viernes, 2 de octubre de 2009

The Angry Red Planet: Un delirante viaje a Marte.

“The Angry Red Planet” (1960), es una cinta de ciencia ficción del director Ib Melchior, la cual está protagonizada por Gerald Mohr, Naura Hayden, y Les Tremayne.

El X1, el primer cohete tripulado lanzado a Marte, es recuperado en órbita después que su misión se había dado por perdida. Sólo dos tripulantes han regresado con vida, y una de ellos, la doctora Iris Ryan (Naura Hayden), es sometida a un tratamiento farmacológico para superar la amnesia que el shock le ha provocado. Es ahí cuando Ryan comienza a relatar lo ocurrido en la misión, desde el descenso en Marte hasta el descubrimiento de la flora y fauna que puso en peligro la vida de los astronautas.


Dentro de las tantas cintas de ciencia ficción de bajo presupuesto que se realizaron durante los cincuenta y los sesenta, de vez en cuando uno suele encontrarse con algunas películas bastante peculiares, siendo una de ellas “The Angry Red Planet”. Esta producción fue perpetrada por la dupla conformada por Ib Melchior y Sid Pink, quienes durante la década de los sesenta se dedicaron a filmar algunas cintas de ciencia ficción de bajo presupuesto, entre las que se encuentran “Reptilicus” (1961) y “Journey to the Seventh Planet” (1962), siempre bajo el alero de la American International Pictures. Aunque las misiones a Marte eran un tema común de las cintas de ciencia ficción de la época, pocos films fueron capaces de relatar una historia tan alucinógena como la de esta producción.

La película comienza de buena manera, casi como si fuese una suerte de documental, donde se relata el proceso de intercepción del cohete, y como este es controlado por los científicos de la Tierra. Dicha secuencia es manejada de buena manera, donde el director mantiene el suspenso con respecto al destino de los ocupantes de la nave. Cuando esta aterriza, uno no sabe muy bien con lo que se pueden encontrar una vez que abran la escotilla de la nave, y cuando finalmente uno de los sobrevivientes es retirado en una camilla con algo gelatinoso y verde en una de sus manos, se siembran aún más dudas con respecto a lo sucedido en el planeta rojo. Uno podría deducir que toda la secuencia inicial tiene dos objetivos puntuales; por un lado, mediante el tratamiento documental que se le da a la llegada de la nave, donde además se insertan imágenes de una misión espacial real, el director intenta otorgarle a la historia un cierto dejo de verosimilitud científica a los acontecimientos descritos en el relato. Al mismo tiempo, intenta emular parte de lo visto en la magnífica “The Quatermass Xperiment” (1955), del director Val Guest.

Lo verdaderamente delirante comienza una vez que la doctora Iris Ryan empieza a relatar lo sucedido en la misión a Marte. Es en este momento cuando la cinta deja en evidencia de que se trata de una producción que pese a carecer de un gran presupuesto, le sobra creatividad. Es ahí cuando conocemos a los integrantes de la tripulación del cohete, la cual está compuesta por el Coronel Thomas O´Bannion (Gerald Mohr), un tipo que parece haber sido sacado directamente de una cinta de gánsteres; el profesor Theodore Gettell (Les Tremayne), que es el personaje más serio de la tripulación; el ingeniero Sam Jacobs (Jack Kruschen), quien parece más interesado en leer sus historietas de ciencia ficción que en la misión en sí; y finalmente la ya mencionada doctora Iris Ryan. Durante el transcurso de la cinta, el director pretende que el espectador crea que se está desarrollando una suerte de romance entre la científica y el coronel, aunque por la forma en que él intenta conquistarla, probablemente hoy sería acusado de acoso sexual.

Una vez que la tripulación aterriza en Marte, podemos ver la razón por la cual "The Angry Red Planet" pese a ser una cinta menor dentro del género, sigue siendo recordada como un film de culto. Al momento de filmar las escenas en Marte, el director de fotografía Stanley Cortez utiliza un proceso conocido como CineMagic. La premisa básica de dicho proceso consistía en que tanto los actores como los decorados dibujados por el artista Alex Toth, se sometían a una "solarización" con el fin de que todo se viera como si se tratara de un negativo rojo. El resultado de esto termina siendo que la película adquiere un tono casi surrealista durante las escenas que relatan las correrías de la tripulación en Marte. Esto es reforzado con la aparición de monstruos increíbles como una ameba gigante, y un extraño ser que parece ser la cruza entre una araña y un murciélago. Aunque este último es claramente una marioneta, es por lejos lo más recordado de la cinta.

