viernes, 17 de octubre de 2008

The Other: Holland, ¿Donde está el bebé?

“The Other” (1972), es un film de terror del director Robert Mulligan, el cual está protagonizado por Chris y Martin Udvarnoky, Uta Hagen y Diana Muldaur.

Dos hermanos gemelos de nueve años llamados Niles y Holland Perry (Chris y Martin Udvarnoky), viven con su familia en una granja en Connecticut. Los pequeños en apariencia inocentes, serán los principales sospechosos de una serie de extraños accidentes que comienzan a suceder a su alrededor, luego de que su abuela Ada (Uta Hagen) les enseña un peculiar juego que bien puede acabar con la vida del resto de los integrantes de su modesta familia.

Tras disfrutar de una carrera televisiva relativamente exitosa, el actor Thomas Tryon quiso probar suerte en la industria cinematográfica. Su primera oportunidad se presentó bajo la forma de un proyecto titulado “Something´s Got to Give”, el cual había sido pensado como un vehículo para la actriz Marilyn Monroe. Sin embargo, el proyecto terminaría siendo cancelado para más tarde ser producido bajo el nombre de “Move Over, Darling” (1963), cuyos roles protagónicos finalmente recayeron en las figuras de Doris Day y James Garner. Sin embargo, esto no desanimó a Tryon ya que este había conseguido el rol protagónico en el film “The Cardinal” (1963), del afamado director Otto Preminger. Lamentablemente para Tryon, la cinta resultó ser un fracaso de taquilla, lo que llevó al actor a reformular por completo su carrera. Inspirado por el film “Rosemary´s Baby” (1968), del director Roman Polanski, Tryon se puso frente a una máquina de escribir y comenzó a crear una novela de terror que titularía “The Other”. Cuando la novela se convirtió en un bestseller, Tryon rápidamente comenzó a trabajar en una adaptación cinematográfica de la misma, marcando de esta forma su peculiar regreso a la industria.

La primera contratación de Tryon fue el director Robert Mulligan, quien obtuvo cierto reconocimiento a principios de los sesenta por la cinta “To Kill a Mockingbird” (1962), y que recientemente había obtenido un éxito considerable con el film “Summer of ´42” (1971), el cual era una adaptación de la novela homónima del escritor Herman Raucher. Durante su carrera, Mulligan se caracterizaría por ser un magnífico narrador de historias marcadas por la pérdida de la inocencia de sus protagonistas, por lo general debido a la corrosiva influencia de la muerte, los prejuicios y la violencia, algo que se repetiría en “The Other”. La historia del film se centra en dos gemelos, Niles y Holland Perry, quienes viven en la granja de su familia a mediados de la década del treinta. Durante el último tiempo, su atormentada madre (Diana Muldaur) ha estado recluida dentro de su dormitorio debido a una extraña crisis de angustia que no la deja vivir en paz. Es en este escenario que la abuela de los niños, una inmigrante rusa llamada Ada, les habla de un juego místico cuya finalidad es introducirse en la mente de otros seres vivientes, logrando de esta forma adquirir una cierta cuota de control sobre sus acciones y sus pensamientos.

Este nexo con lo sobrenatural y con lo místico, en cierta forma marca el comienzo de una serie de extraños sucesos cuyo resultado será la violenta muerte de varios de los integrantes de la familia de los niños, quienes a pesar de exhibir personalidades completamente opuestas parecen ser inseparables. Y es que mientras que Niles se muestra como un niño apacible, sensato, amable, reflexivo y sensible, Holland es abiertamente egoísta, impulsivo y algo violento. Sin embargo, sus diferencias no logran quebrantar un lazo que va más allá de lo sanguíneo, y que con el paso de los minutos parece adquirir un cariz prácticamente espiritual. Debido a esto, lo que parece ser el típico caso del hermano bueno que termina metiéndose en problemas debido a la nefasta influencia de su hermano malvado, termina convirtiéndose en una historia abierta a múltiples interpretaciones, aún cuando el director al final de la misma le ofrece al espectador una respuesta que responde a la más lógica de las soluciones.

De manera inteligente, Mulligan se preocupa de sembrar una serie de interrogantes durante el transcurso de la historia, cuya finalidad principal es sumergir aún más al espectador en una cinta por sobre todo ambigua y perturbadora. ¿Uno de los niños realmente posee poderes psíquicos?, ¿Cuál es la razón por la que la madre de ambos se encuentra recluida al interior de su hogar? y ¿Cuál de los niños es el verdadero responsable de los “accidentes” ocurridos en la granja? Estas son algunas de las interrogantes que Mulligan va planteando durante el transcurso de la trama, y que el espectador está llamado a responder antes del revelador final. Por otro lado, aún cuando “The Other” no presenta una gran cantidad de violencia gráfica, de todas formas Mulligan se encarga de insertar una serie de imágenes potencialmente perturbadoras que le otorgan un cariz siniestro y malsano al film. La presencia de un bebé al interior de un frasco de vidrio, la revelación del extraño souvenir que guarda uno de los niños de su fallecido padre, el desfile de fenómenos que participa en la feria a la que asisten los pequeños en un determinado momento de la cinta, y el cruel asesinato de una rata, son parte del imaginario que el director utiliza para recrear el escalofriante mundo que se esconde bajo el radiante sol que ilumina la supuestamente apacible localidad rural donde se desarrolla el relato.

