miércoles, 12 de diciembre de 2007

Death on the Nile: El Poirot de Peter Ustinov.

“Death on the Nile” (1978), es un film de misterio del director John Guillermin, el cual está protagonizado por Peter Ustinov, Jane Birkin y Bette Davis.

Linnet Ridgeway (Lois Chiles) es una rica heredera que tras quitarle el novio a su ingenua sobrina Jacqueline (Mía Farrow), se casa con él. Con su flamante nueva pareja, deciden pasar la luna de miel a bordo de un crucero por el Nilo. Pero lo que pensaban que seria un viaje de placer, se convierte en una verdadera pesadilla cuando Linnet aparece asesinada en su camarote. Por suerte, en el mismo barco viaja el famoso detective Hércules Poirot (Peter Ustinov), quien fiel a su vocación, hará todo lo posible por averiguar quien es el asesino de la joven heredera. Sin embargo, no tardará en darse cuenta que no será un trabajo sencillo, debido a que aparentemente todos los tripulantes de la embarcación tenían algún motivo para haber acabado con su vida.


Hércules Poirot, el famoso detective belga creado por la escritora Agatha Christie, tuvo su debut en la gran pantalla a principios de los años treinta, cuando Austin Trevor se encargó de interpretarlo en “Alibi” (1931), “Black Coffee” (1931) y “Lord Edgware Dies” (1935). Pasarían alrededor de treinta años antes de que el banal detective protagonizara nuevamente un film, el cual se titularía “The Alphabet Murders” (1965), y que pasaría sin pena ni gloria por las salas de cine. No sería hasta el estreno de la exitosa “Murder on the Orient Express” (1974), que Poirot sería visto como un personaje comercialmente atractivo, lo que provocó que algunos productores se interesaran en adaptar las novelas protagonizadas por el peculiar detective. Cuatro años después, los productores Richard B. Goodwin y John Brabourne comenzarían a trabajar en la adaptación de “Death on the Nile”, novela que ubicaba a Poirot en el exótico Egipto.

Aunque inicialmente el papel de Poirot le había sido ofrecido al actor Albert Finney, quien ya había personificado al detective belga en “Murder on the Orient Express”, este se negó a participar en el proyecto. La razón tras de su decisión era bastante sencilla; había sido tal la incomodidad que le había provocado el maquillaje durante el rodaje del film anterior debido al excesivo calor que hacía en el set de filmación, que cuando se percató que las condiciones laborales serían similares, optó por rechazar el rol. Fue por este motivo que eventualmente el papel recayó en la figura de Peter Ustinov, quien posteriormente personificaría Poirot en cinco películas más. Pese a que la labor del actor en esta producción y en el resto de los films del detective ha sido ampliamente alabada, cuando Rosalind Hicks, la hija de Agatha Christie, vio por primera vez el film declaró; "ese no es Poirot", en alusión a la interpretación de Ustinov, desestimando por completo la labor del veterano actor.

Al igual que “Murder on the Orient Express”, esta cinta cuenta con un reparto estelar el cual se encarga de dar vida a un serie de variados e interesantes personajes. Es así como entre los pasajeros del Carnock nos encontramos con una estrafalaria y alcohólica escritora que viaja junto a su tímida hija (Angela Lansbury y Olivia Hussey respectivamente), una excéntrica millonaria (Bette Davis) y su sometida secretaria (Maggie Smith), un inescrupuloso abogado el cual además es el tío de la víctima (George Kennedy), y un militar retirado (David Niven), entre otros. Como suele suceder en las adaptaciones de la obra de Christie, todos los personajes en algún momento de la historia se convierten en sospechosos, y es que todos parecen tener razones para haber asesinado a la ególatra y desconsiderada Linnet Ridgeway. Esto obligará a Poirot a desplegar todo su ingenio si es que desea descubrir quien es el verdadero asesino, y cuales fueron los motivos que lo llevaron a cometer el crimen.