A diferencia de la gran mayoría de las cintas de ciencia ficción norteamericanas de los cincuenta, donde los marcianos representaban a los rusos y al peligro de una guerra inminente, en “The Angry Red Planet” el mensaje de advertencia cambia de tono. En vez de advertirnos acerca del peligro que supone el comunismo, recalca la idea de que el verdadero peligro reside en la desconfianza del hombre en el prójimo, lo que a la larga terminará destruyendo nuestro planeta. Luego de años lidiando con el tema de la Guerra Fría, esta película parece reflejar la frustración de gran parte de la sociedad norteamericana con un conflicto que no va a traer beneficio alguno. Por otro lado, llama la atención el doble discurso que la producción presenta con respecto a la figura de la mujer. Durante gran parte del film, prácticamente todos los hombres involucrados en la historia realizan comentarios sexistas que recaen en la figura de la doctora Iris Ryan. No solo es el objeto de deseo de gran parte de la tripulación, sino que también es tratada como histérica por el capitán de la nave. Sin embargo, será ella la responsable de encontrar una solución capaz de combatir con la extraña sustancia que ha comenzado a atacar el cuerpo de Thomas O´Bannion, por lo que se convierte en la verdadera heroína de la cinta.

Por otro lado, las actuaciones en general dejan bastante que desear. Nora Hayden no resulta ser una actriz muy expresiva, y cuesta trabajo creer que ella es una científica brillante. En lo que respecta al personaje de Gerald Mohr, parece una mala imitación de Humphrey Bogart, mientras que el aporte de Jack Kruschen es casi nulo. De hecho, solo Les Tremayne logra que su interpretación resulte creíble. En cuanto al aspecto técnico, los decorados en general son bastante minimalistas, donde el interior de la nave está compuesta solo por dos cuartos, algunos sillones de oficina, un par de osciloscopios, y unos cuantos paneles con luces titilantes. La banda sonora de Paul Dunlap resulta ser correcta, al igual que la fotografía de Stanley Cortez. Aunque “The Angry Red Planet” es una cinta plagada de errores propios de una producción de bajo presupuesto, termina siendo un film sumamente entretenido, donde obviamente el tramo más interesante de la historia resulta ser la estadía en Marte de los astronautas. Además, pese a la simpleza del guión, el director logra insertar un par de interrogantes que resultan efectivas a la hora de capturar la atención
del espectador una vez que los sobrevivientes regresan del planeta rojo. Gracias a sus errores y sus virtudes, “The Angry Red Planet” es hoy considerada como una cinta de culto, y con justa razón.




por Fantomas.

8 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Dentro de la mucha basura que podemos encontrar entre la ciencia ficcion de esa epoca, esta pelicula no la conocia y la voy a buscar, me ha atraido su bizarra puesta en escena.

Saludos!

PD : Me ha mencionado en el texto?

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

La peli es mala, pero me hizo pasar un muy buen rato en su momento, tanto que aún la recuerdo con cariño.
Saludos

Fantomas dijo...

- Dr. Quatermass: Es una película bastante peculiar que merece ser rescatada del olvido. Y si, lo he mencionado en el texto compañero bloguero :)

- Crowley: Precisamente "The Angry Red Planet" es de esas películas malas que compensan sus errores con situaciones bastante divertidas. En el género de la ciencia ficción parecieran existir bastantes casos como este.

Gracias por los comentarios,
Saludos.

Claudia dijo...

Se ve que es una pelicula entretenida......me interesaria verla.
Muy interesante los datos entregados en este post respecto al trafondo de esta peli
Excelente reseña

Dialoguista dijo...

Me gustaria principalmente ver ese efecto "solarizado"!!!! La última foto esta buenisima!!
Saludos!!!

Möbius el Crononauta dijo...

Pinta bien, ¡habrá que verla!

Don_fofo - Cinediondo dijo...

Una maravilla!!

Anónimo dijo...

el efecto solarizado no me gusta pues a estas alturas no se aprecia nada, la pelicula es buena, y no se debe uno despegar porque brincan muy rapido de escena y de historia y las esenas son rapidas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...