viernes, 29 de agosto de 2008

The Premature Burial: La excepción de la saga de Corman acerca de la obra de Edgar Allan Poe

“The Premature Burial” (1962), es un film de terror del director Roger Corman, el cual está protagonizado por Ray Milland y Hazel Court.

Guy Carrell (Ray Milland) es un hombre que vive con el miedo de ser enterrado vivo debido a que su padre sufría de catalepsia, una extraña condición que lo condenó antes de tiempo. A raíz de esto, su prometida Emily Gault (Hazel Court) le pide al doctor Miles Archer (Richard Ney) que ayude a Guy a superar su obsesión. Sin embargo, tras una serie de extraños acontecimientos, Guy se ve obligado a enfrentar su más temida pesadilla, la cual amenaza con destruir por completo su cada vez más frágil cordura.
Cuando Roger Corman y los ejecutivos de la American International Pictures se enfrascaron en una disputa por la repartición de las ganancias obtenidas con las adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe que el director había realizado bajo el alero de la productora, Corman decidió realizar su próxima cinta, la cual estaría basada en la historia “The Premature Burial”, al interior de la compañía Pathé, la cual estaba a cargo del trabajo de laboratorio de la American International Pictures. Lamentablemente para el realizador, esta decisión vino acompañada de dos importantes bajas dentro de su equipo de filmación habitual; el actor Vincent Price, quien se había convertido en el rostro más reconocible de las adaptaciones de la obra de Poe, y el guionista Richard Matheson, cuya contribución creativa pasaría a ser parte de la piedra angular del ciclo de cintas inspiradas en las historias creadas por el recordado escritor norteamericano. A raíz de esto, Corman se vio obligado a contratar al actor Ray Milland para interpretar el rol protagónico del film, y a los guionistas Charles Beaumont y Ray Russell para adaptar la siempre compleja obra de Poe.

Con el correr de los días comenzó a evidenciarse que Corman, quien es conocido como un verdadero Rey Midas de la industria cinematográfica de bajo presupuesto, no se había equivocado al momento de escoger a sus nuevos colaboradores. El caso de Charles Beumont resulta particularmente interesante. El guionista fue un hombre traumatizado por su madre especialmente obsesiva, la cual durante su infancia lo obligaba constantemente a vestirse como niña, y que incluso llegó al extremo de asesinar a una de sus mascotas con el objetivo de castigarlo por no seguir sus instrucciones. Quizás por este mismo motivo Beaumont desarrolló una afición por las historias ligadas a la ciencia ficción y el horror, la cual eventualmente le traería algunos frutos. De hecho, fue una de las mentes creativas tras la exitosa serie “The Twilight Zone” (1959-64), la cual le permitió plasmar su obsesión con la muerte y su gusto por lo macabro, lo que posteriormente pudo realizar al interior de la industria cinematográfica. Irónicamente para Corman, cuando todo estaba listo para comenzar a trabajar en la fotografía principal del film, los dueños de la American International Pictures, Samuel Arkoff y James Nicholson, decidieron comprar la compañía Pathé adquiriendo con esto los derechos del nuevo proyecto del ingenioso director norteamericano.


La historia que se desarrolla en Inglaterra, se centra en un estudiante de medicina llamado Guy Carrell, quien está obsesionado con el miedo de ser enterrado vivo. Y es que él está convencido que le sucederá lo mismo que a su padre quien sufría de catalepsia, una extraña condición que provoca pérdida de conocimiento y que debilita el pulso al punto de que la persona que lo padece parece estar muerta. Para evitar conocer tan trágico final, Guy construye una compleja cripta la cual está dotada de múltiples dispositivos de seguridad, cuya única función es ayudarle a salir sin mayores inconvenientes en caso de ser enterrado de forma prematura. Este creciente espiral de locura lo lleva a tener una serie de problemas con su pareja, una hermosa mujer llamada Emily Gault (Hazel Court), con quien finalmente termina contrayendo matrimonio. Cuando las cosas parecen estar mejorando para Guy, este comienza a ser asediado por una serie de tenebrosas pesadillas y por extraños ruidos que parecen provenir del sótano de su hogar. ¿Será que el protagonista realmente se está volviendo loco, o hay algo más siniestro que se esconde entre las paredes del hogar de los Carrell?

