domingo, 5 de julio de 2009

Series de Televisión: "Bewitched", los problemas cotidianos de una bruja ama de casa.

Ambientada en Westport, Connecticut, “Bewitched” (1964-72) relataba las aventuras de Samantha Stephens (Elizabeth Montogomery), una ama de casa aparentemente normal, la cual es en realidad una “bruja blanca”, y su esposo Darrin (Dick York, quien sería reemplazado por Dick Sargent tras la quinta temporada), un publicista que trabaja para la compañia McMann & Tate. Aunque su esposo desaprueba el uso de poderes sobrenaturales, Samantha de todas formas los utiliza de vez en cuando (ya sea moviendo su nariz o chasqueando los dedos), metiéndose en todo tipo de problemas. Para colmo, la pareja es frecuentemente puesta en aprietos por la madre de Samantha, Endora (Agnes Moorehead), la cual no está de acuerdo con el hecho de que su hija se casara con un simple mortal. Esto es a grandes rasgos la trama de una serie que permaneció durante ocho años al aire en la cadena ABC.

El creador de la serie, el guionista Sol Saks, solo estuvo involucrado en el guión del episodio piloto titulado, “I, Darrin, Take This Witch, Samantha” (1964), que más tarde daría vida a esta exitosa serie. El episodio, presentaría los tres grandes problemas a los que se vería enfrentada la pareja de recién casados durante gran parte de la primera temporada; el encubrimiento de los poderes de Samantha, las dificultades que esta iba a tener para adaptarse a vivir como un ser humano común y corriente, y la constante presión impuesta por Endora sobre la pareja, dado el rechazo que le producía esta unión. Saks se inspiró en las cintas; “I Married a Witch” (1942), del director René Clair, y “Bell, Book, and Candle” (1958), del director Richard Quine. Ambas películas relataban como un par de típicos hombres norteamericanos se terminaban casando con jóvenes y hermosas brujas, las cuales habían decido vivir en el reino de los mortales. Como ambas producciones pertenecían a Columbia Pictures, empresa que también era dueña de la división televisiva de la productora Screen Gems, la cual estaba financiando esta nueva serie, Saks no tuvo que preocuparse por las similitudes que presentaba su guión con el de estos dos films.


Varios años después, Saks declararía que “la idea de una bruja viviendo con un mortal ya había sido utilizada en la mitología griega, en cuentos de hadas, en novelas, en obras de teatro y en el cine. Lo original de mi idea, fue que ´Bewitched´fue la primera en adaptar este concepto a la pantalla chica”. La primera opción de Saks para interpretar a Samantha fue la actriz Tammy Grimes, más conocida por su larga carrera en Broadway. De hecho, la actriz rechazó el papel debido a que en ese entonces, se había comprometido a hacer un musical, lo que retrasaba a lo menos en un año la filmación del piloto, algo que los ejecutivos de Screen Gems no estaban dispuestos a aceptar. Precisamente, tras una reunión que el productor y director William Asher, y su esposa Elizabeth Montgomery, tuvo con el también productor Harry Ackerman, Elizabeth Montgomery obtendría el papel de la que sería la bruja más recordada de la televisión.

En cuanto al famoso “movimiento de nariz” que realiza Samantha, Saks mencionó en una ocasión que él había estado buscando un “gesto interesante y único, con el cual Samantha pudiera manifestar su magia”. Fue durante una de sus reuniones con Bill Asher, que este le dijo que su esposa podía mover su nariz, habilidad que a la larga se transformaría en uno de los gestos más reconocidos dentro de la historia de la televisión. No todo sería tan fácil, ya que durante el periodo en el que el guión estaba siendo vendido a la cadena ABC, los Ashers comunicaron que estaban esperando a su primer hijo. A Saks y a los guionistas de Screen Gems, no les quedó más opción que reescribir parte del guión para evitar dejar al descubierto el embarazo de la protagonista, debido a que el episodio piloto (y toda la primera temporada) relataba las correrías de una pareja de recién casados. Mientras transcurrían los episodios de la primera temporada, se tuvo que recurrir a una serie de close-ups al rostro de la actriz para así evitar mostrar su incipiente barriga.


