miércoles, 10 de septiembre de 2008

The Great Escape: Una de las más grandes piezas del cine de escapismo.

“The Great Escape” (1963), es un drama bélico dirigido por John Sturges, el cual está protagonizado por Steve McQueen, James Garner y Richard Attenborough, entre otros.

600 oficiales ingleses y americanos trabajaron durante un año para planear y ejecutar la evasión de un campo de prisioneros nazi en 1944, la mayor evasión de la historia militar. Comandados por el cerebro organizador británico (Richard Attenborough), el experto en túneles (Charles Bronson), el especialista en falsificaciones de documentos (Donald Pleasence), el encargado de los aprovisionamientos (James Garner) y el rebelde de las buenas ideas (Steve McQueen), este grupo de prisioneros intentará llevar a cabo un plan descabellado que puede significar un duro golpe para la maquinaría nazi.


En marzo de 1943, el oficial canadiense Paul Brickhill fue herido en el desierto de Túnez, tras lo cual fue tomado prisionero por las tropas del Mariscal de campo alemán Erwin Rommel. Brickhill terminó en un campo de prisioneros al sureste de Berlín, llamado “Stalag Luft III”, el cual presentaba todas las precauciones necesarias para evitar cualquier plan de escape que pudiesen confeccionar los prisioneros. Pese a esto, Brickhill junto con otros 700 prisioneros no tardaron en echar a andar un complejo plan de escape dirigido por el líder de escuadrón, Roger Bushell, el cual pretendía sacar a 250 prisioneros del campo. El trabajo de Brickhill consistía en la falsificación de los papeles necesarios para poder salir del país sin mayores complicaciones. Sin embargo, a último minuto Brickhill fue excluido del escape debido a su intensa claustrofobia. Al volver de la guerra, él dedico cuatro años a escribir una novela que relataba su experiencia al interior del campo de prisioneros, la cual lanzó en 1950 con un enorme éxito.

Esta novela fue leída por un joven director llamado John Sturges, el cual quedo inmediatamente maravillado con la historia, mayormente porque reflejaba el porqué habían triunfado los aliados. “Por una lado está la maquinaria alemana, con sus brillantes uniformes y la absoluta obediencia a las órdenes. En el otro lado del enrejado, había hombres de distintos países, distintos pasados, carácter y lenguajes, haciendo lo que ellos desearan. Sin reglas arbitrarias, ellos formularon una organización que eventualmente golpeó a la maquinaria alemana”. Convencido de que la historia era perfecta para hacer un gran film, el director intentó convencer al mandamás de la MGM, Louis B. Mayer, el cual rápidamente rechazó el proyecto debido a lo poco hollywoodense del final. Además sintió que la historia era demasiado grande, con muchos personajes y demasiados detalles, lo que terminaría elevando demasiado los costos de producción.

Luego de obtener varios éxitos trabajando para la MGM, Sturges terminó su contrato con el estudio, tras lo cual se asoció con los productores independientes Walter, Marvin y Harold Mirish. El primer proyecto del director fue un western llamado “The Magnificent Seven” (1960), protagonizado por Yul Brynner, junto con una serie de prometedores actores tales como Steve McQueen y James Coburn, entre otros. Debido al éxito obtenido con esta cinta, en la cual el director mostró su capacidad para ensamblar historias de acción con un gran número de personajes, pudo obtener el dinero para comprar los derechos del libro de Brickhill y contratar a un guionista para adaptarlo. Pese a que el escritor se negó por años a vender su novela, accedió a la propuesta de Sturges, la cual involucraba completa fidelidad a la historia original, junto con aceptar la ayuda del escritor durante la filmación de la cinta.

William Roberts sería el encargado de adaptar la novela. El guionista también había participado en el guión de “The Magnificent Seven” junto con Walter Newman. Roberts construiría este guión de manera similar a su anterior trabajo, estableciendo una figura clara de autoridad, la cual sería la encargada de dominar la acción y de presentar al resto de los personajes a medida de que los reclutaba para trabajar con él. Al tiempo que el guión iba tomando forma, Sturges comenzó a trabajar en su próxima cinta, un drama protagonizado por Lana Turner, “By Love Possessed” (1961), donde se vio en la necesidad de reclutar a Roberts para perfeccionar el guión. De esta forma el guión de “The Great Escape” cayó en las manos de Newman, cuyo trabajo tuvo que ser perfeccionado posteriormente por el guionista W. R. Burnett y por el escritor James Clavell, dando vida al guión definitivo.

La cinta es considerada como un clásico esencial de la historia del cine por un sinnúmero de factores. En primer lugar, cuenta con un elenco realmente espectacular. En gran medida, esta película es responsable de la imagen por la que sería conocido el actor Steve McQueen hasta el día de su muerte. A pesar de que su nombre aparecía por sobre el de las otras estrellas en el cartel promocional, su aparición es intermitente durante la primera mitad de la cinta, dando lugar para que todo el resto del elenco brille con luces propias. El desempeño de sus colegas es notable, entre los cuales se encuentran los norteamericanos James Garner, James Coburn, Charles Bronson, además de una serie de actores británicos como Richard Attenborough, Donald Pleasence, David McCallum y John Leyton, quienes en esta producción fueron presentados a la audiencia internacional.

