miércoles, 18 de febrero de 2009

Winchester 73: La versión más oscura del héroe clásico del western.

“Winchester 73” (1950), es un western del director Anthony Mann, el cual está protagonizado por James Stewart, Shelley Winters y Stephen McNally.

El jinete Lin McAdam (James Stewart) está buscando al asesino de su padre y un rifle único; un Winchester 73, el cual ha estado en posesión de un diverso grupo de personajes desesperados, entre los que se encuentran un bandido loco (Dan Duryea), un traficante de armas inmoral (John McIntire), un salvaje jefe indio (Rock Hudson), y “Dutch Henry” Brown (Stephen McNally), el peligroso asesino que McAdam está persiguiendo.


“Winchester 73” fue un proyecto que estuvo dando vueltas en la Universal por un buen tiempo a finales de los cuarenta. En un principio, el proyecto le había sido asignado al director Fritz Lang, quien ya había logrado obtener un cierto reconocimiento por su trabajo en los westerns “The Return Of Frank James” (1940) y “Western Union” (1941), ambos realizados para la 20th Century Fox. Lang estuvo trabajando en el guión con Robert L. Richards, el cual estaba basado en una historia de Stuart N. Lake. Lake era un experto conocedor de la figura de Wyatt Earp, razón por la cual no es de extrañar que dicho personaje también tenga un pequeño rol en esta historia.

Por otro lado, el actor James Stewart había estado ocupado retomando su carrera luego de retornar de su heroico servicio en la Segunda Guerra Mundial. En 1947, Stewart asumió el rol de Elwood P. Dowd en una obra de Broadway titulada “Harvey”, escrita por Mary Chase. Con el fin de asegurar la participación del actor en la adaptación cinematográfica de la obra que la Universal pretendía realizar, el agente de este llegó a un curioso trato con William Goetz, quien era el jefe del estudio en aquel entonces; mientras que a Stewart solo le importaba quedarse con el rol protagónico de la adaptación de la obra, Goetz pretendía que el actor protagonizara un western que había estado en el limbo durante años. Luego de una larga discusión concerniente al salario del actor, se llegó al acuerdo de que Stewart recibiría un porcentaje de las ganancias de ambas películas. Cuando Stewart se sumó al proyecto, Lang había renunciado a la dirección del mismo. Fue el mismo actor quien propuso al director Anthony Mann como reemplazante, debido a que Stewart admiraba el trabajo de este, y además no había tenido la oportunidad de trabajar con él anteriormente. Fue así como llegó el director junto al escritor Borden Chase, quien se encargaría de reescribir el guión de Richards.

El guión de Chase estructura la historia de manera episódica, lo cual le permitió al director no solo incluir gran parte de los elementos presentes en el llamado western clásico, sino que además le otorgó la oportunidad de revitalizar el género hasta cierto punto. Por un lado, Chase y Mann se las arreglaron para incorporar muchas de las situaciones y personajes típicos de los westerns de la época. Solo por nombrar algunos de estos elementos, el film nos presenta: un tiroteo, una persecución a una caravana, una competencia de tiro al blanco, un juego de póker, un robo a un banco, e indios atacando a un grupo de soldados, entre otras cosas. Por otra parte, el director se encargaría de mezclar estos elementos con otros más propios del cine negro. Y es que Anthony Mann se había especializado en filmar cintas de cine negro, entre las que destacan “T-Men” (1947) y “Side Street” (1950), entre otras. En “Winchester 73”, Mann ocupa su experiencia como director de cine negro para contar la historia de un disparatado grupo de personajes que comparten una característica en común: el deseo incontrolable de poseer el curioso rifle de repetición Winchester 73, el cual siempre vendrá acompañado de un oscuro destino.

En esta ocasión, el personaje interpretado por James Stewart es un héroe de moralidad ambigua el cual es impulsado por un sentimiento de venganza prácticamente sicopático. Es un personaje que presenta una dualidad bastante interesante; por un lado, el protagonista se presenta como un auténtico caballero el cual es honesto, inteligente, valiente y amable, mientras que en otros momentos sale a relucir su lado más oscuro, el cual deja en evidencia de que se trata de un hombre que puede ser sanguinario y brutal, capaz de arrasar con todo aquel que se interponga en su cruzada de venganza. Acompañando al personaje de Stewart, se encuentra se amigo “Carta Alta”, interpretado por Millard Mitchell. Este personaje se presenta como el fiel amigo de Lin MacAdam, el cual parece compartir el proceder de su compañero sin importar lo cuestionable que este resulta ser en ciertas ocasiones. Pese a que a fin de cuentas es este personaje quien nos revela la verdad tras el asesinato del padre de MacAdam, en ningún momento se especifica cual es la razón que lo lleva a cruzar gran parte del oeste tras un criminal que no le ha hecho ningún daño.


