miércoles, 25 de marzo de 2009

Dirty Dozen: El arma secreta del ejército... no es más que un grupo de inadaptados.

“The Dirty Dozen” (1967), es un film bélico del director Robert Aldrich, el cual está protagonizado por Lee Marvin, John Cassavetes, Telly Savalas, Charles Bronson y Jim Brown.

El durísimo mayor John Reisman (Lee Marvin) ha sido asignado para encabezar una misión suicida. El objetivo: distraer a las tropas alemanas de la inminente invasión de Normandía, atacando una mansión que sirve como centro de recreaciones para los oficiales alemanes. Los elegidos: una docena de soldados convictos con pésima actitud y pasado criminal. La recompensa: el perdón de sus pecados.

“The Dirty Dozen” se convirtió en una de las cintas bélicas más populares desde el momento de su estreno en 1967. Además de recibir cuatro nominaciones al Oscar (de las cuales obtuvo el premio John Poyner, por sus efectos de sonido), tuvo una gran aceptación por parte del público y la crítica, al punto que la película ha sido exhibida en el Museo de Arte Moderno. Dicha popularidad es en gran medida responsabilidad de tres personas; E. M. Nathanson, por escribir la novela del mismo nombre en la que la cinta se basa (el guión es responsabilidad de Nunnally Johnson y Lukas Heller), que si bien el autor ha mencionado que el relato es pura ficción, él se inspiró en los rumores de que historias como esta realmente habían sucedido; el director Robert Aldrich, cuya filmografía presentaba films como “Kiss Me Deadly” (1955), “What Ever Happened to Baby Jane?” (1962), y “The Flight Of The Phoenix” (1965), entre otros, y el cual demostró un temprano interés por llevar la historia de Nathanson a la pantalla grande; y Lee Marvin, un ex-marine que brillaba como una de las estrellas del Hollywood de la época, tras el Oscar que obtuvo por la cinta “Cat Ballou” (1965), y por el éxito de “Point Blank” (1967).

Robert Aldrich intentó comprar los derechos de la novela de Nathason antes de que esta incluso se publicara. En 1963, la Metro Goldwyn Mayer logró adquirir los derechos de la novela, la cual al momento de su publicación en 1965 se convertiría rápidamente en un best-seller. Es sabido que Aldrich se mostró insatisfecho con el guión original, principalmente porque él sentía que era demasiado convencional. La historia se presenta de manera bastante simple y directa, pero gracias al oscuro cinismo con que el director manejó dicha historia, las vueltas de tuerca que ocurren a lo largo del metraje, y la compleja relación que se da entre los protagonistas, “The Dirty Dozen” terminó convirtiéndose en un film de acción algo más sustancial que la gran mayoría de las cintas de su especie.

El elenco incluía a un buen número de actores que había participado en la Segunda Guerra Mundial, entre los que se encuentran Robert Webber, Telly Savalas, Charles Bronson, Ernest Borgnine y Clint Walker. Lee Marvin, que había participado en la Guerra del Pacífico, se encargó de proveer asistencia técnica con los uniformes y las armas para así crear una imagen más realista de la guerra. Sin embargo, el actor que obtuvo el rol protagónico tras la negativa de John Wayne, de todas formas se quejó por lo “poco realista” de algunas escenas, en especial aquella en la que pelea contra el furibundo Posey (interpretado por Clint Walker, un actor diez centímetros más alto que Marvin y bastante más corpulento). Con el fin de tranquilizar al actor, Aldrich le argumentó que para el tiempo que la gente abandonara el cine, ellos estarían tan impresionados por las grandes dosis de acción, las explosiones, y las muertes, que habrían olvidado por completo escenas como la mencionada.

Los personajes en su mayoría son algo estereotipados. Entre los personajes más destacados están el mayor Reisman, que es un hombre de buen corazón a pesar de que se muestra como un tipo rudo con más de algún problema de disciplina; Joseph T. Waldislaw (Charles Bronson), quien es un ex-oficial el cual paradójicamente odia a todos los oficiales, en especial a los generales; Robert. T Jefferson (Jim Brown, un ex jugador de fútbol americano a quien el director le habría dado más protagonismo debido a que era un gran aficionado de ese deporte), un soldado que fue víctima de discriminación racial y cuya reacción lo envió a la cárcel; Victor R. Franko (John Cassavetes), un gánster de poca monta, cuya especialidad es meterse en problemas; Archer J. Maggot (Telly Savalas), un fanático religioso que tal vez el más peligroso del grupo, el cual cree que todo lo que hace es la voluntad de Dios; Vernon L. Pinkley (Donald Sutherland), un tipo algo tonto pero de apariencia bonachona; y finalmente Samson Posey (Clint Walker), un gentil gigante al cual no le gusta que la gente lo empuje.

