lunes, 27 de julio de 2009

Streets of Fire: Rock, violencia y un grupo de rebeldes.

“Streets of Fire” (1984), es un musical de acción del director Walter Hill, el cual está protagonizado por Michael Paré, Diane Lane, Rick Moranis, Amy Madigan, y Willem Dafoe.

Un grupo de motoristas liderados por el sádico Raven (Willem Dafoe), secuestran a la cantante de rock Ellen Aim (Diane Lane). Sólo su ex-novio, un mercenario llamado Tom Cody (Michael Paré), podrá rescatarla, aunque para eso necesitará la ayuda de Billy Fish (Rick Moranis), el actual amor de Ellen, y de una ex-soldado llamada McCoy (Amy Madigan), una chica tan ruda como el propio Cody.


“Una fábula de Rock & Roll”, así es como el director Walter Hill define esta cinta desde un principio de la misma. El concepto de “Streets of Fire” nació durante la realización del film “48 Hrs.” (1982), el cual sirvió para reunir a Walter Hill con los productores Lawrence Gordon y Joel Silver, y con el guionista Larry Gross. Según Hill, la cinta se originó por su deseo de realizar lo que él pensó que sería la película perfecta cuando era adolescente, la cual debía reunir una serie de elementos por los cuales él sentía cierto afecto, como por ejemplo autos refaccionados, besos bajo la lluvia, luces de neón, persecuciones a alta velocidad, peleas, estrellas de rock, motocicletas, chaquetas de cuero, y cuestiones de honor, entre otras cosas. Los cuatro hombres comenzaron a planear lo que sería la cinta mientras completaban las filmaciones de “48 Hrs.”. Una vez que Gross y Hill terminaron el guión, se lo presentaron a los ejecutivos de la Universal, quienes no tardaron en darle luz verde al proyecto.

Ya que el centro de la cinta es la música rock, no resulta tan extraño que Hill y compañía seleccionaran el título de una de las canciones del disco de Bruce Springsteen, “Darkness on the Edge of Town” (1978), como el título del film. Debido a la serie de problemas que surgieron durante las negociaciones de los derechos de la canción de Springsteen, la producción tuvo que ser aplazada en múltiples ocasiones. Aunque en un principio se pretendía incluir la canción en la banda sonora, cuando Springsteen se enteró de que la canción sería re-grabada por otros vocalistas, no permitió que esta fuera utilizada. Fue entonces cuando se contrató a el compositor Jim Steinman (famoso por sus colaboraciones con Meat Loaf y Air Supply) para que escribiera la canción de apertura y cierre de la cinta, reemplazando de esta forma la canción de Springsteen con “Tonight is What it Means to be Young”, la cual es interpretada por el personaje de Diane Lane.

En cuanto al reparto del film, Hill seleccionó a un grupo de actores relativamente desconocidos. Michael Paré solo había realizado dos cintas antes de trabajar en “Streets of Fire”, de las cuales una ni siquiera había sido estrenada aún. Para el director, Paré era el único actor que él consideraba apropiado para el papel, debido a que presentaba una combinación de rudeza e inocencia. En cuanto a Diane Lane, el papel de la cantante de rock de 28 años Ellen Aim, fue escrito pensando en ella. El problema era que en aquel entonces la actriz solo tenía 18 años, por lo que Lane sentía que era demasiado joven para el rol. De todas formas terminó involucrándose en el proyecto, dejando gratamente impresionado a Hill, quién decidió escribir nuevas escenas para la actriz a medida que avanzaban las filmaciones. La última en integrarse al elenco fue Amy Madigan, quien si bien en un principio había audicionado para otro papel, terminó convenciendo a Hill y Silver de que era capaz de interpretar el rol de McCoy (que había sido escrito pensando en un hombre con sobrepeso). A Hill le gustó la idea y terminó incluyéndola en el proyecto.

Una vez iniciado el film, el director rápidamente se encarga de anunciar que la historia se sitúa en “otro tiempo y otro lugar”, sin especificar de qué lugar y que tiempo está hablando. Perfectamente podría tratarse de un futuro distópico, o de un universo paralelo (el universo del Rock & Roll), donde la ropa utilizada es una mezcla de los estilos propios de los cincuenta y los ochenta, las ciudades están conformadas por sucios callejones y vías de ferrocarril elevadas (Hill se dedicó a recrear algunas de las locaciones que había visitado en Chicago), y las calles están pobladas de automóviles vintage y motociclistas furiosos. Los pobladores del pequeño pueblo donde transcurre la historia parece estar dividido entre fans del rock, policías y pandilleros, donde estos últimos dominan por completo el vecindario sin que nadie les coloque mucha resistencia. En más de un sentido, se presenta un estilo estético y temático propio de los cincuenta, bajo un contexto ochentero dominado por las luces de neón y la música rock.

