domingo, 4 de mayo de 2008

¿Quién puede matar a un niño?: Una joya del cine de terror español.

"¿Quién puede matar a un niño?" (1976), es un film de terror del director Narciso Ibáñez Serrador, el cual está protagonizado por Lewis Fiander y Prunella Ransome.

Tom (Lewis Fiander) y Evelyn (Prunella Ransome) son una pareja de turistas ingleses que rentan un bote para visitar la isla ficticia de Almanzora, la cual se encuentra en la costa sur española. Cuando llegan al lugar, se sorprenden al encontrarlo prácticamente desierto. Lo que es aún más extraño, es que la isla parece estar habitada solo por niños, los cuales eventualmente demuestran estar dominados por una fuerza misteriosa que los impulsa a asesinar a todos los adultos que los rodean.

El director, actor y guionista uruguayo Narciso Ibáñez Serrador, se radicaría en España en el año 1947 luego de que su madre, la actriz argentina Pepita Serrador, decidiera continuar su carrera en el viejo continente. Fue así como luego de terminar sus estudios en Salamanca, durante la década del cincuenta Serrador comenzaría a dar sus primeros pasos como guionista y actor, principalmente en el mundo de la radio y el teatro. Ya durante la década del sesenta, daría el salto a la televisión donde adquiriría cierta notoriedad por su trabajo en la serie “Historias para no dormir” (1966-1968), la cual gozó de bastante éxito. Eventualmente, Serrador probaría suerte al interior de la industria cinematográfica con el film de terror “La Residencia” (1969), el cual tuvo una buena recepción tanto a nivel local como internacional. Sin embargo, pasarían siete años antes de que Serrador volviera a filmar una cinta. Con la intención de plasmar que incluso el alma candorosa de un niño es capaz de albergar maldad, el director mostró un marcado interés por adaptar la novela “El Juego de los Niños”, del escritor Juan José Plans, la cual precisamente tocaba dicho tópico de forma bastante particular.

Aunque el tema de los niños como generadores de maldad ya había sido explorado con anterioridad en films como “The Innocents” (1961), del director Jack Clayton, y “Village of the Damned” (1960), del director Wolf Rilla, entre otros, de todas formas Serrador quiso entregar su descarnada visión con respecto al tema. En gran medida, el director postula que los niños son por lo general los mayores receptores de la maldad provocada por los seres humanos, razón por la cual no resultaría extraño que estos eventualmente salieran de su rol de víctimas para convertirse en victimarios, y se levantaran en contra de los adultos responsables de gran parte de su sufrimiento. Con la intención de justificar el posterior accionar de los niños que participan en la historia, Serrador abre el film con una serie de perturbadoras imágenes de archivo, las cuales exhiben un sinnúmero de atrocidades a las que han sido sometidos los niños a lo largo de la historia, como por ejemplo las vejaciones cometidas en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, o las consecuencias directas de la falta de alimentos en algunos países tercermundistas.

En ¿Quién puede matar a un niño?, los protagonistas son Tom y Evelyn, una pareja de turistas ingleses que cansados del bullicio de la ciudad en la que están vacacionando, deciden viajar a la remota isla de Almanzora, la cual Tom visitó algunos años antes en solitario. Es así como la pareja se embarca hacia la pequeña villa que se encuentra ubicada en la isla, cuyas calles parecen estar pobladas solo por niños. En gran medida, Almanzora parece un pueblo fantasma, cuyos peculiares habitantes se comportan de manera bastante extraña. Mientras Tom explora la villa buscando algún tipo de respuesta, Evelyn, quien se encuentra embarazada, espera a su marido en un bar abandonado. Debido a que Tom no ve a ningún adulto en los alrededores, este cree que los habitantes del pueblo pueden haber asistido a algún tipo de festividad local. Sin embargo, cuando él ve como una niña asesina a un hombre, para luego jugar con el cadáver junto a un grupo de niños, logra darse cuenta de lo que en verdad está sucediendo en la isla. Ahora con el tiempo en su contra, Tom y Evelyn intentarán salir de Almanzora con vida, viéndose obligados a cuestionarse si son capaces de asesinar a un niño con tal de sobrevivir a la situación en la que se encuentran inmersos.

A diferencia de lo expuesto en cintas como “Village of the Damned”, en esta ocasión los infantes no son presentados como entes con poderes sobrenaturales, sino que más bien son retratados como el producto de la corrupción del hombre. Bajo su aparente inocencia, se esconde una fuerza de origen desconocido, que los domina por completo y los impulsa a actuar con una violencia desmedida en contra de los adultos que los rodean. Al mismo tiempo que Serrador logra dotar a los niños de un cariz amenazador, este contrasta de forma efectiva el jolgorio existente en la península ibérica, con el silencio sepulcral reinante en el pueblo isleño. Los edificios blancos y la inamovilidad absoluta de la aldea, proyectan la idea de que en el lugar sucede algo extraño. Esto se hace aún más patente cuando el silencio antes mencionado es quebrantado por elementos que hablan de una vida interrumpida: un carro de helados con la mercancía derretida, un pollo quemado que da vueltas sin parar sobre las brasas, una televisión encendida que solo muestra nieve en su pantalla, y una misteriosa llamada telefónica que pide ayuda en alemán. El suspenso que se genera durante la llegada de la pareja protagónica a la isla, eventualmente cambia radicalmente de tono cuando la amenaza representada por los niños es revelada, dando inicio a una escalada de violencia que no se detendrá hasta el sorpresivo clímax del film.

