jueves, 13 de diciembre de 2007

The Howling: El mito de la licantropía según Joe Dante.

“The Howling” (1981), es un film de terror del director Joe Dante, el cual está protagonizado por Dee Wallace, Patrick Macnee, y Dennis Dugan.

La conductora de noticias Karen White (Dee Wallace) sufre una traumática experiencia a manos del asesino serial Eddie Quist (Robert Picardo). Atormentada por horrorosas pesadillas, Karen decide asentarse por un tiempo en una comunidad ecológica llamada la Colonia, la cual es comandada por el psiquiatra George Waggner (Patrick Macnee). Sin embargo, a su llegada no puede evitar notar el extraño comportamiento de los miembros de la comunidad, quienes pronto demostrarán su verdadera naturaleza, poniendo en peligro la vida de la desafortunada reportera.


En el año 1977, el escritor Gary Brandner publicó una novela de terror titulada “The Howling”, la cual gozó de un gran éxito comercial. Dicho suceso llamaría la atención del director Joe Dante, quien en compañía del guionista Terence H. Winkless comenzaría a trabajar en una adaptación de relato. Sin embargo, Dante pronto se mostraría insatisfecho con la dirección que estaba tomando el proyecto. Según declaraciones del mismo director: “Nuestro primer gran error en la etapa de adaptación fue intentar apegarnos a la novela. Asumimos que cuando la gente paga dinero por un libro, ellos compran un todo no solo un título. Pero cuando adaptamos fielmente el libro nada tenía sentido. Es uno de esos libros que parecen haber sido escritos a la rápida; la gente expresa asombro y terror en la página cinco, más asombro y más terror en la página diez, página treinta, más asombro y más terror… Antes de seguir encontrándote con lo mismo, te verás saltándote varias secciones para ver qué es lo que finalmente sucede”.

Con la intención de cambiar el rumbo del proyecto, Dante contrató al guionista John Sayles, con quien ya había trabajado en “Piranha” (1978). Sayles solo mantendría un par de ideas del borrador escrito por Winkless, y se apegaría al concepto de que la historia se desarrollaba en el presente, en el seno de una colonia de hombres lobo. Al mismo tiempo, el guionista se vio en la obligación de eliminar ciertos pasajes del libro, para así evitar cualquier problema con los organismos de censura de la época. Por último, a modo de homenaje, Sayles decidió nombrar a algunos de los personajes de la historia al igual que varios de los directores que alguna vez filmaron cintas de hombres lobo, como por ejemplo George Waggner, Terence Fisher y Freddie Francis. Por otro lado, Dante tuvo que solucionar algunos problemas que se gestaron a causa de la escases de presupuesto con la que contaba la producción. En un principio, el encargado de los efectos de maquillaje de “The Howling” sería el experimentado y galardonado Rick Baker, quien ese mismo año trabajaría en la exitosa “An American Werewolf in London” (1981), del director John Landis. Sin embargo, eventualmente tuvo que ser reemplazado por Rob Bottin, quien era uno de los tantos profesionales que Baker apadrinó durante su carrera.

En cierta forma, con “The Howling” Dante y Sayles reinventan el mito de la licantropía. Para empezar, los hombres lobo pueden transformarse en el momento que estimen conveniente, por lo que no necesitan esperar a que haya luna llena para dar rienda suelta a su lado más salvaje. De hecho, existe una conexión evidente entre la licantropía y las pulsiones más básicas del ser humano, la cual queda expresada en una sugerente escena de sexo que contiene la primera transformación explícita de la cinta. Por otro lado, ser un hombre lobo ya no es visto como una maldición, sino que dicha condición es presentada como un don reservado para unos pocos, los cuales están llamados a exhibir con orgullo el inmenso poder primitivo que les fue otorgado. Por este mismo motivo, no resulta extraño que los licántropos de Dante se relacionen en el contexto de una comunidad regida por sus propias reglas, cuyas pretensiones van más allá de la mera búsqueda de alimento. Y es que mientras algunos buscan integrarse en la sociedad durante el día, otros no ocultan sus deseos de dominar y asesinar al resto de los integrantes de la humanidad, a quien ellos consideran infinitamente inferiores.

