lunes, 12 de noviembre de 2007

Dr. No: Mi Nombre es Bond....James Bond. El inicio de una leyenda.

“Dr. No” (1962), es una cinta de acción del director Terence Young, la cual está protagonizada por Sean Connery, Ursula Andress, y Joseph Wiseman.

En Jamaica ha sido asesinado el profesor Strangways, agente del servicio secreto británico, por lo que envían al agente James Bond (Sean Connery) a investigar que ha ocurrido en aquel lugar. Ahí se topará con el siniestro Dr. No (Joseph Wiseman), un genio científico perteneciente a una organización criminal, el cual está determinado a destruir el programa espacial de los Estados Unidos. Ahora será responsabilidad de 007 detener los planes del siniestro Dr. No.

A estas alturas, es imposible no haber escuchado algo acerca de la franquicia del agente secreto más famoso del cine, James Bond. A principios de los sesenta, el productor estadounidense Albert Broccoli se interesó en llevar las novelas de Ian Fleming a la pantalla grande. Para esto, convenció a su socio en aquel entonces, Irving Allen, de reunirse con Fleming para tratar de adquirir los derechos de las novelas. Esta reunión fue un completo fracaso, a tal punto que Allen le dijo a Fleming que sus novelas no servían para adaptarlas ni como serie de televisión. Dos años después de este acontecimiento, aparece Harry Saltzman, productor teatral y de cine, cuyo interés por los libros de Fleming lo llevó a pagar 50.000 dólares (que en aquella época era bastante dinero), para adquirir por 6 meses los derechos de las novelas. Broccoli por su parte, a causa de ciertos problemas económicos producidos por el fracaso de la película “The Trials of Oscar Wilde” (1960), disolvió su sociedad con Allen y comenzó a buscar nuevos rumbos.

Viendo las novelas de Fleming como la mejor forma de lograr un éxito económico, Broccoli decide ir a hablar con Saltzman, quien estaba a punto de perder los derechos de las novelas sin haber podido concretar ningún film. Ambos optaron por asociarse y dirigirse a la United Artist en busca de financiamiento para el film. Gracias a que David Picker, vicepresidente de UA en aquel entonces, quien también estaba interesado en las novelas, la pareja de productores consiguieron el ansiado financiamiento para rodar la película. En un principio habían escogido filmar “Thunderball”, que era la novela más reciente del escritor, y la cual en ese momento gozaba de un increíble éxito. Pero debido a ciertos problemas de derechos de autor que tenían a la novela como centro del conflicto, se decidió rodar la cuarta novela de Fleming, “Dr. No”, porque los productores no poseían el capital suficiente como para involucrase en una pelea legal. Pensando en el futuro, los productores involucraron al personaje del Dr. No con la organización criminal SPECTRE, la cual es mencionada en “Thunderball”.

Una vez determinada la historia, el problema era encontrar al actor perfecto para representar a 007 en la pantalla grande. Se pensó en Richard Johnson (“Never So Few” de 1959, “The Haunting” de 1963) y en Cary Grant, que era el padrino de bodas de Broccoli, como los actores que posiblemente podrían interpretar a Bond. En el caso de Grant, este fue descartado por el alto costo que significaba contratarlo. Además, Brocolli sabía que de contratarlo, sería solo por esta cinta, por lo que si llegaban a realizar una secuela, se enfrentarían nuevamente al problema de buscar a alguien para interpretar el papel. Otro de los mencionados para interpretar a James Bond sería Roger Moore, quien en ese periodo se encontraba trabajando en la serie de televisión “The Saint” (1962-69). El descubrimiento de Sean Connery sería a raíz de dos hechos puntuales. Un productor amigo de Saltzman, le comentó acerca de un joven actor que había conocido durante la filmación de la película “On the Fiddle” (1961), que le había causado una muy buena impresión. Broccoli por su parte, durante su búsqueda de un actor apto para el papel, vio el film de la Disney, “Darby O´Gill and the little people” (1959), donde quedó encantado con la actuación de Connery. Debido a ambas referencias, decidieron llevarlo a la United Artist, donde no vieron con muy buenos ojos a Connery, debido a que principalmente hasta la fecha era un actor relegado a papeles secundarios. La actitud con la que se presentó el actor ante los productores del film terminó por convencerlos, por lo que fue inmediatamente contratado para interpretar el papel.

Ya con el problema del protagonista resuelto, los productores contrataron al experimentado director Terence Young. Este se encargó de oficiar como coach dramático de Sean Connery, además de encargarse de delinear cada uno de los detalles que conformaban la personalidad de Bond. Fue idea de ambos la inclusión ciertas frases “humorísticas”, que tenían como objetivo imprimirle un grado de sofisticación e ingenio al espía. También se tuvieron que tomar decisiones que podían causar algún grado de controversia. Por ejemplo, la escena donde Bond mata al profesor Dent, quien se había quedado sin balas, fue una decisión difícil de tomar debido a que podrían surgir algunos cuestionamientos morales relacionados con el héroe de la historia. Sin embargo, el director optó por filmarla de todas formas, ya que mediante dicha escena deja en evidencia la supuesta frialdad del agente secreto. Al director se le atribuye en gran parte la creación de la identidad cinematográfica de James Bond, además de marcar la estética que presentaría el resto de la serie de films protagonizados por 007.

