domingo, 25 de mayo de 2008

Pánico en el Transiberiano: Terror español al más puro estilo de la Hammer.

“Pánico en el Transiberiano” (1972), es un film de terror del director Eugenio Martín, el cual está protagonizado por Christopher Lee, Peter Cushing y Telly Savalas.

Un antropólogo británico llamado Alexander Saxton (Christopher Lee) descubre un antiguo fósil en las remotas montañas de China, el cual posiblemente es el mítico eslabón perdido. Decidido a investigar a la criatura, Saxton se embarca en el expreso Transiberiano para regresar a Europa. Sin embargo, lo que en apariencia parecía ser un viaje tranquilo, pronto se convierte en una pesadilla cuando el monstruo despierta de su letargo y comienza a asesinar a todos los pasajeros.


Para la década del setenta, las películas de horror gótico popularizadas algunos años antes en Inglaterra por la productora Hammer Films, y en los Estados Unidos por el ciclo de adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe realizado por el director Roger Corman, estaban comenzando a perder su atractivo. Y es que el género del horror estaba en franca evolución, lo que provocó que surgieran producciones con un marcado comentario social, como por ejemplo “Night of the Living Dead” (1968), del director George A. Romero, y otras que se sumergían de lleno en los terreros del thriller psicológico, como por ejemplo “Rosemary´s Baby” (1968), del realizador Roman Polanski. Sin embargo, en países como España e Italia la popularidad del terror gótico se extendería durante algunos años más, en gran medida gracias a la aparición de directores como Amando de Ossorio y Eugenio Martín, entre otros, quienes en algunas de sus obras plasmaron su inclinación por ciertos elementos del subgénero. En el caso particular de “Pánico en el Transiberiano”, este film estaría tan influenciado por las películas de la Hammer, que el productor Bernard Gordon contrataría a Peter Cushing y Christopher Lee, las dos más grandes estrellas de la llamada Casa del Martillo, para interpretar los roles protagónicos de la curiosa cinta de Martín, la cual sería rodada en su totalidad en España.

En “Pánico en el Transiberiano” la mayoría de la acción sucede a bordo del expreso Transiberiano, el cual conecta Siberia con Europa del Este. Entre sus pasajeros se encuentran dos científicos británicos, un antropólogo llamado Sir Alexander Saxon, y un biólogo llamado Wells (Peter Cushing), que durante años han mantenido una marcada rivalidad. Además de ellos, en el tren viaja el Conde Marion Petrovski (George Rigaud), su esposa Irina (Silvia Tortosa), el consejero del conde, un sacerdote de apellido Pujardov (Alberto de Mendoza), un detective ruso (Julio Peña), y una mujer que eventualmente dice ser una espía (Helga Liné). Lo que ellos no saben, es que Saxton lleva consigo el cuerpo congelado de un humanoide primitivo, el cual se cree que puede ser el mítico eslabón perdido. Lamentablemente para todos los pasajeros del expreso, eventualmente la bestia despierta dejando un rastro de cadáveres a su paso. Como si esto no fuera lo suficientemente extraño, cuando el Dr. Welles decide realizarles una autopsia a las víctimas de la criatura, se percata de una extraña peculiaridad: los cerebros de las víctimas están completamente lisos, lo que hace suponer que les han drenado su contenido. Por lo tanto, lo que sea que anda suelto por el tren no solo está asesinando a los pasajeros, sino que también está acumulando el conocimiento de todas sus víctimas.

Si algo hay que agradecerles al director Eugenio Martín y a los guionistas Amaud d´Usseau y Julian Zimet, es que no repitieran el esquema tantas veces utilizado en las producciones de la Hammer, en el cual Christopher Lee estaba llamado a interpretar al villano de la historia, mientras que Peter Cushing ocupaba el rol del héroe carismático y desinteresado. En muchos sentidos Sir Alexander Saxon es el típico personaje de Lee, ya que se muestra como un hombre orgulloso, aristocrático y arrogante, lo que se contrasta con el personaje de Cushing quien se presenta como un tipo agradable pero sumamente competitivo. Pese a esto, “Pánico en el Transiberiano” le otorga la oportunidad a Lee de ocupar el rol del héroe del film, una vez que Saxton decide enfrentarse a la bestia cuyo descubrimiento pudo haberle significado el reconocimiento de sus pares a nivel mundial. Obviamente la presencia de esta dupla de actores no es el único guiño que el film de Martín le hace a las producciones de la Hammer. En la trama se pueden encontrar criaturas prehistóricas al igual que en “When Dinosaurs Ruled the Earth” (1970), del director Val Guest; expediciones arqueológicas de resultados desastrosos, como sucede en “The Mummy” (1959), de Terence Fisher; y algo del sensacionalismo histórico exhibido en “Rasputin: The Mad Monk” (1966), del director Don Sharp.

