miércoles, 4 de junio de 2008

Singin´ in the Rain: Las razones del porque debemos ver la mejor comedia musical de todos los tiempos.

“Singin´in the Rain” (1952), es una comedia musical dirigida por Stanley Donen y Gene Kelly, la cual está protagonizada por el mismo Kelly, Donald O´Connor y Debbie Reynolds.

En 1927, Don Lockwood (Gene Kelly) y Lina Lamont (Jean Hagen) forman una famosa pareja romántica del cine mudo. Como la última película muda de Don y Lina va directo al fracaso, el también actor y amigo de Lockwood, Cosmo (Donald O´Connor) decide transformarla en un musical. Pese a que Don tiene la voz perfecta, la de Lina es un verdadero desastre. Es por esto que secretamente deciden doblar la voz de Lina con la de Kathy Selden (Debbie Reynolds), una joven actriz emergente de la que Don no tardará en enamorarse.

Los mejores talentos del cine musical trabajaron unidos en “Singin´in the Rain”, una cinta considerada como una pieza clave dentro del género de la comedia musical, que el gran Arthur Freed produjo para la Metro Goldwyn Mayer. Durante su estadía en el estudio, el productor fue responsable de una serie de musicales, entre los cuales se destaca el film “An American in Paris” (1951), por el cual recibió un merecido Oscar. Sería Freed el responsable del título de la película que hoy nos ocupa, el cual fue impuesto incluso antes de que el guión previera el famoso sketch musical que caracteriza a esta película. Mientras trabajaba en uno de los musicales que produjo para la MGM, Freed escribió la canción “Singin´in the Rain”, la cual quería utilizar en uno de sus siguientes trabajos. Pese al descontento de Gene Kelly y de Stanley Donen, que encontraban que la idea era ridícula, el título se mantuvo y a Kelly no le quedo otra que trabajar en el número de baile, que a la larga sería lo más recordado de toda la cinta.

Dentro del equipo que participó en esta cinta, además de los ya mencionados Gene Kelly (estrella principal, co-director y coreógrafo) y el director Stanley Donen, estaba la eterna pareja de guionistas conformada por Betty Comden y Adolph Green, quien en esta ocasión trabajaron bajo unas condiciones de extrema presión. La pareja de guionistas recibiría dos nominaciones al Oscar por sus próximos dos trabajos para la MGM: “The Band Wagon” (1953) y “It´s Always Fair Weather” (1955). Además cuenta con la importante participación de Donald O´Connor como el frenético Cosmo, y con el encanto e inocencia juvenil de Debbie Reynolds en su primer papel protagónico, el cual obtuvo a los 19 años de edad. Es posible que debido a la inexperiencia de Reynolds, Arthur Freed decidiera que era mejor no utilizar su voz, por lo que fue doblada en todas las canciones por la actriz Jean Hagen, hecho bastante irónico porque en la cinta es el personaje de Reynolds quien dobla la aguda voz del personaje de Hagen. Los directores artísticos Randall Duel y Cedric Gibbons, y el fotógrafo Harold Rosson, también formaban parte de este estupendo equipo de talentos que contribuyó a la realización de la película. La gran mayoría de este bien conformado equipo se encontraba en el mejor momento de su carrera, lo que se reflejó en el resultado final de su trabajo. Es por esto que este film es considerado por la gran mayoría de los cinéfilos como la comedia musical más emblemática de la historia del cine.

Pero esta cinta no se queda solo en ser un gran musical. Fue el escritor Ray Bradbury, conocido por su trabajo ligado al género fantástico, el que una vez mencionó que “Singin´ in the Rain" perfectamente podría ser considerada como un film de ciencia ficción. La razón es simple: si definimos la ciencia ficción como un relato en el cual un determinado avance científico es el centro de la historia, esta película perfectamente cae dentro de aquel género. Si bien en esta ocasión el avance científico no es una máquina que permita viajar en el tiempo o un sofisticado robot, la trama nos muestra como la llegada del cine sonoro, algo impensado en esos tiempos, cambia por completo la vida de todos los personajes involucrados en la historia. Ante la amenaza de perder el trabajo y todo lo que han logrado, Don y compañía tendrán que ingeniárselas para poder sobrevivir en un mundo que cambió de la noche a la mañana. Esto no se aleja tanto a lo que en términos de ciencia ficción podría ser la lucha por la supervivencia del hombre ante una invasión alienígena, la que viene a representar algo que esencialmente es desconocido para él.

Además de esto, la cinta sirve como vehículo biográfico de muchos personajes reales de Hollywood. La historia recoge un sinfín de anécdotas auténticas vividas por los veteranos de la MGM en la transición del cine mudo al sonoro: entre ellas la contratación de profesores de dicción para el reciclaje de actores, el primitivo y accidentado rodaje con sonido, y la fiebre por la realización de películas sonoras que desató el inusitado éxito de la primera cinta de su especie, “The Jazz Singer” (1927). En más de alguna forma, este film es una gran sátira del terremoto vivido en Hollywood ante aquella histórica transición. Son precisamente las representaciones de estas anécdotas las que se alzan como los puntos cómicos más altos de esta gran cinta.

