miércoles, 19 de agosto de 2009

Stage Fright: Las apariencias engañan.

“Stage Fright” (1950), es un film de suspenso del director Alfred Hitchcock, el cual está protagonizado por Jane Wyman, Marlene Dietrich, Michael Wilding y Richard Todd.

Eve Gill (Jane Wyman), estudiante de arte dramático, hija de padres separados, está secretamente enamorada del joven actor Jonathan Cooper (Richard Todd), el cual es perseguido por la policía como presunto autor de un asesinato, por lo que la muchacha lo acoge y oculta en la casa de sus padres. Convencida de su inocencia, emprende una investigación de los hechos que la lleva a conocer al joven inspector de policía Wilfred O. Smith (Michael Wilding), y a relacionarse con la diva del music-hall Charlotte Inwood (Marlene Dietrich), quien parece tener mucho que ocultar.


Tras finalizar el rodaje de “Under Capricorn” (1949), Alfred Hitchcock deseaba volver a Londres para comenzar a trabajar en su siguiente film, probablemente porque este era el escenario donde se desarrollaba la novela “Man Running”, del escritor Selwyn Jepson, la cual había sido elegida por el director como la base de su siguiente producción. O quizá sus deseos de volver respondían al hecho de que el británico tenía la idea de que el ambiente teatral en el cual se desarrollaba la historia, tenía que ser filmado en la ciudad que él tan bien conocía. Fuera cual fuera la razón, Hitchcock deseaba probarse a sí mismo de nuevo en su tierra natal, lo que además le permitía vivir por un tiempo en un hotel, cosa la cual él realmente disfrutaba. Fue así como desde diciembre de 1948 hasta marzo de 1949, Hitchcock y su esposa Alma, trabajarían en la adaptación de la novela la cual llevaría por título “Stage Fright”. Durante este periodo, la pareja le pidió a los guionistas Whitfield Cook y James Birdie que se encargaran de revisar ciertos aspectos del guión, mientras que el director se preparaba para viajar a Inglaterra para comenzar el rodaje.

Una vez que el guión estuvo terminado, Hitchcock envío una lista de elementos (aparatos técnicos, locaciones, decorados, y demases) que él consideraba necesarios para filmar la cinta, a los estudios en Londres. Como la producción iba a ser financiada y distribuida por la Warner Brothers, estudio con el cual Hitchcock había firmado un contrato por varias películas, el director contaba con una libertad sin precedentes en términos creativos, lo que no significaba que no estuviera obligado a obtener un cierto margen de ganancias con el film. Por esta razón, Hitchcock decidió cederle el rol protagónico a la cada vez más popular Jane Wyman, quien acababa de recibir un Oscar por su participación en la cinta “Johnny Belinda” (1948). Al mismo tiempo, fichó a Marlene Dietrich, quien para ese entonces ya era considerada como una estrella en el circuito hollywoodense, para interpretar a la ególatra diva del teatro Charlotte Inwood.


“Stage Fright” se centra en las correrías de una joven estudiante de arte dramático, que tendrá que utilizar su talento para ayudar a un hombre que está acusado de asesinato. Utilizando el marco de una historia en cierto modo irregular, Hitchcock realiza una cómica adaptación de la interpretación teatral en la vida real. Desde la secuencia inicial de créditos, los cuales aparecen sobre el telón de un teatro que gradualmente comienza a subir, para dejar al descubierto el escenario donde transcurrirán los hechos (la mismísima ciudad de Londres), se hace evidente que la cinta sirve en cierta forma como tributo al mundo del teatro. Es más, a medida que transcurre la historia, todos los personajes asumen falsas identidades, como si representaran un papel en esta gran obra, lo que da como resultado que los protagonistas se vean inmersos en un mundo marcado por las caretas y las mentiras, en el cual lamentablemente no se puede confiar en nadie.

Básicamente, el director se inspiró en su amor al teatro y al exhibicionismo, y en la admiración que sentía por la vida que llevaban los actores, al momento de filmar la cinta. Probablemente, el hecho de que su hija Patricia (quien también participa en la película) estuviese estudiando teatro en la Royal Academy aquel año, pudo influir en la decisión de Hitchcock de retratar de manera amable el mundo de las estudiantes de teatro. Por otro lado, el papel que le cedió a su hija esconde algo del sarcasmo tan propio del director, ya que este decidió llamar al personaje Chubby Bannister (nombre que hacía alusión a la gordura de Patricia), una chica en la que según Hitchcock, “uno siempre podía apoyarse”. En cuanto a su relación con el resto del elenco, el realizador no le prestó demasiada atención a Jane Wyman, mientras que con Marlene Dietrich en cambio, mostró un cauteloso respeto. Y es que Dietrich era actriz profesional, camarógrafa, cantante, directora de arte, montadora, diseñadora de vestuario, peluquera, compositora, productora y directora. Además, fue a la única actriz a la cual el director le permitió una apreciable cantidad libertad creativa en el set. Hitchcock no solo la dejó planificar el diseño de iluminación de las escenas en las que participa su personaje, sino que también le dio la libertad de escoger su propio vestuario y joyas.

