jueves, 3 de enero de 2008

The Beguiled: Una oscura historia de amor.

“The Beguiled” (1971), es un thriller del director Don Siegel, el cual está protagonizado por Clint Eastwood, Geraldine Paige y Elizabeth Hartman.

En plena Guerra Civil americana y en territorio sureño, Amy (Pamelyn Ferdin), una niña de 11 años, encuentra en un bosque a un soldado de la Unión (Clint Eastwood) bastante malherido, al que decide trasladar a la escuela para señoritas en la cual reside. Dicho recinto es una gran casona aislada, la cual se encuentra regida por Martha (Geraldine Paige), una mujer madura y muy religiosa, que finalmente acepta que el extraño se quede hasta que logre recuperarse, aún cuando es un agente del enemigo. Este será el comienzo de una serie de conflictos que bien podrían cambiar las vidas de todos los involucrados.

A principios de la década del setenta, cansado de representar papeles en los que prácticamente solo se dedicaba a dispararle a quien se cruzara en su camino, Clint Eastwood intentó participar en producciones que le otorgaran la oportunidad de demostrar que era capaz darle vida a personajes que estuvieran más en contacto con sus emociones, lo que obviamente lo llevó a alejarse del género del western por un tiempo. Tras trabajar con el director Don Siegel en “Coogan`s Bluff” (1968), cinta que sirvió como modelo para lo que posteriormente sería "Dirty Harry" (1971), y en “Two Mules for Sister Sara” (1970), un western cómico coprotagonizado por Shirley McLaine, Eastwood se embarcó junto al realizador en un proyecto que buscaba adaptar la novela "A Painted Devil", del escritor Thomas Cullinan, la cual se centraba en las desventuras de un soldado de la Unión cuyo egoísmo y mala fortuna terminan jugándole en contra.

Lamentablemente para Eastwood y Siegel, la construcción del guión resultaría ser una tarea bastante complicada. En un principio fue contratado el escritor Albert Maltz para realizar la adaptación de la novela de Cullinan. Sin embargo, el resultado de su trabajo no fue del agrado ni del director ni del actor, quienes buscaban que la historia tuviera un clímax mucho más oscuro que el que presentaba el guión de Maltz. A raíz de esto, despidieron al guionista y contrataron a Irene Kamp, quien escribió otros dos borradores los cuales tampoco dejaron conforme a Siegel. Finalmente el productor asociado Claude Traverse se lanzó a la tarea de escribir un guión utilizando algunos elementos de los borradores escritos por Maltz y Kamp. Fue así como nació el guión final, el cual le fue acreditado a John B. Sherry y Grimes Grice, seudónimos utilizados por Maltz y Kamp respectivamente. Para muchos entendidos, el relato que presenta Siegel y compañía bien podría ser considerado como una mezcla de los estilos narrativos de Tennesse Williams, Edgar Allan Poe y Truman Capote, lo cual obviamente le otorga un encanto especial a la producción.

Básicamente, la idea de Siegel era realizar un film centrado en la mujer, más precisamente en lo que son capaces de hacer las mujeres cuando están cegadas por el odio, el miedo, o por un amor no correspondido. En pocas palabras, el realizador quería demostrar que bajo la máscara de inocencia y fragilidad en la que se esconden, las mujeres son perfectamente capaces de traicionar, conspirar e incluso asesinar, si es que el cumplimiento de sus objetivos así lo requiere. Es aquí donde entra el personaje de Eastwood, cuya llegada a un lugar habitado exclusivamente por mujeres las cuales no han tenido contacto alguno con el género masculino a causa de la cruenta Guerra Civil, termina desatando los deseos más oscuros de sus improvisadas anfitrionas. Es dentro de este contexto que el director nos presenta una lucha generacional marcada por el deseo sexual entre una libidinosa adolescente, una joven algo introvertida, y una mujer madura que ha vivido reprimida durante años. Cabe mencionar que el director no pretende atacar o menoscabar al género femenino con esta historia, sino que su intención apunta a establecer que tanto los hombres como las mujeres pueden ser dominados por sus emociones, lo que eventualmente nubla su razón y los lleva a cometer toda clase de errores de distinta magnitud.

