domingo, 7 de junio de 2009

Arsenic and Old Lace: Dos ancianas, Teddy "Roosevelt" y el doble de Boris Karloff.

“Arsenic and Old Lace” (1944), es una comedia del director Frank Capra, la cual está protagonizada por Cary Grant, Raymond Massey y Peter Lorre.

El crítico teatral Mortimer Brewster (Cary Grant) tiene dos anciana tías (Josephine Hull y Jean Adair) que se dedican a aliviar con arsénico las penas de los hombres solitarios, un hermano asesino (Raymond Massey) que se parece a Boris Karloff, otro hermano con una galopante demencia que piensa que es Teddy Roosevelt (John Alexander), una impaciente novia con quien acaba de casarse (Priscilla Lane), y una sola noche para resolver la situación.

A principios de los cuarenta, el director Frank Capra se encontraba en una posición que le permitía producir y dirigir todo lo que quisiera. Ya había ganado tres premios Oscar por las películas “It Happened One Night” (1934), “Mr. Deeds Goes to Town” (1936), y “You Can´t Take it With You” (1938), y sus obras solían obtener buenos resultados a nivel de taquilla. Pero para el año 1941, el director estaba buscando un proyecto que fuera simplemente puro entretenimiento. Él encontraría lo que buscaba una noche en Broadway al interior del teatro Fulton, donde se estaba presentando la obra de Joseph Kesselring, “Arsenic and Old Lace”, con un lleno total.

Esta era justo el tipo de historia que Capra tenía en mente, una comedia negra con un ritmo frenético, protagonizada por un grupo de personajes que no eran lo que parecían ser; está la pareja de tímidas ancianas que asesinan hombres solitarios mezclando vino con arsénico, estricnina y cianuro; el soñador sobrino que cree que es Teddy Roosvelt y que cava tumbas en el sótano pensando que está construyendo el Canal de Panamá; el asesino que tiene un notable parecido con Boris Karloff (este personaje era interpretado por el mismísimo Karloff en Broadway); y el supuesto integrante normal de la familia, un recién casado que cimentó su reputación escribiendo en contra del matrimonio. Cuando Capra intentó comprar los derechos de la obra, se encontró con la sorpresa de que la Warner Brothers se le había adelantado. Afortunadamente para él, su anterior trabajo, “Meet John Doe” (1941), había sido distribuido por el estudio con gran éxito, por lo que tras ofrecer filmar la cinta con un presupuesto de 400.000 dólares en tan solo cuatro semanas, le fue entregada la dirección del proyecto.


Tras el ajustado calendario de filmación autoimpuesto por el director, se escondía el deseo de este de contar con las dos actrices que interpretaban a las dos ancianas en Broadway, Jean Adair y Josephine Hull, así como también con otros de los actores que participaban en la obra original. Aunque los productores de la obra no querían facilitar a algunos de los actores por el temor que sus ingresos se vieran resentidos, Capra consiguió asegurar la participación de las dos actrices y de John Alexander, el actor que interpretaba a “Teddy Roosevelt” Brewster. Lamentablemente para el director, los productores se negaron a la posibilidad de que la estrella del espectáculo, el actor Boris Karloff, participara en la cinta. Fue en ese momento cuando Capra se vio en la obligación de contratar al distinguido actor Raymond Massey, a quien maquillarían con el fin de que este se pareciera lo más posible a Karloff (parecido que sería utilizado como broma recurrente en la historia).

Para el papel de Mortimer Brewster, Capra pensó en contratar a Bob Hope, Jack Benny, e incluso a Ronald Reagan. Sin embargo, recientemente la Warner había contratado a Cary Grant para interpretar un papel en otra adaptación de una obra de teatro llamada, “The Man Who Came To Dinner” (1942), la cual lamentablemente fue duramente criticada por la prensa y por los fanáticos del actor. Para rescatar la carrera del actor, el estudio le ofrecería un papel en “Arsenic and Old Lace”, el cual en un principio no era más que un personaje secundario. Sin embargo, con la inclusión del actor en el proyecto, dicho personaje se terminó convirtiendo en el protagonista. Los encargados de adaptar el guión serían los escritores Philip y Julius Epstein. Ellos se encargarían de agregar un buen número de escenas, entre las que se encuentra la visita al registro civil que realizan Mortimer y Elaine mientras escapan del acoso de la prensa. También agregaron al guión el gag acerca del taxista que espera a Mortimer fuera de la casa de sus tías con el taxímetro corriendo, mientras este intenta solucionar el embrollo en el que se ve involucrado.

