viernes, 16 de enero de 2009

Outland: Incluso en el espacio el hombre es su peor enemigo.

“Outland” (1981), es un film de ciencia ficción escrito y dirigido por Peter Hyams, el cual está protagonizado por Sean Connery, Peter Boyle y Frances Sternhagen.

Io, luna de Júpiter de grandes riquezas minerales, alberga la explotación minera Con-Amalgamate 27. Allí es trasladado el marshall William T. O’Niel (Sean Connery) para investigar una serie de extraños suicidios que han ocurrido en el último tiempo y que parecen esconder algo mucho más macabro.


En 1979 se estrenaría “Alien”, del director Ridley Scott, cinta que no solo llamaría la atención por su particular y bien lograda fusión de elementos del cine de ciencia ficción con otros más propios del género del horror, sino que también por el hecho de presentar una a humanidad con ansías de explotar los recursos que ofrece el espacio, siendo las poderosas e invisibles compañías multinacionales las encargadas de dicha tarea. Dentro de ese mismo contexto, se estrenaría dos años después “Outland”, que al igual que su predecesora continúa con esa visión mercantilista de la exploración espacial, efectuando de esta manera una contundente crítica al capitalismo que tantos problemas causó en los años setenta y ochenta, precisamente en el sector energético.

Las similitudes entre “Alien” y “Outland” van más allá de los distópicos futuros que nos presentan. Las bandas sonoras de ambas producciones fueron compuestas por Jerry Goldsmith (ambas son excelentes por lo demás), por lo que no resulta tan extraño que estas presenten algunos puntos en común. Además, resulta evidente que la atmósfera claustrofóbica de “Outland” es prácticamente idéntica a la de su predecesora. Es importante aclarar que no estamos hablando de que Peter Hyams se haya limitado a copiar lo visto en “Alien”, sino que el realizador adoptó algunos elementos y construyó un relato de tintes similares pero de temática diferente. Uno de estos elementos es sin lugar a dudas la ambientación que presenta la cinta. La intrincada estación minera en la que se desarrolla la historia es exhibida como si fuese una gigantesca prisión espacial, por lo que prevalece la noción de que los trabajadores que habitan en el lugar en verdad son prisioneros de la misma, en especial considerando que su única alternativa de “libertad” es la inmensidad del espacio exterior.

Durante gran parte de la cinta, Peter Hyams nos presenta un thriller policíaco con algunos toques de suspenso. Si bien en un principio el director logra sembrar algunas interrogantes, el guión revela de manera algo apresurada gran parte de las respuestas. El marshall O’Niel no tardará demasiado en descubrir el verdadero motivo tras las misteriosas muertes ocurridas en el último periodo en la minera, al mismo tiempo que nos son revelados los culpables de dichos acontecimientos. Puede que para algunos espectadores esto resulte algo decepcionante, pero la verdad es que pareciera que Hyams ocupa este primer segmento como excusa para dejar patente la crítica al capitalismo y a la avaricia de las empresas multinacionales, y para gatillar la subtrama que domina el último tercio de la película, donde el director agrega elementos propios del western (llama la atención de sobremanera que el arma de elección en el futuro sean escopetas sin ningún tipo de aditamento especial).

Una vez identificados los culpables, O´Neil no tendrá más opción que enfrentar solo a un grupo de sicarios que han sido contratados para asesinarlo y así silenciar sus investigaciones. Es en este punto donde resultan evidentes los elementos que Hyams tomó prestados de la cinta “High Noon” (1952), del director Fred Zinnemann. Tenemos al solitario héroe esperando el inevitable duelo con los villanos de turno, con el fin de rescatar a una comunidad totalmente apática con su causa. Si bien en “High Noon” la hora es indicada por un reloj de pared y los acontecimientos son relatados prácticamente en tiempo real, en “Outland” el reloj que indica el tiempo restante para que los mercenarios arriben a la estación minera es digital, y la cuenta regresiva se cumple en aproximadamente veinte minutos. Este tramo, que obviamente funciona como un guiño al clásico western, se desarrolla de manera algo lenta y lamentablemente está repleto de conversaciones sin mayor relevancia, lo que obviamente le quita ritmo a la historia. Para colmo, este guiño le costó a la cinta ser inevitablemente comparada con “High Noon” (de hecho fue llamada por algunos críticos como “High Noon en el espacio”), lo que le quitó la posibilidad de ser juzgada por sus propios méritos.

