martes, 18 de marzo de 2008

The Lady Vanishes: De lo mejor de la época británica del maestro del suspenso.

“The Lady Vanishes” (1938), es un film de suspenso del director Alfred Hitchcock, el cual está protagonizado por Margaret Lockwood, Michael Redgrave, y Dame May Whitty.

En un tren a Inglaterra, Iris Henderson (Margaret Lockwood) conoce a Miss Froy (Dame May Whitty), una simpática anciana con la que entabla una cierta amistad. Tras una pequeña siesta, Iris despierta y no encuentra por ningún lado a Miss Froy. Lo peor es que el resto de los pasajeros no recuerda haberla visto en el tren. El único que cree la historia de la joven es un músico llamado Gilbert (Michael Redgrave). Ahora juntos iniciarán una investigación que los llevará a poner en peligro sus vidas.

Luego de completar la cinta “Young and Innocent” (1937), Hitchcock y su esposa Alma se encontraban buscando algo interesante para terminar el contrato de dos películas que tenían con el productor Edward Black. Lamentablemente, no encontraron nada que los convenciera, por lo que al británico no le quedó otra opción que presentarse en la oficina del productor para preguntar si es que existía algún guión ya preparado, un proyecto que alguien se hubiese visto en la obligación de abandonar. Esta increíble excepción hecha por el director no dejó de sorprender a Black, quien conocía los métodos habituales de Hitchcock. Sin embargo, a sabiendas de que un director poco motivado es peligroso para el negocio, el productor rápidamente se decidió a entregarle una historia que debido a ciertos problemas fue abandonada el año anterior.

En mayo de 1936, el guionista Frank Launder le había sugerido a la productora Gainsborugh (para la cual estaba trabajando), que comprara los derechos de la novela “The Wheel Spins”, de la escritora Ethel Lina White. Esto lo pidió como parte de su contrato, el cual estipulaba que debía escribir un guión al año, siendo la adaptación de la novela en cuestión el guión que él deseaba elaborar. Pero por aquel entonces, tenía que reelaborar un guión de otro film que iba a entrar inmediatamente en producción, por lo que se le encargó la adaptación a Sydney Gilliat, a quien posteriormente se le sumaria Launder. El director seleccionado en un principio para filmar esta cinta era Roy Williams Neill, un norteamericano radicado en Inglaterra, el cual es responsable de la gran mayoría de los films de Sherlock Holmes protagonizados por Basil Rathbone. Cuando el guión se encontraba finalizado, un equipo fue enviado a la ex Yugoslavia bajo las órdenes de Fred Gunn, quien era asistente de dirección, para rodar los exteriores durante el verano. Pero tras un accidente en el cual Gunn se fracturó el tobillo, la investigación de la policía yugoslava descubrió el guión, y como era su costumbre, insistieron en aprobar las impresiones de unos extranjeros acerca de su país. Fue de esta forma que el equipo fue rápidamente deportado, debido a que las primeras páginas del guión fueron consideradas como controversiales. Cuando el equipo volvió a Londres, el informe de este pequeño altercado policial internacional, sumado al accidente de Gunn y la poca motivación presentada por el director norteamericano, fueron razones suficientes para cancelar el proyecto.

Apenas Hitchcock leyó el guión, abandonó todos los proyectos poco interesantes que había considerado con el escritor Michael Hogan. Luego les hizo unas pequeñas sugerencias a Launder y Gilliat con respecto al guión, relacionadas específicamente con las escenas iniciales y finales de la cinta. Tras esto, dijo poder filmar “The Lady Vanishes” en un mes. Según recordaría Launder: “La diferencia entre el nuevo principio que escribió y el del guión original era que el ritmo resultaba mucho más rápido. Y el último rollo quedó realmente más excitante, con más giros y sorpresas.” El guión final revelaría que solo fueron cambios menores los realizados por Hitchcock, ya que la historia seguía siendo la misma. “Creo que este es el único caso en el que Hitchcock trabajó sobre un guión preparado para otro director”, diría Gilliat, a sabiendas de que esto era una situación peculiar en la carrera del director, pero que sin embargo revela en gran medida la fascinación que experimentó el realizador cuando le llegó este guión, que él consideraría como uno de los mejores que jamás hubiera tenido entre sus manos.

