jueves, 8 de mayo de 2008

The Sentinel: Horror teológico de los setenta.

“The Sentinel” (1977), es un film de terror del director Michael Winner, el cual está protagonizado por Cristina Raines y Chris Sarandon.

Alison Parker (Cristina Raines) es una joven modelo que decide arrendar un departamento para irse a vivir sola. Al poco tiempo de mudarse a su nuevo hogar, comienza a sentirse algo inquieta por los constantes ruidos que hacen sus vecinos y por las horribles pesadillas que la atormentan noche tras noche. Sin embargo, cuando Alison le comenta su problema a la agente de bienes raíces que le vendió el departamento, esta le asegura que en el edificio solo vive ella y un misterioso sacerdote, lo que le hará dudar de su estado mental y eventualmente la llevará a descubrir el oscuro secreto que esconde el inmueble.

La década del sesenta en los Estados Unidos fue una época marcada por una serie de cambios sociopolíticos. Hechos como el asesinato del Presidente Kennedy y la Guerra de Vietnam, tuvieron un potente efecto en la sociedad norteamericana, la cual comenzó a tener problemas para distinguir la línea divisora entre lo correcto y lo incorrecto. Esto eventualmente provocó que entre los norteamericanos empezara a reinar una creciente desesperanza que los llevó a cuestionarse seriamente sus creencias. De forma paralela, la cultura pop empezó a retratar esta evidente fragmentación de la fe experimentada por la sociedad estadounidense, lo que serviría de punto de partida para la realización de un ciclo de películas que buscaban atacar las bases del idealismo religioso. Dicho movimiento cinematográfico contaría con obras como “Rosemary´s Baby” (1968), del director Roman Polanski, “The Devils” (1971), de Ken Russell, “The Exorcist” (1973), de William Friedkin, y “The Omen” (1976), de Richard Donner, entre otras. Dentro de las cintas pertenecientes a esta oleada de largometrajes potencialmente blasfemos, se encuentra “The Sentinel”, la cual como muchas otras obras de similares características realizadas en aquel periodo, se terminó perdiendo entre los grandes clásicos del género.

En “The Sentinel”, cinta la cual está basada en la novela del mismo nombre del escritor Jeffrey Konvitz, la modelo neoyorkina Alison Parker y su novio Michael Lerman (Chris Sarandon), están buscando un lugar donde establecerse. Sin embargo, Alison no está muy segura de querer vivir con su novio, por lo que comienza a buscar un departamento en solitario. Eventualmente decide mudarse a un viejo edificio, el cual está habitado por una serie de curiosos personajes, entre los que se destaca un sacerdote ciego de presencia amenazadora. Al poco tiempo de su llegada al departamento, Alison empieza a experimentar diversas dolencias e insomnio, junto con horrendas visiones de su fallido intento de suicidio y de su recientemente fallecido padre, cuyo extraño comportamiento provocó que ella sufriera de depresión algunos años atrás. Al mismo tiempo, no puede evitar sentir cierta molestia por los ruidos provocados por sus extravagantes vecinos, por lo que decide contactar a la agente de bienes raíces que le vendió el departamento en busca de alguna solución. Cuando esta le comenta que ella y el misterioso sacerdote son los únicos habitantes del inmueble, Alison y Michael comienzan a investigar la historia del edificio, el cual encierra un secreto que sería mejor que permaneciese enterrado para siempre.

Si hay algo por lo que se destaca “The Sentinel”, es por presentarse como un testamento del poderío de las imágenes. El director no solo contrasta de manera efectiva los espacios abiertos de la ciudad de Nueva York con el lúgubre interior del edificio habitado por la protagonista, otorgándole a este último una marcada atmósfera claustrofóbica, sino que además durante el transcurso del film inserta una serie de imágenes de carácter onírico, las cuales resultan ser tan atractivas como aterradoras. En relación a esto último, si bien en la mayoría de las ocasiones Winner estuvo apoyado por el maravilloso trabajo de maquillaje de Dick Smith a la hora de retratar a los monstruos que habitan tanto en la mente de Alison como en el edificio donde ella vive, el director cometió el error de utilizar a gente con malformaciones físicas para representar a los agentes del mal que se esconden en el siniestro inmueble donde transcurre el relato. Esta particular decisión le valió una serie de críticas al realizador, las que principalmente ponían en tela de juicio la calidad moral del mismo.