Por otro lado, durante el transcurso de la cinta se tocan una serie de temas considerados tabú en aquella época, como por ejemplo el lesbianismo, la pedofilia, e incluso las relaciones incestuosas. Y es que la historia tiene una fuerte carga sexual, lo que no resulta extraño si se considera que una vez que el malherido cabo McBurney comienza a sentirse mejor, se les insinúa a prácticamente todas las mujeres que viven en la casa, desatando variadas reacciones en cada una de ellas. Por ejemplo, la relación que se establece entre el protagonista y la directora de la pequeña escuela, provoca que esta última comience a recordar la relación incestuosa que mantenía con su difunto hermano. Al mismo tiempo, somos testigos de la extraña relación entre Amy y el personaje de Eastwood, quien con la intención de manipular a pequeña niña en varias ocasiones le dice que la ama. Por último cabe mencionar la escena que tiene por objeto retratar un sueño en el que Martha se ve teniendo relaciones sexuales con McBurney y con Edwina (Elizabeth Hartman), una joven profesora que trabaja en el lugar y que se enamora perdidamente del protagonista.

En esta historia de terror psicológico gótico, el escenario donde transcurren los hechos adquiere una importancia especial. La locación escogida por el director para filmar los exteriores de la cinta fue una antigua plantación en ruinas llamada Belle Helene, la cual está ubicada en las cercanías de Baton Rouge, Louisiana. Las razones por las cuales se escogió un lugar con una apariencia tan lúgubre y claustrofóbica responden al deseo del director de retratar los horrores de la Guerra Civil, y de presentar a la casona como una suerte de prisión en la cual el protagonista se verá atrapado debido a la red de traiciones y mentiras que él mismo se encargó de construir. Y es que McBurney finalmente se convierte en un fugitivo que no solo busca escapar del ejército enemigo, sino que también de las mujeres que lo han acogido, y finalmente de sus propios errores. En lo que a las actuaciones respecta, el elenco en general realiza un estupendo trabajo, destacándose la labor de Clint Eastwood, Geraldine Page y Elizabeth Hartman. Lamentablemente, varios años más tarde de haber realizado el film, un trágica coincidencia uniría a las dos actrices; en 1987, tres días después que Elizabeth Hartman se suicidara lanzándose desde un quinto piso, Geraldine Page falleció a causa de un paro cardíaco.

A pesar de que el film fue realizado con un presupuesto relativamente bajo, este no obtuvo ganancias debido a que el estudio cometió un grave error de marketing. Temiendo que una historia cargada al melodrama no tuviera mucho éxito, los ejecutivos de los estudios Universal decidieron promocionar la cinta como si se tratara de otro western protagonizado por Eastwood, lo que fue una pésima decisión ya que mientras por un lado los seguidores del actor se sintieron engañados cuando no lo vieron interpretando a un pistolero solitario y taciturno, la gente que deseaba ver al actor interpretando otro tipo de roles prefirió no gastar su tiempo en algo que no representaba ninguna novedad. Más allá de su resultado comercial, “The Beguiled” es una película que presenta un correcto ritmo narrativo, buenas actuaciones, un guión bastante sólido, un estupendo trabajo de fotografía de Bruce Surtess, y una atmosférica banda sonora cortesía de Lalo Schifrin. Es por todos estos motivos que en más de una ocasión, Siegel señaló a este film como el mejor trabajo de su carrera, motivo más que suficiente como para echarle un vistazo.



por Fantomas.

5 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,¡PLAS!,

Ovación cerrada y de pie por el excelentecomentario.

Adoro esta película y creo que es una de las mejores interpretaciones de Eastwood. A mi hubo momentos que me recordaron a "Otra vuelta de tuerca". Se me pusieron los pelos de punta al final. Es uno de los más angustiosos que he visto.

Un saludo y ¡Feliz 2008!

darkerr dijo...

Una de Eastwood que no he visto..y desconocía, increible¡¡¡. Gracias por la informacion. Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Excelente crítica amigo. Un film retorcido y angustioso como pocos, con un Eastwood oscuro como probablemente no se vio hasta "Sin Perdón".

Saludos

victor trujillo dijo...

hola fantomas

enhorabuena por tu blog de cine que no conocía hasta ahora. un amigo tuyo (Antonio R) me ha recomendado este blog y me gustaría si invitarte a formar parte de www.muchocine.net

si quieres escribeme a webmaster@muchocine.net

enhorabuena porel buen trabajo y un saludo desde madrid

windday dijo...

vi esta pelicula en 1974 cuando tenía 13 años y he recordado obsesivamente el versito mal traducido del principio durante 34 años más...así decido cuando una pelicula me parece trascendente.
Gracias por el comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...