En cuanto a lo que a coreografías se refiere, el trabajo realizado por Kelly y O´Connor es realmente espectacular. Para todos aquellos que miran con malos ojos las secuencias de “canto y baile”, es probable que esta cinta los haga cambiar de opinión. No solo las coreografías son impresionantes, sino que el estado físico, la rapidez, el control y la destreza de ambos actores es aún más sorprendente. Ambos supieron combinar de manera perfecta arte con destreza física, al punto que es difícil separar la una de la otra, fusionándose en coreografías llenas de estilo. Vean la rutina de Kelly en la canción “Singin´ in the Rain” y tengan en cuenta que el actor estaba agripado y con fiebre cuando la realizó; o la rutina de O´Connor para la canción “Make´em laught”, la cual incluye dos increíbles saltos hacia atrás apoyándose en una pared, al más puro estilo de Jackie Chan o Jet Li. De seguro que la noción que poseen acerca de este tipo de escenas va cambiar aunque sea un poco. Otro punto alto de esta película es la grandiosa rutina de la canción “Broadway Melody/Broadway Rhythm”, que aparece casi al final de la historia. Además de la estupenda fotografía y lo bien elaborado que se presenta el escenario, lleno de llamativas luces y aún más llamativos vestuarios, contamos con la presencia de la hermosa Cyd Charisse quien representa a la “chica mala” salida de la imaginación de Don Lockwood. La secuencia está cargada de sexualidad, pese a que no se pronuncia palabra alguna. Esta escena, que es un verdadero caramelo visual, no viene más que a complementar un film prácticamente sin fallos.

El trabajo de todos los actores que participan en esta cinta es excelente. Desde Gene Kelly, pasando por Jean Hagen que hace un estupendo trabajo personificando a Lina Lamont, el prototipo de la rubia tonta que además presenta una voz sumamente desagradable, hasta la debutante Debbie Reynolds. La ex miss Burbank era una bailarina sin entrenamiento y una actriz de limitada experiencia que la MGM contrató para este papel. Pese a esto, se comportó como una verdadera profesional, soportando incluso los numerosos insultos de su co-estrella Gene Kelly, quien era retratado como un perfeccionista tiránico por sus compañeros de reparto. La verdad es que viendo su actuación, es difícil entender que es lo que tanto disgustaba al veterano actor. El rodaje de esta película, que empezó apenas dos meses después de la finalización de su guión, duró sólo cinco meses, y durante ese tiempo (y como era costumbre) Donen y Kelly se movieron en dos platós diferentes aplicando un sistema complicado y agotador: mientras uno dirigía la filmación de una escena, su compañero se ocupaba de la otra.

Aunque la crítica aplaudió esta cinta cuando fue estrenada, solo logró dos nominaciones al Oscar: mejor actriz secundaria para Jean Hagen y mejor banda sonora para Lennie Hayton. Existe un gran número de personas que opina que “Singin´ in the Rain” sufrió las consecuencias del éxito de la anterior obra de Kelly, “An American in Paris”. Dicho film había arrasado con los Oscars el año anterior, recibiendo el premio a la mejor película, mejor banda sonora, mejor fotografía, mejor guión, mejor dirección de arte y mejor diseño de vestuario, además del premio honorario recibido por Gene Kelly debido a su versatilidad como actor, cantante, director y bailarín. El gran problema de “Singin´in the Rain” es que salió al poco tiempo después del alabado musical, por lo que se vio algo opacada. En definitiva podemos decir con autoridad que estamos frente a la mejor comedia musical de todos los tiempos, la cual presenta esplendidas coreografías, una magnífica banda sonora, estupendos actores y momentos realmente inolvidables. Lo importante es que no se queda sólo en ser un musical, sino que esta película reúne otros valores que la engrandecen aún más, y que para algunos pueden representar un motivo válido para darle una oportunidad a un género que no es de gusto masivo.



por Fantomas.

10 comentarios:

Pliskeen dijo...

Maravillosa!
Me encanta esta película y estoy de acuerdo en tu afirmación: es el mejor musical de todos los tiempos.

La revisioné el año pasado y seguí disfrutando como el primer día. Excelente en todos lo sentidos.

Saludos ;)

Oscar Torrado dijo...

Esta es un MUST WATCH.

Claudia dijo...

Excelente pelicula, me diverti mucho viendola.
Totalmente recomendada.

PD: Muy buena reseña.........

Pablo dijo...

Hay que verla, pue por eso, porque es el mejor musical de todos los tiempos. Una película IRREPETIBLE e IMPERECEDERA. Una película. Matricula de honor. De auténtico sombrerazo tu post amigo Fantomas. Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Möbius el Crononauta dijo...

Curioso lo de los doblajes. Como siempre, en las bambalinas la magia está del revés.

IMPRESCINDIBLE, y eso es poco. Gran elección y gran post.

Saludos

babel dijo...

Coincido con los demás, maravillosa película.
Muy interesante esto que comentas de su lectura (en parte) como ciencia-ficción. Y también el aspecto de sátira sobre el terremoto en Hollywood con la llegada del cine sonoro.
Buen artículo, un saludo!

dolly dijo...

sisisi es excelente esta película, todo muy bien hecho, buenisimo comentario..
pensé q no alcanzaría postear :P

habrá q verla de nuevo, porq la vi hace años y hay detalles q se van, q según lo leído valen la pena repetir...
ya muchos besis!
nos vemos el martes..
chauuu
=)

Anónimo dijo...

Fantomas,excelente pelicula,un gran musical.He aprendido mucho,con tus comentarios tan informados. saludos

Charly Ramone dijo...

Gran película sin duda, y ese gran Gene Kelly interpretando la famosa escena que da título al film con 40º de fiebre. Casualmente el sábado me la volví a ver jejeje.
Está muy bien también tu blog, por lo que te pongo también en enlaces, y por aquí me seguiré pasando ;)

Saludos!!

luz dijo...

Que decir de esta obra maestra?? es uno de los musicales por excelencia y quien mas y quien menos hemos cantado o tarareado '' Singin' In The Rain', de todas formas no se q tiene el cine clasico q a pesar de los años nos sigue gustando y maravillando.

pd: muy bueno el blog me gusta y ademas parece q nos movemos por los mismos gustos. un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...