martes, 19 de febrero de 2008

Lupin the III, The Castle of Cagliostro: La primera gran obra del maestro Hayao Miyazaki.

“Lupin the III: The Castle of Cagliostro” (1979), es un film animado del aclamado director Hayao Miyazaki.

El experimentado ladrón Arsene Lupin III y su ayudante Jigen, roban una gran suma de dinero que resulta ser falsa. Deslumbrados por la calidad de las falsificaciones, deciden ir en busca del responsable de los billetes, llegando así al pequeñísimo país de Cagliostro, el cual está gobernado por un poderoso conde. En su camino se toparán con una misteriosa joven vestida de novia, la cual huye desesperadamente en su automóvil mientras un grupo de hombres la persiguen. Sin dudarlo, Lupin y su fiel compañero correrán a ayudarla, metiéndose de lleno en su más peligrosa aventura.


El origen del personaje que se convertiría en el protagonista del primer largometraje del director Hayao Miyazaki, puede rastrearse hasta 1905 cuando el escritor francés Maurice Leblanc creó el personaje de Arsene Lupin, el cual había sido desarrollado en base al arquetipo del “ladrón caballeroso”, y cuyas aventuras gozaron de gran éxito a principios de siglo. En 1967, 26 años después de la muerte de Leblanc, el artista del manga Kazuhiko Kato, más conocido como Monkey Punch, introdujo a Arsene Lupin III, el nieto del famoso ladrón literario. A diferencia del personaje de Leblanc, el Lupin de Kato no posee el mismo sentido del honor que su abuelo, ya que no tiene problemas para traicionar incluso a sus amigos si con eso logra alguna ganancia. Cuando el manga escrito por Kato comenzó a tener éxito a fines de los sesenta, la productora TOEI mostró su interés por adaptarlo al formato televisivo. En 1969, el estudio de animación Tokyo Movie Shinsha (TMS) realizó el piloto de lo que convertiría en la serie de televisión protagonizada por Lupin, la cual sería estrenada en 1971 con bastantes inconvenientes.

Realizada pensando en un público más adulto, la serie tuvo pésimos resultados de audiencia. Fue en ese momento que Miyazaki y su compañero en la TOEI, Isao Takahata, fueron contratados para modificar la serie de manera que esta pudiera captar un mayor número de espectadores. Pese a que los episodios dirigidos por Miyazaki y Takahata presentaban un enfoque más cargado a la acción, la serie de todas maneras terminó siendo cancelada. Pese al recibimiento que había tenido el show, en 1978 la franquicia revivió en la forma de un largometraje titulado, “Lupin III: The Mystery of Mamo”. Debido a que la cinta fue un éxito, los productores comenzaron a realizar los preparativos para realizar otro film, cuya dirección le fue ofrecida a Miyazaki. Al poco tiempo después, el director junto con Tadashi Yamazaki comenzaron a trabajar en el guión el cual sería una mezcla entre la novela “The Countess of Cagliostro” de Leblanc, y la novela “The Clock-Tower Mystery”, del escritor japonés Edogawa Ranpo. Tras cuatro frenéticos meses de trabajo, “The Castle of Cagliostro” estaba lista para ser estrenada.

El Lupin III presente en “The Castle of Cagliostro” difiere bastante del que habita en las historietas de Kato. Con la excepción de la escena del robo que sirve como introducción de la cinta, Lupin es retratado por Miyazaki como un personaje más bien desinteresado; durante el transcurso de la historia no solo ayuda a las autoridades a restablecer la economía global, la cual es puesta en riesgo por el poder político del Conde Cagliostro, sino que además mantiene una tierna relación con la joven princesa en apuros, acercándose más al personaje creado por Leblanc que al creado por Kato. Esto probablemente se debe a que tanto el personaje del Conde Cagliostro como el de la princesa Clarice fueron sacados directamente de la novela "The Countess of Cagliostro”, la cual sirve de precuela para algunas de las aventuras del ladrón, ya que se centra en el romance de Clarice con el entonces joven y honesto Lupin. Pero las referencias a la obra de Leblanc van más allá de simples detalles superficiales como lo son los nombres de los personajes, o los roles que estos cumplen en la historia. Miyazaki utiliza parte del relato del escritor para mediante flashbacks, explicar los motivos que llevaron a Lupin a escoger el camino delictual, lo que obviamente ayuda a darle profundidad al personaje.

