jueves, 20 de marzo de 2008

Man with the X-Ray Eyes: El deseo incontrolable de ver más allá.

“The Man With the X-Ray Eyes“ (1963), es un film de ciencia ficción del director Roger Corman, el cual está protagonizado por Ray Milland y Diana Van der Vlis.

El brillante Dr. James Xavier (Ray Milland) logra desarrollar un suero que puede mejorar la visión a niveles insospechados, permitiendo incluso ver a través de cualquier objeto. Inspirado por el increíble potencial médico de su descubrimiento, y pese al rechazo de sus colegas, el doctor decide experimentar la poción en su cuerpo, solo para descubrir que su habilidad para ver a través de las paredes, de la ropa y de la piel, es eclipsada por su insaciable deseo de ver más allá, incluso si eso significa ver más allá de lo que un mortal puede soportar.

Roger Corman es bien conocido por ser el hombre que formó una fortuna a base de películas de bajo presupuesto, entre las que se pueden encontrar algunos films realmente memorables (como por ejemplo la seguidilla de adaptaciones de Edgar Allan Poe que realizó durante los sesenta), como también otros que fácilmente podrían ser incluidos en el grupo de las peores cintas de la historia del cine. Y es que básicamente gran parte de sus películas no hacen más que extraer ideas de producciones más costosas realizadas por los grandes estudios en Hollywood, las cuales son adaptadas a un formato más casero. Sin embargo, cuando el director y productor ha logrado separarse de la simple imitación para aparecer con algo totalmente original, este ha terminado realizando obras realmente memorables, siendo este precisamente el caso de “The Man With the X-Ray Eyes“.

El guión creado por Ray Russell y Robert Dillon, nos entrega una historia que si bien se presenta como el típico relato del científico loco tantas veces visto dentro del género de la ciencia ficción, con el transcurso de los minutos se hace evidente que la trama presenta algunas variaciones que la convierten en una propuesta bastante original. Para empezar, en esta cinta no existen villanos. Lo más cercano a eso es el personaje interpretado por Don Rickles, que es una suerte de estafador el cual presiona en una primera instancia al Dr. Xavier a actuar como un fenómeno de feria, para luego obligarlo a desenvolverse como una especie de curandero. Sin embargo, él no es más que una amenaza menor dentro de la trama, es tan solo una de las consecuencias de los actos cometidos por Xavier. Y es que precisamente es eso lo que explora la cinta; las consecuencias de los experimentos del protagonista, y como este afronta las dificultades producidas por su “nueva visión” del mundo.

A diferencia de otros científicos locos tanto cinematográficos como literarios, entre los que se encuentran el Dr. Frankenstein o el protagonista de la novela de H. G. Welles, “El hombre invisible”, los cuales se presentan como personajes absolutamente megalomaníacos que buscar igualarse a Dios meramente por alimentar su ego, el Dr. Xavier inicia sus experimentos con un objetivo más noble en mente; el de diagnosticar enfermedades subyacentes tan solo utilizando la visión humana, ganando de esta forma tiempo para tratar dicha enfermedad. Sin embargo, en el transcurso de dichas investigaciones surgirán otro tipo de objetivos que inevitablemente lo terminarán consumiendo. Esto responde un poco a la visión cinematográfica de los científicos durante los años cincuenta y sesenta, época en la cual eran presentados como hombres temerarios capaces de cruzar todo tipo de fronteras con tal de lograr sus objetivos, desatando por lo general algún tipo de desastre de incalculables consecuencias. Todo esto está acompañado por la lucha constante entre la ciencia y la religión, la que en este caso queda aún más patente durante el climático final de la cinta, el cual nos enseña que aquellos hombres que desafían los límites impuestos por Dios, tarde o temprano terminan siendo castigados por su atrevimiento.