El resto de los personajes de esta cinta son igualmente coloridos. Lola Manners, personaje interpretado por Shelley Winters, es una mujer fuerte y valiente que no teme enfrentarse a las situaciones que se le van presentado durante el viaje que emprende junto a su pareja (un tipo sumamente cobarde) en búsqueda de un nuevo hogar. Este será el “interés amoroso” de MacAdam, aunque claramente este no le da mucha importancia a esta relación, debido a la obsesión que lo consume. “Dutch Henry” Brown, el villano de turno, bien podría considerarse como el doble maligno de MacAdam, ya que a fin de cuentas ambos personajes presentan bastantes similitudes. Completando el cuadro está Waco Johnnie Dean (Dan Duryea), un delincuente sin escrúpulos que disfruta del miedo que les infunde a los demás, y Wyatt Earp (Will Geer), quien sale solo unos minutos y se muestra algo más amigable de lo que se dice que fue dicho personaje. Además, el film tiene la particularidad de contar con una de las primeras apariciones cinematográficas de Rock Hudson, quien interpreta a un jefe indio, y de Tony Curtis, quien participa como uno de los soldados que deben enfrentarse a la inmisericorde envestida de los indios.

Anthony Mann realizaría otros cuatro westerns junto a Stewart en un lapso de cinco años, pero ninguno a la altura de “Winchester 73”. Es gracias a la estructura episódica que posee la historia, que esta posee un ritmo narrativo más bien dinámico. Por otro lado, si bien el director integra los elementos clásicos del western, logra reinventar por completo el conflicto típico del pistolero, otorgándole una psicología distinta al héroe de turno. Con respecto a esto, la razón por la cual esta cinta es reconocida como la iniciadora del western moderno, queda ilustrada en la escena en la cual MacAdam se encuentra por primera vez con su enemigo. En esta escena, ambos hombres han llegado a Dogde City para una competencia de tiro al blanco, y el Sheriff Wyatt Earp ha tomado posesión de las armas de los visitantes como medida precautoria. Cuando MacAdam entra a una cantina y se encuentra de cara con su enemigo, ambos hombres saltan e intentar desenfundar sus armas prácticamente como si estuvieran poseídos, solo para darse cuenta de que no están en posesión de sus armas. Esta escena tiene un particular efecto; por primera vez en un western el espectador se ve forzado a confrontar un hecho subversivo; el noble héroe del oeste, aquel que cabalga hacia el horizonte, puede ser un perfecto maníaco. Desde el lanzamiento de “Winchester 73”, la idea de que el héroe del western podía ser un hombre con problemas personales, alguien violento e incluso algo psicótico, comenzó a tomar fuerza en los films norteamericanos posteriores a esta obra.
En definitiva, "Winchester 73" se trata de una cinta sumamente recomendable, que logra entretener y que cambió el esquema de las historias ambientadas en el viejo oeste.




por Fantomas.

7 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

¿Te lo puedes creer? ¡Aun no la he visto!

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Uno de esos westerns que aún me quedan por ver. Y es que pasé toda mi infancia con Hawks y Ford, y muchos otros se me quedaron en el tintero.

Saludos ;)

Alejandro the Basilisk dijo...

a mi tb me falta verla¡'

dentro de poco la bajo

saludos

Igor Von Slaughterstein dijo...

Genial peli!! Emocionante y que no deja tregua. Todos los films de Mann con James Stewart son imprescindibles.

Saludos!!

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Mi debilidad por los Western cada día es mayor. Buena recomendación, a ver si la puedo ver. Anthonny Mann y James Stewart: éxito seguro.

Un saludo

H dijo...

mucho los westerns no me gustan pero veremos este
Salutes desde SCI TERROR
H

darkerr dijo...

Esa imagen de James Stewart es impresionante, no dudo que se trata de una gran actuacion suya en este film. Saludos¡¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...