Durante el transcurso del film, Miyazaki irá introduciendo a los distintos personajes que acompañan a Lupin en sus aventuras. Es así como nos encontramos con Daisuke Jigen, su más fiel compañero, el cual es un excelente tirador además de ser un fumador empedernido; Goemon Ishikawa XIII, supuesto descendiente del samurai renegado Ishikawa Goemon (el cual fue una especie de Robin Hood que vivió entre 1558 y 1594 en Japón), cuya habilidad con la espada le permite cortar prácticamente cualquier cosa; y Fujiko Mine, quien representa el interés amoroso de Lupin, pese a que por lo general se ven enfrentados por los mismos objetivos. Además de sus compañeros en el crimen, nos encontramos con el Inspector Zenigata, quien hará todo lo posible por atrapar al escurridizo ladrón. Pese a su condición de rivales, entre ambos personajes existe una extraña relación de amistad marcada por el mutuo respeto. Todos estos personajes resultan ser bastante carismáticos, razón por la cual constituyen gran parte del atractivo de la cinta.


La historia, que se desarrolla en una tierra plagada de caminos medievales, verdes praderas, ruinas majestuosas, y estilizados castillos, está plagada de persecuciones automovilísticas, excitantes batallas, riesgosos escapes, y personajes interesantes. Miyazaki le imprime al relato un ritmo narrativo bastante dinámico, el cual es perfectamente complementado por la genial banda sonora del compositor Yuji Ono. Por otro lado, el nivel técnico de la animación es sencillamente increíble, especialmente considerando lo relativamente primitiva que era la industria del anime en 1979. Existe una gran preocupación por los detalles, especialmente en lo que se refiere a la construcción de los escenarios, los cuales son simplemente maravillosos. La animación es bastante fluida, y presenta un uso exagerado del color y las sombras el cual resulta ser bastante llamativo. “The Castle of Cagliostro” no es más que una muestra del infinito potencial de la animación realizada a mano, la cual hasta el día de hoy sigue siendo parte del sello del director y del estudio que posteriormente fundaría con Isao Takahara, el ya mundialmente conocido Studio Ghibli.

“The Castle of Cagliostro” es un excelente film, el cual resultó ser un fracaso de taquilla en su momento debido a que presentaba a un Lupin demasiado distinto al que conocían los fans del manga. Fuera de Japón, la cinta fue recibida de bastante mejor manera por los espectadores que no estaban familiarizados con la historia del personaje de Kazuhiko Kato, los cuales consideraron al debut de Miyazaki como una de las mejores cintas animadas de acción de la historia del cine. De hecho, se dice que incluso Steven Spielberg en una ocasión mencionó su admiración por esta producción. En definitiva, estamos frente a todo un clásico del cine animado, el cual comenzaría a definir lo que sería el cine de Miyazaki, el cual por lo general presenta grandiosas secuencias de acción, historias emotivas y profundas, momentos dramáticos bien logrados, y una buena cuota de humor slapstick, elementos que evidentemente presenta esta maravillosa película.



por Fantomas.

5 comentarios:

MarioBava dijo...

Joder vaya caña tio....Me pones los dientes largos y mira que nunca me ha dado por ver Manga oriental...

Saludos

Psicodeliazombie dijo...

Hayao Miyazaki es un grande de lña animacion... esta peli no la conocia, a Lupin III si, pero no sabia que este maestro habia realizado una peli de este genial personaje... gracias por el dato y tu genial comentario...!!!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Saludos, Fantomas.

No se si será una obra maestra; no la califico así dada mi ignorancia respecto a aspectos formales del séptimo arte, pero eso si, hasta que acaba la peli uno está disfrutando como un enano. Se marcó Miyazaki una maravilla con su primer largometraje y desde entonces no ha hecho más que empalmar una joya detrás de otra. Mucho dinamismo, sus toques románticos, esa fijación del director por la cultura Europea, su humor incansable, sus entrañables personajes. No tiene la carga simbólica de su cine posterior, ni la dualidad en los personajes que construirá más adelante, pero ya aparecen algunas constantes de su cine, sin olvidar las alocadas persecuciones y su obsesión con los aparatosos artefactos voladores. Una delicia, como todo lo de este hombre.

Dolly dijo...

buenisiimo comentario, recuerdo q la vi hace muuuuuuuucho tiempo y no me acordaba XD, jajaja

sii miyazaki es un grande!!
amo sus peliculas, series, videos, todo!! lo considero uno de los mejores en el anime...

ya lindo! besos!!
quiero ver comentarios de mi vecino totoro :P
o en una de esas ya lo posteaste y como le perdi un poco el hilo al flog, no lo vi... mmm si ya lo hiciste omite el comentario XD

jejeje
besiitos!!!
chauuu
=)

Lucas Robledo dijo...

Anime por aqui... que sorpresa. Aunque personalmente no vi esta produccion... soy adepto a "lo mas comercial" del cine de animacion japones.
Saludos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...