domingo, 3 de mayo de 2009

Von Ryan´s Express: ¡Te ganarás tu cruz de hierro, Von Ryan!

“Von Ryan´s Express” (1964), es un film bélico producido y dirigido por Mark Robson, y protagonizado por Frank Sinatra y Trevor Howard.

Mientras los aliados comienzan a enviar de regreso a Alemania a los Nazis, el piloto norteamericano Joseph Ryan (Frank Sinatra) es derribado y enviado a un campo de prisioneros de guerra. Al principio, más preocupado por sobrevivir que escapar, se gana el insultante apodo, “Von Ryan”. Pero con el tiempo, Ryan toma el cargo del oficial británico al mando (Trevor Howard) y dirige una carrera temeraria hacia la libertad que implica confiscar un tren y viajar a través de Italia hacia Suiza con los Nazis pisándoles los talones.

En la década de los sesenta, las películas bélicas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial adquirieron cierta popularidad, especialmente aquellas que abarcaban el subgénero del escapismo, el cual estaba liderado por la cinta “The Great Escape” (1963). Aprovechando el suceso de dicha película, un ex-aviador transformado en novelista llamado David Westheimer, escribió “Von Ryan´s Express”, una historia que tomaba prestadas algunas ideas de “The Great Escape” y de “The Bridge on the River Kwai” (1957). La 20th Century Fox no tardaría en adaptar la novela, principalmente debido a que la estrella Frank Sinatra se encontraba interesado en interpretar al protagonista de la historia.

Para el estudio, era la oportunidad perfecta para demostrar que aún podían producir películas de gran factura, pese a los problemas económicos que significó el fracaso comercial de “Cleopatra” (1963). La cinta combina escenas realizadas en el estudio de Los Ángeles, con extensivas filmaciones en locaciones ubicadas en Italia, las que en gran medida ayudan a cimentar el realismo de una historia que ofrece bastantes clichés. Los italianos son retratados en su mayoría como hombres pacíficos sin ninguna intención de luchar, o sencillamente como cobardes hipócritas, siendo el representante más importante de estos el comandante Battaglia (Adolfo Celi). Los alemanes por su parte, son siniestros agentes de la Gestapo, pomposos oficiales, o soldados sin rostro los cuales pueden ser fácilmente derrotados. Por otro lado, el personaje interpretado por Frank Sinatra muestra más de una similitud con el personaje de la película “Ocean´s Eleven” (1960), en especial por su estampa de líder.

Y es que el director Mark Robson y la Fox deseaban apostar a lo seguro. La historia es un pastiche de ingredientes probados: un campo de prisioneros comandado por oficiales crueles, un escape en masa, y grandes dosis de suspenso. En ese sentido, la cinta presenta una trama inteligente que no pierde oportunidad para incluir secuencias repletas de acción y suspenso, entre las que se encuentran el escape de Ryan y compañía hacia las montañas, el ataque de los aviones al tren que transporta a los protagonistas, y la lucha con los alemanes en el paso por los Alpes. El director también se las arregla para incluir más de algún "alivio cómico" que ayuda a liberar tensiones. La secuencia que involucra al capellán (Edward Mulhare) haciéndose pasar por un oficial alemán, es una de aquellas ocasiones en que una situación en extremo densa, presenta algunas dosis de comedia que ayudan a disminuir los grados de tensión de la misma.

La verdad es que la película utiliza el conflicto bélico como el escenario perfecto para contar una historia de aventuras y de acción, más que para relatar los horrores de la guerra. Mientras que en la primera mitad de la cinta son presentados los personajes, sus personalidades y motivaciones, en la segunda mitad reina el suspenso debido a los problemas que deben enfrentar este grupo de prisioneros mientras intentan cruzar terreno enemigo. Una vez en el tren, Robson utiliza su experiencia como director de thrillers (la cual obtuvo durante sus colaboraciones con Val Lewton en la RKO), para construir momentos de verdadera tensión, los cuales son parte de los puntos altos de la producción.

En esta ocasión, Frank Sinatra interpreta a un personaje poco querible. Durante gran parte de la cinta actúa en beneficio propio, sin importarle mucho como las consecuencias de sus acciones pueden afectar al resto de los prisioneros. No solo pone en evidencia el túnel cavado en el campo de concentración por los prisioneros, sino que también pone en jaque el escape en el tren cuando se niega a entregar su reloj a un oficial de la Gestapo sin razón aparente. Su relación con el personaje interpretado por Trevor Howard, es uno de los elementos destacables de la historia. Su personaje es sometido a ciertos dilemas morales propios de la guerra, como por ejemplo decidir si es mejor dispararle a un hombre y a una mujer desarmada con tal de salvar vidas, o dejarla ir poniendo con esto en riesgo las vida de muchas más personas. El actor tendría una serie de problemas con Mark Robson, principalmente por su comportamiento de divo. Sería él quien insistiría en cambiar el final original por uno más sorpresivo y tal vez más inteligente (que en gran medida se ve influenciado por las decisiones que toma el personaje durante la historia), el cual echó por la borda cualquier intento de secuela por parte de la Fox.

Resulta curiosa la inclusión del personaje de Rafaella Carra en la historia. Su presencia es prácticamente innecesaria, aunque su destino supondrá cierto punto de inflexión en la conducta del personaje de Sinatra. El resto del elenco lo completa John Leyton (el único actor que además participó en “The Great Escape”), James Brolin, Sergio Fantoni, Richard Bakalyan, y el amigo de Sinatra, Brad Dexter. La cinta resultó ser un éxito total, lo que ayudó a la Fox a superar sus problemas económicos. También recibió un par de nominaciones al Oscar por sus efectos especiales (es destacable la logradísima escena del bombardeo nocturno, al igual que la secuencia donde los aviones nazis atacan al tren en el cruce de los Alpes) y por la edición de sonido.
“Von Ryan´s Express” claramente no está a la altura de “The Great Escape”, pero de todas maneras resulta ser una película entretenida, la cual presenta buenas actuaciones, varios momentos llenos de suspenso, una correcta fotografía, una banda sonora más que adecuada compuesta por Jerry Goldsmith (aunque esta ha sido ampliamente criticada), y una historia que pese a los fallos que pueda presentar, resulta interesante. El director le imprime un ritmo adecuado a la historia, la cual se hace aún más divertida durante su segunda mitad. Si bien es cierto que esta cinta no está en el selecto grupo de las mejores cintas bélicas filmadas en Hollywood, de seguro está en el grupo de las más entretenidas.



por Fantomas.

2 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Tengo en cine bélico com una de mis grandes asignaturas pendientes, sobre todo este tipo de producciones tan características de los 60/70. Hace poco vi "Los violentos de Kelly" que por cierto me encantó.

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Y qué película podría estar a la altura de “The Great Escape”? Ninguna! jejeej
Tanto esa como la del Río Kwai me encantan.

Ésta que reseñas no la conocía, pero el argumento es de esos que me gustan, si bien debo admitir que Sinatra como actor nunca me ha convencido demasiado (en cambio, su música me parece excepcional)

A ver si consigo encontrarla, porque me has picado la curiosidad.

Saludos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...