sábado, 8 de marzo de 2008

Enter the Dragon: El clásico entre los clásicos del cine de artes marciales.

“Enter the Dragon” (1973), es un film de artes marciales del director Robert Clouse, el cual está protagonizado por Bruce Lee, John Saxon, Jim Kelly, y Shin Kien.

Lee (Bruce Lee) es un monje Shaolin y un experto luchador de kung fu. Un día, un agente secreto británico lo visita con la intención de que participe en una operación encubierta; Lee deberá entrar a un torneo que se realiza cada tres años en una isla en el medio del mar de China, el cual es organizado por hombre llamado Han (Shin Kien), del cual se sospecha que es un traficante de drogas, además de un tratante de blancas. Camino a la isla, Lee se encontrará con dos americanos que también asisten al torneo; un apostador empedernido llamado Roper (John Saxon) y un playboy afroamericano llamado Williams (Jim Kelly), quienes tienen su propia agenda.


La génesis de “Enter the Dragon” se produjo luego que el productor Fred Weintraub presenciara las tres primeras películas que Bruce Lee protagonizó en Hong Kong. Convencido de que Hollywood era capaz de producir una buena película de artes marciales, Weintraub inició conversaciones con los ejecutivos de la Warner, además de contactar a la productora manejada por el mismo Lee. Curiosamente, el productor ya había trabajado anteriormente con el actor en la creación de un concepto para una serie de televisión llamada “The Warrior”. Este proyecto eventualmente terminó convirtiéndose en la serie “Kung Fu” (1972-1975), la cual finalmente sería protagonizada por David Carradine. Lee no tardó en aceptar el proyecto, debido a que veía a esta producción como el vehículo que finalmente lo consagraría como una estrella a nivel mundial. Por este motivo, el actor trabajó intensamente en la producción de este film, coreografiando la totalidad de las escenas de acción, además de dedicarse a la revisión del guión, adaptando o cambiando algunas escenas según lo que él creía que era mejor para la cinta.

Entre algunas de las ideas propuestas por Lee, está la escena ambientada en el templo Shaolin, la que contó con la participación de una de las futuras estrellas del cine de artes marciales, Sammo Hung. También es responsabilidad de Lee la inclusión de algunos diálogos que hacen alusión a sus ideas personales, así como también a ciertas filosofías del arte marcial que él había creado, el "Jeet Kune Do". Esta conducta perfeccionista del actor ya había sido vista anteriormente. Hay que recordar que en su cinta anterior, “The Way of the Dragon” (1972), luego de tener algunos problemas con el director Lo Wei, Lee terminó asumiendo la dirección del film, trasladó el escenario donde sucedía la acción de Hong Kong a Roma, y además contrató a la futura “estrella” del cine de acción norteamericano, Chuck Norris. Debido a la importancia del proyecto, Lee comenzó a sentir una enorme presión que derivó en que el actor no se presentara durante las tres primeras semanas de filmación, ya que no podía controlar su nerviosismo. Cuando finalmente apareció en el set, sus nervios terminaron manifestándose en un tic facial que obligó a repetir en numerosas ocasiones varias de las tomas realizadas ese día.

Básicamente, “Enter the Dragon” combina algunos elementos más propios de una cinta de espionaje, con la típica historia de venganza presente en gran parte de las cintas de artes marciales clásicas. El personaje interpretado por Lee es un experto artista marcial, cuya hermana terminó siendo asesinada por un grupo de traficantes de drogas. Ese mismo grupo de traficantes, se encuentra escondido en la isla a la cual es enviado el protagonista, por lo que obviamente la principal razón de este para aceptar la misión que le es encomendada es vengar la muerte de su hermana. Por otro lado, se pueden trazar una serie de paralelos entre “Enter the Dragon” y la primera entrada en la saga de Bond, “Dr. No” (1962). En ambas cintas nos encontramos con un villano megalómano, el cual posee una verdadera fortaleza en el medio de una isla prácticamente inaccesible, la cual además está plagada de múltiples corredores subterráneos y laboratorios. Finalmente, podemos mencionar que al igual que Blofeld, el villano por excelencia de la saga de Bond, Han también posee como mascota un gato blanco al cual acaricia de vez en cuando, además de presentarse como un tipo sumamente intimidante que posee modales refinados y educación clásica.

Más allá de las posibles similitudes existentes entre uno y otro film, el encanto de esta cinta reside en sus excelentes escenas de combates y en el carisma de su protagonista. Lee realiza un buen trabajo acorde con sus capacidades actorales, personificando a este héroe atormentado cuyos motivos para infiltrarse a la isla a pesar de ser meramente personales, no le impiden cumplir con su misión. El protagonista es un tipo en total control de sus emociones, absolutamente calculador, que se detiene a evaluar cada uno de los movimientos que hace y que en aquellas ocasiones en la cuales debe desatar su furia y abandonar esa aparente pasividad, se convierte en una asesino frio y letal, acercándose bastante a la personalidad de sus enemigos. Pese a que Lee lucha por una “causa justa”, si nos olvidamos de los motivos que mueven al héroe y al villano, veremos que solo se trata de dos individuos crueles que operan en distintos lados de la ley.

