jueves, 2 de abril de 2009

Le Ballon Rouge: La imaginación es la mejor compañera de un niño.

“Le Ballon Rouge” (1956), es un mediometraje del director Albert Lamorisse, el cual está protagonizado por Pascal Lamorisse.

Relato de las aventuras y dificultades que sufre un niño (Pascal Lamorisse) para rescatar un gran globo rojo que viaja por el cielo de Paris
.


Albert Lamorisse (quien también es conocido por ser el inventor del juego de mesa “Risk”), era un fotógrafo francés que comenzó a producir y dirigir películas y cortos documentales a principios de los sesenta. Lamentablemente, él fallecería en el año 1970 en un accidente de helicóptero que ocurrió mientras se encontraba filmando un documental en Irán. El documental titulado “The Lover´s Wind” (1978), el cual mostraba una serie de paisajes desde el punto de vista del viento, eventualmente sería terminado por su viuda siguiendo las notas dejadas por el director, lo que significó que a este último se le otorgara un premio Oscar póstumo al mejor documental. Sin embargo, la obra más famosa de Lamorisse es un mediometraje titulado “Le Ballon Rouge”, cuyo guión fue escrito por el mismo director, y el cual relata sin prácticamente utilizar diálogo alguno, las aventuras de un pequeño niño (interpretado por el hijo de seis años de Lamorisse) por las calles de París mientras este intenta capturar un globo rojo que parece tener vida propia.

“Le Ballon Rouge” es esa clase de película que no parece ser la gran cosa cuando uno escucha la trama, pero que una vez vista, el espectador no puede sino sorprenderse por el contenido de una historia llena de imaginación y magia. El escenario escogido es un pintoresco barrio parisino, un entorno que parece estar suspendido en el tiempo, en el cual no parecen existir los colores brillantes. Al comenzar la película, vemos a un pequeño niño que comienza su recorrido diario hacia su escuela. Sin previo aviso, este se detiene y comienza a trepar un poste de alumbrado con un propósito desconocido para nosotros, pero que no tarda en ser revelado; en lo alto del poste se encuentra enganchado un brillante globo rojo como si de un tesoro se tratara. Desde este punto en adelante, la cinta se divide en una serie de pequeñas aventuras que tienen como protagonistas al niño y a su nuevo amigo volador. Como los tranvías no permiten que los pasajeros se suban con globos, al niño no lo queda más remedio que correr hasta su escuela. Una vez ahí, el pequeño le encarga el cuidado del globo a un conserje que se encuentra en el lugar. Si bien hasta este momento no ha ocurrido nada particularmente especial, cuando el niño vuelve a su casa y su madre arroja el globo por la ventana, comienza lo verdaderamente mágico; en vez de comenzar a volar hacia rumbos desconocidos, el globo espera pacientemente que el niño abra la ventana y lo deje entrar al lugar que ahora reconoce como su nuevo hogar.


Y es que el globo parece tener vida propia. Desde este punto, el globo comienza a seguir al niño al colegio, lo divierte y le hace compañía. El niño acepta a su nuevo compañero, comienza a quererlo, y pronto se hacen inseparables. “Le Ballon Rouge” comparte una estructura dramática similar con un trabajo anterior del director titulado “White Mane” (1953), el cual relata la relación entre un niño y un caballo, y las dificultades que estos deben superar para salvaguardar su amistad. En ambas cintas, los niños desarrollan curiosas relaciones que se ven amenazadas por un grupo de extraños poco amigables. En “Le Ballon Rouge”, el globo logra evadir con facilidad a los padres del niño y a sus profesores, pero no logra huir de un grupo de escolares armados con piedras y resorteras. La razón de su desmedido ataque es incierta, pero se le puede atribuir a su miedo a lo desconocido, o simplemente al hecho de que se sienten intimidados por el globo. El final de la historia de alguna manera pareciera inferir que el mejor remedio para lidiar con la cruel realidad del día a día, es refugiarse en un mundo regido por la fantasía.

