lunes, 10 de noviembre de 2008

Dragonwyck: El debut de Joseph L. Mankiewicz como director.

“Dragonwyck” (1946), es un thriller gótico del director Joseph L. Mankiewicz, el cual está protagonizado por Gene Tierney y Vincent Price.

Nueva Inglaterra, 1844. Miranda (Gene Tierney), la hija de unos granjeros, es invitada a pasar una temporada en el castillo de Dragonwyck, donde vive un primo lejano de su madre, Nicholas Van Ryn (Vincent Price), su esposa enferma y su pequeña hija. A su llegada no tardará en percibir extraños acontecimientos que rodean al castillo de Dragonwyck, secretos inconfesados, ánimos torturados, e incluso la leyenda de un fantasma que ronda por el lugar.

“Dragonwyck” fue la primera película dirigida por el gran Joseph L. Mankiewicz, quien tras una larga carrera como guionista y productor de los estudios Paramount y de la Metro Goldwyn Mayer, tuvo la oportunidad de debutar como director bajo el alero de la 20th Century Fox gracias a la ayuda de su maestro, el realizador Ernst Lubistch, quien por razones de salud decidió ceder la dirección de la cinta a Mankiewicz, quien se había encargado de escribir el guión a partir de la obra del mismo nombre de la escritora Anya Seton. Pese a abandonar la silla del director, Lubistch mantuvo su rol como productor de la película para así vigilar de cerca el desempeño de su pupilo, lo que no significó que este influyera significativamente en las decisiones artísticas del novel realizador.

En “Dragonwyck” surgen varios de los elementos estilísticos y temáticos que Mankiewicz fue desarrollando y madurando durante el transcurso de su carrera, como por ejemplo los escenarios opresivos, los personajes atormentados, los juegos de representación de la realidad, el delineamiento de la psiquis de los personajes, la importancia de las palabras, de la toma de decisiones, y de cómo estas últimas afectarán inevitablemente las acciones futuras de los personajes de una determinada historia. Todo esto viene presentado bajo los elegantes ropajes del thriller gótico norteamericano, corriente que adquiriría cierta popularidad gracias al éxito de cintas como “Rebecca” (1940), de Alfred Hitchcock, “Gaslight” (1944), de George Cukor, y “The Spiral Staircase” (1945), de Robert Siodmack, entre otras, las cuales se caracterizarían por combinar elementos narrativos propios del género del suspenso, con otros más cercanos a los del melodrama.


Como mencionaba anteriormente, básicamente Mankiewicz construye un relato gótico que toma bastantes elementos prestados de las obras de las hermanas Brontë y del escritor Edgar Allan Poe. Y es que en “Dragonwyck” nos encontramos con una ingenua y soñadora heroína, con un atractivo pero atormentado aristócrata, con leyendas de fantasmas vengativos, con maldiciones familiares, y con un misterioso castillo el cual encierra un oscuro secreto en una de sus torres. Considerando que gran parte de estos elementos han sido utilizados hasta el cansancio por muchos autores en un sinfín de obras, tanto escritas como audiovisuales, en esta ocasión el gran mérito del realizador consiste no solo en fusionar los distintos elementos dramáticos de forma coherente y atractiva, sino que además revitaliza los mismos de manera tal que estos rápidamente capturan la atención del espectador durante todo el transcurso del metraje.

Al mismo tiempo, Mankiewicz se preocupa de retratar a los personajes femeninos del film desde el prisma del feminismo, cosa que haría en cada una de sus obras. Las mujeres retratadas por el director suelen ser autónomas, seguras de sí mismas, inteligentes, y escapan a todas las estructuras y convencionalismos de las épocas y las circunstancias en las cuales se desenvuelven. Además se trata de mujeres que se encuentran en una continua búsqueda de libertad, aún a sabiendas de que para conseguir lo que desean, deberán superar numerosas dificultades que inevitablemente terminarán cambiando su forma de ver la vida. Esto es precisamente lo que sucede en “Dragonwyck”, donde la protagonista aún cuando se ve expuesta a distintos problemas en el castillo de Nicholas Van Ryn, que afectan su bienestar físico y mental, decide hacerles frente en vez de saltar despavorida a los brazos protectores del personaje masculino más cercano, lo que la aleja de la unidimensionalidad tan propia de la clásica heroína hollywoodense.


En lo que a las actuaciones respecta, el elenco en general realiza un estupendo trabajo, en especial la dupla protagónica, quienes se llevan gran parte del peso dramático del film. En cuanto a los actores secundarios, resulta destacable la labor de Walter Houston, quien personifica al estricto y religioso padre de Miranda. Cabe mencionar que en aquella época, Vincent Price era un actor que se encontraba bajo contrato con los estudios 20th Century Fox, donde desempeñaba mayormente roles secundarios. Este fue uno de los pocos intentos por parte del estudio por convertirlo en una estrella, lo que lamentablemente no funcionó. Probablemente esto se debió a que gran parte de los roles protagónicos que obtuvo trabajando para la Fox, no eran precisamente galanes atractivos y seductores dispuestos a arriesgarlo todo por el amor de una mujer, sino que por el contrario, eran hombres atormentados y ambiciosos, cuyo lado más oscuro tarde o temprano terminaba dominándolos por completo. Esta suerte de encasillamiento involuntario eventualmente le permitiría hacerse un nombre en el cine de terror, donde brillaría con más fuerza bajo el alero de Roger Corman y sus numerosas adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe.