Como mencionaba anteriormente, el guión de Hyams encierra una fuerte crítica social, en especial a las grandes compañías, retratándolas como entidades amorales cuya única preocupación son las ganancias, no importando que para lograr este fin deban pasar por encimas de las personas o de la misma ley. En “Outland” todos los habitantes del satélite parecen compartir esta ideología, desde el más humilde de los obreros hasta la cabeza de la compañía. Es más, en varias ocasiones se sugiere que todas las personas que se encuentran en aquel lugar están dispuestas a vivir en un verdadero infierno con tal de obtener grandes sumas de dinero de forma rápida. Para esto deben lograr tasas de productividad elevadas que tienen como consecuencia la entrega de jugosos bonos monetarios. Es por esta razón que no resulta extraño que nadie esté dispuesto a ayudar a O´Niel (ni siquiera el resto de la policía) en sus intentos por detener el complot empresarial tras los “accidentes”, o al momento de enfrentarse a los peligrosos sicarios.

En cuanto a las actuaciones, en general son bastante buenas salvo algunas excepciones. Sean Connery realiza un buen trabajo interpretando al unidimensional O´Niel, convirtiéndolo en un personaje carismático y dándole los rasgos característicos de un tipo rudo. Sin embargo, quien se roba la película es la actriz Frances Sternhagen, la cual interpreta a la sarcástica y sagaz doctora Lazarus, único personaje de la cinta que le tenderá una mano amiga a O´Niel, debido a que su ética le impide mantenerse de brazos cruzados con respecto a lo que ocurre en el satélite. Los diálogos entre ambos personajes son por lejos los mejores que presenta el guión. Por su parte, Peter Boyle realiza un correcto trabajo interpretando al villano de turno, el amoral y codicioso Sheppard, al igual que el actor James Sikking que interpreta a Montone, un policía corrupto que como bien se describe en la cinta; “no hace nada incorrecto, pero tampoco hace lo correcto”. Quienes realizan un pésimo trabajo son Kika Markham y Nicholas Barnes, esposa e hijo de O´Niel respectivamente, personajes que perfectamente pudieron ser removidos de la historia ya que el guión tampoco ahonda demasiado en el problema de fondo que arrastra el protagonista, y que lo lleva a quedarse a enfrentar a los villanos en vez de acompañar a su familia en su viaje de retorno a la Tierra.

Peter Hyams es uno de los pocos directores que ha dedicado gran parte de su carrera a la realización de cintas ciencia ficción, con resultados que se sitúan entre la medianía cinematográfica y la más completa mediocridad. Si bien el guión de esta producción no es perfecto y presenta más de algún error incluso a nivel científico (en más de alguna ocasión se ha citado el “error imperdonable” de asegurar de que cuando el cuerpo humano se expone al vacío, este explota, lo que obviamente no sucede pero resulta visualmente atrayente), en su gran mayoría estos terminan siendo irrelevantes, con la sola excepción de la displicencia con la que se trata la problemática personal que experimenta el protagonista momentos antes de llegar al claustrofóbico satélite. Hyams conduce la historia con un ritmo pausado, mas no tedioso, por lo que logra captar la atención del espectador. “Outland” es de aquellas películas que sin ser excelentes, resultan ser sumamente entretenidas. Lamentablemente en el caso del film de Hyams, este ha sido perjudicado por comparaciones odiosas y algo innecesarias, que lo han sepultado en el más completo olvido.



por Fantomas.

7 comentarios:

Alejandro the Basilisk dijo...

la verdad que no sabia de su existencia

me dio cueriosidad

si puedo la bajo

saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Meritoria cinta de Peter Hyams, director que en sus inicios prometía bastante pero que con el tiempo se ha echado a perder de mala manera.

El tiempo ha puesto esta película en el lugar que le corresponde, demostrando una vez más que en su momento la crítica especializada se cebó injustamente con ella.

Saludos ;)

tokig dijo...

- Muy buena cinta, hace poo la volví a bajar en DVD....Hyams tiene cosas muy interesantes pero como dice Pliskeen se a venido abajo...

Möbius el Crononauta dijo...

hubo una época en que Hyams parecía ser un estupendo recogedor de guantes. 2010 o sobretodo esta Outland son la prueba. Excelente película con un Connery al que los años le daban cada vez más carisma.

No es 'Alien', pero está muy bien.

Saludos

darkerr dijo...

Buena pelicula, Connery hace un trabajo impecable y Peter Hyams logra una pelicula muy tensa y de mucho interés. Habia olvidado las comparaciones con "Alien", es my cierto que llama a ello, pero "Outland" se distingue bien por meritos propios. Saludos¡¡

Igor Von Slaughterstein dijo...

¡A mi me encanta esta peli! Si Hyams hubiera seguido este camino ascendete, probablemente estaríamos hablando de uno de los grandes. Pero no se porque se acabó echando a perder.

Aun así inolvidable esta peli. Frases como "¿Mis hombres? Mis hombres son una mierda", son de las que hacen historia :)

Saludos!!

Anchiano dijo...

Siempre me ha parecido una película excelente, muy bien ambientada y altamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...