El reparto fue rápidamente conformado por Dame May Whitty, quien aceptó el papel clave de Miss Froy; Margaret Lockwood, quien se encontraba bajo contrato con la Gainsborough y la cual se reconocía como fan de las novelas escritas por Ethel Lina White, por lo que confió en que el papel de la protagonista le fuera adjudicado. Sin embargo, no fue hasta después que realizó una prueba de cámara a pedido del mismo Hitchcock que recibió el papel. Finalmente se contrató a Michael Redgrave para personificar al protagonista masculino, algo que no resultó tan fácil. El actor se encontraba enfrascado en su carrera teatral y no tenía ninguna intención de participar en una película debido a que según sus parámetros, ningún actor serio se concentraba en aparecer en el cine o ante las cámaras. Sin embargo, tras escuchar a John Gielgud, director de la compañía a la cual pertenecía, quien ya había trabajado con Hitchcock en una ocasión, y que le dijo que esto podría ser una experiencia muy enriquecedora, fue que el actor aceptó muy a regañadientes la oferta de la productora.

Se podría decir que la película se divide en dos segmentos bastante marcados. En el primer segmento, la acción ocurre en un hotel ubicado en una ciudad ficticia de Europa, el cual se encuentra repleto debido a que el tren que debe partir hacia Londres se encuentra prácticamente sepultado bajo la nieve. Es en este contexto que se nos presenta a los personajes principales y sus respectivas personalidades, los cuales participan en una serie de situaciones cómicas, además de un misterioso asesinato. Es en esta parte de la cinta que personajes como Caldicott (Naunton Wayne) y Charters (Basil Radford), un par de ingleses cuya mayor preocupación es llegar a tiempo a un partido de cricket, adquieren cierta notoriedad debido a la gran cantidad de situaciones cómicas en las que se ven envueltos. En el segundo segmento en cambio, la acción transcurre en el interior del tren, en donde se nos presenta a otro grupo de personajes, en su gran mayoría poseedores de características algo más oscuras que los vistos anteriormente, y se entra de lleno en el plano del suspenso cuando Miss Froy desaparece. De todas formas, fiel al estilo de Hitchcock, esta parte del film no deja de tener algunos momentos cómicos, que bajo la ideología del director, servían para alivianar un poco la tensión.

Las actuaciones son en general bastante buenas, incluso la de Redgrave que en más de una ocasión mencionó que nunca se tomó muy en serio su actuación en este film. Lo curioso de todo esto, es que precisamente esa interpretación algo indiferente que realiza el actor, le dio a su personaje una locuacidad natural que encaja perfectamente con la esencia del papel que debía personificar, y que por lo demás fue algo que dejó sumamente contento a Hitchcock. La película como mencioné anteriormente, cuenta con un muy buen guión, que contiene algunas vueltas de tuercas bastante interesantes, junto con algunos momentos llenos de tensión, algo que Hitchcock sabia lograr a la perfección. Esta cinta se podría considerar fácilmente como uno de los mejores trabajos realizados por el director durante su época británica, la cual a lo largo de los años ha servido como inspiración para otras obras. De hecho, la productora británica Hammer Films realizaría un remake en 1979, el cual sería protagonizado por Elliot Gould y Angela Lansbury.


por Fantomas.

4 comentarios:

Jorge dijo...

Interesantísima reseña. No he visto esta peli del gran maestro del suspenso, pero el guión por lo que comentas es muy bueno.

Si, es cierto que la trama asi como la describes podría asemejarse a "Flightplan" de Jodie Foster, que por otra parte me gustó bastante.

La tendré en cuenta para cuando pueda verla.

Saludos, Jorge.

BUDOKAN dijo...

Qué buena la nota que nos regalas sobre esta obra imprescindile del más grande en su materia. Da placer un trabajo tan serio como el que nos ofreces. Saludos!

Psicodeliazombie dijo...

Lamentablemente de Hitchcock he visto pocas pelis... solo Los Pajaros, La Ventana Indiscreta, La Soga y Psicosis... Es desesperante saber que tiene una filmografia mas que extensa y de mucha calidad y no haver visto mas...

saludos...!!!

MarioBava dijo...

Esta la tengo hace años y nunca me ha dado por verla...Arggg,,,Tantas y tantas cosas por ver que uno ya se olvida de los grandes clásicos que tiene por hay guardados...

Felices fiestas

un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...