viernes, 7 de agosto de 2009

La Commare Secca: El misterioso asesinato de una prostituta en Roma.

“La Commare Secca” (1962), es un drama del director italiano Bernardo Bertolucci, el cual está protagonizado por Marisa Solinas, Allen Midget, Giancarlo De Rosa, y Alfredo Leggi.

En un parque de Roma se descubre el cuerpo de una prostituta asesinada. La policía detiene a quienes pasaron por el lugar esa noche y los va interrogando uno a uno. Las versiones de lo sucedido difieren e incluso se contradicen abiertamente, por cuanto todos (especialmente el asesino) tienen algo que esconder.

Después de un año de haber trabajado como asistente de director de Pier Paolo Pasolini en la cinta, “Accattone” (1961), a Bernardo Bertolucci le asignaron junto a Sergio Citti la confección de un guión basado en una historia escrita por Pasolini. Como el productor Tonino Cervi ,quedó gratamente impresionado con el guión, este le ofreció a Bertolucci la oportunidad de dirigir el film. Durante las filmaciones, Bertolucci modificó en variadas oportunidades el guión, debido a que se sentía incómodo con una historia que trataba mayormente con personajes de clase humilde, y que se ambientaba en las calles de Roma, lo cual difería bastante con el entorno del cual él provenía; los burgueses espacios de Parma, la “pequeña Paris” ubicada al norte de Italia. Por esto motivo, Bertolucci comenzó a buscar espacios que se acercaran a sus raíces provincianas, al mismo tiempo que intentaba convertir a la ciudad de Roma en una suerte de gran villa provinciana.

Entre los cambios que Bertolucci le hizo al guión, se encuentra la inclusión del interrogatorio policial, y la selección de un estilo narrativo de tipo episódico para relatar esta historia de crimen y castigo, que en más de una forma recuerda al film de Akira Kurosawa, “Rashomon” (1950). De hecho, Bertolucci presenta una serie de interrogatorios policiales con sus respectivos flashbacks, en los cuales cada uno de los sospechosos y los testigos relatan cada uno de los movimientos que realizaron el día del crimen, y que terminaron llevándolos al lugar donde se cometió el asesinato. Los sospechosos son ladrones, prostitutas, vagos, o proxenetas, todos los cuales relatan historias de pobreza, las que poco y nada tienen que ver con el crimen que se está investigando. Sin embargo, “La Commare Secca” es una historia acerca del concepto del tiempo; según el mismo Bertolucci, “las imágenes intentan comunicar la idea básica del paso del tiempo, el correr de la horas, el trabajo silencioso de la muerte”.

La maraña de relatos que conforman la historia narrada por Bertolucci, está ligada temporalmente por la cronología de una intensa lluvia que aparece como introducción de cada uno de los flashbacks. Cada vez que comienza a llover, el director aprovecha de mostrar el accionar del último día de la vida de la prostituta. Cuando la lluvia cesa, Bertolucci retoma los relatos de cada uno de los sospechosos. De esta forma, el director logra comprimir todas las historias entre el tiempo que la mujer se despierta en su departamento situado en medio de la nada, se prepara para su última noche de vida, y finalmente muere asesinada a manos de un desconocido. Los interrogatorios aparecen solo como un pretexto para utilizar el estilo narrativo seleccionado por Bertolucci; de hecho, con el fin de diferenciar esta cinta de las obras hollywoodenses de temática similar, el director sitúa los interrogatorios en un escenario abstracto, casi teatral, donde vemos al sospechoso rodeado por un entorno sumido en la oscuridad, y donde solo podemos escuchar la voz del inspector a cargo de la investigación.