A través de los años se le ha dado un sinfín de significados al globo y a ciertos segmentos de la historia. Algunos han mencionado que el globo no son más que los sueños propios de la niñez, los cuales pueden ser alimentados y protegidos, o maltrados y destrozados por el mundo que los rodea. También se ha hablado de que el globo no es más que un símbolo de la propia infancia. Por ejemplo, en la escena donde la extraña pareja de amigos visita el mercado, mientras el globo se admira a sí mismo en un espejo, el niño observa una pintura de una pequeña niña. Momentos después se encuentra con una niña real, que curiosamente también lleva un globo (azul en este caso) en sus manos. Los globos demuestran una clara afinidad, pero el niño no se encuentra listo para lidiar con el sexo opuesto, debido a que aún no es lo suficientemente maduro para aquello. Finalmente, otras personas incluso han llegado a decir que el relato de Lamorisse presenta algunos paralelos con la historia de Cristo, en especial por el tema de la “muerte y resurrección” que se trata durante el transcurso del mediometraje, y por la forma en como el mundo que rodea al niño toma el hecho de que exista este globo “mágico”. Por un lado, hay personas que no pueden evitar sentirse maravilladas por la existencia de un globo con características casi humanas, mientras que en la vereda contraria existen individuos incapaces de reconocen el milagro que significa este peculiar globo, e instintivamente buscan poseerlo o destruirlo.

La verdad es que pese a tratarse de una historia simple, provoca que el espectador se lance a la búsqueda de los simbolismos y metáforas que yacen escondidos en el relato. “Le Ballon Rouge” ganó el Oscar al mejor guión original, venciendo a “La Strada” (1954), de Federico Fellini, y a “The Lady Killers” (1955), del director británico Alexander Mackendrick. La cinta además de su espectacular guión, cuenta con la preciosa fotografía de Edmond Séchan, y con una banda sonora que invita a desarrollar la imaginación y a dejarse llevar por la fantasía, obra del compositor Maurice Leroux. Esta fue la obra más exitosa de Albert Lamorisse. De hecho, los resultados obtenidos con esta producción lo llevaron a realizar una semi-secuela en el año 1960 titulada “Le voyage en ballon”. Dicha película muestra al protagonista de este mediometraje un poco más grande, volando por los cielos de Francia a bordo de un enorme globo en compañía de su abuelo. En el año 2007, el director Hsiao-hsien Hou filmó “Le voyage du ballon rouge”, una cinta realizada a modo de homenaje a la película original, la cual está protagonizada por Juliette Binoche, y que logra brillar con méritos propios. “Le Ballon Rouge” se mantiene hasta el día de hoy como un clásico de la niñez, y como una forma de celebrar la inagotable imaginación infantil, la que ojalá uno no debiese perder nunca.


por Fantomas.

8 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Desconocía por completo esta cinta.
La verdad es que has conseguido despertarme el interés por ella.

Saludos ;)

yakuzahorror dijo...

Hola, como les va? Soy el autor de Lucas Robledo Cine. Luego de un tiempo ausente del mundillo de los blogs, he retomado el vicio de redactar pero en otro formato: me he mudado a wordpress y ahora mi blog se titula Yakuza Horror.
Me comunico para avisar que ya coloque su link en mi nuevo blog y para ver si podes cambiar el enlace del mio.

URL - http://yakuzahorror.wordpress.com

Saludos!!!

Nelson, un habitante del patio dijo...

No conocía esta película. Sin duda, es una excelente recomendación, gracias por el dato.
Saludos,

Dr. Quatermass dijo...

He leído algunas críticas de la nueva versión (que no ponen mal), pero nada de la versión original, así que gracias por rellenar el vacío.
Saludos!

babel dijo...

He oído mucho sobre ella, pero no he tenido ocasión de verla. Tras leer tu reseña, espero poder encontrarla.

Saludos

Claudia dijo...

Esta de verdad es una pelicula que te llega al corazon cuando la ves, te lleva a un mundo de imaginacion que nos recuerda mucho a nuestra niñez.

Excelente pelicula, muy recomendada...
Gracias por el aporte

darkerr dijo...

Uy, yo la vi hace años por la t.v., de hecho yo era un niño creo que de la misma edad del protagonista, por esos dias la relacionaba con una canción muy vieja que sonaba en las radios : "el globo rojo, era su amigo...", creo que el grupo eran los argentinos "Los tios queridos". Obviamente no recuerdo los detalles del film casi nada, pero la sensación fue buena, es decir, siendo niños la peli resultaba disfrutable. Claro que hoy en dia merece ser vista como se debe para apreciarla en toda su magnitud, como nos lo recuerdas en tu magnifica critica, muy bien informada como siempre. Saludos¡¡¡

Marta mira alrededor dijo...

Me ha encantado su crítica y su blog!!! De los buenos de cine!! Mil Graciasss!

http://martamiraalrededor.lacoctelera.net/post/2009/05/19/le-ballon-rouge
Marta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...