miércoles, 2 de julio de 2008

Duel: La ópera prima de Steven Spielberg.

“Duel” (1971), es un thriller del director Steven Spielberg, el cual está protagonizado por Dennis Weaver.

David Mann (Dennis Weaver) viaja con su coche por una zona desértica y aislada del sur de los Estados Unidos, cerca de la frontera con México, cuando adelanta a un viejo y oxidado camión. El automovilista se inquieta un poco ya que el camión parece perseguirle. Después de un rato, la persecución se convierte en acoso. Lo que aparenta ser un juego malintencionado, se va convirtiendo en un enfrentamiento de vida o muerte. De esta forma, a lo largo de kilómetros y kilómetros de carreteras solitarias, el asedio se hace más y más asfixiante hasta alcanzar cotas de abstracción absurdas.


El escritor y guionista Richard Matheson se encontraba jugando golf con un amigo, cuando escuchó por primera vez la noticia acerca del asesinato del presidente Kennedy. Consternados por la situación, él y su amigo decidieron volver rápidamente a casa. Mientras cruzaban un estrecho camino cercano a Simi Valley, un camión se acercó demasiado a su automóvil. El escritor al percatarse de esto, aceleró el vehículo sólo para darse cuenta que el camión también comenzaba a acelerar. Debido a la tensión causada por los acontecimientos ocurridos aquel día, Matheson y compañía terminaron saliéndose del camino. Todo esto sirvió para que el escritor incubara una idea que presentaría a un buen número de productores de series de televisión, sin que este lograra mayores resultados. Siete años después, Matheson escribió una novela corta titulada “Duel” basada en aquella idea, la cual fue publicada en la edición de abril de 1971 de la revista Playboy.

Luego de dirigir el episodio piloto de la serie de televisión “Night Galery” (1970-1973), un episodio de la serie “Name of the Game” (1968), y de filmar su primer cortometraje titulado “Amblin” (1968), un joven Steven Spielberg de tan sólo 24 años, fue contratado por los estudios Universal para realizar tres telefilmes. Coincidentemente, dichos estudios habían adquirido poco tiempo antes los derechos de la historia de Matheson, con el objetivo de realizar una película cuyo protagonista sería el actor Gregory Peck. Cuando el actor rechazó el papel, la Universal decidió realizar un telefilme con la historia de Matheson, cuya dirección terminaría recayendo en las manos de un entusiasmado Spielberg. Tras el enorme éxito que obtuvo la cinta al momento de su estreno en televisión, la ópera prima del director fue llevada a las pantalla grande en Europa, con un montaje que ampliaba sus 74 minutos iniciales hasta casi 90.


Esta cinta es uno de los mejores ejemplos de un género propiamente norteamericano, que con los años ha ido ganando consistencia y aceptación por parte de la crítica; las “Road Movies” son films en los cuales el viaje en coche, además del desplazamiento físico que este conlleva, marca emocionalmente a o los protagonistas. En esta ocasión, Spielberg usa el pretexto del viaje en automóvil para presentarnos un entretenido y agobiante relato de persecución, con algunas gotas de terror físico y psicológico, e incluso con un toque sobrenatural. Dando muestras de lo que sería un tema recurrente en las obras del director, este nos presenta una historia en la cual un ciudadano común y corriente, verá irrumpida su vida por un hecho absolutamente extraordinario, que sacudirá por completo su existencia haciéndolo vivir una experiencia que no necesariamente le resultará agradable.

Tal y como sucede en el film “Jaws” (1975) con la llegada del peligroso escualo, o en las cintas “Close Encounters of the Third Kind” (1977) y “E.T.”(1982) con la llegada de los extraterrestres, en “Duel” el protagonista ve como su vida cambia de un momento a otro, cuando un camión comienza a acecharlo sin razón aparente en el medio de una abandonada carretera. Sin lugar a dudas, la afición por contar historias donde lo cCursivaotidiano se termina convirtiendo en una pesadilla, y cuyos protagonistas están poco preparados para enfrentar los problemas que se les presentan, marca la clara influencia que el maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, ha tenido en diversos cineastas a través de la historia. Esta cinta es el mejor ejemplo la influencia de Hitchcock sobre Spielberg. Y es que el protagonista, un tipo cobarde y falto de carácter, de un momento a otro se ve enfrentado a una situación tan peligrosa como absurda. Al igual que lo que sucede en la cinta de Hitchcock, “The Birds” (1963), el ataque del camión no responde a ninguna lógica y la violencia hacia el protagonista es absolutamente excesiva.

