viernes, 28 de marzo de 2008

The Killing: Kubrick y su visión del cine negro.

“The Killing” (1956), es un thriller del director Stanley Kubrick, el cual está protagonizado por Sterling Hayden, Coleen Gray, y Vince Edwards.

Cuando el ex-convicto Johnny Clay (Sterling Hayden) anuncia que tiene un plan para cometer un atraco perfecto, todo el mundo quiere participar, especialmente cuando este revela que el plan es hacerse con dos millones de dólares en un robo a las oficinas del hipódromo en el cual “nadie sufrirá daño”. Sin embargo, a pesar de toda su preocupación, Clay y sus hombres han descuidado una cosa: Sherry Peatty (Marie Windsor), una mujer codiciosa y traicionera que planea dar su propio golpe financiero,incluso si tiene que librarse de toda la banda de Clay para conseguirlo.

Luego del fracaso de sus dos primeros largometrajes, “Fear and Desire” (1953) y “Killer´s Kiss” (1955), Stanley Kubrick eligió sumergirse en el género del film noir para intentar recuperarse del golpe. Esta sería la primera película en la que el director colaboraría con el productor James B. Harris, quien posteriormente produciría las películas “Paths of glory” (1957) y “Lolita” (1962). Cuando el director vio la novela “Clean Break”, del escritor Lionel White, rápidamente reconoció el gran potencial que esta tenía, por lo que se propuso llevarla a la pantalla grande. Fue por eso que junto a Harris compraron los derechos de la novela en aproximadamente diez mil dólares. Una vez hecho esto, Kubrick buscó a Jim Thompson, escritor considerado como uno de los grandes de la novela policíaca, para que lo ayudara con la construcción del guión, específicamente con los diálogos del relato.

Con esta cinta Kubrick no hace más que continuar lo comenzado por el director John Huston con “The Asphalt Jungle” (1950), película responsable de reformular los códigos establecidos dentro del género del film noir. Si bien el director no varía tanto en lo que se refiere a la estructura de los personajes principales, presentando al tipo rudo con un pasado criminal y con ansias de conseguir dinero fácil, y a la femme fatale de rigor, el resto de los personajes no son más que tipos comunes y corrientes, cada uno con sus respectivo oficio, que cierto día se les presenta la oportunidad de participar en un robo organizado, el cual si bien tiene por objetivo conseguir dinero, también se presenta como una oportunidad de romper con la rutina de sus aburridas vidas. Sin embargo, donde más se puede apreciar el deseo de renovación del género es en el estilo narrativo que utiliza el director, con el cual definitivamente rompe con el molde establecido, adelantándose varios años con una fórmula narrativa que hoy en día resulta bastante habitual, y que ha sido adoptada por directores como Quentin Tarantino o Alejandro Gonzáles Iñárritu, entre otros.

El director narra los hechos de forma paralela, sin respetar cronología alguna, con el fin de mostrarnos los distintos puntos de vista de los personajes involucrados en el atraco, tarea que realiza de manera impecable. Durante el transcurso de la cinta, nos son entregadas distintas piezas de un rompecabezas que debemos armar para poder apreciar el cuadro completo. De esta forma el espectador se puede enterar de cuáles son las motivaciones que llevan a este grupo de hombres a involucrarse en un arriesgado plan. Como los hechos no están en orden y con el fin de no confundir al espectador, Kubrick utiliza una voz en off cuya misión consiste en situarnos en el tiempo y espacio en el que está ocurriendo la acción.

La presentación de los personajes es realizada de manera directa y sin mucho rodeo, entregando acertadas descripciones que muestran tanto la personalidad de los involucrados, como sus motivaciones para participar en el robo. Es precisamente con las motivaciones que cada uno presenta, que Kubrick construye las personalidades de los improvisados ladronees, respondiendo a la idea de “dime porque lo haces y te diré quién eres”. Es así como veremos personajes algo amorales motivados solo por sus ansías de dinero, mientras que otros personajes como el cantinero, lo hacen por objetivos más loables como el querer cuidar mejor a su esposa enferma. Esta variante en los motivos de los participantes es otra de las características que en cierta forma alejan a esta cinta del resto de las obras más convencionales del cine negro.