Por otra parte, es necesario destacar el espléndido trabajo fotografía de Arthur Miller, quien utiliza de manera perfecta la luz y la sombra no solo para reflejar la dualidad del personaje interpretado por Vincent Price, sino que además para dotar al castillo de la familia Van Ryn de una atmósfera inquietante y algo siniestra, labor en la que también colabora la estupenda banda sonora compuesta por Alfred Newman. Pese a todas las virtudes que presenta el film, tanto a nivel narrativo como artístico, lamentablemente este no fue bien recibido por la crítica al momento de su estreno, debido a que argumentaban que el elemento sobrenatural de la historia tendía a desviar la atención del eje dramático central de la misma, lo cual no es necesariamente cierto. Aunque resulta evidente que Mankiewicz intentó potenciar el aspecto fantástico del relato incluyendo una serie de elementos propios del género, es innegable que el director logra fusionarlos de manera coherente e interesante con el drama personal experimentado por la dupla protagónica, lo que le permitió construir una film rico en matices y por sobre todo entretenido. En definitiva, “Dragonwyck” se alza como una cinta donde los diálogos y la atmósfera resultan ser cruciales para el entendimiento de la misma, y donde el pasado se asoma como un fantasma dispuesto a destruir el presente de los protagonistas.


por Fantomas.

12 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Qué grande era Makiewicz!

Esta me la apunto, que no la he visto.

Saludos ;)

Möbius el Crononauta dijo...

estupendo clásico con ambiente misterioso y agobiante, y con unos intérpretes de órdago. El siempre magnífico y oscuro vincent price, y la bellísima gene tierney en uno de sus mejores papeles.

y mankiewicz tras las cámaras. que mas se puede pedir

Ariel Luque dijo...

Todavía no he podido verla, asi que tendré que callar pero no dejar de buscarla! Un abrazo!

Ariel.

BUDOKAN dijo...

Te has pasado con este poste. Es uno de mis flimes favoritos. Price está increíble. Saludos!

MarioBava dijo...

Magnifico post amigo, un gran trabajo has echo para este pequeña obra de arte del cine....

Lucksaw dijo...

Una preguntita: viste "Black Christmas" o "Halloween"?
Me gustaría que las reseñaras...

Una consulta también: ¿Porqué empezaste primero con críticas de pelis nuevas para cambiar a cine clásico? Me intriga!

Un saludo!

H dijo...

Todo brillante como siempre!!

salutes desde SCI TERROR
H

Fantomas dijo...

Hola a todos,

Gracias a todos por visitar el blog, el que ultimamente me ha costado mantener en funcionamiento por falta de tiempo...

- Lucksaw: he visto "Halloween" y "Black Christmas", y probablemente reseñare ambas durante el mes de diciembre...
En cuanto al cambio de rumbo del blog de reseñas de cintas nuevas a cine clásico, fue que después de un tiempo de haber comenzado el blog decidí convertirlo en una especie de "blog temático" dedicado mayoritariamente al cine clásico. De todas formas de vez en cuando apareceran reseñas de cintas más recientes. De hecho la próxima reseña que subiré es "El castillo ambulante" de Miyazaki.

Eso, saludos a todos y gracias por apoyar el blog!!

Victor Guerrero dijo...

En primer lugar, quería felicitarte por el blog y por dedicar amplios comentarios al cine clásico. He añadido un enlace en Plumas de Caballo, que es de donde vengo.

Por lo que respecta a "Dragonwyck", siento discrepar con las opiniones que hay aquí, pero no me gustó demasiado. Quizá me recordó demasiado a "Rebeca". También creo que no se define del todo: tiene elementos dramáticos, de terror, suspense, pero el resultado es un poco difuso. Y lo digo yo que soy el fan número 1 de ese "bellezón" llamado Gene Tierney.

Saludos!

babel dijo...

Hola, muy interesante tu reseña sobre esta cinta, trata cosas que me gustan y Price es uno de mis actores clásicos predilectos, aunque la mayoría que vi de él está dirigido por Corman. Así que me pongo a buscarla.

Un saludo!

darkerr dijo...

Mankiewicz mas Vincent Price¡¡¡, esta no me la pierdo. Muy buena critica. Saludos¡¡¡

Jorge - cinenovedades dijo...

No la he visto, pero realmente luce de maravilla. El guión es de los que me resultan atrayentes, suspenso en casas malditas, etc. Me agendo para verla.
Impecable reseña, Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...