (en aquel entonces el actor tenía 53 años), Price se afeitó su bigote y se alistó para trabajar junto a la actriz clásica Elizabeth Shepherd, y al británico Derek Francis.

La historia de la cinta se desarrolla en la campiña inglesa en pleno siglo XIX, donde el aristócrata Verden Fell está participando en el funeral de su esposa Ligeia. Pese a eso, Fell está convencido de que su esposa no está realmente muerta, ya que según su filosofía el concepto de la muerte está fuertemente ligado a la voluntad de las personas. Quizás por esta misma razón, cuando un gato negro comienza a caminar sobre la tumba de su esposa, él lo percibe como una señal de que su espíritu aún vive en el animal. Varios meses después de dicho acontecimiento, Fell conoce a Lady Rowena Trevanion cuando esta sufre un accidente a caballo cerca de la abadía donde reside el aristócrata. Eventualmente, la pareja se enamora y decide contraer matrimonio, aun pese a las protestas de Lord Trevanion (Derek Francis), el padre de la muchacha (Derek Francis), y Christopher (John Westbrook), su antiguo pretendiente. Lamentablemente para la feliz pareja de recién casados, una serie de curiosas circunstancias vendrán a teñir de negro su matrimonio; mientras que Fell desaparece a diario por horas sin tener consciencia de que lo hace durante ese tiempo, Rowena comienza a ser atormentada por pesadillas protagonizadas por un zorro, un gato negro y una misteriosa mujer de pelo oscuro, lo cual gradualmente irá desintegrando la frágil relación de la pareja protagónica.

En gran medida, el relato original de Edgar Allan Poe gira en torno a la figura de Ligeia, quien es retratada como una mujer inteligente e increíblemente voluntariosa. Cuando ella fallece, el narrador (quien en la historia del escritor norteamericano no tiene nombre, pero en la cinta corresponde al papel interpretado por Vincent Price) contrae matrimonio con una mujer totalmente opuesta a Ligeia. Poco tiempo después de dicho evento, la nueva mujer del narrador se enferma y muere, tras lo cual el espíritu de Ligeia se apodera de su cuerpo. Si bien se trata de una trama bastante simple, el cuento es considerado como uno de los trabajos más ambiguos de Poe. Y es que para el lector resulta difícil determinar si lo que está diciendo el narrador es cierto, por lo que tanto la naturaleza sobrenatural de Ligeia como la existencia de Rowena, son puestas en duda durante gran parte de la historia. En el caso de la cinta de Corman, el guión escrito por Towne parte de la base de que ambas mujeres son reales, lo que no significa que el film esté exento de cierta ambigüedad, ya que durante su tramo final el espectador tendrá que decidir quién es la vengativa Ligeia, y quién es la indefensa y angustiada Rowena.

En el ámbito de las actuaciones, el elenco en su totalidad realiza un gran trabajo. Mientras que Vincent Price interpreta a la perfección al atormentado Verden Fell, quien pese a estar enamorado de su nueva esposa, no puede escapar del embrujo ejercido por Ligeia, Elizabeth Shepherd interpreta de manera creíble a Lady Rowena, quien no puede evitar sentirse intranquila por el errático comportamiento de su marido, y por la extraña atmósfera que se respira en su nuevo hogar, lo que gradualmente comienza a arrastrarla a los límites de la locura. Lo que es aún más importante, es que pese a la gran diferencia de edad que existía entre la dupla protagónica, ambos exhiben una gran química en la pantalla, y logran que sus respectivos papeles rápidamente despierten la simpatía del espectador. En cuanto al aspecto técnico de la producción, no solo resulta destacable el estupendo trabajo de fotografía de Arthur Grant, quien durante mucho tiempo trabajó al interior de la productora británica Hammer Films, sino que además la atmosférica banda sonora del compositor Kenneth V. Jones, y la espléndida dirección de arte de Colin Southcott.

Cuando “The Tomb of Ligeia” fue estrenada, gran parte de la crítica solo le dedicó elogios al film de Roger Corman. Sin embargo, el mismo director en numerosas entrevistas declararía que a su gusto, esta película era una de las peores de la serie, básicamente porque carecía del factor onírico que caracterizó a gran parte de sus adaptaciones de la obra de Poe. Si bien la opinión del director resulta ser algo exagerada, es innegable que el film no está exento de problemas. Quizás el mayor de estos sea el tono que adquiere por momentos el guión. Mientras que la primera hora de metraje está dominada por una sensación de absoluta predestinación, durante la cual se puede ver al protagonista usando unas gafas oscuras que vienen a simbolizar su ceguera intelectual y espiritual, la última media hora del film está marcada por una ambigüedad tal que el espectador no puede evitar sentirse algo confundido. Este drástico cambio de tono y ciertas lagunas argumentales que ralentizan el ritmo narrativo de la historia, son las únicas falencias de una película que cerró con broche de oro el ciclo de adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe realizado por Roger Corman, el cual con el paso de los años adquirió una importancia impensada, razón por la cual hoy en día cada una de las producciones que lo conformaron, son consideradas como verdaderos clásicos del cine de terror gótico norteamericano.



por Fantomas.

1 comentario:

Fercho dijo...

Tay claro que teni que prestarla, jajaja, chauchera!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...