lunes, 28 de abril de 2008

Gaslight: Un thriller psicológico en la Inglaterra victoriana.

“Gaslight” (1944), es un film de suspenso del director George Cukor, el cual está protagonizado por Ingrid Bergman, Charles Boyer, Joseph Cotten y Angela Lansbury.

La tía de Paula (Ingrid Bergman), la famosa artista Alice Alquist, es asesinada en su casa. Paula, que vive con ella, es quien encuentra el cuerpo. La policía no logra dar con el asesino y la niña es enviada a Italia con un tutor. Diez años más tarde, Paula vuelve felizmente casada a la antigua casa de su tía en Londres. Sin embargo, la felicidad inicial se torna algo siniestra cuando extraños sucesos comienzan a atormentarla; luces que de un momento a otro disminuyen de intensidad, sonidos de pasos en un ático completamente sellado, y objetos que de un momento a otro desaparecen del lugar en el que los dejó. Eventos misteriosos que solo la joven y vulnerable Paula ve, y que lentamente comienzan a volverla loca, que es precisamente lo que espera su maquiavélico esposo George (Charles Boyer).


Cuando la obra de teatro “Gaslight” llegó a los Estados Unidos bajo el nombre de “Angel Street” a comienzos de 1939, obtuvo un éxito inusitado. De hecho, cuando llegó a Broadway estuvo en cartelera por casi tres años. Al ver esto, los estudios Columbia rápidamente se hicieron de los derechos para realizar una versión cinematográfica de la obra, pero por una serie de complicaciones el proyecto quedó suspendido por un tiempo. Sin preocuparse de la situación que estaba aconteciendo en Norteamérica, la productora inglesa British Nacional lanzó su propia versión de la obra en 1940, adelantándose a cualquier movimiento de la Columbia. La cinta tuvo una buena acogida en su país de origen, por lo que los ejecutivos de la Columbia se vieron en el dilema de ver si ellos realizaban su propio film o sencillamente llegaban a un acuerdo de distribución con la productora inglesa, pudiendo así obtener ganancias sin realizar ningún esfuerzo.

Conversaciones más, conversaciones menos, los ejecutivos de la Columbia decidieron venderle los derechos de la cinta a la MGM, estudio que rápidamente comenzó a hacer las gestiones necesarias para lanzar la versión norteamericana de “Gaslight”. Lamentablemente para las pretensiones del estudio, en aquel momento existía un buen número de copias de la versión británica circulando en los Estados Unidos. Debido al miedo de que un posible relanzamiento de la versión inglesa entrara en directa competencia con la versión norteamericana, la MGM cerró un curioso trato con la British Nacional; pese a que los británicos aceptaron no distribuir la cinta en Norteamérica, la MGM se empecinó en destruir todas las copias y los negativos circulantes de la versión de 1940. Afortunadamente algunas copias sobrevivieron, por la que la versión original de “Gaslight” vio la luz nuevamente en 1950. Para ese entonces, la versión de la MGM había logrado su objetivo; quedar grabada en la retina del público, opacando de esta forma a la cinta original.

Los cambios realizados en el remake de la MGM son bastante variados. Para comenzar, en la versión de 1944 la heroína está directamente relacionada con la víctima del asesinato que da inicio a la trama; tras la muerte de su madre, Paula queda bajo la tutela de su tía Alice, quien es una famosa artista de la escena musical. Es por este motivo que el film no pierde mucho tiempo centrándose en el asesinato, sino que se preocupa de desarrollar el efecto traumático que este acontecimiento ha tenido en la joven Paula, trauma que posteriormente aprovechará su esposo para intentar volverla loca. En la versión de 1940, la víctima del asesinato es una señora adinerada la cual vivía sola con sus criadas. El asesinato se muestra con lujo de detalles, dejando entrever las razones que tuvo el asesino para cometer semejante crimen. Como la heroína de esta cinta no tiene relación alguna con dicho hecho, su esposo la maltrata sicológicamente a sabiendas de que ella había sufrido algunas crisis nerviosas en el pasado. Esto claramente nos deja con dos protagonistas de características distintas; mientras que en la versión inglesa se muestra a una mujer que en todo momento es frágil, en la versión de la MGM la protagonista, quien en un principio se muestra segura de sí misma, tras el asesinato se convierte en una inválida emocional que no puede lidiar de manera adecuada con la felicidad de su nuevo matrimonio.

Por otra parte, si en la versión original el personaje que hacia las labores de detective era un policía retirado que ahora trabajaba criando caballos, en la de la MGM la labor detectivesca se divide entre dos personajes. Por un lado tenemos a un joven detective que trabaja en Scotland Yard, personificado por Joseph Cotten, quien casualmente decide reabrir el caso del asesinato ocurrido años atrás, y que convenientemente se convierte en una especie de romántico caballero al rescate de la heroína. Respondiendo a una glamorización de los personajes, el detective interpretado por Cotten es retratado como una especie de caballero aristócrata, el cual es invitado a exclusivos conciertos y posee amistades bien catalogadas socialmente. Por todo esto es justo considerar a este personaje como la perfecta combinación entre Sherlock Holmes y el príncipe encantador. El otro personaje envuelto en las labores de investigación está interpretado por Dame May Whitty, quien personifica a la Sra. Thwaites, la viejita curiosa del barrio que muestra un inusitado interés por averiguar lo acontecido años atrás en la casa de Alice Alquist. Aunque la función principal de la improvisada detective es actuar como alivio cómico a los diversos momentos de tensión que presenta el film, es inevitable que por momentos desvíe el foco de atención de una historia espléndidamente bien narrada, adquiriendo más protagonismo del necesario.

