viernes, 26 de septiembre de 2008

Cani Arrabbiati: La cinta "perdida" de Mario Bava.

“Cani Arrabbiati” (1974), es un thriller del director Mario Bava, el cual está protagonizado por Riccardo Cucciolla, Lea Lander y George Eastman.

Tres desesperados delincuentes, Doc (Maurice Poli), Treintaidós (George Eastman) y Bisturí (Don Backy), llevan a cabo un precipitado robo en el que su vehículo queda destrozado en un encontronazo con la policía. En su desesperación, huyen a un garaje para apropiarse de otro coche, y toman como rehén a María (Lea Lander), una inocente transeúnte. Pese a que la policía les permite huir, los criminales saben que no tardarán en atraparlos. Es por esta razón que al llegar a un semáforo en rojo secuestran un nuevo vehículo. Su conductor, Riccardo (Riccardo Cucciolla), es obligado a servirles de chofer. Sin embargo, él tiene que llevar a su hijo enfermo al hospital, pero los asesinos no se lo van a permitir.

En la década del setenta, el director italiano Mario Bava intentó adentrarse en el mundo del thriller más realista para alejarse un tiempo de las historias de terror fantástico que tanta fama le dieron. Sin embargo, su nuevo emprendimiento se vio afectado por una serie de problemas legales y comerciales que dificultaron toda la experiencia. Mientras que su escalofriante ensayo acerca de la necrofilia titulado “Lisa and the Devil” (1973) no encontró distribuidores, razón por la cual tuvo que ser alterada de manera tal que se asemejara lo más posible a la exitosa “The Exorcist” (1973), tras lo cual fue estrenada bajo el nombre de “House of Exorcism”, su siguiente proyecto, “Cani Arrabbiati”, se convertiría en un verdadero dolor de cabeza para el director.

Durante el verano de 1974, Bava rodó suficientes escenas como para completar la cinta (con la excepción de un corto prólogo). Además contaba con la totalidad de la banda sonora compuesta por Stelvio Cipriani, gracias a lo cual logró construir una versión preliminar del film. Sin embargo, uno de los inversionistas que respaldaban al productor Roberto Loyola, murió en un accidente de tránsito ese mismo verano, poniendo en riesgo el futuro del proyecto. Sin dinero para pagar la postproducción y la edición del film, la película fue archivada y luego tomada como un activo cuando Loyola se declaró en bancarrota. Por este motivo, durante mucho tiempo se pensó que el proyecto jamás vería la luz del día. Sin embargo, veinte años más tarde, la compañía Spera Cinematografica, liderada por la actriz Lea Lander, una de las protagonistas de la cinta, logró recaudar el dinero suficiente como para terminar y restaurar la película, la cual tras su larga estadía en el “purgatorio” no se encontraba en las mejores condiciones. Fue así como finalmente uno de los trabajos más interesantes de Mario Bava pudo ser estrenado y apreciado tanto por sus seguidores, como por el público en general.

Una de las principales razones por las cuales esta cinta bien podría ser considerada como una de las obras más interesantes de Mario Bava , es el hecho de que la acción transcurre en tiempo real y jamás se aleja de la situación límite que se está viviendo al interior del automóvil. Y es que el director logra dotar al relato de una atmósfera claustrofóbica, aún cuando el vehículo se transita en un camino abierto bajo el inmenso cielo azul. Esta misma sensación de claustrofobia inevitablemente incide en el comportamiento de las personas que se encuentran al interior del vehículo, afectando en especial a los criminales quienes comienzan a comportarse de manera cada vez más errática y violenta. Mientras que por un lado el gigantesco Treintaidós no para de hacer gala de su apetito sexual, su compañero apodado Bisturí constantemente demuestra que es un hombre violento capaz de asesinar a cualquier que se interponga en su camino. Es por este motivo que a los aterrorizados rehenes no les quedará más remedio que atender a las retorcidas peticiones de sus captores, más aún considerando que la vida de un niño se encuentra en manos de las pulsiones de esta banda de psicópatas.

Si bien los guionistas Cesare Frugoni y Alessandro Parenzo sitúan una serie de dificultades en el camino de los delincuentes con el fin de aumentar los niveles de tensión del relato, la verdad es que el principal foco de tensión de la historia se ubica en el asiento trasero del automóvil. Y es que María se ve forzada a soportar las constantes insinuaciones de Treintaidós y los malos tratos de Bisturí, lo que inevitablemente termina incomodando tanto al resto de los rehenes como al mismo espectador. La escalada de violencia llega a tal punto que luego de un fallido intento de escape por parte de María, los criminales la obligan a orinar en frente de ellos con el solo fin de humillarla y disfrutar con su sufrimiento. Es por todo esto que durante gran parte de la cinta, María se ve sumida en una incontrolable histeria que le impedirá pensar con claridad, y que pondrá en riesgo su vida. Lo contrario sucede con Riccardo, quien pese al caos y el horror que se vive al interior del vehículo, se las arregla para mantener la calma y buscar una forma de salir del embrollo en el que involuntariamente se ha visto inmerso.

