lunes, 11 de febrero de 2008

Dracula Has Risen from the Grave: La iglesia vs Drácula.

“Dracula Has Risen From the Grave” (1968), es una cinta de terror del director Freddie Francis, la cual está protagonizada por Christopher Lee, Rupert Davis, Barry Andrews y Veronica Carlson.

Ha transcurrido un año desde que el Conde Drácula (Christopher Lee) fue destruido por última vez. Sin embargo, la sombra de su castillo sigue inundando de miedo a los habitantes de Carlsbad. A raíz de esto, el Monseñor Ernest Mueller (Rupert Davis) decide exorcizar el castillo del vampiro. Por desgracia, el ritual solo servirá para despertar al vengativo Conde, quien hará todo lo posible por convertir a María (Veronica Carlson), la sobrina del Monseñor, en su nueva novia.

Una vez que finalizó el rodaje del film “Dracula Prince of Darkness” (1966), el productor y guionista Anthony Hinds, comenzó a escribir un guión cuyo título tentativo era “Dracula´s Revenge”. Dicho guión, el cual finalmente llevaría por título “Dracula Has Risen From the Grave”, iba a ser rodado por el director Terence Fisher en marzo del año 1968. Sin embargo, poco tiempo antes de comenzar con el proceso de rodaje, Fisher sufrió un serio accidente automovilístico que le dejó una pierna fracturada, lo que obligó a los ejecutivos de la Hammer a buscar un nuevo director. Eventualmente, el puesto de Fisher le sería cedido a Freddie Francis, quien durante años se había destacado por su trabajo como director de fotografía en al menos una decena de producciones británicas. Lamentablemente para Francis, su llegada a la producción distaría de ser tranquila. Y es que para aquel entonces, Christopher Lee se encontraba enfrascado en una serie de discusiones que definirían su futuro en el nuevo proyecto de la Hammer. El problema se generó cuando la compañía británica le aseguró al distribuidor norteamericano que Lee participaría en el film, sin consultarlo antes con el actor. No sería hasta después de varias reuniones con James Carreras, quien en ese entonces estaba a cargo de la Hammer, que el actor aceptaría interpretar una vez más al mítico vampiro.

“Dracula Has Risen From the Grave” se desarrolla en el pequeño pueblo de Carlsbad, a más de un año de la muerte del Conde Drácula, quien fue vencido por un sacerdote que confinó su cuerpo a una impenetrable tumba de hielo. A dicho lugar llega el Monseñor Ernest Mueller, quien no puede evitar mostrarse sorprendido cuando descubre que los habitantes del poblado ya no asisten a la Iglesia, debido a que piensan que esta se encuentra maldita por la sombra del castillo del cruel vampiro. Con el fin de desterrar por completo los temores de los aldeanos, Mueller en compañía del sacerdote local (Ewan Hooper) deciden subir al castillo de Drácula, para así realizar un exorcismo que acabe para siempre con el influjo del vampiro en la región. Sin embargo, tras bloquear las puertas del castillo con una gigantesca cruz consagrada, el sacerdote que acompaña a Mueller sufre una caída, y la sangre que brota de su cabeza termina llegando a los labios del vampiro, lo que eventualmente lo resucita y lo libera de su prisión de hielo. Una vez que Drácula se entera de lo que ha hecho Monseñor Mueller, decide emprender una cruzada de venganza en su contra, cuyo objetivo principal será María, la hermosa sobrina del temerario representante de la Iglesia Católica.

En “Dracula Has Risen From the Grave”, se hace evidente que el guionista Anthony Hinds intentó explotar el subtexto religioso que existe alrededor del mito de Drácula. Y es que no solo el Conde se convierte en una suerte de Anticristo, lo cual se ve reforzado por el hecho de que en esta ocasión uno de sus rivales es un representante de la Iglesia, sino que además se pueden trazar ciertos paralelos entre su figura y la de Jesús, especialmente debido a la forma en como el vampiro resucita de entre los muertos, para eventualmente estar a punto de morir literalmente crucificado. Muy ligado a todo esto se encuentra la criticada escena en la cual Drácula, tras ser atacado con una estaca por Paul (Barry Andrews), el novio de María, se levanta de su ataúd para ir en búsqueda del joven. En dicha escena queda explicitada la relevancia que adquiere la religión y sus ritos en la trama. Y es que como bien se lo explica posteriormente el Monseñor Mueller a Paul, para vencer a Drácula no basta con clavarle una estaca en el corazón, sino que además se debe realizar una oración para bendecir el violento acto.

