domingo, 11 de mayo de 2008

El cebo: Una de las tantas películas imprescindibles del cine español.

“El Cebo” (1958), es un film de suspenso del director húngaro Ladislao Vajda, el cual está protagonizado por Heinz Rühmann y María Rosa Salgado.

Una pequeña niña aparece asesinada en un cantón suizo. El crimen guarda parecido con otros asesinatos ocurridos con anterioridad y el comisario Matthäi (Heinz Rühmann), quien está a punto de retirarse, no termina de convencerse de la culpabilidad del único sospechoso: un torpe vendedor ambulante al cual apuntan todos los indicios. Por esta razón, el inspector decide abandonar todos sus planes e iniciar una investigación por su cuenta, con el fin de descubrir la verdadera identidad del asesino en serie.


Ladislao Vajda comenzó su carrera como guionista en el cine mudo austriaco y alemán, para luego trabajar como montador en los años treinta junto a personajes como Billy Wilder o Henry Koster. Fue durante la década del cuarenta que el director se asentaría en España, lugar donde rodaría sus más aclamadas cintas, muchas de las cuales contaban con la participación de uno de los niños prodigio del cine español, Pablito Calvo. Películas como “Mi Tío Jacinto” (1956), “Marcelino Pan y Vino” (1955), y “Un Ángel Pasó por Brooklyn” (1957), entre otras, son un ejemplo del legado cinematográfico que este director dejó en España. Sin embargo, fue con “El Cebo”, una obra imprescindible del cine de suspenso, la cual fue escrita por el pintor y escritor suizo Friedrich Dürrenmatt, que el realizador alcanzaría su cumbre creativa.

Lo que esta cinta expone de manera brillante es el choque entre el mundo adulto y el infantil, utilizando una escabrosa historia policial como telón de fondo, historia que por lo demás se adelanta por varios años a la moda de los asesinos en serie en el cine, e incluso a temas como la dominación enfermiza expuesta de forma magistral por Alfred Hitchcock en su film “Psycho” (1960). Para lograr esto, el director escogió como escenario a los cantones suizos, sitios reconocidos por su paz y tranquilidad, los cuales sirven de manera perfecta como metáfora de que todo mundo inocente, en este caso el mundo de los niños, está propenso a ser contaminado por la oscuridad y la depravación de los adultos, idea que se sostiene durante todo el transcurso de la película. Y es que de hecho cuando Dürrenmatt escribió el guión, su intención era advertirles a los padres de los peligros de los crímenes sexuales en contra de los niños, tema que hoy en día es una realidad más que patente.

La verdad es que durante todo el transcurso de la cinta, el mundo de los adultos se muestra de manera amenazante, al punto que ni la policía ni el protagonista pueden escapar de la generalización que realiza el director. De hecho, resulta cuestionable la crueldad con que la policía trata al pobre vendedor ambulante que se convierte en el primer sospechoso de los crímenes, quien traumatizado por los abusos sufridos a manos de los agentes de la ley, termina suicidándose. Más reprobable aún es la maquiavélica estrategia de un obsesionado inspector Matthäi, el cual no dudará en utilizar un cebo humano en su intento desesperado por atrapar a su presa. ¿Es justificable que el inspector utilice a una pequeña niña con el fin de frenar futuros asesinatos? ¿Quién es moralmente más enjuiciable: el asesino que finalmente es un enfermo, o el inspector que pone en juego una vida inocente plenamente consciente de lo que está haciendo? Estás preguntas rondarán por la mente del espectador durante gran parte de la cinta, sin que este logre llegar a una conclusión por completo satisfactoria.

También resulta interesante como se gráfica el mundo infantil, mostrándolo como un mundo dominado por la fantasía y la inocencia. Este hecho se plasma de manera perfecta en el dibujo realizado por Gretta, una de las niñas asesinadas por el psicópata, el cual sirve de base para la investigación del inspector Matthäi. En este dibujo se ve como la niña fusiona el mundo real con el mundo de los cuentos de hadas, describiendo como un gigante al hombre culpable de su muerte. Esta realidad vista a través de los ojos de los niños es reafirmada por el testimonio de la mejor amiga de Gretta, la cual asegura fehacientemente que fue un verdadero gigante el que estableció contacto con su amiga, demostrando la fascinación de los niños por los mundos fantásticos, los cuales gracias a su imaginación e inocencia terminan convirtiéndose en parte de su realidad.