“La Commare Secca” muestra una investigación sin un protagonista central, donde además no existe un discurso moral claro. Por momentos, incluso podríamos afirmar que las calles de Roma son el verdadero protagonista del film, el cual se dedica a albergar a esta serie de peculiares personajes que se ven involuntariamente involucrados en un asesinato. De la misma forma, resulta evidente la influencia de Pasolini en la cinta, la cual se manifiesta principalmente en el estudio de los estratos más humildes de la sociedad, y en el uso de actores no profesionales en locaciones reales. Tal vez el mayor defecto que presenta la cinta, es el hecho de que uno espera que los diferentes testimonios nos ayuden a descubrir quién es el verdadero asesino. Sin embargo, ninguno de los testigos aporta datos acerca de la vida de la víctima, y en casi todas las ocasiones lo que ellos relatan se contradice con lo que en verdad sucedió. Además, el director decide ocultarnos el testimonio del único testigo verdadero del asesinato para dar paso a un final relativamente sorpresivo. En esta dinámica de verdad/mentira, se dejan algunos detalles inconclusos dentro de cada una de las historias, lo que en ocasiones resulta algo insatisfactorio.

La realización de esta cinta fue un proceso sumamente difícil para el entonces joven Bertolucci; el director debutante de solo 21 años, aún vivía con sus padres y era el integrante más joven del equipo de filmación. De hecho, según el mismo Bertolucci, “no podía pensar en el primer día de filmación sin sentir escalofríos; cuando un camarógrafo me preguntó ceremonialmente donde debía posicionar la cámara, experimenté uno de los momentos más tensos de mi vida”. Pese a la gran presión que sentía, el director realizó un estupendo trabajo que le valió el reconocimiento de la crítica internacional, que tildó a Bertolucci como uno de los talentos jóvenes más interesantes de la época. Sin embargo, un número no menor de críticos se encargó de señalar que la cinta tenía demasiadas similitudes con el cine de Pasolini, pese a los esfuerzos de Bertolucci por desarrollar un estilo propio y distintivo.

Pese al escaso diálogo, la cinta en ningún momento se torna tediosa. Por otro lado, la banda sonora compuesta por Piero Piccioni y Carlo Rustichelli, es correctamente utilizada por el director para acentuar determinadas situaciones en cada una de las historias. Como había mencionado anteriormente, una de las cosas que más llama la atención del film, es la forma en cómo Bertolucci se encarga de presentar la ciudad de Roma, intercalando sitios turísticos con parajes desolados y barrios pobres. Pese a que ninguno de los actores tenía algún tipo de experiencia en el cine, las interpretaciones son completamente creíbles, lo que provoca que gran parte de los personajes resulten ser detestables, en especial el soldado que es por lejos el personaje más extraño y tal vez el más interesante de todo el relato. La verdad es que “La Commare Secca” es una cinta interesante, con algunas imperfecciones propias del trabajo de un director primerizo. De todas formas, se alza como una producción recomendable del cine italiano, que se presenta como un buen punto de partida para comenzar a conocer la obra de este destacado director.

por Fantomas.

4 comentarios:

H dijo...

paso y sigo leyendo!
Salutes desde SCI TERROR
H

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Desconocía esta película, pero me has intrigado (me ha sonado levemente al caso de la Dalia Negra). Me la apunto para buscarla y disfrutarla.
Saludos y gracias por descubrirnos filmes como este.

Dialoguista dijo...

Suena interesante en varios puntos!! Lo que me dja pensando es estoq ue decis que los interrogatorios no hacen avanzar a la historia, y quedan al final descolgados d ela solución. Ese es un punto que se podria haber aprovehado, no? Aunque quizas la intencion tiene que ver con resaltar que mucho se puede hbalar y poco decir. Lo uqe me queda por preguntarte es si hay violencia explicita. Y si el que lleva la investigación esta caracterizado, como si fuera un protagonista. Por que es raro tambien que no tenga uno que sobresalga.
Sobre las anecdotas, me encantaron!!! Como le van a criticar que se parezca a otro!! En una primera película, gracias que uno puede mantenerse coherente, jejejejjeje, los nervios deben ser enormes!! Y el estilo es algo que creo yo, se va adquieriendo de a poco, con la experiencia!!
Interesantisimo pasar a leer tus post, como siempre!!
Saludos!!

Dialoguista dijo...

Y ahora leo los comentarios anteriores, yo sabia que me sonaba la trama, exactamente me lo ha dicho Crowley, La Dalia Negra!!! La tenia olvidada!!
Saludos otra vez!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...