Esta cinta presenta una serie de escenas memorables, como por ejemplo la brutal lucha entre Lee y Oharra (Robert Wall), o la pelea entre el protagonista y Han en una sala llena de espejos, la cual se inspiró en una secuencia del film de Orson Welles, “The Lady From Shanghai” (1947). Muchas de estas escenas no están exentas de ciertas anécdotas, como aquella que involucra el corte que sufrió Bruce Lee a manos del actor Robert Wall, quien se encontraba manipulando una botella (en ese tiempo se utilizaba vidrio real). Según dicen, este hecho enfureció a Lee, lo que causó que el actor le propinara una fuerte patada a Wall, la que le provocó una fractura en un brazo a uno de los extras que debía que recibir al actor luego del golpe. Además se dice que varios extras intentaron sin éxito vencer a Lee en pequeños duelos, lo que se sumó a las múltiples escenas que debieron ser rodadas en cámara lenta porque era la única forma de captar algunos de los movimientos de este virtuoso de las artes marciales. Por último, cabe mencionar la anécdota que involucró al entonces joven Jackie Chan, quien en esa época se desempeñaba como extra, el cual sufrió una fractura luego de que Lee lo golpeara accidentalmente con un nunchaku.

En general, las actuaciones no son precisamente lo mejor de la cinta. El personaje interpretado por John Saxon no resulta ser demasiado convincente, mientras que el personaje interpretado por Jim Kelly no es particularmente carismático. La inclusión de estos personajes algo burdos responde más a una necesidad de darle un carácter multirracial al film, además de intentar americanizar una cinta repleta de extranjeros. Por otro lado, la película cuenta con una estupenda banda sonora, obra del compositor Lalo Schifrin, que mezcla elementos de la música oriental con otros de la música funk con estupendos resultados. Lamentablemente, Bruce Lee no alcanzaría a recolectar los frutos de su internacionalización, debido a que fallecería tres semanas antes del estreno de la cinta, a causa de un edema cerebral. “Enter the Dragon” le abriría las puertas al cine de artes marciales en los Estados Unidos, y provocó que durante los años venideros, aparecieran una serie de malos imitadores de Bruce Lee. Pese a no ser una película perfecta, con el paso de los años se ha convertido en un verdadero clásico del cine de acción, especialmente porque se le atribuye la responsabilidad de haber convertido a Bruce Lee en una leyenda cinematográfica, cuyo legado sigue siendo disfrutado por cientos de espectadores alrededor del mundo.



por Fantomas.

9 comentarios:

Psicodeliazombie dijo...

Bruce Lee no es de mis favoritos y tampoco gusto demasiado del cine de artes marciales de los setenta salvo algunas escepciones... De todas maneras esta peli tiene sus meritos y es un clasico...!!!

8soviet8 dijo...

Gran articulo sobre una de las mejores películas del maestro Lee. La escena de los espejos, sin duda pasara a la posteridad, y la banda sonora corre a cargo de uno de los mejores compositores del mundo del cine, Lalo Schifrin es responsable de bandas sonoras como "Bullitt" o "THX 1138".

Solo decir que esta no fue el ultimo de Lee, creo que su ultima película fue "The Game of the Death" o Jugando con la muerte, película en la que murió durante su rodaje, y que fue finalizada utilizando planos de otros actores, que no mostraban la cara.

Jorge dijo...

Excelente reseña, como siempre. Y muy buena película, la he visto varias veces, y la verdad es un gran exponente del cine de artes marciales. Bruce Lee, un groso. Lástima que fue su última película.

Saludos, Jorge.

Alfredo dijo...

tremendo clasico!!!!...jaja

HOLA

DESPUES DE UNA VACACIONES BLOGERAS, VOLVI AL BLOG....JAJA, ASI QUE ESPERO TUS VISITAS Y COMENTARIOS, Y PORSUPUESTO QUE PASARE POR LOS BLOGS Y DEJARE MI PEQUEÑO APORTE

SALUDOS Y ESPERO TUS COMENTARIOS

darkerr dijo...

Muy buen post, definitivamente esta pelicula es un clásico setentero. John Saxon estaba en todos lados, que buen actor. Saludos.

Katy dijo...

es muy buena esta pelicula
me gusta!
besis!
=)

Möbius el Crononauta dijo...

Tras ver The Kentucky Fried Movie no se si podría volver a ver este clásico sin reirme, pero desde luego Bruce Lee es grande!

Anónimo dijo...

Operación Dragón

Cine Ediondo dijo...

Esta película cuenta con una anécdota muy grande, según un documental que tengo sobre Bruce llamado "El Viaje de un Guerrero", esta película fue lanzada al mercado cuando Bruce ya estaba muerto y cuando aún no estaba "armada", la productora la monto como pudo y se lanzo al mercado obteniendo una taquilla inmensa, sin embargo muchos años después se encontró metraje de la cinta con partes inéditas (en el docu las muestran), junto con notas y correcciones de Bruce, lo cual concluía que el final!!! así como otros aspectos de la película no tenían nada que ver con la idea de bruce lee sobre ella y sobre como la quería terminar.

curioso no?

Saludos

Don_fofo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...