Algo que Kubrick supo utilizar muy bien es el hecho de que la banda fuera conformada en su mayoría por tipos sin ninguna experiencia delictual. El director juega con esto creando un ambiente de suspenso ante la posibilidad de que cualquiera de estos hombres no logre cumplir con su parte de plan, por muy simple que esta fuera. La tensión aumenta aún más cuando entra en juego la mujer codiciosa y su marido, un hombre cobarde y totalmente cegado por el amor algo enfermizo que siente por su esposa. Es a raíz de estos dos personajes, en especial debido a la ambición de la mujer, que se desencadenarán una serie de acontecimientos que no harán más que traer nefastas consecuencias para todos los involucrados en el robo.

Es posible darle una sublectura a la forma en cómo Kubrick presenta al género femenino en esta película, llegando incluso a decir que se puede apreciar una marcada misoginia por parte del director. Si bien el personaje de Marie Windsor responde al típico personaje de la mujer fatal tan habitual en las cintas de cine negro, la cual presenta rasgos con los que difícilmente se va a ganar la simpatía del público, el hecho de que la mujer de Johnny Clay sea descrita más bien como un estorbo, razón por la cual el protagonista le ordena desaparecer hasta una vez completado el plan, o que la mujer de otro de los miembros de la banda sea retratada como una mujer enferma incapaz de hacer algo por sí misma, pareciera no ser coincidencia. Todas las mujeres del film se presentan como inútiles, ya sea física o mentalmente, o sencillamente como manipuladoras y codiciosas, infiriéndose que de una forma u otra pueden terminar estropeando el plan.

La cinta cuenta con buenas actuaciones pese a contar con actores más bien desconocidos, con la sola excepción de Sterling Hayden quien ya había interpretado un rol similar en “The Asphalt Jungle”. La película cuenta además con una buena banda sonora, compuesta por Gerald Fried, la cual muchas veces es utilizada a muy bajo volumen, sonando más fuerte solo en los momentos de mayor tensión, lo que habla de un muy buen aprovechamiento de la misma. La fotografía de Lucien Ballard por su parte, es bastante realista agregándole aún más solidez a una producción que está estupendamente armada. Kubrick nos entrega una película espectacular, que presenta un ritmo narrativo sumamente ágil, diálogos inteligentes, un excelente clímax, y la utilización de un estilo narrativo que en manos de otro director menos hábil hubiese sido un verdadero desastre. “The Killing” es una verdadera joya del cine negro y la primera gran película de un director que nos entregaría una serie de obras maestras durante el transcurso de su carrera.




por Fantomas.

9 comentarios:

Pablo dijo...

Tu lo has dicho bien amigo Fantomas, una verdera joya del cine-negro. Un peliculón que el paso del tiempo le ha convertido en todo un clásico. Porque películas como esta, hacen que el cine sea aún más grande. Fenomenal comentario. Si señor. Saludos!!http://pablocine.blogia.com

MarioBava dijo...

Tienes huevos que la tengo hace años y todavia no la he visto...Gracias por recordarmela...

Un saludo desde España

Fantômas dijo...

Ya te agregué a los links y también al BlogRoll (aparece el nombre de la entrada cuando actualizás).

Un abrazo.

Jorge dijo...

Excelente reseña, como siempre. No he visto lo que parece ser una gran obra del genio de Kubrick. Gracias a tu reseña tomo nota para verla a la primera oportunidad.

Saludos, Jorge.

Sam_Loomis dijo...

¿¿Film noir a la Kubrick?? Eso lo tengo que ver. En realidad qe esta se me había pasado desapercibida, gracias por el apunte Fantomas que ya la estaré viendo.

Saludos

Psicodeliazombie dijo...

Una obra maestra del noir... Kubrick hace gala de su talento en esta una de sus mejores pelis...!!!

Möbius el Crononauta dijo...

Gran filme, con un estupendo ritmo narrativo. Y probablemente posea la carrera de caballos mejor rodada de la historia.

Cecil B. Demente dijo...

Gran película, para lo que es la época a mi me sorprendió en especial lo sanfriento del final.

8soviet8 dijo...

Sin duda una demostración de polivalencia y grandeza por el gran Kubrick. Este en su segunda película demuestra al mundo lo que le espera, tan solo se trata de un preludió de un aviso, porque lo siguiente sera "Paths of Glory", después le seguirán, "teléfono Rojo" o "Lolita", hasta que demuestre que puede ser el mas grande de todos y realice "2001" lo que vendrá después, tan solo se trata de una obra maestra detrás de otra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...