Aunque la cinta fue finalizada en 1941, la Warner decidió retrasar su estreno hasta 1944, para esperar que la obra teatral dejara de ser exhibida. “Arsenic and Old Lace” es una comedia de corte clásico cuyo encanto es indiscutible. Además se presenta como una forma de tributo al gag de grueso calibre, ya que muchos de los elementos que componen el film apuntan en esa dirección; desde la descripción de los personajes, que bien podrían haber salido de la mente del caricaturista Charles Addams, hasta el tono de los diálogos, pasando por los múltiples acontecimientos que nos presenta la trama. El director constantemente busca arrebatarle carcajadas al espectador, sin darle mayor descanso. Es dentro de esta búsqueda frenética de la risa que la cinta exhibe algunos errores. Existe una excesiva reiteración de algunos gags visuales, siendo el mejor ejemplo las múltiples “embestidas” del “presidente” Theodore Brewster, hecho que al menos se repite en cinco ocasiones.

Aunque la cinta obtuvo buenos resultados de taquilla y fue bien recibida por la crítica, no todos estaban felices con el resultado. Es sabido que para Cary Grant la realización de esta película significó un verdadero martirio. El actor consideraba que el estilo utilizado por Capra en esta obra era demasiado excesivo, razón por la cual en reiteradas ocasiones incluso llegó a comentar que su papel hubiese sido mejor interpretado por Allyn Joslyn, quien personificaba a Mortimer en Broadway, o por James Stewart, y que gran parte del éxito del film se debía a la reputación de la obra teatral. Aunque para Grant esta sería una de las peores actuaciones de su carrera, no todos compartirían su opinión. Con el correr de los años, un buen número de críticos y actores no han dudado en alabar la valentía de Grant, quien se enfrentó sin miramientos a la difícil tarea de interpretar un personaje tan complejo como Mortimer Brewster.

En el fondo, “Arsenic and Old Lace” contradictoria ya que habla de romance pero está rodeada de violencia. Sin embargo, esta violencia jamás es tomada en serio. Y es que en este film todo es motivo de risa, incluso los crímenes cometidos por la dupla de amables ancianas, que según ellas asesinan por compasión. No existen personajes que produzcan rechazo, ni siquiera el hermano asesino de Mortimer o su fiel acompañante, un alcohólico cirujano interpretado por el brillante Peter Lorre. Hay que recordar que esta cinta se filmó cuando la Segunda Guerra Mundial aún estaba en curso, por lo que la ausencia de verdaderos villanos se puede deber al intento por parte de Frank Capra de romper con la miseria afectiva que reinaba en los Estados Unidos en ese momento. En definitiva, se trata de una película divertidísima, que hoy es considerada como un verdadero clásico que a más de sesenta años de su estreno, sigue encantando con un humor sencillo, algo caricaturesco, pero por sobre todo efectivo.



por Fantomas.

5 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Clasicazo! una de las mejores comedias de la historia, las abuelitas son absolutamente entrañables y Capra demostrando que tampoco estaba tan encasillado como sus detractores denuncian.

Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Maravillosa. Ni más ni menos.

Saludos

Igor Von Slaughterstein dijo...

Genialísima!!! -igual que la reseña-. Aunque si que es una pena que Karloff no apareciera. Como curiosidad, cuando Narciso Ibañez Menta hizo el papel en teatro también se maquilló a lo Karloff. En mi especial sobre el actor español puse una foto y el parecido era enorme.

Saludos!!

Claudia dijo...

Excelente pelicula....muy entretenidad, la recomiendo.
Muy buena reseña......

elprimerhombre dijo...

Lo mismo que los otros compañeros, muy buena película y muy buena reseña. Se lo ha currado mucho, amigo. Ha hecho honor al nombre de su blog, aunque más que "una mirada al 7mo Arte" sería "un examen al 7mo Arte".
Referente a Capra, la verdad es que no soy nada devoto de su manera de ver el cine, sobre todo lo digo por Qué bello es vivir, un clásico que a mí no me gusta en absoluto. Pero he de confesarle una cosa. No me acordaba de que este clásico fuera suyo, un craso error por mi parte. Además la vi hace tiempo pero me gustó bastante su tono de comedia. Ahora me han entrado ganas de volverla a ver. Un saludo y un halago!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...