miércoles, 29 de julio de 2009

Oblong Box: Vincent Price debió haberse mantenido alejado de África.

“The Oblong Box” (1969), es un film de terror del director Gordon Hessler, el cual está protagonizado por Vincent Price, Christopher Lee, Alister Williamson y Hilary Dwyer.

Sir Julian Markham (Vincent Price) mantiene oculto en su mansión a su hermano Edward (Alister Williamson), ya que cuando estaba en trabajando de África un hechicero lanzó un conjuro contra él que deformó terriblemente su rostro y su mente. La situación se complica cuando entra en escena el Doctor Neuhartt (Christopher Lee), un médico que se dedica a experimentar con cadáveres que le proporcionan los ladrones de tumbas. Bajo la presunción de que ha muerto, Sir Julian entierra a su hermano Edward, quien en realidad estaba en un trance cataléptico. Es por eso que cuando este despierta en casa de Neuhartt, rápidamente comienza a planear su sangrienta venganza.


Fue tal el éxito del film “Witchfinder General” (1968), del director Michael Reeves, que los mandamases de la productora American International Pictures de inmediato ficharon a sus tres protagonistas, Vincent Price, Hilary Dwyer y Rupert Davies, y a su director, para la próxima cinta basada en la obra de Edgar Allan Poe que realizaría la compañía. Lamentablemente, la producción del film que posteriormente sería titulado “The Oblong Box” estaría plagada de dificultades. La primera dificultad fue la salida de Reeves del proyecto. Y es que los ejecutivos se vieron obligados a despedirlo cuando se percataron que sus múltiples intentos de suicidio, sus problemas mentales y emocionales, su adicción a las drogas, y la terapia de choque a la que se estaba sometiendo, suponían un enorme riesgo financiero. Todo esto llevó a Reeves a cometer suicidio en el año 1969, tras mezclar altas dosis de alcohol con barbitúricos. Una vez que Reeves abandonó la producción, los ejecutivos de la AIP le asignaron la dirección del film a Cy Endfield. Sin embargo, cuando el rodaje se trasladó de Inglaterra a Irlanda, Endfield fue reemplazado por Gordon Hessler, quien había comenzado su carrera en la industria cinematográfica como revisor de guiones de la serie de televisión “Alfred Hitchcock Presents” (1955-1962).

Por otro lado, el guión original del film fue escrito por Lawrence Huntington, quien anteriormente había estado a la cabeza de una serie de thrillers y cintas de terror tales como “Tower of London” (1944) y “The Vulture” (1966). Sin embargo, cuando el guión llegó a manos de Hessler y Price, estos consideraron que era demasiado complejo y difícil de seguir. Fue por este motivo que se le pidió al veterano guionista Christopher Wicking que reescribiera el guión. Irónicamente, tanto Wicking como Huntington solo se limitaron a extraer ciertos elementos de la historia “The Mark of the Beast”, del escritor Rudyard Kipling, y dejaron completamente de lado la historia corta de Edgar Allan Poe en la cual supuestamente estaba basado el film. En el relato original, un hombre recién casado que viaja en barco desde Charleston hasta Nueva York, guarda al interior de su camarote una misteriosa caja oblonga. Cada noche, la mujer que se identifica como su esposa, se va a dormir a otro camarote dejando al hombre solo con la caja. Cuando una tormenta obliga a la tripulación a abandonar la embarcación, el hombre se rehúsa a dejar la caja, la que en realidad contiene los restos de su verdadera esposa, la cual falleció recientemente. Tras negarse a dejar los restos de su mujer a bordo del barco naufragado, el viudo procede a amarrarse al ataúd para luego descender con él al fondo del océano. El guión escrito por Huntington y Wicking en cambio, presenta temas tales como el colonialismo británico, casos de entierro prematuro, y la siempre atrayente sed de venganza, por lo que “The Oblong Box” se alza como la primera adaptación de la obra de Poe realizada por la AIP que no tiene relación alguna con el texto original.

En la versión de “The Oblong Box” de Hessler, Vincent Price nuevamente encarna a un aristócrata melancólico que vive al interior de una mansión gótica, el cual es atormentado por un enorme sentimiento de culpa que arrastra hace ya un tiempo. Y es que la fortuna de su familia ha sido acuñada gracias a la sangre, el sudor y las lágrimas de decenas de esclavos que trabajan en una plantación africana de su propiedad, lo que de inmediato pone sobre la mesa el tema del colonialismo británico y sus nefastas implicaciones, proponiendo una alternativa de cómo deben ser castigados aquellos hombres que cometieron crímenes contra la humanidad durante sus exploraciones en el continente negro. Lamentablemente, el tema central del film es expuesto de manera engorrosa, mediante la utilización de diversas subtramas que no logran complementarse de buena manera. Para colmo, cada vez que la trama avanza, se insertan dos o tres nuevos personajes cuya única función es entorpecer la narrativa. Por este motivo resulta difícil definir cuál es el verdadero protagonista del film, ya que durante gran parte del metraje la atención se centra en Edward Markham y no en su hermano Julian, quien supuestamente es el gran protagonista de la cinta. Esto eventualmente provoca que el espectador no logre desarrollar ni el más mínimo grado de empatía con los personajes, razón por la cual tampoco existe una gran preocupación por los destinos de quienes interactúan en el relato.

