miércoles, 22 de abril de 2009

Kind Hearts and Coronets: Como ser un asesino serial con estilo.

“Kind Hearts and Coronets” (1949), es una comedia negra del director Robert Hamer, la cual está protagonizada por Dennis Price, Alec Guinness, Valerie Hobson y Joan Greenwood.

Una mujer, miembro de una aristocrática familia europea, es repudiada por ellos cuando se enamora de un simple músico. Años después, Louis Mazzini (Dennis Price), su hijo, decide vengarse recuperando el título nobiliario familiar, sólo que para tal empresa deberá asesinar a los ocho parientes que le preceden en la línea de sucesión.
Durante años, el modelo de las comedias producidas por el estudio británico Ealing se caracterizó por ser complaciente, poseer un humor bien intencionado, evitar a toda costa todo tipo de referencias sexuales, las cuales de no ser evitables debían ser tratadas con una embarazosa jocosidad, y cumplir con la regla de que siempre que apareciese un criminal como protagonista, este eventualmente terminaría pagando sus crímenes. Esto fue impuesto por la cabeza del estudio, Michael Balcon, un hombre fervientemente patriota, con tendencias políticas liberales de izquierda el cual presentaba una extrema prudencia al referirse a todo tipo de temas sexuales. Su tendencia hacia las cintas que presentaran un guión donde se vieran representadas las costumbres propias de los británicos, pero por sobre todo por aquellas cuya historia fuese esencialmente conciliatoria y cuya trama desembocara en una idea que representara el “bien común”, se vería reflejada en un gran número de las producciones de la Ealing, con la excepción del film que nos ocupa.

Para empezar, “Kind Hearts and Coronets” fue dirigida por Robert Hamer, uno de los pocos directores del estudio que se atrevía a desafiar el modelo implantado por Balcon. Hamer fue un hombre el cual luchó por imponer sus nociones subversivas en movimiento, bajo el disfraz de comedias inocuas. Esto obtuvo resultados variables, más en una industria que tras la Segunda Guerra Mundial no se mostraba muy receptiva cuando se intentaba transgredir las normas. Otra de las razones por la cual “Kind Hearts and Coronets” aparece como una excepción a la regla, es que un pequeño porcentaje de la cinta fue filmado en los estudios Ealing. Esto se debió a que era un estudio pequeño que no podía albergar a tres producciones de manera simultánea, y en el año 1948 estaban filmando cinco películas al mismo tiempo, por lo que Hamer y su equipo debieron ocupar las dependencias de los estudios Rank, ubicados en Pinewood. Como si esto fuera poco, el director tuvo a su cargo al talentoso director de fotografía Douglas Slocombe, quien al poder utilizar los equipos de iluminación disponibles en la Rank, logró un nivel de fotografía pocas veces visto en las producciones de la Ealing.


Pero la mayor diferencia de esta cinta con respecto al resto (y lo que más molestó a Balcon), es su lenguaje y su tono, cuya base se encuentra en la novela “Israel Rank”, del escritor Roy Horniman. Aún cuando se decía que dicha novela era algo floja y que además poseía elementos antisemitas (lo cual es falso), Hamer quedó encantado con un relato que según él expresaba un marcado desprecio hacia la moralidad convencional. En dicha novela, el narrador/protagonista medita acerca de los beneficios del asesinato. Dicho personaje es mitad judío (de ahí el supuesto antisemitismo), y es fruto de la relación entre un judío y la hija de un aristócrata del clan Gascoyne. Cuatro años después de la victoria aliada sobre la Alemania nazi, una comedia acerca de un asesino serial judío era apenas aceptable (menos en el estudio de Balcon). Sin embargo, como las cintas de la Ealing eran distribuidas por la Rank, el personaje de la novela se convirtió en el mitad italiano, Louis Mazzini.

Aunque “Kind Hearts and Coronets” mantiene gran parte del esqueleto dramático de la novela y la mayoría de sus personajes, es una de las pocas ocasiones donde se puede afirmar que la adaptación cinematográfica supone una mejora de la obra original. Para empezar, el actuar del protagonista es muchísimo más variado e inventivo en el film; en la novela, el protagonista asesina a la mayoría de sus víctimas con veneno, en cambio en la cinta, Louis utiliza variados métodos que van desde la utilización de flechas, hasta el uso de bombas caseras escondidas en un frasco de caviar. La manera en como el protagonista es apresado y el desenlace de la historia, son otros de los elementos que Hamer y el escritor John Dighton decidieron cambiar de la trama, con excelentes resultados.


Una de las metas que Hamer se impuso cuando estaba filmando “Kind Hearts and Coronets”, era utilizar el idioma de manera más variada e interesante. Fue así que Hamer y Dighton se dedicaron a pulir los diálogos, en especial los monólogos en off de Louis, en los cuales comenta con lujo de detalles su accionar durante su frenesí criminal. Es común que mientras relata cómo logró despachar a sus víctimas, eso vaya acompañado de algún comentario mordaz que hace alusión a lo hipócrita del mundo que lo rodea. Un buen ejemplo de esto es lo que dice una vez que asesina a su primera víctima, quien había invitado a una joven a escondidas a un hotel por el fin de semana; “Sentí algo de lástima por la chica, pero encontré algo de alivio en la idea de que ella presumiblemente durante el fin de semana ya había experimentado un destino peor que la muerte”.

