sábado, 31 de octubre de 2009

Porco Rosso: Las aventuras de un cerdo aviador.

“Porco Rosso” (1992), es una cinta animada del director Hayao Miyazaki, la cual está basada en el manga del mismo Miyazaki, “The Age of the Flying Boat”.

Marco Pagot, más conocido como Porco Rosso, es un ex piloto de la Primera Guerra Mundial que ahora trabaja como caza recompensas en el Mar Adriático. Una maldición le hace lucir en su cara rasgos de cerdo, y las atrocidades que ha visto le han convertido en un ser solitario descreído de todo. Pero una nueva aventura le dará la oportunidad de reconciliarse con su pasado y revivir al héroe que lleva dentro.


“Porco Rosso” originalmente iba a ser un corto de menos de una hora de duración, el cual iba a ser filmado para la Japan Airlines y que estaba inspirado en el manga escrito por Hayao Miyazaki titulado, “The Age of the Flying Boat”. Sin embargo, al poco tiempo que Miyazaki empezó a trabajar en el proyecto comenzó a contemplar la posibilidad de realizar un largometraje que presentara un buen número de batallas y humor slapstick, al más puro estilo de uno de sus trabajos anteriores, “The Castle of Cagliostro” (1979). Este cambio de perspectiva surgió en gran medida por la presión de los fanáticos que le pedían al director que regresara a ese tipo de historias. Mientras desarrollaba el proyecto, Miyazaki se dio cuenta que la historia de “Porco Rosso” no podía ser manejada de manera frívola, por la sencilla razón de que él no podía trabajar en algo que no lo motivara mayormente. Es por este motivo que él optó por construir un relato que combinara su amor por la cultura italiana, los porcinos, y los aviones, además de incluir algunos mensajes políticos y religiosos.

Aunque la mayoría de los trabajos del director combinan algunas de sus predilecciones personales con elementos comercialmente llamativos, el mismo Miyazaki considera que este proyecto en particular es probablemente demasiado personal e incluso autoindulgente. A raíz de esto, evidentemente persisten algunos temas recurrentes del director, como por ejemplo la desilusión, la nostalgia, y la crisis de la mitad de la vida. “Porco Rosso”, es una de las pocas películas de Miyazaki en la cual se especifica la época y el lugar en el cual se desarrolla la historia. Esta se centra en la figura de Marco Paggot (cuyo nombre fue dado en honor a un animador italiano que trabajó con Miyazaki a principios de los ochenta), el cual es un héroe de la Primera Guerra Mundial, y que tras el conflicto bélico se instaló en una isla del Mar Adriático. Además existen referencias al ascenso del fascismo en Italia y a la depresión postguerra sufrida en Europa durante la década del veinte, lo que convierte a “Porco Rosso” en la cinta del director que más se “apega” al mundo real.

La historia parece estar fuertemente influenciada por algunos elementos de la era dorada de Hollywood, presentes tanto en las comedias y los melodramas románticos de George Cukor, como en la magnífica cinta de aviación de Howard Hawks, “Only Angels Have Wings” (1939). Al mismo tiempo, “Porco Rosso” presenta diálogos ágiles, heroínas autosuficientes, y un relato bien cohesionado. En el mundo descrito por Miyazaki, la amistad, la caballerosidad, el idealismo, y el amor son más que solo palabras. De hecho, el amor es un elemento importante en el film precisamente por el triángulo amoroso que se da entre Marco, la dueña de un café llamada Gina, y una joven ingeniera aeronáutica llamada Fio. Gina es una mujer madura que ha perdido demasiadas cosas como para no saber que es realmente importante en su vida. Su café es una suerte de refugio para los valores de un mundo pasado los cuales ella representa, como por ejemplo la nobleza y una increíble fuerza interior. Fio en cambio, es una hermosa joven que está comenzando a convertirse en una mujer. Su inocencia y la confianza en sí misma son una inspiración para todos quienes la rodean, en especial para Marco.

La principal interrogante del film es: ¿por qué Marco se convirtió en un cerdo? Aunque dicha interrogante no es respondida de manera directa por el director, si se entregan algunas pistas que pueden clarificar las razones de esta maldición tan curiosa. En un momento de la cinta, Marco relata su participación en la Primera Guerra Mundial, incluyendo la trágica muerte de todos sus compañeros en una batalla, entre los cuales se encontraba uno de sus mejores amigos, quien también era el antiguo marido de Gina. Precisamente durante esa batalla, Marco termina presenciando como sus camaradas comienzan su viaje al mundo que nos espera luego de nuestra muerte. Tras esta experiencia, Marco se convence de que él no merecía sobrevivir, al punto que menciona que “la gente buena es la que termina falleciendo”. Es por esto que uno puede entender que es el mismo Marco el que ha lanzado la maldición que lo ha convertido en un cerdo. No es más que un castigo gatillado por su sentimiento de culpa, el cual al mismo tiempo expresa un rechazo por aquellas ideologías que lo empujaron a participar en la guerra. Completando esta idea, es importante mencionar que desde la perspectiva del budismo, el cerdo simboliza la imperfección humana, lo que calza perfectamente con la idea que Marco tiene de sí mismo.