Tal vez la escena más controversial de esta cinta, es aquella en la que el pintoresco grupo de soldados aprisionan a los oficiales alemanes junto con sus concubinas en el refugio antibombardeo existente en la mansión. Acto seguido, el Mayor Reisman y sus subordinados comienzan a lanzar gasolina y granadas en los conductos de ventilación, con el fin de quemar vivos a los ya indefensos alemanes. Más allá de este escena, que según el mismo Aldrich le costó la nominación al Oscar al mejor director, la cinta podría ser divida en cuatro etapas: en la primera se nos presenta a la docena de soldados y los problemas que estos tienen con la autoridad del Mayor Reisman; en la segunda se describe el entrenamiento de estos hombres; la tercera involucra la participación de estos en juegos de guerra; y en la cuarta y final, se detalla el explosivo ataque a la mansión germana.

“The Dirty Dozen” fue la cinta que más dinero recaudó en 1967. Aldrich fue capaz de comprar un estudio con el dinero que ganó con esta producción, aunque eventualmente tuvo que cerrarlo unos años después. Los actores por su parte, se encontraron con más ofertas de trabajo tras su participación en este film, aunque sin duda el mayor beneficiado con la película fue John Cassavetes, quien obtuvo una nominación al Oscar como mejor actor de reparto. La fama obtenida le permitió financiar sus trabajos como director, coincidiendo con su momento de mayor productividad. Es importante recordar que una de las razones del rotundo éxito de esta odisea bélica, es que pese a que superficialmente es solo otra cinta acerca de un grupo de soldados envueltos en una peligrosa misión tras líneas enemigas, “The Dirty Dozen” exhibe un perfecto balance entre la acción y la integridad artística. Por este mismo motivo, en los ochenta se filmarían tres secuelas para la televisión, e incluso una serie que no contó con muchos episodios. Claramente ninguno de estos proyectos obtendría el éxito de la cinta original, la cual hoy en día es considerada como un clásico en toda su regla.




por Fantomas.

6 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Ahora ya has tocado uno de mis géneros predilectos, y uno de esos grandes clásicos atemporales.

Magnífica película. Yo diría que la mejor de Aldrich, aunque lo afirmo sin haberme visto toda su filmografía xD

Saludos ;)

P.D.: Miedo me da Tarantino con sus pseudo remakes y plagios... Su última cinta va a tomar prestado mucho prestado de esta cinta (como hace en todas sus obras)

Abel dijo...

Hola saludos primero que nada, nos gustaría que te dieras de alta con nosotros en nuestro directorio internacional de blogs, estamos revisando blogs y los de mejor contenido estamos tomando la iniciativa de invitarlos a unirse a nuestro directorio como eres de los primeros tendrás un seguimiento privilegiado y claro ayudara a mejorar el ranking de tu blog y será visto por mas personas!!! espero te animes a unirte y se de los primeros de este gran proyecto.
Solo te pedimos, que como apoyo agregues nuestro botón al final esta el código HTML ,esta es solo tu decisión , nunca dejaremos de dar el seguimiento y agregaremos el blog a nuestro directorio aunque no agregues nuestro botón!!

Nuestra dirección para darte de alta es la siguiente:

www.diblogs.com
El codigo lo recibes al darse de alta

Möbius el Crononauta dijo...

Una de las grandes películas bélicas (y de los 70s en particular) de la historia. Desde luego que sí, Tarantino se va a marcar su Dirty Dozen particular.

Saludos

darkerr dijo...

Peliculón sin duda, nunca deja de enganchar hasta el final.

Major Reisman dijo...

Buenas

Mis felicitaciones por la completísima crítica. De paso ya he añadido su link a la que aparece en mi blog.

No se si conoces la siguiente anécdota sobre el porqué Trini López muere el primero y no participa en la misión. Trini Lopez era un cantante que comenzaba a tener éxito y era uno de los reclamos para la taquilla. Al parecer su agente pidió más dinero en medio del rodaje. Aldrich se negó y el agente amenazó con el abándono en medio de la producción. Aldrich decidió que había que negociar y sugirió que al menos terminaran de filmar un plano con López en el avión antes de saltar. Una vez acabada la secuencia Aldrich se negó a la subida de sueldo y López abandonó el rodaje. Así que mataron a su personaje al lanzarse en paracaídas.

Un saludo

Wittmann dijo...

Buenas.

Para mi gusto está sobrevalorada. Demasiado típica. Errores técnicos al margen, no nos cuenta nada distinto en relación a sus contemporáneas: una misión tras las líneas alemanas. Es cierto que la perspectiva que nos da es algo peculiar, pero ello no obsta para que el resultado en cuanto a la opinión sea el mismo.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...