miércoles, 12 de marzo de 2008

The Most Dangerous Game: La película favorita del asesino del zodiaco.

“The Most Dangerous Game” (1932), es un thriller de los directores Irving Pichel y Ernest B. Schoedsack, el cual está protagonizado por Joel McCrea, Fay Wray y Leslie Banks.

La embarcación en la que viaja un grupo de cazadores naufraga en una extraña isla. El único sobreviviente es un avezado cazador llamado Robert Rainsford (Joel McCrea), el cual descubre una casa en medio de la desolada isla. Allí conoce al Conde Zaroff (Leslie Banks), quien vive en su fortaleza junto a sus sirvientes y a una pareja de hermanos sobrevivientes de un anterior naufragio. Tras manifestar su afición por la caza, el misterioso personaje los obligará a participar en “el juego más peligroso”, en el cual Rainsford y compañía se convertirán en las presas del sádico Conde.


Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper, co-director y productor de esta película respectivamente, conformaban una dupla bastante peculiar. Cooper fue piloto durante la Primera Guerra Mundial, mientras que Schoedsack era el camarógrafo de un noticiero, quien se había hecho bastante conocido por su gran valentía. Los caminos de ambos se cruzarían una vez terminado el conflicto bélico, dando vida a una lucrativa sociedad que se mantuvo en pie durante varios años. De esta forma, ambos hombres participaron en un buen número de cintas de aventura, entre las que se encuentran “The Four Feathers” (1929), “King Kong” (1933) y “Mighty Joe Young” (1949), entre otras. La selección de sus proyectos, que por lo general se balanceaban entre el cine de aventuras y el cine documental, se debe en gran medida al espíritu aventurero que ambos poseían, el mismo que los llevó a filmar en locaciones ubicadas en los rincones más remotos de la Tierra. Ejemplos de esto son su documental mudo titulado “Grass” (1925), que describe sus seis semanas de viaje a través de las montañas de Irán, o las numerosas tomas que realizaron en las junglas de Tailandia para su film “Chang” (1927). Esto en gran medida explica la razón por la cual ambos creativos se interesaron en una historia corta titulada “The Hounds of Zaroff”, del escritor Richard Cornell, la cual situaba a un grupo de personajes en una peculiar situación de vida o muerte.

Sería el guionista James Ashmore quien se encargaría de adaptar dicha historia, a la cual le realizaría una serie de cambios, entre los que se encuentran la inclusión de la pareja de hermanos interpretados por Fray Way y Robert Armstrong, y la variación del tiempo destinado a la cacería iniciada por Zaroff de tres días a una noche. Si bien estos cambios apuntaban a darle un ritmo más frenético a la historia y a otorgarle más matices a la misma, por otra parte atentaban con destruir la peculiar atmósfera opresiva que presentaba el relato original. Afortunadamente, la inclusión de Eve Trowbridge (Fay Wray) como el interés amoroso del protagonista, terminó siendo un verdadero acierto ya que la pareja de directores en vez de perder el tiempo desarrollando una posible subtrama romántica, le otorgan una cierta carga erótica al personaje de Wray que se complementa de manera perfecta con la crudeza de la situación a la que se ven expuestos los protagonistas. Al mismo tiempo, el simple hecho de que Robert Rainsford se vea obligado a proteger a una mujer frágil mientras se desarrolla la cruenta cacería de la que son víctimas, directamente contribuye a aumentar los niveles de tensión del relato.

Por su parte, Zaroff bien podría ser considerado como un símil del famoso Conde Drácula. Se trata de un tipo extremadamente educado, que “invita” a sus potenciales víctimas su hogar (que casualmente se trata de un siniestro castillo ubicado en una colina) como huéspedes, y que incluso se describe como una persona que “duerme de día y caza de noche”, lo que deja aún más explicitado su parecido con el conocido vampiro. Este personaje viene a representar el lado más oscuro del hombre, aquel que hace que este discrimine a sus pares, tratándolos de prescindibles o inferiores. Para el conde, aquellas personas que tienen la mala suerte de caer en sus garras, son consideradas como simples animales que deben someterse de una forma u otra, a su desquiciado juego. Por otro lado, Zaroff es descrito como un desviado sexual que solo siente placer a través de la cacería. Esto queda evidenciado cuando él describe a Eve Trowbridge como un simple premio de la cacería que está a punto de llevar a cabo. “Solo luego de matar, el hombre puede conocer el verdadero éxtasis del amor”, dice Zaroff en un momento de la cinta, dejando patente que es un hombre que actúa en base a sus instintos y sus pulsiones más profundas.