“Cani Arrabbiati” es uno de los trabajos más llamativos de Mario Bava por diversos motivos. Si bien fue el único film donde el director evadió por completo las convenciones propias del género fantástico, el cual exploró con bastante éxito durante la década del sesenta, la película de todas formas exhibe ciertos tintes macabros que provocan que la realidad que el realizador presenta, sea vista como una verdadera pesadilla habitada por personajes oscuros y aterrorizadores, los cuales se desenvuelven en un escenario inhóspito y hostil, lo que deja poco espacio para la esperanza o la redención. Según el director, vivimos en un mundo dominado por los hombres, donde prevalece la ley del más fuerte, y donde las mujeres son relegadas a ser simples objetos sexuales, que pueden ser utilizados por los hombres a su antojo. Es a raíz de todo esto que por momentos el discurso del realizador pareciera ser que la muerte no es un castigo, sino que es la única forma en que el hombre puede liberarse de un mundo sumido en el más absoluto descontrol.

En lo que al aspecto interpretativo se refiere, las actuaciones resultan ser creíbles y por sobre todo intensas. Lo que sin duda llama la atención, es que ninguno de los personajes de la cinta, ni siquiera los rehenes, logra despertar la simpatía del espectador. Y es que mientras que María es retratada como una mujer histérica que pone en riesgo al resto de los rehenes, Riccardo se muestra como un hombre cobarde e individualista, que no muestra ningún interés en ayudar a la mujer. En lo que respecta al aspecto técnico del film, resulta destacable el trabajo de cámara de Mario Bava, quien apoyado por la estupenda banda sonora del ya mencionado Stelvio Cipriani, logra dotar al relato de una atmósfera opresiva que rápidamente atrapa al espectador. Cabe mencionar que el prólogo de la cinta fue filmado en el año 1997 por Lamberto Bava, hijo del afamado realizador italiano, el cual se basó en las notas que su padre había dejado antes de fallecer. Si bien este prólogo recién cobra sentido una vez terminado el film, este resulta destacable por el sencillo motivo que retrata de manera perfecta el cinismo presente en gran parte de las obras del director. En definitiva, “Cani Arrabbiati” es una película por sobre todo entretenida, que mantiene intacta su capacidad de sorprender e incomodar al espectador, y que retrata de manera perfecta la mirada pesimista que Bava tenía del mundo que nos rodea.




por Fantomas.

9 comentarios:

Ghost dijo...

Interesante aportacion...me pasare mas por este blog!

sobre lo que comentabas en Juno, quizas si que es verdad que este algo sobrevalorado, pero es que yo no esperaba nada y la encontre genial!

recuerdos de cronicas cineviperas

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No soy seguidor ni de Bava ni de ningún director del famoso giallo, pero esta cinta, concebida con un thriller claustrofóbico según comentas, ha despertado mi interés.

Procuraré hacerme con una copia para poder opinar.

Saludos ;)

Pablo dijo...

Otra película más, que tengo pendiente.
Muchas gracias amigo Fantomas, por recordando de vez en cuando estas películas, muy olvidadas por un gran sector de público. Un abrazo amigo mio.
http://pablocine.blogia.com

Ariel Luque dijo...

Grande Bava! jaja Te has enganchado con el cine Giallo. Este film no lo conocía, me has despertado más que curiosidad. Ver la realidad según Mario Bava debe ser tan escalofriante como ver sus magistrales películas de terror. Un abrazo!!

Ariel.

Sam_Loomis dijo...

He leído buenas cosas de ésta cinta, pero no sabía sobre su estatus de "cinta perdida". Interesante el post, y definitivamente es una de las películas de Bava que tengo más próximas en mi lista.

¡Saludos!

Tío Marvin dijo...

Genial el post, no sabía tampoco que la cinta había tenido tantos problemas para estrenarse, aunque algo había oído. Como bien señalas es una película muy interesante y, para mi gusto, de las mejores del gran Bava.

Igor Von Slaughterstein dijo...

¡Genial! Realmente una rareza que desconocía, pero que pinta de maravilla. A ver si la consigo.

Otra cosa que me encantaría conseguir es el tomaco-biblio "Mario Bava: All The Colours Of The Dark", que es el libro más completo sobre Bava (y sobre cualquier otro director) jamás escrito. Por desgracia el precio es prohibitivo.

Saludos!! Y excelente reseña, como es habitual.

H dijo...

muy muy interesante!
salutes desde SCI TERROR
H

Damián de Haedo dijo...

Como siempre hablando de estos filmes tan poco conocidos e interesantes. Me dieron muchas ganas de verlo. Imagino que se consigue sólo por Internet...
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...