Aunque Saks solo contribuyó con el episodio piloto, su nombre aparecería en los créditos de cada uno de los 254 episodios emitidos. La gran mayoría de los episodios que componen esta serie (donde las dos primeras temporadas serían filmadas en blanco y negro, y desde la tercera en adelante serían filmadas a color), serían escritos por los guionistas Ed Jurist y Bernard Slade (los cuales posteriormente estarían a cargo de los guiones de la serie, “The Partridge Family”), Michael Morris, Richard Baer y John L. Greene, los cuales en gran medida serían los responsables de la evolución de la serie y de los personajes que la habitaban. Es también importante mencionar al guionista Danny Arnold, quien pese a escribir solo tres episodios, fue sumamente importante al momento de desarrollar el estilo y el tono del show tras la partida de Saks, además de ser el responsable de crear a algunos de los personajes secundarios que no aparecían en el piloto y que terminarían siendo piezas fundamentales de la serie, como Larry Tate (David White), y la pareja de curiosos vecinos conformada por Abner (George Tobias) y Gladys Kravitz (Alice Pearce desde 1964 a 1966, y Sandra Gould desde 1966 a 1971).

Con el tiempo, la serie comenzó a incluir un puñado de personajes secundarios, en su mayoría familiares de Samantha, como por ejemplo la inocente y algo torpe tía Clara (Marion Lorne), el siempre bromista tío Arthur (Paul Lynde), o el padre de Samantha, Maurice (Maurice Evans). También recurrió a una serie de personajes históricos, y algunos sacados directamente del mundo de la ficción como por ejemplo George Washington, Sigmund Freud, Leonardo Da Vinci, Napoleón, Santa Claus, Hansel y Gretel, y la Bella Durmiente, entre otros. Además, durante el transcurso de las ocho temporadas, los Stephens tendrían dos hijos, Tabitha (interpretada por tres parejas de gemelas) y Adam (interpretado por Greg y David Lawrence, y cuyo nacimiento coincidiría con el segundo embarazo de Montgomery), los cuales les darían más de un dolor de cabeza a la ya aproblemada pareja.


Durante los ocho años que fue transmitida la serie, sufrió un número no menor de cambios en el reparto original. El cambio más notable de estos fue la salida del protagonista Dick York, quien tras un accidente en la filmación de la cinta, “They Came to Cordura” (1959), pasó años sufriendo intensos dolores en su espalda, los que finalmente lo llevaron a desarrollar una adicción por los calmantes, lo que lo forzó a abandonar la serie en el año 1969, siendo reemplazado por Dick Sargent, quien curiosamente había sido la primera opción de los productores para interpretar al malhumorado publicista, pero lamentablemente en ese entonces el actor no se encontraba disponible. La transición entre los dos Darrin ocurrió casi sin problemas, debido a que ambos actores era físicamente similares e interpretaban al personaje casi de igual manera. La Señora Kravitz también fue interpretada por dos actrices (Sandra Gould tomó el personaje en el año 1966, luego de la muerte de Alice Pearce), al igual que la esposa de Larry Tate, Louise (Irene Vernon la interpretaria desde 1964 hasta 1966, y Kasey Rogers desde 1966 hasta el fin de la serie).