En el escrito original de Edgar Allan Poe, un narrador describe calmadamente una serie de situaciones en las cuales sujetos completamente sanos, caían víctimas de la catalepsia antes de descender al lugar escogido para su último descanso de forma prematura. Eventualmente el narrador recuerda su propia experiencia ligada a la catalepsia, la cual lo llevó a ser enterrado vivo durante una determinada cantidad de tiempo antes de ser rescatado de su eventual asfixia. Una vez superada esa escalofriante experiencia, el peculiar narrador del relato admite que su intenso miedo a ser enterrado vivo estaba fuertemente ligado a su pesimismo a la hora de enfrentar la vida, y a la desconfianza que le provocaban aquellos que lo rodeaban. Tras este momento de introspección, el protagonista del relato adopta una nueva postura ante la vida ya que no se encuentra atrapado bajo tierra al interior de un ataúd, ni tampoco se encuentra atormentado por los pensamientos de ser enterrado vivo o de ser asfixiado por el mundo que lo rodea. A diferencia de Poe, Corman se aleja de cualquier tipo de introspección vital para adentrarse de lleno en los miedos más enraizados de un acongojado protagonista, cuya experiencia cercana a la muerte no lo llevará a cuestionar ciertos aspectos de su vida, sino que inevitablemente lo situará en los oscuros terrenos de la locura y el horror.


Cuando Carrell logra escapar de su tumba prematura decidido a vengarse de quienes él considera que lo han llevado hasta ese punto, este se convierte casi en una figura sobrenatural, aún cuando definitivamente está vivo. Junto con su reciente cruzada de muerte y venganza, el mundo que lo rodea comienza a desmoronarse en el más absoluto caos. De esta forma, a medida que Carrell desata por completo su locura y sus ansias de sangre, la cinta queda desprovista de un protagonista para dar paso a un curioso conglomerado de antagonistas cuyo destino final parece evidente. En “The Premature Burial” se da un hecho curioso que tiene relación el con rol del protagonista durante los diversos pasajes de la cinta. El personaje de Milland es tanto víctima como victimario, es inocente y al mismo tiempo es inmensamente culpable. Si bien es innegable que durante el transcurso de la historia su flamante esposa se esfuerza por hacerle perder la razón, es él quien finalmente al dejarse dominar por sus temores y por su marcado pesimismo, termina haciendo realidad su más grande temor, lo que lo lleva a convertirse en un monstruo cuya crueldad es aún más grande que la de su supuestamente abnegada esposa.

En el ámbito de las actuaciones, mientras que Ray Milland interpreta de buena manera a un hombre al borde del colapso mental, Hazel Court se luce como la misteriosa y a ratos siniestra esposa del protagonista. En cuanto al aspecto técnico del film, este cuenta con la estupenda dirección artística del siempre confiable Daniel Haller, la atmosférica pero olvidable banda sonora de los compositores Ronald Stein y Les Baxter, y el espléndido trabajo de fotografía de Floyd Crosby. “The Premature Burial” suele ser considerada como la cinta más débil dentro del ciclo de adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe realizado por Roger Corman, lo que no significa que se trate de una producción mediocre. Aún cuando la trama no tarda en tornarse predecible y la actuación de Milland se ve opacada por la sombra de Vincent Price, de todas formas se trata de una cinta de horror que explora con éxito el lado oscuro del hombre y su peligrosa fragilidad, con una teatralidad y una estética gótica propia de las producciones del siempre interesante Roger Corman.


por Fantomas.

15 comentarios:

Horror dijo...

Buenisima reseña. Otra obra interesante del gran Corman, que como bien decis, lograba hacer hermosas peliculas, con un presupuesto bastante ajustado en ocasiones.

Saludos!

Liddell Hart dijo...

Lo curioso es que el relato era semi humorístico de Poe. (sí aunque parezca mentira, a Poe le chiflaba escribir relatos cómicos, y, si bien nunca le salieron bien, los redactó por lo menos en tanta cantidad como los de terror. En ocasiónes los mezclo a los dos, un poco al estilo Beeteljuice, que diríamos hoy día. Esos fueron los que mejor le quedaron: el rey peste, y este) En el que se dedicaba más a demostrar su erudición sobre casos reales de enterramientos prematuros, que a otra cosa.