Desde un principio resulta evidente que “Streets of Fire” es una amalgama de los principales mitos y símbolos norteamericanos. Al mismo tiempo, es una suerte de cuidado homenaje al rockero rebelde y al western clásico norteamericano. Hill nos presenta este mundo y a sus personajes con una estética y una narrativa cercana a la del cómic (tal vez por eso esta cinta ha sido reconocida como una marcada influencia para algunos realizadores de anime), donde cada secuencia es visualmente atrayente, los diálogos ayudan a conformar este universo paralelo, y las acciones están al servicio de la entretención del espectador. Dentro de la narración episódica existen algunas secuencias que, por exageradas que parezcan (como por ejemplo el ataque de Tom Cody y compañía a la guarida de la pandilla liderada por Raven), resultan coherentes dentro del contexto en el que se presentan. Y es que Hill realiza esta cinta sin más pretensiones que entretener al espectador, utilizando una serie de los elementos que él consideraba indispensables en la película de sus sueños que imaginó cuando era adolescente.

En el campo de las actuaciones se destacan Willem Dafoe, quien hace un estupendo trabajo personificando al despiadado Raven; Amy Madigan, que construye un personaje completamente creíble, que podría ser considerada como una de las chicas más rudas que se ha visto en la pantalla grande; y Rick Moranis, quien cambia su papel habitual del tipo algo tonto pero querible, por el de un personaje completamente desagradable y egoísta. Michael Paré por su parte, realiza un trabajo correcto, mientras que Diane Lane tiene muy pocas líneas de diálogo por lo que por momentos pareciera ser más un personaje secundario que la verdadera protagonista de la cinta. Donde más se luce la actriz es doblando arriba del escenario las canciones escritas por Jim Steinman, en secuencias que se asemejan bastante a la estética esperada de un video musical de la época. En este caso, la banda sonora escrita por Ry Cooder, se convierte en un personaje protagónico más, y resulta ser uno de los puntos más altos del film junto con la cuidada fotografía de Andrew Laszlo.

Aunque “Streets of Fire” se suponía que era la primera parte de una trilogía que pretendía narrar las aventuras de Tom Cody, los pobres resultados de taquilla que obtuvo la cinta echaron por la borda el proyecto. Con el correr del tiempo, “Streets of Fire” ganó el estatus de film de culto por la curiosa mezcla de elementos que presenta, lo que la convierten en una suerte de producción atemporal. Además la cinta presenta un ritmo frenético, que solo se detiene para presentar algunos números de rock. La historia presenta explosiones, persecuciones, e incluso una pelea callejera entre Tom Cody y Raven, los cuales utilizan mazos como arma de elección. Puede que “Streets of Fire” no sea la mejor película del director Walter Hill, pero sin duda es una de las más entretenidas y es una buena recomendación para aquellos amantes de la música rock, o para aquellos que quieran ver algo completamente diferente.



por Fantomas.

5 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Aún recuerdo cuando vi esta película por primera vez, fue en el pueblo, en casa de mi abuela un sábado por la tarde. Me marcó durante días. Me fascinó tanto que aún hoy la recuerdo.
Saludos

Darkerr dijo...

Clásicazo ochentero¡¡¡¡. Y qué buena música se escucha en ella. No sabia lo de la intención de hacerla trilogia, una pena que no se haya concretado. Y la pelea entre Michael Pare y Willem Defoe es impresionante¡¡. Saludos¡¡¡

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Genial película del olvidado Walter Hill.

A Paré (pésimo actor donde los haya) le faltaron litros de carisma para ser un buen Tom Cody, pero el personaje estaba tan bien escrito que apenas afectó a la película.

Aunque me enamoré de Diane Lane en su madurez, siempre es curioso verla tan jovencita (creo que en Outsiders aún era más chiquilla)

A la banda sonora de la película le dediqué un post hace mucho tiempo. Te dejo el enlace por si te interesa leerlo.

http://diariodeunamenteperturbada.blogspot.com/2008/07/fire-inc-nowhere-fast-bso-calles-de.html

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Muy buena película de un genial realizador como Walter Hill. "Streets of Fire" es una cinta sumamente entretenida, en dónde coincido contigo en que se destacan la impecable banda sonora y su excelente fotografía. Los números musicales de Diane Lane, realmente perfectos! De Walter Hill, también me han gustado cintas como "Crossroads", "Extreme Prejudice" y "Last Man Standing", entre otras.
Genial reseña, Saludos!

rogelio dijo...

Hola alguien me puede ayudar. Hay una escena en un camión y cantan una canción a acapela, alguien sabe como se llama la canción y quien la canta?.
Me llamo Roy.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...