Sturges nunca dudó acerca de su intención inicial de relatar una historia en la cual cada una de las piezas, cada uno de los personajes, cada elemento del intrincado escape, funcionara de forma equivalente, cosa que logra a cabalidad en esta cinta. Pese a esto, la película es un testamento claro del estatus de estrella de McQueen, quedando inmortalizado como un actor icónico en especial gracias a su inolvidable escena del escape en motocicleta, y sus constantes visitas a las celdas de aislamiento. Además del tremendo elenco y lo bien construidos que se encuentran los personajes, Sturges es sumamente hábil al momento de crear momentos de tensión constantes durante todo el transcurso de la cinta. Ya sea dentro del campo de prisioneros, durante la planificación y ejecución del brillante plan de escape, o cuando intentan cruzar Alemania en búsqueda de refugio, el espectador vive en constante incertidumbre, preguntándose si los protagonistas serán capaces de llegar a destino y no caer nuevamente en manos de la despiadada Gestapo.

Pese a lo dramático de las circunstancias y debido a que se trata de una cinta basada en hechos reales, el director opta por darle un tono más cercano al cine de aventuras que al drama bélico, sin que esto signifique que la película esté exenta de momentos emotivos o trágicos. Es clara la preocupación del director por dejar patente la importancia de las relaciones personales al interior del campo, y de esta forma celebrar el espíritu de cooperación y la perseverancia de este grupo de hombres. Y es que el realizador hizo su mejor esfuerzo por contar la historia lo más pegado posible a la realidad, aunque siempre preocupándose de mantener un ritmo narrativo que atrapara al espectador y no lo soltara hasta el fin de la historia. En la tarea de construir la atmósfera de esta obra, Sturges contó con la ayuda de Daniel L. Fapp, quien hizo un maravilloso trabajo de fotografía, y con Elmer Bernstein, compositor de una de las bandas sonoras más inolvidables de la historia del cine.

“The Great Escape” tiene la virtud de ser un film que reúne excitantes escenas de acción, momentos llenos de suspenso, algunas dosis de humor, excelentes actuaciones, y un noble sentimentalismo que la ubican como una de las mejores películas de 1963, y como una de las mejores cintas de aventuras de todos los tiempos. Pese a todas sus virtudes, el film solo obtuvo una nominación al Oscar a la mejor edición, dejando en evidencia que la “crítica especializada” en más de una ocasión suele equivocarse. Esta película podría ser considerada como la mejor o una de las mejores obras de John Sturges, quien logra sin dificultad alguna construir una historia perfectamente ensamblada que logra entretener, emocionar e impactar al espectador durante casi tres horas. Puede que en muchos aspectos esta cinta no sea la mejor a la hora de documentar lo ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, pero sin duda es uno de los films bélicos más recordados, el cual continua siendo venerado hasta el día de hoy.




por Fantomas.

13 comentarios:

H dijo...

seeeeeeee! la he visto hace muchos años pero es una verdadera obra maestra!
la escena de la moto es genial!!

salutes desde SCI TERROR
H

Sam_Loomis dijo...

Tremendo filme, con el clásico Steve McQueen y un elenco para recordar. Definitivamente una piedra angular en su género y todo un ícono cinematográfico.

Muchos saludos

8soviet8 dijo...

Buena reseña repleta de curiosidades sobre una grandisima película. McQueen, hace un papel enorme, como de costumbre

bones dijo...

no he visto ninguna peli de escapismo, bueno battle royal y de condemend no sé si son de escapismo.

pero buen post.

Möbius el Crononauta dijo...

Un clásico entre clásicos, con un gran reparto y una estupenda historia, y McQueen derrochando carisma una vez más. Muy interesante el post.

¡Neverra!

Pablo dijo...

Una película de historia, y para la historia.
Una película que te deja marcado para siempre.
Una película. Matrícula de Honor.
Y solamente decir: Viva el licor de patata!!!.
Muchas gracias amigo Fantomas,por "desempolvar", esta maravilla.
Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Alejandro the Wyvern dijo...

siempre quise verla

nunca tuve la oportunidad

gracias a tu critica ahora esta en mi lista de pendientes

nos vemos

TRONCHA dijo...

Fantástica cinta.
La vi de pequeño y la he vuelto a ver en alguna ocasión más, creo que esta y "El día más largo" son las culpables de mi inclinación hacia el cine bélico.

Por cierto creo que McQueen interpreta aquí uno de los mejores papeles de su carrera.

Saludos...

MarioBava dijo...

Gran reseña para una gran pelicula...

Saludos

Jose

Ariel Luque dijo...

Excelente historia, llevada con excelencia tambien al cine, por supuesto. De las historias de escapismo, El gran escape y Papillon de Chàrriere y llevada al cine por Schaffner, a mi gusto, son las mejores. Un abrazo.

Ariel.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Que gran película!

De mis preferidas de todos los tiempos, y a mi juicio, la mejor cinta de entretenimiento de Sturges (y por ende, la de Steve McQueen)

No me canso de verla :)

Saludos y excelente reseña ;)

Damián de Haedo dijo...

Qué gran clásico. Filmes como éste o Dirty Dozen son para tener guardados y desempolvar cualquier tarde gris de domingo. Ya no los hacen así...
Un abrazo.

Jorge - cinenovedades dijo...

Gran clásico el que comentas aquí. Siempre me gustó el cine bélico, sobre todo lo que se refiere a la Segunda Guerra Mundial y "The Great Escape" es todo un exponente del género. Ni hablar del reparto, sencillamente genial!
Impecable reseña, Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...