Las actuaciones en general son de primer nivel. Dennis Price logra con bastante éxito llevar el peso de la trama sobre sus hombros, como el egoísta, amoral y maquiavélico antihéroe que pese a todo, se gana la simpatía del público. Por su parte, Joan Greenwood, una de las actrices cómicas más recordadas de la industria británica, hace un estupendo trabajo interpretando a la manipuladora Sibella, mientras que Valerie Hobson interpreta de manera creíble al otro interés amoroso del protagonista. Mención aparte merece el magnífico trabajo de Sir Alec Guinness, quien interpreta a la totalidad del clan D´Ascoyne, logrando que cada uno de sus ocho miembros posea una personalidad completamente distintiva y única. Fue en gran medida gracias a su actuación en esta cinta que Guinness cimentó su reputación como un actor cómico con una extraordinaria versatilidad
.

Tras el éxito de “Kind Hearts and Coronets”, Balcon no dudó en alabar una producción que según sus mismas palabras era el mejor film que el estudio había realizado a la fecha. Sin embargo, cuando le fue presentada por primera vez la historia, le horrorizó el hecho de realizar una película que presentara ocho asesinatos. Peor aún fue cuando le fue exhibida la cinta terminada. Si bien la violencia que presenta es por completo estilizada, fue la potente carga erótica de las escenas que involucraban al personaje de Greenwood lo que indignó a Balcon, al punto que exigió que estas fueran suavizadas. Hamer obviamente se negó terminantemente a realizar dicha tarea, iniciando una disputa con Balcon que no tardó en hacerse pública. Aunque finalmente Balcon cedería, la situación de Hamer al interior de la Ealing nunca volvió a ser la misma.

Aunque algunos años después Hamer mostró cierto resentimiento hacia la cinta, principalmente porque “no es halagador que la gente tenga la impresión de que es la única película que has hecho”, resulta evidente que este es el mejor trabajo del director. Con “Kind Hearts and Coronets” no solo rompe los parámetros de las producciones de la Ealing, sino que también deja en claro su desprecio por la institución de la familia y la moralidad convencional, y hace gala de su inteligencia, reflejada en el rico uso del lenguaje y su cinismo, elemento esencial de la mayoría de sus trabajos. Todo esto sumado al guiño que hace el director a la obra de Agatha Christie, da como resultado que “Kind Hearts and Coronets” sea reconocida como una de las mejores comedias negras que han salido de la industria cinematográfica británica.



por Fantomas.


6 comentarios:

troncha dijo...

Fantástica producción, destacr de todo ello, el periplo de personajes que desarrolla Alec Guiness, si mal no recuerdo un total de ocho.

Saludos...

Dr. Quatermass dijo...

Fantomas, me gusta mucho esta película, junto con algunas otras de los estudios Ealing. La tengo reseñada brevemente en mi blog ("Ocho sentencias de muerte" en el índice), a ver que te parece mi comentario. Personalmente me encantan todos y cada uno de los ocho papeles de Alec Guiness (la escena donde salen todos juntos es brutal), y ese final tan irónico e incierto.

Saludos!

tokig dijo...

que buena se ve!! no la conocía para nada..

saludos

Quimerico Inquilino dijo...

Un director meticuloso donde los hubiera, este Hamer, no suficientemente reconocido. Y aunque a mí me disgustan siempre estos ejercicios de exhibicionismo interpretativo que aquí efectua Guinnes y que repitieron otros cómicos ingleses como Peter Sellers en "Teléfono ROjo..." erc, no cabe si no rendirse ante uno de los grandes títulos del cine británico.

Me ha sorprendido tu blog, que me parece interesantísimo y tus reseñas muy bien documentadas. Voy a seguir echándole un vistazo, que veo que hay material de sobra.

Un saludo!

DIALOGUISTA dijo...

Hola!!!!!!!!! Vengo a agradecer tu comentario en mi blog!!!!!!!!!! Me encuentro con que tenes dos blogs muy bien hechos!!!!!!!!!!!!! Con montones de film viejos, de los que me encanta leer reseñas!!!!!!!
Me gustó mucho como ademas de la critica a la pelicula en si, la ubicas en el contexto de la época.
Yo no soy muy amante de las comedias, y menos del humor negro, pero me gustaron las fotos en blanco y negro, y la forma en la que la reseñaste.
SALUDOS!!!!!!!!!!
P.D.: POR SUPUESTO; ENLAZO TUS DOS BLOGS AL MIO!!!!!!!!!!!!

babel dijo...

otra película que no he visto y que me apunto para buscar. Dennis Price el de la maldición de frankenstein?. Para la saca!

saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...