En más de una forma, “The Most Dangerous Game” fue una suerte de maqueta que Cooper y Schoedsack llevaron a cabo para definir ciertos elementos que posteriormente pasarían a formar parte de su cinta más exitosa, la mítica “King Kong”. De hecho, en ambas producciones no solo participa el mismo elenco, sino que además estas contaron con el mismo editor (Archie E. Marshek), el mismo compositor (Max Steiner), y el mismo guionista (James Ashmore). De acuerdo con el biógrafo Mark Cotta Vaz, la producción de esta cinta comenzó casi al mismo tiempo que la de “King Kong”, por lo que con el fin de abaratar ciertos costos, la pareja de productores utilizó el set de la jungla de este film para recrear las escenas que se desarrollan en la Isla de la Calavera, las cuales son parte importante de “King Kong”. De esta forma, las escenas de “The Most Dangerous Game” se filmaban durante el día, mientras que las de Kong eran rodadas durante la noche.


En el ámbito interpretativo, el elenco realiza un estupendo trabajo, destacándose las actuaciones de Fray Wray y Joel McCrea, quienes cargan con gran parte del peso dramático del film. En el caso particular de McCrea, este alcanzaría una mayor notoriedad luego de su participación en el film de Alfred Hitchcock, “Foreign Correspondent” (1940). Leslie Banks por su parte, realiza un trabajo más que adecuado personificando al maquiavélico Conde Zaroff, aunque a ratos cae un poco en la sobreactuación. Debido a que luego de la Primera Guerra Mundial el actor quedó con gran parte del lado izquierdo de su cara paralizado, los directores aprovecharon dicha limitación para establecer la dualidad que caracteriza al siniestro personaje. De esta forma, en aquellas escenas en las que es enfocado el lado derecho de su rostro, Zaroff se muestra como un hombre civilizado, encantador, e incluso algo compasivo con sus invitados. Todo esto cambia en aquellas escenas en las que su rostro es enfocado en su totalidad, ya que es ahí cuando el espectador pasa a ser testigo de la verdadera naturaleza del frío y despiadado Conde.

La película dura alrededor de 65 minutos, lo que ayuda en gran medida a que el dinámico ritmo narrativo establecido desde el principio del film no decaiga en ningún momento. Lamentablemente, esta obra terminó siendo opacada por el tremendo éxito que obtuvo “King Kong”, lo que al mismo tiempo relegó a gran parte de las producciones llevadas a cabo por Schoedsack y Cooper al más completo olvido. Al mismo tiempo, el éxito que estaban obteniendo los estudios Universal con sus películas de monstruos, no permitían sembrar mayor interés en una obra en la que el villano no es más que un simple humano. Tan solo el paso de los años ayudaría a convertir a “The Most Dangerous Game” en una obra de culto, la cual obtendría una mayor notoriedad debido a su mención en la cinta de David Fincher, “Zodiac” (2007), en la que se la señala como la película preferida de infame asesino del zodiaco, que aterró a los habitantes de California a fines de la década del sesenta. La verdad es que “The Most Dangerous Game” cuenta con suficientes méritos como para brillar por sí misma; a la entretenida historia y a las buenas actuaciones, hay que sumarle el cuidado trabajo de fotografía de Henry W. Gerrard, y la inquietante banda sonora de Max Steiner, elementos que en conjunto convierten a este film en una verdadera joya olvidada del cine de suspenso y aventuras.


por Fantomas.

6 comentarios:

Jorge dijo...

Excelente reseña, como siempre muy completa.

No sabía de la existencia de esta película, ni que era de los creadores de la genial "King Kong" del año 1933. Solo por eso, esta película debe estar genial, como bien dices en tu reseña.

Saludos y como siempre, excelente post.

Sam_Loomis dijo...

Recuerdo bien haber visto la mención de esta película en la magnífica "Zodiac". Lamentablemente la película no la he visto, aunque suena interesante sin duda. Este concepto ha sido explorado ya muchas veces en el cine y televisión, pero sin duda sería interesante ver al original de todo.

¡Saludos Fantomas!

Katy dijo...

me tinco mucho!!
como siempre buenisimo el comentario..
cuando comencé a leer el post me acorde de una película q vi hace vaaaarios años XD, 10 indiecitos, bien buena tb, por lo q recuerdo, podrías hablar de ella algún día...
besos!
hablamos!
chauu
=)

MarioBava dijo...

Magnifico film, sim palabras para esta pequeña obra maestra...

Jose A.Diego

Psicodeliazombie dijo...

Gracias fantomas por deleitarnos con tu sabiduria cinefila... No la he visto pero ya esta en la lista de poendientes...!!!

un saludo...!!!

Möbius el Crononauta dijo...

Vi esta película siendo bastante pequeño y no recuerdo nada, pero leyendote me han entrado ganas de volverla a ver. Además nos cuentas unos detalles bastante interesantes. Excelente post.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...