Esta curiosa fusión de elementos e influencias eventualmente sería responsable del especial encanto que presenta el film, y daría pie a la aparición de una serie de inesperados giros dramáticos durante el transcurso de la historia. Y es que la dupla de científicos conformada por Saxton y Welles no solo deberá enfrentarse a la criatura, sino que también a algunos de los pasajeros más influyentes del tren, entre los que se encuentran el inestable Padre Pujardov y el autoritario Capitán Kazan (Telly Savalas). En el caso del sacerdote, no conforme con asegurar que el monstruo tiene un origen divino, hará todo lo posible por evitar que Saxton y Welles asesinen a la criatura. El Capitán Kazan por su parte, resulta ser aún más problemático que Pujardov. Enviado para solucionar los problemas que están aconteciendo al interior del tren, Kazan cree que los asesinatos son obra de un grupo de anarquistas, por lo que no duda en utilizar una serie de métodos violentos para develar el misterio que se esconde tras los crímenes. Si existe algún tipo de subtexto en “Pánico en el Transiberiano”, este está reflejado en la pareja conformada por el Conde Marion Petrovski y su esposa Irina. Y es que ellos son la fiel representación del infame General Franco, quien en ese entonces aún se encontraba en el poder, por lo que no resulta extraño que ambos se sienten en su lujoso y confortable camarote, y vean con total impunidad como sus sirvientes son brutalizados por el monstruo y por el Capitán Kazan.

En el ámbito de las actuaciones, si bien todo el elenco realiza un buen trabajo, es evidente que quienes se destacan por sobre el resto son Christopher Lee y Peter Cushing. Cabe mencionar que Cushing estuvo a punto de abandonar la producción por el reciente fallecimiento de su esposa, y la depresión que dicho suceso le provocó. Sería Lee, quien había establecido una relación de amistad con Cushing durante su paso por la Hammer, quien lo convencería de participar en el film con la intención de revivir la fórmula que tanto éxito les trajo. Quien también sobresale por sobre el resto del elenco es Telly Savalas, aún cuando este solo aparece en escena durante quince minutos de metraje. Y es que su colorida interpretación del dictatorial Capitán Kazan es sin duda uno de los puntos altos de la cinta. En cuanto al aspecto técnico de la producción, esta cuenta con el irregular trabajo de fotografía de Alejandro Ulloa, la efectiva pero olvidable banda sonora del compositor John Cacavas, y el modesto pero llamativo trabajo de maquillaje de Fernando Florido.

Aún cuando el trabajo de dirección de Eugenio Martín dista de ser perfecto, el realizador logra con éxito crear una historia de terror y ciencia ficción que pese a presentar ciertas dosis de humor negro, evita por completo caer en la parodia. Al mismo tiempo, el director aprovecha de la mejor forma posible el claustrofóbico escenario donde se desarrolla el relato, convirtiendo el interior de los vagones del tren en espacios realmente aterradores. Sin embargo, lo que quizás resulta más importante, es que Martín le otorga cierta coherencia a un guión plagado de giros argumentales tan sorprendentes como inverosímiles. Y es que en gran medida, el guión de “Pánico en el Transiberiano” podría ser considerado como la fusión de la novela de misterio “Murder on the Orient Express”, de la escritora Agatha Christie, con la historia de ciencia ficción “Who Goes There?”, del escritor John W. Campbell, por lo que obviamente su rodaje se presentaba como todo un reto que afortunadamente el realizador español pudo sortear sin mayores inconvenientes. En definitiva, “Pánico en el Transiberiano” resulta ser una película sumamente entretenida, que presenta un guión atractivo, una peculiar atmósfera y un elenco memorable, lo que ha provocado que hoy en día sea recordada como una de las producciones más importantes del llamado género fantástico español.




por Fantomas.

10 comentarios:

Cecil B. Demente dijo...

Superfan de esta cinta, oiga. Una de las últimas películas que alquilé en VHS, en un pequeño videoclub de barrio que no duró ni tres meses abierto...

Anónimo dijo...

fantomas, concuerdo plenamente con tu comentario, vi esta cinta y me parecio muy entretenida. felicitaciones,por recordar una pelicula magistral. chao

Jorge - cinenovedades dijo...

Excelente reseña, como siempre.

Otra cinta que no he visto, y que tendré muy en cuenta. El guión es más que interesante, y como bien dices el hecho de que transcurra en un tren le da una atmósfera claustrofóbica que por lo que comentas ha sido bien aprovechada.

Mención aparte para el muy buen elenco. De primera calidad!

Saludos!

Psicodeliazombie dijo...

Correcta cinta de horror... bastante freak por lo demas...!!!

MarioBava dijo...

Uno de los grandes clásicos del cine español...Poco mas que decir...

Saludos

Pliskeen dijo...

De esas pocas cintas españolas y de terror que me suscitan interés (más que nada por su reparto, para que vamos a engañarnos)

A ver si pronto le echo un vistazo :)

Saludos ;)

TRONCHA dijo...

la reseña bastante bien, lo que ocurre es que no he visto la peli, si que he oido hablar de ella y me animo a verla despúes de leerte.

Saludos...

Cesare dijo...

La tengo en reserva para ver desde hace un año, pero nunca me he decidido ha hacerlo, después de leer esta reseña me apetece mucho, no tardara en caer...

Möbius el Crononauta dijo...

La serie B hispana parece que todavía tiene mucho que enseñarme. Gracias por la recomendación.

Saludos

Katy dijo...

buenisimo comentario, dan ganas de verla, aunq después de ver las fotos y el video con esos monos tan feos, miedooo(8) lo pensare....
jajajaja naa, tinca buena, ;) sii y la música acompaña :S

mucho éxito mañana con la metodología!!!

nos vemos en la tardecita
muchos besis
chauuu
=)

gracias :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...