El relato terminaba con el protagonista aterrado, convencido de haber sido enterrado vivo, gritando en...el sótanillo de un barquito de pesca,en donde había ido a pasar una vacaciones, interrumpidas precisamente por un ataque.

La parte chistosa es la respuesta que los pescadores, gente vivaz e ignorante, le dicen: "¿Quién es ese payaso gritón?"

Y después del ridiculazo colosal, el protagonista se cura para toda la vida, y se le quita esa obsesión de ser enterrado prematuramente.

Un final bonachón, y feliz, poco frecuente el las obras de Poe.

CIne Con Chile dijo...

Buena reseña y me hiciste recordar esta película que vi siendo un infante. Recuerdo que me aterré y luego andaba igual que el protagonista, obsesionado con padecer catalepsia.
Que mal.
Que bueno que era Corman y trabajaba sin un duro.
Saludos

darkerr dijo...

Espero ver esta pelicula pronto. La saga de Poe dirigida por Corman no tiene pierde. Como siempre tu reseña y critica son impecables. Saludos¡¡¡

babel dijo...

Muy interesante tu reseña, fantomas!. Esta creo que no la he visto, porque en España se pasó por un canal de TV toda la saga de Poe en la que participaba Price, y "La obsesión" creo recordar que no estaba incluida. Sin embargo, sí conozco el relato y por tu reseña parece bastante fiel al original de Poe. La serie de TV la tengo grabada, miraré para cerciorarme si está o no, y en caso negativo hacerme con ella.
Un saludo!

Jorge - cinenovedades dijo...

Tengo pendiente esta cinta, realmente luce de manera fantástica y si es de Corman, no tiene desperdicio. El guión a priori es muy pero muy interesante.
Excelente reseña, Saludos!

P.D.: El lunes volveré a actualizar mi blog ya de manera definitiva.

Ariel Luque dijo...

Que tal Fantomas, no he visto nada de esta saga lamentablemente. Y la verdad que no tengo idea si es que llego a la Argentina. Si alguno sabe, me vendría bien para buscarla. Un abrazo!.

Ariel.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Gran película, no la mejor del ciclo, desde luego, pero no baja demasiado el listón de calidad. Y desde luego Ray Milland es un reemplazo magnífico para Vincent Price. Su interpretación es buenísima, así como la presencia de la añorada Hazel Court.

Como siempre geniales los datos "making of" que incluyes en tus reseñas. Curiosísima la historia de infancia del guionista.

Saludos!!

Pablo dijo...

Una pequeña gran película del inimitable y siempre añorado Roger Corman, y contándonos una historia que te engancha desde el principio, y es que además los relatos de Poe llevados al cine por Corman, nunca defraudan. Aunque aquí no nos encontremos como ya es habitual al "enigmático" Vicen Price,pero está muy bien sustituido por el siempre eficaz Ray Milland. Muy buena reseña amigo Fantomas y además un buen motivo para revisitar una película yo diría que algo olvidada. Saludos!!!
P.D.Como muy bien dice Babel, en España se tituló "La obsesión", no confundirla con "Obsesión" de Douglas Sirk.
http://pablocine.blogia.com

Lulita dijo...

jajaja, si sabes q me confundi y puse esa foto oque nada q ver, no me habia dado cuenta!!! gracias y nos estamos viendo. besitos. Muy buen post, el de la saga de Roger Corman, me parecio excelente. pd: Te agrego a mis lista de links amigos ;p

BUDOKAN dijo...

Cormsn y Poe, esa deliciosa combianción de la década del '60 que tantas alegrías dió al cine. Saludos!

Nelson, un habitante del patio dijo...

Me gustan las historias de E.A.Poe.
Con tu interesante post, me entró el apetito por ver el film.
Saludos,

MarioBava dijo...

Sin duda unos de mis preferidos del gran Corman junto con La tumba de Ligeia...

Un saludote

bones dijo...

me recurda mucho esta peli a la de los niños con los ojos blancos de la peli esa antigua, jeje.

chaoooooo.

maDDDin dijo...

a nice blog!!!!!

saludos da germania

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...