La clásica secuencia de créditos inicial de la serie, fue creada por los estudios Hanna-Barbera. De hecho, varios miembros del reparto de “Bewitched” trabajarían prestando sus voces para los dibujos animados de la factoría Hanna-Barbera. Por ejemplo, Agnes Moorehead estaría a cargo de la voz de la gansa de la cinta, “Charlotte´s Web” (1973); Paul Lynde interpretaría a Mildew Wolf en la serie “Chattanooga Cats” (1969), a Sylvester Sneekly en “The Perils of Penelope Pitstop” (1969), Claude Pertwee en “Where´s the Huddles?” (1970), y a Tempelton la rata en “Charlotte´s Web”. Sandra Gould por su parte, estaría a cargo de varias de las voces femeninas de la serie “The Flintstones” (1960-66), y Elizabeth Montgomery junto a Dick York participarían en el episodio “Samantha” (1965), también de la serie “The Flintstones”. Además, en el año 1972, para la serie de la ABC, “The ABC Saturday Supertstar Movie”, la Hanna-Barbera creó una cinta de una hora de duración titulada, “Tabitha and Adam and the Clown Family”, la cual presentaba a las versiones adolescentes de Tabitha y Adam, quienes iban a visitar a su tía y a su familia los cuales estaban viviendo en un circo.

En esencia, “Bewitched” era una comedia romántica acerca una pareja dispareja, donde además se agregaba el elemento sobrenatural. En muchos de los episodios de la primera y segunda temporada, las situaciones sobrenaturales no eran más que metáforas de los problemas que suele enfrentar una pareja joven común y corriente. Dan Arnold alguna vez mencionó que los dos temas principales que tocaba la serie, eran el conflicto entre una mujer poderosa (Samantha) y su marido el cual no podía lidiar con dicho poder (Darrin); y la frustración que sentía la madre de la joven al verla casada con un hombre que estaba por debajo de ella. Además en cierta medida tocaban temas como el de la discriminación y el racismo, como en el episodio “The Witches Are Out” (1964), donde Samantha se siente ofendida por la descripción degradante que Darrin hace de las brujas en general, o lo que sucede en el episodio, “Sisters at Heart” (1971), donde Tabitha cambia su color de piel para ser tratada de igual manera que su amiga de color.

Pese al bienintencionado tono de la serie, esta no se salvó de ser acusada de sexista por algunos medios los cuales hacían hincapié en la forma en como era retratada Samantha. Para ellos, Samantha era la típica mujer sometida por su marido a trabajar como ama de casa, impidiéndole desarrollar sus habilidades, algo muy propio del periodo que antecede a la liberación femenina acontecida en la década de los sesenta. Aunque la actitud machista de Darrin es indiscutible, “Bewitched” es una de las primeras series en presentar a una mujer totalmente independiente, capaz de realizar todo lo que ella desee, la cual voluntariamente opta por vivir como una ama de casa modelo, sin que esto coarte en lo absoluto su libre albedrío como mujer (pese que su marido crea lo contrario). Más allá de los temas de fondo que tocaba la serie, “Bewitched” pasará a la historia no sólo por sus divertidas situaciones, sino también por los efectos que para la época, resultaban asombrosos y efectivos.

Fue tal el éxito de la serie, que en el año 1977 la ABC lanzó un spin-off llamado, “Tabitha”, el cual mostraba a la hija mayor de los Stephens ya como una mujer adulta. El show solo contó con trece episodios, los cuales conformarían la primera y única temporada. En el 2005, se realizó la adaptación cinematográfica de la serie, protagonizada por Nicole Kidman y Will Ferrer, la cual no obtuvo un gran recibimiento por parte del público ni de la crítica. Lo que resulta curioso, es que ese mismo año, en el pueblo de Salem se levantó una estatua en honor a la bruja más famosa de la televisión. Aunque la ABC había planeado una novena temporada de “Bewitched”, Elizabeth Montgomery se enamoró del director Richard Michaels, tras lo cual decidió no volver a filmar otra temporada. De todas formas, “Bewitched” es recordada como una de las series más entrañables de los sesenta/setenta, razón por la cual aún sigue siendo transmitida por algunos canales de televisión en todo el mundo.

*Nótese el sutíl cambio de los Darrin en las intros.





por Fantomas.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Buen resumen. Bastante completo y acertado. Felicitaciones.

richi dijo...

Definitivamente una de las series que forman parte de mi infancia y que al volverla a ver me hace remembrar lo sana que era la televisión de antaño

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...