“Porco Rosso” además presenta la fascinación de Miyazaki por los objetos mecánicos de todo tipo, donde evidentemente los aviones ocupan un lugar especial en la cinta, pasando a ser casi un personaje más. De hecho gran parte de los aviones que aparecen en el film fueron dibujados tomando como base una serie de modelos reales, siendo la única excepción el avión de Marco, el cual mezclaba el diseño de un avión italiano llamado Savoia-Marchetti S.M.79, con las ideas de Miyazaki de cómo debía ser el interior de la nave. Gran parte de las escenas más memorables de la película involucran a los distintos aviones que aparecen durante el transcurso de la historia. Un buen ejemplo es la secuencia inicial que incluye el secuestro de un grupo de inquietas niñas por parte de una banda de piratas conocidos como Mamma Aiuto, o la lucha entre Marco y el piloto estadounidense contratado para acabar con él, llamado Donald Curtis (el cual debe su nombre a un modelo de aviones fabricado por la compañía de Glenn Curtiss, y es una suerte de homenaje a la figura del actor Errol Flynn).

Cabe mencionar que en “Porco Rosso” no existen los villanos. Incluso los personajes antagónicos se manejan por códigos de honor y respeto hacia sus pares. Tal vez el gran villano de la cinta es la maquinaria fascista reinante en Italia, la cual es fuertemente criticada por el protagonista y por su amigo el maestro Piccolo, quien es dueño de un taller de hidroaviones. Los hombres del film en general podrían ser definidos como niños con el físico de un adulto, los cuales necesitan la guía de alguien más maduro, que en este caso son Gina y Fio. Como es de esperar en los trabajos de Miyazaki, la animación es impresionante tanto a nivel de diseño de personajes y escenarios, como por la fluidez con la que esta se mueve. Como de costumbre, dichas imágenes son acompañadas por la espectacular banda sonora de Joe Hisaishi. La historia deja algunas interrogantes en el aire, destacándose su final abierto, el cual según Miyazaki pretende estimular la imaginación del espectador. La mezcla de un humor caricaturesco, animación vigorosa, algunos temas políticos, una historia romántica, y ciertos elementos fantásticos, da como resultado esta maravillosa cinta que demuestra porque el trabajo de Hayao Miyazaki es constantemente elogiado por los entendidos y por los fanáticos del cine de animación.


por Fantomas.

6 comentarios:

Santi dijo...

Brillante artículo Fantomas, de una de las películas animadas más entretenidas de la historia.

No creo que sea de las mejores de Miyazaki (lo cual no significa que sea siquiera mediocre, sino que es un peliculón pero no tanto como "El Castillo Ambulante", "Nausicaä del Valle del Viento", "El Viaje de Chihiro", "La Princesa Mononoke", etc.), pero está claro que es un clásico de su filmografía y del cine animado en general; en ella da rienda suelta a su famosa pasión por la aviación de forma explítica. En concreto toda la parte aeronaval está recreada de forma increíble.

"Porco Rosso" es una película imprescindible del director nipón, y como es habitual en su filmografía te transporta a mundos fantásticos pese a que este sea de los más reales que ha realizado.

¡Bravo por el comentario, Fantomas!

Möbius el Crononauta dijo...

La disfruté mucho cuando la vi, hace una década por lo menos.

Saludos

Cinemagnificus dijo...

Madre mia. que maravilla. Mi preferida de Miyazaki. Genial. Siempre que la veo, me emociona y me pone los pelos de punta.

Fantomas dijo...

- Santi: me alegro que te haya gustado el post. Para mi Miyasaki es igual que Hitchcock, no tienen películas malas, sino que sus trabajos son buenos en diferentes niveles.

- Möbius: La gran gracia de las películas de este director, es que nunca pierden su capacidad de sorprender y encantar al espectador.

- Cinemagnificus: Al igual que Santi, "Poroc Rosso" no es mi preferida de Miyazaki, pero sin duda es un peliculón, lleno de momentos emocionantes.

Gracias a todos por sus comentarios,
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Excelente película, aunque ese final abierto que comentas siempre me ha producido sensaciones encontradas.

Miyazaki es uno de los grandes maestros de la animación japonesa, y lo demuestra con cada una de sus películas.

Saludos ;)

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Un post magnífico que me ha devuelto a la memoria esta gran peli de ese genio que es Miyazaki, un creador como pocos.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...