Además del elenco estelar con el que cuenta el film, uno de los puntos altos de “Death on the Nile” es la hermosa fotografía de Jack Cardiff, quien aprovecha a cabalidad los magníficos parajes donde se desarrolla la historia, entre los que se encuentran la isla de Efeso, las Pirámides de Gizeh y Keops, la fastuosa fachada del Valle de los Reyes, y el Templo de Abú Simbel. Si bien las exóticas locaciones en las que se desarrolla la historia son preciosas, las condiciones en las que trabajó el elenco distaron de ser idílicas. Para filmar las escenas a bordo del Carnock, los actores debían tomar un pequeño bote a motor todos los días, el cual los transportaba del hotel ubicado en Aswan hasta al barco, y del Carnock al hotel. Para colmo, el Carnock era demasiado pequeño como para que todos los actores tuvieran su propio camerino. Esto provocó una fuerte discusión entre Olivia Hussey y Bette Davis, cuando esta última cansada de escuchar un disco que Hussey colocaba todas las mañanas, terminó increpando a su colega. Es sabido que tras este incidente, las actrices no volvieron a dirigirse la palabra hasta el fin del rodaje. Si el tenso ambiente existente entre los actores no era suficiente motivo para incomodar a todos los involucrados en la producción, si lo eran las altas temperaturas que debían soportar día tras día a bordo del Carnock.

En lo que a las actuaciones se refiere, gran parte de elenco realiza un estupendo trabajo. Si bien Peter Ustinov interpreta de forma correcta al protagonista, imprimiéndole algunos toques de comedia al personaje, quienes verdaderamente se destacan son Angela Lansbury, quien interpreta de forma perfecta a una extrovertida y alcohólica mujer que decide seguir de cerca los pasos de Poirot, y Maggie Smith, quien interpreta a la estoica asistente del personaje interpretado por Bette Davis. Dicho sea de paso, el personaje interpretado por Davis es prácticamente una parodia de la misma actriz . Por otro lado, resulta destacable el ya mencionado trabajo de fotografía de Jack Cardiff, y la correcta banda sonora del compositor Nino Rota, la cual no solo resalta lo exótico de los escenarios, sino que además ayuda a incrementar el grado de suspenso que poseen ciertos pasajes del film.

En relación al guión escrito por Anthony Shaffer, este no solo presenta un misterio policíaco que resulta ser sumamente interesante, sino que además contiene grandes dosis de sarcasmo, lo que posteriormente pasaría a ser una de las constantes de la fórmula utilizada en gran parte de las adaptaciones cinematográficas de la obra de Agatha Christie. Cabe mencionar que durante el proceso de adaptación de la novela, Shaffer no solo eliminó algunos personajes secundarios poco relevantes en el relato, sino que además incluyó a un puñado de personajes cuya única función es criticar el accionar de los individuos pertenecientes a los sectores más acomodados de la sociedad. John Guillermin por su parte, hace un estupendo trabajo imprimiéndole un ritmo narrativo dinámico al film, y sacándole el mayor provecho posible al elenco y al aspecto técnico de la producción. En definitiva, “Death on the Nile”, es una cinta por sobre todo entretenida, cuyo tramo final donde se examinan todas las posibles soluciones del crimen resulta realmente inolvidable.




por Fantomas.

2 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

No recuerdo muy bien, pero esta serie de películas no fueron muy bien recibidas, y en cambio a mi me encantan, esta en concreto es estupenda, pero mi favorita sin duda es Muerte bajo el sol, en la cual los mecanismos del puzzle encajan como un reloj, que grande Hercules Poirot.
Saludos!

Pablo dijo...

Buena película, como "casi" todo lo del gran Peter Ustinov, pero si me dan a elegir entre todo lo que se ha hecho sobre el peculiar detective Poirot, sin dudarlo me quedo con "Asesinato en el Orient Express". Felicidades por tu trabajo amigo Fantomas. Saludos.pablocine.blogia.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...