martes, 30 de octubre de 2007

Vértigo: La obra más aclamada del maestro del suspenso.

“Vertigo” (1968), es un film de suspenso del director Alfred Hitchcock, el cual está protagonizado por James Stewart y Kim Novac.

Durante una persecución en las azoteas de San Francisco, el inspector de policía Scottie Ferguson (James Stewart) queda colgando en la cornisa de un edificio. Lamentablemente, a causa de su acrofobia no logra darle la mano al policía que lo acompañaba, el cual termina cayendo al vacío. Este hecho lo obliga a retirarse prematuramente del servicio. Un día recibe un llamado de Gavin Elster (Tom Helmore), un viejo compañero de estudios que está casado con Madeleine (Kim Novak), una acaudalada heredera la que según Elster, pareciera estar poseída por el espíritu de su bisabuela Carlota Valdés. Por esta razón, Elster le pide a Scottie que la siga para evitar que esta se suicide, tal como lo hizo su antepasada. Ferguson acepta de mala gana, pero luego de unos días observándola, empieza lentamente a obsesionarse, para terminar enamorándose perdidamente de ella. Luego de rescatarla de un intento de suicidio, comenzaran un tórrido romance que tendrá insospechadas consecuencias.

“Vértigo” es considerada por muchos como la obra maestra del director inglés Alfred Hitchcock, a pesar de que en su momento no tuvo una gran aceptación. El guión es una adaptación de la novela “De entre los muertos” de los escritores Pierre Boileau y Thomas Narcejac. Un par de años antes, el director había intentado adaptar otra novela de los franceses, “Celle qui n'était plus”, que finalmente llevó al cine el director Henri Georges Clouzot bajo el titulo “Les diaboliques” (1964). La adaptación estaría a cargo de Alec Copel y Samuel Taylor, quienes convirtieron el texto original en una intricada historia de pasión, obsesión y muerte, utilizando la trama policial descrita por los escritores franceses como punto de partida. Es bien sabido que Hitchcock era bastante minucioso al momento de desarrollar sus proyectos. Él se encargaba de decirle al guionista como debía ser cada escena, ya que de antemano tenía pensado cómo tenían que ser cada uno de los personajes, y como estos debían desenvolverse en el mundo creado por el director. Todos los elementos del film, incluyendo el vestuario y los escenarios, fueron minuciosamente seleccionados por Hitchcock, cuyo detallismo nunca es gratuito. De hecho, fue idea del mismo director trasladar la acción de la ciudad de París a la de San Francisco.

Es importante mencionar que el cambio más importante que presenta la adaptación con respecto a la novela, es que Hitchcock decide revelar el giro final del escrito a los dos tercios del metraje (la dualidad Madeleine/Judy). Algunos años más tarde, el director le revelaría a su colega Francois Truffaut, que dicho cambio había sido realizado pensando en que en la cinta debía prevalecer el suspenso sobre la sorpresa. Es por esto que una vez revelado el misterio que esconde la figura de Madeleine, Hitchcock invita al espectador a preguntarse cual será el próximo movimiento del protagonista una vez que se ha enterado de la verdad. Al momento de constituir el elenco, Hitchcock desde un principio tenía la intención de contratar a James Stewart para interpretar el papel protagónico. Esta sería la cuarta y última colaboración entre el actor y el director, quien tras el estreno de la cinta declaró que tal vez fue un error incluir a Stewart en el proyecto debido a que a sus 49 años, podía ser considerado como demasiado viejo para el rol. Por otro lado, Vera Miles había sido seleccionada en un inicio para interpretar a Madeleine Elster, pero luego que la actriz abandonara la producción debido a su embarazo, terminó siendo contratada
Kim Novak.


En esta ocasión, Hitchcock utiliza una trama policial como una suerte de excusa para presentar una historia acerca de un hombre obsesionado por recuperar a su amada muerta, con todos los matices psicológicos que esto conlleva. La película está claramente divida en dos segmentos; durante la primera mitad de la cinta, nos es presentado el protagonista y algunos de sus problemas, y vemos como este gradualmente comienza a enamorarse de Madeleine, mientras que en el segundo tramo del relato, somos testigos de cómo el protagonista intenta por todos los medios “revivir” a su amada utilizando a una mujer idéntica a Madeleine. Y es que “Vértigo” no solo es una historia de suspenso con tintes trágicos, sino que también es una cinta que explora a fondo la psicología de un protagonista cuya obsesión lo lleva a límites insospechados.