También se podría decir que todo el proceso vivido por el protagonista es bastante similar a las distintas etapas de la drogadicción. Xavier comienza con una pequeña dosis para probar los efectos, luego al ver que el suero funciona, comienza a aplicarse mayores dosis para que el efecto sea aún mayor. Es más, después de un tiempo se da cuenta que el efecto es solo momentáneo, por lo que constantemente debe estar aplicándose el suero, sin que necesariamente utilice su visión para algún fin práctico. Todo esto le traerá problemas en el trabajo, con sus amigos, con la ley, y finalmente terminará sumiéndolo en un infierno del que difícilmente podrá salir. Es por este motivo que muchas veces se ha dicho que este film presenta una fuerte critica a las investigaciones médicas realizadas durante los cincuenta y los sesenta, en las que se aplicó LSD en pacientes alcohólicos o con problemas psiquiátricos, debido a la teoría que sostenía un grupo de psicoanalistas, la cual postulaba que la droga ayudaba a derribar las barreras psicológicas del paciente, facilitando en gran medida a su recuperación. En la cinta ocurre precisamente lo contrario, cada vez que aumenta la capacidad visual del protagonista, su percepción de mundo real es cada vez más borrosa.

Por otro lado, la actuación de Ray Milland es uno de los elementos responsables de la efectividad del relato. Su interpretación del arrogante Dr. Xavier es sumamente creíble, lo que ayuda a que la trama no se torne ridícula o sin sentido. Hay que recordar que el actor fue merecedor de un Oscar por su papel en la cinta “The Lost Weekend” (1945), en la que interpretaba a un personaje de similares características. El resto del elenco hace un trabajo aceptable, teniendo en cuenta que tampoco se contaba con el presupuesto para contratar actores de mayor calibre. El gran toque de originalidad se lo da su director, el cual retrata la creciente profundidad de la visión del protagonista, mediante una serie de efectos en 3D, filmaciones de esqueletos humanos, y algunos de efectos de luz. Lo interesante es que pese a no ser efectos demasiado sofisticados, cumplen el objetivo de crear la ilusión de que el protagonista puede ver más allá de lo humanamente posible. Por supuesto no podía faltar el toque bizarro tan característico de las producciones de Corman, el cual es representado por la fiesta en que Xavier puede ver a todos sus invitados desnudos. Esta escena viene a dar un cierto alivio cómico a una historia bastante cargada al melodrama, que posee una profundidad mayor de la que el espectador podría imaginar.

Contando con un pequeño presupuesto de solo 300.000 dólares (existen películas del director que fueron hechas incluso con menos dinero), Corman realizó un film que es por muchos considerado como su mejor incursión en el género de la ciencia ficción. Entre las muchas virtudes que presenta, podemos nombrar el excelente ritmo narrativo que mantiene la cinta, por lo que resulta ser sumamente entretenida, y la sólida actuación del protagonista, entre otras cosas. Por otro lado, nos encontramos con la adecuada banda sonora del compositor Lex Baxter, un inteligente guión, y unos efectos simples pero efectivos. Si hay algo que reconocerle a Corman, es que muchas veces se las arregló para realizar buenos films con poco dinero, como en este caso que nos entrega esta estupenda que película que ya se ha convertido en un clásico de culto del género, y en un imperdible dentro de la filmografía del “versátil” Roger Corman.




por Fantomas.

4 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Enorme film de ciencia ficción en el que se encuentra una de las mejores historias que la ciencia ficción haya dado jamás. Un enorme Ray Milland. Saludos!

Sam_Loomis dijo...

Todo un clásico de Corman. Simplemente por el título te puedes dar cuenta que es una película relacionada con él. Grandiosa elección para escribir Fantomas.

Saludos

Pablo dijo...

Una de las películas más emblemáticas de serie B del genial Roger Corman. Y con un final... bueno esto no se puede decir, porque te cargas la película. Estupendo Ray Milland. Una película de visión obligatoria. Extraordinario trabajo Fantomas. Saludos!!!
http//:pablocine.blogia.com

Psicodeliazombie dijo...

Tremenda peli.... Una de las mejores de la camada de cintas de sci-fi de la epoca...!!! todo un clasico...!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...