Curiosamente, todo este contexto religioso viene acompañado de un par de interesantes ironías. Por un lado, resulta llamativo que uno de los primeros personajes que se convierte en un acólito de Drácula, sea el débil sacerdote local que decidió acompañar a Mueller hasta las puertas del castillo del vampiro. De la misma forma, resulta curioso que Paul, quien se declara abiertamente ateo, eventualmente se convierta en el principal enemigo de Drácula. En él se refleja la clásica lucha entre la razón y la fe, la cual se decidirá una vez que Paul se vea enfrentado a una serie de acontecimientos que escapan por completo a la lógica, lo que inevitablemente cambiará su percepción del mundo que lo rodea. Por otro lado, el nexo simbólico que existe entre la sexualidad y el vampirismo también se hace patente durante el transcurso del film. Es evidente que la vampirización es utilizada como una metáfora del acto sexual, lo cual queda completamente explicitado en la escena en la que Drácula visita la habitación de la en apariencia virginal María, quien de manera sutil responde a los avances del libidinoso vampiro, entregándose a sus deseos carnales. Al mismo tiempo, el film expone la tendencia erótica universal reinante en aquella época, en la que los hombres preferían lo virginal sobre lo experimentado. Es a raíz de esto que no resulta extraño que tanto Paul como Drácula se inclinen por la hermosa sobrina del Monseñor, y no tomen en cuenta a Zena (Barbara Ewing), una mujer muchísimo más experimentada y segura de sí misma, quien no muestra pudor alguno a la hora de seducir a los hombres por los cuales se siente atraída.

En cuanto a las actuaciones, la totalidad del elenco realiza un estupendo trabajo. Como de costumbre, Christopher Lee convierte al Conde Drácula en un personaje absolutamente carente de emociones, el cual es tan aterrorizante como encantador. Veronica Carlson por su parte, interpreta de buena manera a una muchacha carismática, inocente y hermosa, que se presenta como la víctima perfecta del mítico vampiro. Por último, cabe destacar la labor de Barry Andrews, quien no solo logra que su personaje se alce como un digno rival del Conde, sino que además proyecta de forma perfecta la contradicción vital que experimenta Paul durante gran parte del relato. En cuanto al aspecto técnico de la producción, esta cuenta con la atmosférica banda sonora del compositor James Bernard, el hermoso diseño de producción de Bernard Robinson, y el magnífico trabajo de fotografía de Arthur Grant. Cabe mencionar que este último utilizó diversos filtros en determinadas escenas en las que aparece Drácula, con el objetivo de dotarlas de una atmósfera onírica, y otorgarle al vampiro un marcado halo sobrenatural que termina realzando su amenazadora presencia.

Aún cuando “Dracula Has Risen From The Grave” obtuvo buenos resultados de taquilla al momento de su estreno, el film ha recibido una serie de críticas dispares durante el transcurso de los años. De hecho, el mismo Christopher Lee en una ocasión mencionó que la película había sido realizada con una completa falta de estilo, por lo que la calidad de la producción era deficiente. Si bien es evidente que la cinta de Freddie Francis es un claro caso de estilo sobre substancia, de todas formas la historia es lo suficientemente interesante como para capturar la atención del espectador durante todo el transcurso del metraje. En términos generales, “Dracula Has Risen From The Grave” es una película entretenida, que posee un espléndido aspecto técnico e interpretativo, y ciertos toques de originalidad los cuales si bien no están desarrollados de una manera del todo satisfactoria, de todas formas resultan ser interesantes. Debido a todo lo antes mencionado, hoy en día el film de Francis es considerado como una de las mejores entradas de la saga de Drácula realizada por la Hammer, y como una interesante variante cinematográfica del siempre atractivo mito del vampirismo.


por Fantomas.

4 comentarios:

Sam_Loomis dijo...

Ahhh las Hammer films son toda una época de terror sólido. Debería de volver a ver muchas de estas. Que bueno que las mencionas aquí en este espacio.

Saludos Fantomas

Jorge dijo...

Que tal Fantomas. Impresionante reseña. No vi la película pero la tendré en mente para cuando la pueda ver.
Saludos.

Psicodeliazombie dijo...

como toda la saga, exelente.... gran recuerdo nos traes amigo Fantomas...!!!

darkerr dijo...

Bella pelicula, muy buena reseña. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...