El gran triunfo de esta cinta y obviamente de su director, es lograr entregar tanto a base de tan poco. Spielberg hace atractiva una simple historia de persecución entre dos personajes, donde existen muy pocas escenas que interrumpen la irracional lucha del protagonista y su acosador motorizado. Esto lo logra debido a que presenta esta sencilla historia como si se tratara de un relato sobrenatural. El camión actúa como un enorme monstruo irracional, perverso y omnipresente, cuyo objetivo más allá de asesinar a David, pareciera ser el querer demostrar su supremacía sobre el pobre Plymouth rojo del protagonista. Se trata de una reedición moderna y tecnológica de la historia de David y Goliat, donde el terror psicológico prima durante gran parte de la cinta. Pese a la doble lectura que se le puede realizar a la trama (un ser mediocre es agobiado por una vida igualmente mediocre y monótona de la cual no puede escapar, encarnada por el camión sin conductor), el objetivo del film no es más que embarcar al espectador en un viaje turbulento cuyo ritmo frenético no permite descanso alguno.

En lo que se refiere al aspecto interpretativo del film, la actuación de Dennis Weaver es de gran nivel. El actor entrega una interpretación convincente durante todo el transcurso de la cinta, llevándose sin problemas el peso dramático de la misma. Si bien no se profundiza demasiado en la personalidad del protagonista, el actor mediante los pocos diálogos que tiene logra transmitir su descontento con la vida que lleva, así como también el desasosiego y la impotencia que siente al verse acosado por un rival en apariencia imbatible. Spielberg por su parte, logra crear una atmósfera agobiante mediante el uso de planos cerrados, deformaciones visuales y una cantidad no despreciable de zooms. Todo esto es acompañado por el constante ruido de los motores del camión y del coche del protagonista, y por la banda sonora compuesta por Billy Goldenberg, la cual es utilizada en los momentos de mayor tensión.

Pocos directores pueden jactarse de haber debutado de manera tan notable dentro de la industria cinematográfica. Aunque la cinta no está exenta de imperfecciones, estas no opacan en lo más mínimo al producto final. “Duel” resalta como un ejercicio casi perfecto de suspenso narrativo, con el cual Spielberg además de adelantarnos ciertas temáticas que se repetirán en un buen número de sus obras posteriores, nos demuestra su capacidad de impresionar al espectador a base de historias simples. La película se rodó en 16 días y contó con un presupuesto menor al medio millón de dólares. Viendo el resultado final, es fácil comprender la razón por la que en la actualidad Steven Spielberg es considerado como uno de los directores más populares e influyentes de la industria.



por Fantomas.

13 comentarios:

darkerr dijo...

Vista hace años, es notoriamente el primer Spielberg, con mucha tensión, buenas actuaciones, buena fotografia y por supuesto una historia muy bien contada. Muy buen articulo el que le has dedicado. Saludos¡¡¡

MarioBava dijo...

No he tenido el placer de verla, porque la verdad Spielberg no es de mi devoción. Me he quedado estancado en el cine de los 70 y 80 Español e Italiano y estas pelis me tiran mucho para atras...

Veo que las pones bastante bien, quizas algun dia de esos que me levante con el pie cambiado me atreva a echarle una ojeada...

Un saludote

Pliskeen dijo...

Muy buen dominio de la tensión, un ritmo sin altibajos y una convincente interpretación de Weaver.

Sin duda, un notable trabajo de un primerizo Spielberg que ya apuntaba maneras.

Saludos ;)

Jefe Dreyfus dijo...

buff.. la vi hace muchos años y nunca la he revisitado.. aunque recuerdo que la peli me atrapó! pura tensión!!

Sam_Loomis dijo...

Un Spielberg en nacimiento. Sólida cinta, ese tema de asesinos en automóviles o automóviles asesinos me llama mucho la atención, lástima que "Joy Ride" estuvo tan cagada... en fín, bien escrito Fantomas.


¡Muchos saludos!

Damián de Haedo dijo...

Es una gran película. Te mantiene en suspenso todo el tiempo. Y con tan pocos recursos. Un genio Spielberg.

Psicodeliazombie dijo...

Steven Spielberg no es un director que me llame la antencion salvo por la cinta Jaws... pero esta opera prima se ve muy interesante, gracias por el dato amigo fantomas...!!!

Nelson, un habitante del patio dijo...

Había leido de esta película, pero no he tenido la chance de verla. Se ve interesante. Me pondré en campaña para verla.
Saludos,

Planocenital dijo...

Con pocos recursos económicos, puede ser, pero con infinitos recursos cinematográficos! Muy buena.
Para apreciar los comienzos del gran Spielberg, sin dudas.
Saludos!
Hernán

Planocenital dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Möbius el Crononauta dijo...

Es como un Tiburón temprano... me parece una película fascinante. Un gran debut de uno de los mejores director de las últimas décadas.

babel dijo...

No he visto la película, pero sobre el guión que reseñas, recuerdo haber leído algo muy parecido en algún Creepy antiguo. Aunque tengo la duda de qué fue primero.
Tomo nota de esta película, como de tantas otras que resñas... gracias!
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Fantomas, excelente comentario, realmente esta cinta te mantiene en un suspenso constante. Felicitaciones, anonimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...