Otro de los personajes cuyas características fueron cambiadas, fue el de la criada Nancy, personificada en la versión de la MGM por la entonces debutante Angela Lansbury, de tan solo 19 años. Si bien en la versión original la criada se burlaba a escondidas de la dueña de casa, y en un determinado momento de la cinta comienza una relación extramarital con su patrón, en el remake se muestra a Nancy como una joven sumamente insolente, la que incluso podríamos decir que obtiene un cierto grado de placer cuando se enfrenta o ridiculiza a Paula. En cuanto al adulterio, en la versión de 1944 no pasa del simple coqueteo, por lo que este aspecto no resulta realmente relevante en dicha versión. Sin lugar a dudas, la versión de 1944 cumple con entregarnos unas buenas dosis de suspenso, y al mismo tiempo deja que las estrellas brillen en cada una de las escenas donde participan. El elenco en su totalidad realiza un estupendo trabajo, en especial la pareja protagónica conformada por Bergman y Boyer.

Aún cuando la cinta de 1944 es bastante más predecible que el largometraje original, la primera cuenta con una serie de virtudes que la alzan por sobre la versión británica, como por ejemplo las ya mencionadas actuaciones del elenco participante, donde Ingrid Bergman ganó un Oscar por su trabajo en este film, mientras que Charles Boyer y Angela Lansbury obtuvieron nominaciones por sus interpretaciones. Además, obtuvo un Oscar por su dirección de arte, y fue nominada en las categorías de mejor película, mejor guión, y mejor fotografía. Independiente de los galardones obtenidos, sin lugar a dudas ambas producciones presentan una historia interesante, cuyo potencial fue explotado de la mejor manera posible tanto por George Cukor como por Thorold Dickinson. Es por este motivo que ambos largometrajes son considerados como verdaderas joyas del thriller psicológico, y como clásicos incombustibles que mantienen su encanto completamente intacto hasta el día de hoy.



por Fantomas.

11 comentarios:

Sam_Loomis dijo...

Curioso, cuando viví en Estados Unidos, un teatro de la localidad se llama Gaslight. No sabía que venía de una obra de teatro, y que tenía su versión cinematográfica. Tendré que tenerla en mi larga lista de pendientes.

Muchos saludos

Anónimo dijo...

Cómo te va.
Lo cierto es que no te conozco,llegué a este blog por mera casualidad al estar buscando algo sobre la actriz Elizabeth Hartman y san google dentro de la gama de posibilidades que ofrece me presentó tu blog y debo reconocer que he estado pegada aqui por más de dos horas, realmente muy agradable de leer, te felicito lolito.

Que estés bien. Paulina.

Möbius el Crononauta dijo...

Vaya vaya, vi esta película hace mucho, ¡y no lograba recordar el título! Qué bueno que me la hayas recordado, le volveré a echar un vistazo.

Excelente información sobre la película, enhorabuena

Möbius el Crononauta dijo...

Por cierto, si le interesan los premios virtuales, le espera uno en mi blog.

Saludos

Anónimo dijo...

Luz de Gas

Jorge - cinenovedades dijo...

Cinta que sin duda tendré en cuenta por tu excelente reseña y porque cuenta con un guión más que interesante.

Interesantísimo los detalles que nos brindas sobre la diferencia entre ésta remake y su versión original, así como la destrucción de cintas de la versión original para que no opacara el remake, muy buenos datos.

Excelente reseña. Saludos, Jorge.

MarioBava dijo...

Gran critica Fantomas. No conocia este film porque estoy embarcado solamente en el cine de los 70 y 80 pero posiblemente algun dia le eche un vistazillo.

Saludos

Jose

Dolly dijo...

me gusto tu comparación entre teoría de la relatividad y el psicoanalisis de hegel, bastante interesante....
ja!

si esta bueno el comentario, se ven bien buenas ambas versiones, entre las descripciones de los personages de la versión de la MGM me gusto el de Joseph Cotten...
...ideal, seria bueno verla...

espero el proximo post ;)
besis, hablamos
=)

darkerr dijo...

Estupendo post, muy buen trabajo al brindar información de dos peliculas al mismo tiempo. Las incluyo en la lista de pendientes a ver con prioridad. Saludos.

Pablo dijo...

Fenomenal película de intriga dirigida por otro fenomenal George Cukor, donde nos cuenta una extraordinaria historia de suspense de las que por desgracia ya no se llevan por ninguna parte. Una película distinta a todas, pués desde el principio ya sabes quien es el asesino y el culpable de este "tinglao", pero la única que no se entera es la impagable Ingrid Bergman (Oscar por supuesto para ella), porque menudo papelón. Y claro este es el motivo por el cual consigue Cukor mantener toda la tensión hasta el final (que menudo final, por cierto). Del duo masculino de sombrerazo tanto para D. Charles Boyer, como para D. Joseph Cotten. Una película completamente fabulosa, pués hasta los decorados están soberbios. En fín, un peliculón, que hizo historia, y que se ha convertido en todo un clásico del cine de intriga de todos los tiempos. Saludos!!!. Y como siempre Felicidades amigo Fantomas por tu genial trabajo. Si señor.
http://pablocine.blogia.com

monapaty dijo...

excelente comentario, muy buena tu narrativa. Me interese en ver dicha cinta, te felicito. Una admiradora de tu blog y tu narrativa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...