En cuanto al resto de los personajes, Fleming había pensado en su amigo Noel Coward para interpretar el papel del siniestro Doctor No. Cuando Coward se enteró de las intenciones de su amigo, le respondió con un telegrama que decía: “Querido Ian, la respuesta a Doctor No es ¡no!, ¡no!, ¡no!". Como requerían de alguien con una presencia aterradora, se pensó en el actor Joseph Wiseman, quien fue finalmente contratado para el rol. Para el papel de Moneypenny, se escogió a Lois Maxwell, a quien anteriormente se le había ofrecido el papel de Sylvia Trench, la chica que Bond conoce en el casino. Sin embargo, ella lo habría rechazado porque le incomodaba la escena en la que Sylvia debía aparecer solo con una camisón. Faltando solo dos semanas para iniciar las filmaciones, no tenían a nadie para el rol de Honey Ryder. Fue entonces cuando Saltzman vio unas fotos de Ursula Andress, esposa en aquel entonces del actor John Derek. Impresionados por su belleza y sin siquiera reunirse con ella, decidieron darle el papel. Debido a su marcado acento suizo, su voz fue doblada por Monica van der Zyl, siendo esta la responsable de la sensual voz de Honey.

En cuanto a la musicalización de la cinta, el escogido para realizarla fue el compositor Monty Norman. Este desarrolló un par de canciones con un grupo lugareño, los cuales aparecen tocando en una parte del film. En cuanto al famoso tema principal, Norman causó una serie de problemas debido a que entregaba de forma tardía sus trabajos, además de que solía discutir con los productores. Para colmo, la versión del tema principal de la película compuesta por Norman, no era para nada del gusto de los productores. Por esto, contrataron a John Barry para que solucionara los inconvenientes causados por Norman. Es a Barry a quien se le atribuye la creación del icónico tema de la saga, sin embargo debido a una pelea legal, en los films siempre se reconoció a Norman como autor de la famosa composición musical. Otra herencia que dejó esta cinta y que pasó a la posteridad, es la presentación del cañón de la pistola donde se ve en el fondo a Bond dirigiéndose hacia la cámara y disparando. Esto fue obra del diseñador gráfico Maurice Binder, que en su tiempo no debe haber pensado que aquella presentación que diseñó, seria una de las cosas con las que uno identifica la saga de films de James Bond.

Terence Young se encargó de realizar una película visualmente atrayente. Esto gracias a las hermosas locaciones utilizadas en Jamaica, además del excelente trabajo de Ken Adam, quien fue el encargado de diseñar los sets utilizados en la película, que sin duda se caracterizaban por la elegancia que presentan. Notable también es la forma en que se nos presenta a 007, donde se realizan una serie de acercamientos a sus manos antes de que se nos muestre su rostro. Cabe mencionar que dicha idea sacada del film “Juarez” (1939). Esta película al ser la primera de las adaptaciones, obviamente no es una cinta perfecta. En el ámbito de las actuaciones, se destaca la labor de Sean Connery, quien demostró ser la persona perfecta para darle vida al seductor y sofisticado agente. Muchas de las características que terminaron convirtiéndose en parte del sello de la saga, aún no están presentes en esa cinta. Por ejemplo, en este film no aparece Q, Bond no tiene artefactos sofisticados más allá de su pistola, y es uno de los pocos films en que se le ve bastante maltratado por los villanos. Pese a todo, “Dr. No” es una cinta de espías sumamente efectiva, que brilla por méritos propios, y que ostenta el mérito de ser la pieza iniciadora de una de las sagas más exitosas de la historia del cine.



por Fantomas.

3 comentarios:

8soviet8 dijo...

No soy un gran amante de la saga Bond, pero si cabe destacar algunas, sin duda son las interpretadas por Shean Connery. "Dr. No" no me desagrado, pero la que me gusto y mucho fue "Goldfinger"

Gran Blog, sigue así!!

Elektra Natchios. dijo...

Hace tiempo que empecé a descargarme las antiguas pelis de James Bond y me encantó esta peli, está muy entretenida y Ursula boda su papel de "tontita" a base de bien, y desde luego entiendo el revuelo que se armó en su época con la escena del bikini, ¡vaya tipazo!.

También me gustaron "La Espía que me amó", y obviamente, "Goldfinger". Besitos!

Tío Marvin dijo...

Gran artículo y muy bien documentado. Ya lo he linkeado en mi blog, un saludo y siga así!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...