Por lo que sin lugar a dudas se destaca el film, es por su cuidada ambientación gótica. Mientras que la vieja mansión de la familia Markham resulta ser espeluznante, en gran medida gracias a sus sombríos y atmosféricos interiores, y a su prominente escalera de caracol, los exteriores utilizados por Hessler son igualmente efectivos a la hora de crear una sensación de opresión y tensión en el espectador. Otro lugar que resulta impresionante es el hogar/laboratorio del Dr. Neuhartt, el cual no solo alberga al sádico asesino encapuchado, sino que también a los nefastos experimentos del buen doctor. En relación al Dr. Neuhartt, este es probablemente el único personaje que es retratado en profundidad por Hessler. Durante el transcurso del film, Neuhartt se ve enfrentado a una serie de dilemas morales, entre los que se incluyen la aceptación del robo de cadáveres como instrumento de la investigación científica, y su particular reacción ante el chantaje del cual es víctima. Según declararía Christopher Lee en una entrevista: “Neuhartt es un buen hombre que terminó volviéndose malo debido a su obsesión con el conocimiento del cuerpo humano”. Dicha obsesión eventualmente termina convirtiéndose en frustración, a medida que el personaje interpretado por Lee se percata que sus decisiones lo han arrastrado a una situación demasiado riesgosa de la que probablemente no podrá escapar.

En el ámbito de las actuaciones, Vincent Price realiza un estupendo trabajo interpretando a Sir Julian Markham, quien es retratado como un hermano preocupado que al mismo tiempo se alza como un charlatán manipulador. Lo que quizás resulta más sorprendente, es que a diferencia de otras ocasiones, en esta oportunidad Price opta por una interpretación más sobria que está exenta de los numerosos manierismos que el actor solía imprimirle a los personajes que interpretaba. Christopher Lee por su parte, logra superar el hecho de estar utilizando una ridícula peluca, y le imprime la seriedad necesaria a un personaje que se ve acorralado por sus obsesiones y sus ambiciones. Lamentablemente, el esperado choque entre los personajes interpretados por Price y Lee jamás se lleva a cabo, lo que no solo significa una gran decepción, sino que además se alza como una de las grandes fallas del film. Por último, cabe mencionar la labor realizada por Alister Williamson, quien mediante la utilización de su voz logra despertar en el espectador algo de lástima por su trágico personaje, al mismo tiempo que este ataviado de una máscara color rojo carmesí y una capa, procede a eliminar a todos aquellos que se atreven a atravesarse en su búsqueda de venganza.

En cuanto al aspecto técnico de la producción, esta cuenta con el correcto trabajo de fotografía de John Coquillon, la magnífica dirección de arte de George Provis, y la atmosférica pero olvidable banda sonora del compositor Harry Robertson. El mayor problema de “The Oblong Box” reside en su irregular ritmo narrativo. En ese sentido, la inclusión de escenas sin mayor relevancia dentro de la trama, algunas de las cuales además se extienden más de la cuenta, parece ser el principal causante de lo antes señalado. Por otro lado, resulta evidente que el film carece de la profundidad psicológica presente en gran parte del ciclo de adaptaciones de la obra de Poe, que el director Roger Corman realizó para la AIP. Pese a sus problemas, “The Oblong Box” de todas formas se presenta como un producto interesante y a ratos entretenido, el cual cuenta con un elenco envidiable, un atractivo visual innegable, y el estupendo trabajo de dirección de Gordon Hessler, elementos que por momentos dejan en segundo plano las falencias narrativas de esta curiosa producción.




por Fantomas.

10 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No la conocía, pero la tendré en cuenta, tanto por el reparto como por tratarse de un relato de Poe.

Saludos ;)

Cinemagnificus dijo...

Pues no conocía esta peli, así que la bajaré porque, aunque sea irregular, me encanta Pryce.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Desconocía esta película, pero la buscaré para poder comentarte qué tal.
Saludos

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Jefe Dreyfus dijo...

la verdad es que parece altamente recomendable.. gracias, amigo!

Möbius el Crononauta dijo...

Bueno si está el gran Vicent Price habrá que verla, aunque no me entere de nada.

¡Saludos, y gracias por tu voto!

Sam_Loomis dijo...

No he visto ésta película, pero una cinta que cruce a Vincent Price con Christopher Lee no puede estar tan mal!

¡Saludos!

Quimerico Inquilino dijo...

Esta la tengo pendiente desde hace mucho tiempo. Leer tu estupenda reseña me ha renovado las ganas de verla, así que me pongo a su búsqueda y captura.

Un saludo!

Toni Nievas dijo...

Hola, estoy rodando "Domingueros" una peli sin pasta, Otro futuro fracaso de cine balear directamente al v.h.s
http://www.youtube.com/watch?v=2hj7VKqw03w
Un saludo.

Arwen dijo...

Genial tu página, el diseño y el contenido.
No conocía esta peli pero Allan Poe es muy grande así que la tendré en cuenta para verla. Gracias.

Un saludo y nos leemos.
Arwen
http://versoscalados.blogspot.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...