En lo que a las actuaciones se refiere, Prunella Ransome realiza un estupendo trabajo interpretando a una mujer embarazada que se rehúsa a aceptar que los niños puedan tener un comportamiento tan violento, mientras que Lewis Flander en cambio, realiza una labor más bien mediocre que ni siquiera dejó conforme al mismísimo Serrador, quien se dice que quería a Anthony Hopkins para interpretar al contrariado protagonista del film. En cuanto al aspecto técnico de la producción, esta presenta la efectiva pero olvidable banda sonora del compositor Waldo de los Ríos, y el maravilloso trabajo de fotografía de José Luis Alcaine, quien es uno de los grandes responsables de la atmósfera malsana y claustrofóbica que caracteriza al relato. El estreno de ¿Quién puede matar a un niño? provocó diversas reacciones en el público y en la crítica. Mientras que algunos críticos postularon que la cinta a modo de metáfora intentaba reflejar el proceso vivido en España luego del fin de franquismo, otros mencionaron que se trababa de una fábula de ciencia ficción que relataba posibles hechos futuros, y que incluso se trataba de una crítica descarnada al sistema educacional reinante en la sociedad española, el cual indirectamente buscaba que los niños el día de mañana se convirtieran en personas violentas.

Más allá de las diversas interpretaciones que se le puedan dar al film, ¿Quién puede matar a un niño? sigue siendo recordada como una de las mejores películas de terror psicológico realizadas en España. Y es que afortunadamente, Narciso Ibáñez Serrador maneja de buena manera el tabú cinematográfico que significa asesinar a un niño en pantalla, hecho que en sí mismo encierra una curiosa paradoja en la que el contexto de la historia se contradice con el mensaje que busca difundir el director. En definitiva, ¿Quién puede matar a un niño? es sin lugar a dudas un film interesante, que no solo logra atrapar al espectador con una trama claramente influenciada por el cine de George A. Romero y por novelas como “El señor de las moscas”, del escritor William Golding, sino que además pone sobre la mesa temas como el rol de la sociedad en el desarrollo de las conductas infantiles, y los límites que el ser humano puede llegar a cruzar con tal de asegurar su propia sobrevivencia.




por Fantomas.

9 comentarios:

Jerry_Kane dijo...

oooo, terror del bueno compadre. Felicidades, es un poco extenso, pero es un muy bien cuidado comentario. Creo que el hecho de ser una cinta no hollywoodense ya te da en el inconsciente una perturbación al no saber que cresta pasará lejos de los cánones comerciales gringos.
Saludos!

monapaty dijo...

fantomas a pesar de no gustarme las peliculas de terror,tu narracion de dicho film ha despertado mi curiosidad. Como siempre tu critica es siempre interesante. saludos monapaty

Katy dijo...

Interesante peli, comencé a leer la reseña y la primera película q se me vino a la mente fue Village of the Damne, mm de verdad hay niños q dan miedo… después leyendo eso que podía ser producto de la maldad provocada por adultos que afecta a algunos niños, se me vinieron a la mente todas esas imágenes terribles, de situaciones traumáticos q viven tantos niños, y después la gente se queja de cómo esta la sociedad hoy en día, q mas se puede esperar si se interrumpe la mejor etapa en muchos niños, terrible....

bueno se ve buena la película, pero creo q no la vería, porq me daría miedo!!!
jajaja naaaa, demas q la veo, una mas en la lista!! ya paraa!!
jajaja
buena reseña again
besos!
hablamos
chauu
=)

MarioBava dijo...

Una de las mejores peliculas del fantastico español... Gran Serradorrrrr !!!!!!!!!

Psicodeliazombie dijo...

Seeeeeeeeee... es una gran pelicula. España puede galardonarce de tener una tradicion de cine fantastico muy prolifera... ahunque la calidad no siempre es la mejor tienen sus obras maestras...!!!

Katy dijo...

q topisimo! el arreglo del blog con coming soon! buenisimo!
supongo q se renovaran periódicamente...
buen aporte al blog fantomas :P

ayyy quiero ver indiana jones!!!!!
XD
chau

Sam_Loomis dijo...

Esta se me ha ido pasando con el tiempo, pero esta reseña es una de las muchas opiniones positivas que ma ha tocado leer. Tengo que verla pronto.

Saludos

babel dijo...

Buena película, sí señor, y fantástica reseña.. hace unas semanas revisioné "La residencia", y esta un día de estos la vuelvo a ver.
De lo que me acabo de enterear es de que Chicho Ibañez es Uruguayo!.. parece una tontería, pero no lo sabía.
Sigo la lectura de este blog.. Un saludo!!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

De mis películas de terror favoritas. Gran reseña.
Como dices, no se cae en el típico oscurantismo tan común en el género. Tienes razón al decir que esa atmósfera de blancura y luminosidad cegadora genera más indefensión que la oscuridad más cerrada. Todo es saber jugar con las situaciones: en la oscuridad o espacios intrincados, no puedes ver la amenaza, pero siempre se presiente, crea turbación, pero porque normalmente se plantean las situaciones olvidando de que la amenaza (antagonista, asesino, lo que sea) tampoco puede verte a ti. A la luz del día o en espacios abiertos es al contrario: puedes percibir de donde viene el peligro, pero estás del todo expuesto a él, y tienes menos posibilidades de escapatoria. Prefiero planteamiento de esta película, su ambientación me dio un mal rollo tremendo.
Hay escenas de una violencia y sadismo horrendos, más que las dos que señalas, como un par de escenas finales. Creo que actualmente algunas de esas escenas causarían revuelo entre las mentes bienpensantes si la película se estrenase hoy día. Creo que es de esas películas que paradójicamente gozaba de una libertad de expresión y planteamiento de la que no podría disfrutar del todo ahora, tan preocupados por lo políticamente correcto.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...