Además de retratar el mundo del teatro, Hitchcock integra varias de sus constantes dramáticas en la trama: el hombre injustamente acusado, la rubia femme fatale, y la subtrama romántica, entre otras. El engaño parece ser el elemento clave en esta cinta donde todos, protagonista incluida, actúan con una venda sobre los ojos (¡Spoiler! Quien no ha visto esta película es preferible que no lea el resto del párrafo). La gran particularidad que presenta esta película, es que desde un inicio Hitchcock engaña al espectador presentándole un flashback que no corresponde a la realidad de lo acontecido. Aunque se ha dicho que esto no es más que un truco del director, quien buscaba sorprender al espectador con la revelación final de la cinta, el flashback también ha sido interpretado como la versión de los hechos desde el punto de vista del asesino. Para él, la verdadera responsable del crimen es el personaje interpretado por Dietrich, ya que fue ella quien lo arrastró a cometer el asesinato. Según relata el historiador Robert Osbourne, Hitchcock intentó cambiar el comentado flashback durante las filmaciones, pero la producción iba en una etapa tan avanzada que no pudo hacerlo. Esto en cierta forma lo afirma el mismo cineasta, ya que en una ocasión mencionó que ese fue uno de los grandes errores su carrera, lo cual ha sido objeto de discusión durante muchos años entre sus seguidores y la crítica especializada.

Debido a la controversia surgida por la supuesta “manipulación” de la audiencia que Hitchcock realiza con el mentado flashback, “Stage Fright” hoy es considerada como una obra menor del director. Sin embargo, la cinta no solo cuenta con buenas actuaciones, donde se destaca la labor de Marlene Dietrich y de Alastair Sim, quien interpreta al padre Eve, sino que además la producción cuenta con el estupendo trabajo de fotografía de Wilkie Cooper, y la atmosférica banda sonora del compositor Leighton Lucas. Por otro lado, el hecho de que el director le imprima un ritmo narrativo por sobre todo dinámico al film, ayuda a que el espectador se integre de manera activa a una historia donde las mayores dosis de suspenso, están dadas por la posibilidad de que se descubra la doble identidad de la protagonista. En definitiva, aunque “Stage Fright” evidentemente no es uno de los mejores trabajos del afamado cineasta británico, de todas formas se trata de una obra injustamente subvalorada, cuya anécdota del flashback lamentablemente terminó sepultando el resto de los aspectos destacables de esta interesante producción.



por Fantomas.

8 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Crimen, misterio e intriga de la mano del genio del suspense y del referente del cine moderno, ¿alguien puede pedir más?. Siempre enamorado de las apariencias falsas y las suplantaciones de personalidad, qué mejor lugar para hacerlo que con un elenco de actores...
Saludos

Dialoguista dijo...

No la vi, y por supuesto la voy a buscar!!! Me encantó la reseña!!!
Ay, que curiosidad me da cuando escriben "spoiler" y lo que me custa no leerlos, jajajaja
Y me recordaste "Bajo el signo de capricornio", una peli que me gustó mucho y que ya es tiempo que vuelva a ver!! ¿tenes una reseña de esa peli en el blog?
Saludos!!

Möbius el Crononauta dijo...

Una de mis pendientes de Hitchcock, que espero liquidar pronto. Gran reseña, la película prometa, como no podía ser menos.

Saludos

Fantomas dijo...

Hola,

- Crowley: tienes toda la razón. Hitchcock se caracterizaba por escoger con pinzas sus guiones y en esta ocasión no fue diferente.

- Dialoguista: te la recomiendo 100%. En cuanto a "Bajo el signo de Capricornio", aún no la reseño pero espero hacerlo en un futuro.

- Möbius: Espero que puedas verla y me comentes que te ha parecido.

Saludos a todos y gracias por dejar sus comentarios.

Darkerr dijo...

Otra de Hitchcok a descubrir. Bueno, para mi suerte nunca es tarde para revisar la gran filmografia de este director. Gran articulo. Saludos¡¡¡

Deprisa dijo...

La reseña esta muy completa y viene bie na los que nos gusta el cine ir viendo películas de años atrás. Adelante con tu trabajo que merece la pena.

Dr. Quatermass dijo...

La desgracia de directores como Hitch es que sus películas menores son muy desconocidas, pero una película menor de Hitchcock es mejor que el 95% de las de su época!

Por cierto que esta película arrastra cierta polémica porque deliberadamente engaña al espectador, ¿veis esto lícito?, yo siempre he tenido mis dudas en este asunto.

Saludos!

(!) hombre perplejo dijo...

A mí es una de las que más me gustaron, precisamente por esperar poco de ella. Ahora que por fin se han decidido a editarla en dvd será una magnífica oportunidad de recuperarla. El vhs en el que la grabé de la tele se hizo añicos en una mudanza !)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...