Scottie Ferguson es un personaje complejo, y Hitchcock se encarga de retratar sus problemas y frustraciones mediante una serie de sutiles simbolismos que van apareciendo a lo largo del film. Además de sufrir acrofobia, el protagonista es retratado como un hombre impotente sexual, problema que si bien es descrito de manera explícita en la novela, en el film solo es mencionado de forma sutil. Esto queda explicitado en la escena en la que Scottie se encuentra en el departamento de su amiga Midge (Barbara Bel Geddes). En dicha escena, no solo ella le recuerda su corto noviazgo el cual terminó debido a que jamás pasó nada entre ellos, sino que además al mismo tiempo, el protagonista se encuentra manipulando torpemente un bastón al cual no sabe que uso darle. Eventualmente, Scottie apunta un sostén con su bastón, lo que no solo transforma al objeto en un símbolo fálico, sino que además da a entender que no sabe que hacer con el en presencia de la mujer que desea. Muy ligado a esto se encuentra la utilización de la torre Coït por parte del director. Dicha torre también sería un símbolo fálico que irónicamente, es visible desde el hogar de Scottie, por lo que funciona como una suerte de burla a su condición.


Otro rasgo importante de la personalidad Scottie queda evidenciado luego de que este se acuesta con Madeleine. Él está convencido de que ella es una reencarnación de su bisabuela Carlota, lo que quiere decir que en su mente, piensa que se ha acostado con una mujer ya fallecida. Hitchcock se encargó de aclarar de que esto era un caso de necrofilia, que respondía a la incapacidad del protagonista de tener relaciones sexuales con una persona de carne y hueso. Este patrón se repetirá en la segunda mitad de la película, cuando él intenta convertir a Judy en Madeleine. En este punto del film, nuestro protagonista ha cambiado radicalmente de un hombre recto y tradicional, a un hombre totalmente entregado a sus emociones. Un sinnúmero de estudios señalan a “Vértigo” como la obra más personal del director, al punto que se ha identificando al protagonista del film como el alter ego del director, debido a que el relato explicaría su relación con la actriz Grace Kelly. Luego de haber trabajado con ella en un par de películas, el realizador quedó enajenado con ella, pero cuando esta se casó con el Príncipe Rainiero y dejó la actuación, Hitchcock quedó destrozado. Es por esta razón que el director presenta a un protagonista desgraciado, desesperado y obsesionado con una mujer que existe pero que es inalcanzable para él. En cierta medida, esta producción tuvo tintes catárticos para el realizador, quien estaba sufriendo por la situación que vivía en aquella época.

“Vértigo” es una película prácticamente perfecta, la cual además presenta la estupenda banda sonora del compositor Bernard Herrmann, la hermosa fotografía de Robert Burke, y la excelente labor de Hal Pereira y Henry Burnstead, quienes estaban a cargo de la dirección artística, por la cual obtuvieron una nominación al Oscar, así como también la obtuvieron Harold Lewis y Winston Leverett por su trabajo de sonido. Demás está mencionar la impecable labor de los protagonistas, quienes hacen un espléndido trabajo dándole vida a sus atormentados personajes. A causa del escaso éxito que tuvo el film, seria la última vez que Hitchcock trabajaría con Stewart, pese a la posterior insistencia del actor por participar en los proyectos del británico. La película, que en su momento no tuvo buena aceptación ni por parte del público ni de la crítica, ha envejecido de manera extraordinaria, alzándose como una de las obras más importantes de la cinematografía mundial.


* Como dato, las escenas donde se demuestra el vértigo sufrido por el protagonista, se realizaron mediante un efecto de cámara llamado “trombone shot”, que consiste en colocar la cámara alejada del sujeto a filmar para luego ir acercando la cámara (Travelling) alejando al zoom al mismo tiempo.
por Fantomas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gusto mxo que escribieras algo de esta pelicula, excelente por lo demas. Es una de las obras de Hitchcock que mes me ha gustado,ademas de los pajaros, entre otras, que espero por lo demas que escribas luego algo de esta peli.

Relacionado a esta pelicula, me intereso mxo lo que escribiste acerca de la interpretacion de los simbolos que aparecian en la pelicula, ya que al verla no me percate de esos detalles.Tambien me parecio interesante que hicieras un alcance respecto a como influyo la relacion platonica del director con Grace Kelly, ese dato tampoco lo sabia.

En resumen muy buenos tus comentarios y me encanto que escribieras de esta pelicula.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...