Es sumamente interesante como el director utiliza un simple dibujo infantil como la principal pista de una serie de asesinatos, sometiéndolo incluso al escrutinio del psicólogo de la policía, el cual logra darnos algunas características psicológicas del hombre que está detrás estos escabrosos crímenes, entregando además las posibles razones que lo llevan a asesinar a pequeñas niñas indefensas. También es destacable como Vajda maneja el suspenso en una historia donde no hay grandes giros de tuerca, sino que más bien se aprovecha lo inminente de las situaciones. En el transcurso de la cinta somos testigos de los múltiples errores del inspector, y sufrimos a causa de ellos. De la misma forma, es destacable como el director maneja un tema tan macabro sin caer en lo netamente explícito, logrando transmitir una sensación de peligro constante sin mostrar una gota de sangre.

En lo que a las actuaciones se refiere, estas en general son bastante buenas. Heinz Rühmann logra construir un personaje lleno de matices, mostrándose a ratos como un hombre frío que hará lo posible por lograr su cometido, mientras que en otras ocasiones muestra su lado tierno, en especial en gran parte de las escenas que comparte con la pequeña que utiliza como carnada. Por su parte, Gert Fröbe también realiza un buen trabajo como el siniestro y atormentado asesino. Este actor es más conocido por haber interpretado al villano Auric Goldfinger en el film de James Bond, “Goldfinger” (1964), papel que en gran medida obtuvo gracias a participación en esta cinta. Por otro lado, la película también presenta el estupendo trabajo de fotografía de Ernst Bolliger y Heinrich Gärtner, quienes en gran medida son responsables de la atmósfera inquietante y opresiva que domina al relato. En lo que respecta a la banda sonora, la cual fue compuesta por Bruno Canfora, resulta sumamente efectiva al momento de ambientar las escenas, ya sea aumentando la tensión de las mismas, u otorgándoles una sensación de tranquilidad aparente.

En relación al aspecto narrativo del film, el guión es interesante a pesar de la simpleza con la que se presentan los hechos. Curiosamente, el guionista se encontraba escribiendo una novela inspirada en el guión, a la que le dio un final bastante más oscuro que el que presenta la película. Dicha novela sería adaptada varios años más tarde por Sean Penn bajo el título de “The Pledge” (2001), y estaría protagonizada por el incombustible Jack Nicholson. En definitiva, “El Cebo” es una verdadera joya del cine de suspenso, cuyo mensaje final plantea que la inocencia de los niños debe ser protegida cueste lo que cueste, evitándoles en lo posible cualquier exposición al horror del mundo de los adultos. Tal vez si su director hubiese sido Alfred Hitchcock o Fritz Lang, esta película habría tenido mayor difusión y ahora sería considerada como una obra fundamental del cine de suspenso. Sin embargo, se trata de una cinta desconocida para gran parte del público, que merece ser rescatada del infame baúl del olvido.



por Fantomas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

fantomas, muy bueno tu comentario,me encantan las peliculas de suspenso, mas aun si es cine español. tendre que verla y luego la comentamos. felicitaciones

Kasker dijo...

He leido que te han nominado para recibir la estrella en el paseo de los mejores blogs de cine, no es para menos, tus análisis son muy completos y tus elecciones variadas. Seguiré leyendote.

Katy dijo...

:O q popular estas!!
estrella de la fama de los blogs!?
muy bien!!
no me habías contado!!
felicitaciones!!
demás si los comentarios de fantomas están bien buenos ;)
oye y seguro q después de este comentario la peli salga un poco mas a la luz!...

me tincó! ;)debe ser buena esa mezcla entre el inocente mundo infantil y el cruel mundo adulto...
habrá q verla algún día...

ya me voy al tuto mejor...
besis!
nos vemos!
chauuu
=)

Möbius el Crononauta dijo...

¡Ostras que buena pinta! Y yo sin saber nada de ella... últimamente estás de lo más acertado. Buen trabajo.

Saludos!

BUDOKAN dijo...

Me has sorprendido con este film que suena más que tentador. No lo conocía y la verdad que me dan muchas ganas de verlo. Saludos!

Psicodeliazombie dijo...

Tampoco conosco esta pelicula... Me pondre en campaña para conceguirla....!!!

Pablo dijo...

Soberbia película, si señor, y en donde Ladislao Vajda se adelantó en el tiempo con esta sensacional historia de intriga. Extraordinario tu trabajo amigo Fantomas. Saludos!!!
P.D.La película tuvo problemas con la censura (cosa natural),su metraje original era de 100 minutos mientras que en España quedó reducida a 86 minutos.
http://pablocine.blogia.com

Ficciones arte dijo...

gracias por la recomendación.
ahora mismo estoy descargando The Getaway

e intentaré conseguir esta tambien.
un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...