En lo que al aspecto interpretativo del film se refiere, la totalidad del elenco realiza una labor encomiable, comenzando por los hermanos Udvarnoky, quienes gracias a su interpretación logran recordarle al espectador lo escalofriantes que pueden llegar a ser los niños. Uta Hagen por su parte, personifica de buena manera a una abuela que pese a su cercanía con lo místico y lo folclórico, se presenta como una mujer enérgica, moralista y cariñosa, que involuntariamente se convierte en cómplice de lo que sucede en la granja de la familia. Por último cabe destacar la labor de Diana Muldaur, quien da vida a la frágil y trastornada madre de los protagonistas, la cual en gran medida se alza como la encarnación de la locura y el caos que está dominando su alguna vez apacible hogar. En cuanto al aspecto técnico de la producción, resulta destacable el maravilloso trabajo de fotografía de Robert Surtees, y la atmosférica banda sonora del siempre confiable Jerry Goldsmith, la cual se encarga de realzar el halo de misterio y horror que caracteriza al film.

“The Other” fue criticada al momento de su estreno por el excesivo uso por parte de Mulligan de escenarios hermosos y nostálgicos que escapaban a los cánones propios de las historias de horror. Sin embargo, la simple idea de que incluso el escenario más apacible puede albergar una realidad aterradora y cruel resulta escalofriante. Resulta evidente que “The Other” no puede ser catalogada como un film de horror tradicional, sino que más bien debe ser reconocida como un drama psicológico con ciertos toques de horror. Y es que la novela en la que está basada la cinta es básicamente un interesante estudio sobre la disociación, el cual es narrado tanto en primera como en tercera persona, lo que entrega ciertas pistas de la naturaleza fracturada del verdadero protagonista del relato. Es por todo lo antes mencionado que “The Other” se alza como un clásico incomprendido del género, que no solo se presenta como una obra peculiar dentro de la filmografía de Robert Mulligan, sino que además como un excelente ejercicio de adaptación cinematográfica de una obra escrita.




por Fantomas.

13 comentarios:

Dunk dijo...

un intercambio de link, pero mi direccion cambio, podrias checarlo?

mi blog es http://la-dulceria.com/, avisame como quieres tu link
dribleo@gmail.com

elprimerhombre dijo...

Vaya crítica más completa. Pues esta peli me la quería bajar pero me daba un poco de mala espina aunque por lo que se dice aquí tendré que comprobarlo. Ya me bajé Matar a un ruiseñor, su película más aclamada, y que por cierto aún no he visto (vaya cinéfilo de pacotilla que soy). Un saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No conocía esta cinta. La verdad es que el "subgénero" niños "diabólicos" no me entusiasma en exceso, pero por lo que comentas parece ser una cinta de muy buena calidad. Quizás le eche un vistazo.

Saludos ;)

Ariel Luque dijo...

No sabía de su existencia. Muy buena reseña! Un abrazo!

Ariel.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Bueno, ¿Que decir de esta obra maestra que no hayas comentado ya tan perfectamente? Una atmósfera enfermiza como pocas y una historia simple y absorbente para una de las mejores cintas de terror de la historia.

Que grande y que injustamente olvidado el señor Mulligan.

Saludos!!

Cinéfilo7 dijo...

este es un clasicazo del genero de terror pero no la he visto aún.
lA tengo q ver now!
saludos!!!!!!!!

Pablo dijo...

Una buena película, aunque el comienzo hay que decir es un poco lento, y uno tarda algo en digamos en cojerla.
Pero para mi, es una película que merece mucho la pena, y es que el gran Mulligan hace de sumergirnos en un buen terror infantil, creando escenas realmente estimulantes. Soberbio post, amigo Fantomas. Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Jorge - cinenovedades dijo...

No la he visto, pero su trama parece realmente muy interesante, y por lo que dices es una cinta muy bien llevada en cuanto al manejo del suspenso. Me apunto para verla.
Saludos!

darkerr dijo...

Es setentera y no la conocia, que buen dato, la voy buscando. Muy buena reseña y critica, como siempre. Saludos.

troncha dijo...

Hola en nuestro blog hemos creado un concurso y regalamos películas, si quieres participar ya sabes… http://mitiquisimo.blogspot.com

Saludos…

H dijo...

una belleza como siempre Fantomas! exelente
parece ser una obra de arte del terror
la buscare
salutes desde SCI TERROR
H

Goethemola dijo...

Esta peli es simplemente maravillosa, a mi entender, y que profundiza en ese american gothic que ya dejó entrever con la 'casa embrujada' de Matar a un ruiseñor.

Gran crítica, tio.

Da gusto ver qwue uno no es el único que se acuerda de ciertas pelis.

el viajero impresionista dijo...

Mulligan juega con nosotros desde el pricipio. Parte de una base similar a "Matar a un ruiseñor", pero poco a poco nos envuelve en una historia cada ver más terrible. El horror, que decía Conrad...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...