Por otro lado, “The Sentinel” como muchos otros films de terror, funciona como una metáfora acerca de la búsqueda de igualdad de derechos por parte de la mujer en una sociedad predominantemente machista. Y es que en vez de refugiarse en los brazos de su novio, Alison ansía ser independiente, lo que inevitablemente la traerá una serie de problemas que condicionaran su rol dentro de la sociedad y su propia vida. Lamentablemente, si bien muchas de las protagonistas de este tipo de historias comienzan ejerciendo el rol de víctimas para luego convertirse en verdaderas heroínas, Alison no es tan afortunada. Su agridulce destino está dominado por una cruel ironía, cuya importancia resulta ser vital para más gente de la que ella imagina. Otro de los temas interesantes que toca la cinta, es la marcada dualidad existente al interior de la Iglesia Católica. Por momentos, Winner presenta a la Iglesia como una entidad siniestra y manipuladora, dispuesta a engañar a la sociedad y a los creyentes con tal de lograr sus objetivos. Sin embargo, será la figura del Padre Halliran (John Carradine) la que representará las buenas intenciones de una institución que con el paso de los años ha ido tiñendo su reputación de manera lamentable.


En cuanto a las actuaciones, Cristina Raines realiza un buen trabajo interpretando a una mujer cuyos deseos y aspiraciones se ven frustradas por una serie de extrañas ocurrencias, que eventualmente la terminan sumiendo en el peor de los horrores. Aún cuando la actuación de Raines es correcta, si por algo es recordada “The Sentinel” es por los rostros encargados de interpretar los roles secundarios del film. De este grupo, quienes más se destacan en términos actorales son Burgess Meredith, quien interpreta a uno de los extravagantes vecinos de Alison, y John Carradine, quien se encarga de interpretar al misterioso Padre Halliran, el cual da la impresión de vivir constantemente sumido en un peculiar trance. Además de ellos, en la cinta participan con breves cameos Ava Gardner, Beverly D´Angelo, Jeff Goldblum, Tom Berenger, Eli Wallach, Jerry Orbach y Christopher Walken. Esta gran cantidad de rostros familiares no solo le otorga a la película un encanto especial, sino que además le imprime una credibilidad al relato que un elenco distinto no hubiese podido lograr.

En lo que respecta al aspecto técnico de la producción, no solo resulta destacable el trabajo de fotografía de Richard Kratina, sino que también el atractivo diseño de producción de Edward Stewart, y la efectiva banda sonora compuesta por Gil Melle. Aún cuando el guión escrito por Michael Winner y Jeffrey Konvitz da lugar a algunos ripios narrativos, de todas formas el director logra imprimirle un ritmo narrativo dinámico al film, el cual rápidamente atrapa al espectador en una historia marcada por momentos realmente espeluznantes y un sorpresivo giro final. En definitiva, bajo la apariencia de una obra menor del ciclo de cine demoníaco que tanto éxito tuvo durante la década del setenta, se esconde una película sumamente interesante y perturbadora, que ha soportado de buena manera el paso del tiempo, y cuyo llamativo apartado visual e interpretativo ha permitido que “The Sentinel” se alce por sobre otras producciones de similares características.




por Fantomas.

11 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Gracias por descubrirme esta película, la desconocía por completo, y parece muy interesante.

Saludos!

Babel dijo...

Aunque pocas veces comente, yo voy tomando nota de estos films que posteas tan interesantes.

Por cierto, me he permitido nominarte para un premio en mi blog.. ;)

Saludos!!

Anónimo dijo...

una vez mas,tu comentario es muy apasionante. Estas logrando que me interese por los films de terror. felicitaciones, pienso que la iglesia si tiene dos caras.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ficciones arte dijo...

estas peliculas raras no se por que pero me cachondean, XD

oye me he dado cuenta de que escribo parecido a ti. solo que tu escribes mas y mejor XD.

un saludo

darkerr dijo...

Tengo pendiente de ver ésta pelicula, y ahora tu post me ha convencido de que hay que verla, de todas maneras. Buena reseña y critica. Saludos amigo¡.

Damián de Haedo dijo...

Qué interesante me resultaría ver esta peli. Voy a ver dónde puedo conseguirla.
Winner es un tipo que hizo cosas muy interesante y otras espantosas, no?

Jorge - cinenovedades dijo...

Que interesante resulta esta película, realmente la desconocía por completo y ya me pongo en plan para poder verla.

Con respecto a la iglesia, todavía hoy ponen el grito en el cielo contra muchas producciones (ej. "La Ultima Tentación de Cristo" y "El Código Da Vinci", las primeras que se me vienen a la mente), así que ni me quiero imaginar lo que debe haber sido en esa época.

Excelente reseña Fantomas, como siempre.

Saludos, Jorge.

Cecil B. Demente dijo...

Esta la vi recientemente y la verdad es que deja huella, el final es apoteósico, y la atmósfera es escalofriante durante todo el filme. Algo tienen las cintas de esa época que dejan un regusto amargo en la boca...

Cesare dijo...

No la conocia... Me la apunto a la lista de pendientes...

Psicodeliazombie dijo...

Si la comparas con sus contemporaneas El Exorcista y La Profecia habra que echarle un ojo...!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...