Por otro lado, “The Howling” se presenta como un peculiar ensayo sobre el comportamiento humano. Durante el transcurso de la película son varias las instancias en las que el director deja patente la idea de que el ser humano vive en un constante conflicto interno, el cual está marcado por su evidente dualidad, sus deseos y sus pulsiones más primarias. Sin embargo, debido a la necesidad del hombre por encajar en la sociedad, este se ve obligado a reprimir gran parte de sus inclinaciones y obsesiones con tal de lograr el tan ansiado sentido de pertenencia. Es en este contexto que Dante presenta la licantropía como un símbolo de liberación y rebeldía contra las normas sociales y morales que oprimen a diario a cientos de personas. Es precisamente esta búsqueda de libertad sin límites lo que finalmente lleva al grupo de hombres lobo que protagonizan la historia, a recluirse en una comunidad alejada de la civilización donde pueden dar rienda suelta a sus instintos más básicos y su lado más salvaje.

Más allá del subtexto presente en la trama, la razón por la cual “The Howling” tuvo bastante éxito al momento de su estreno tiene relación con la esencia de la cinta. Y es que básicamente se trata de una película hecha para el fanático del cine de terror. Además de los ya mencionados guiños a varios de los involucrados en el cine de licántropos, el film cuenta con los cameos de Roger Corman y el publicista Forrest J. Ackerman, quien fue el responsable de la venerada revista “Famous Monsters of Filmland”. Al mismo tiempo, Dante se preocupó de combinar escenas de violencia gráfica de un innegable atractivo visual, con numerosas dosis de humor negro cuya función principal era dotar al relato de un cierto nivel de credibilidad. Con respecto a esto último, el guionista John Sayles sería el encargado de explicar la lógica tras dicho concepto: “Si un conocido te dijera que en verdad existen los hombres lobo, al principio te parecería muy cómico. Uno de los problemas de las cintas de terror es que se toman todo muy en serio; pero si algo así sucediera, las personas que tienen sentido del humor lo seguirían conservando, sin importar lo peligroso o lo extraño de la situación en la que se vean involucradas. Yo quise reflejar eso, sin caer en lo mismo que el film `Love at First Bite´, que parodiaba el mito del vampirismo”.

En cuanto a las actuaciones, si bien el elenco encargado de interpretar a los personajes secundarios no realiza un mal trabajo, lamentablemente Dee Wallace realiza una labor bastante mediocre a la hora de interpretar a la contrariada protagonista del film. Y es que al no proyectar correctamente las emociones experimentadas por su personaje, impide que el espectador muestre real interés por el destino de la protagonista. Por suerte, el resto de los elementos que conforman el film son lo suficientemente interesantes como para impedir que este se hunda por completo. Al correcto trabajo de fotografía de John Hora, se le suma la atmosférica banda de Pino Donaggio, y los llamativos efectos especiales de Rob Bottin. El éxito obtenido por “The Howling” eventualmente daría vida a seis secuelas, las cuales no lograrían igualar lo realizado por Joe Dante en la cinta original. Esto en gran medida explica la razón por la cual este film se convirtió en un clásico inmediato del cine de licántropos, y porque sus secuelas rápidamente pasaron al más completo olvido. En definitiva, “The Howling” es una parada obligada para todos los amantes del género, ya sea por su innegable atractivo visual, su capacidad de sorprender y horrorizar al espectador, su peculiar mezcla de temáticas, o su atrevimiento a la hora de reformular el siempre interesante mito de la licantropía.




por Fantomas.

5 comentarios:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Una película mejor de lo que parece, con un mensaje soterrado que puede pasar desapercibido, no es perfecta, pero tampoco lo pretende, un buen film de género que fue bastante revolucionario en su epoca.
Las secuelas, mejor olvidarlo..
Saludos!

Cesare dijo...

Muy interesante película, de hecho es una buena pieza de genero. A mi me encanta, desde luego... Y a Spielberg también le debió gustar, ya que contrato tanto a director como a protagonista para dirigir Gremlims y actuar en ET respectivamente...

Psicodeliazombie dijo...

Me da mucha alegria el saber y corroborar en tu blog que hay muchas pelis clasicas que no he visto ahun... gracias por el dato la buscare para verla...
saludos...!!!

Tío Marvin dijo...

Efectivamente, esta peli es mucho más recomendable que la mayoría de los acercamientos posteriores a los licántropos (exceptuando rarezas como Ginger Snaps). Saludos

Hermanos Encinas dijo...

Pena de que las escenas de stop motion que realizó el maestro Dave Allen se desecharan en el último momento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...