domingo, 13 de diciembre de 2009

The Boy With Green Hair: Cuando los pequeños gestos hacen la diferencia.

“The Boy With Green Hair” (1948), es un drama del director Joseph Losey, el cual está protagonizado por Dean Stockwell, Pat O´Brien, Robert Ryan, y Barbara Hale.

En un pequeño pueblo la policía recoge a Peter (Dean Stockwell), un niño con la cabeza afeitada que se rehúsa a responder las preguntas de los agentes. El doctor Evans (Robert Ryan), el psiquiatra que colabora con la policía, será el encargado de escuchar la increíble historia del pequeño cuyo cabello se volvió completamente verde.


En el año 1947, impresionado por el trabajo de Joseph Losey en el circuito teatral neoyorquino, el jefe de producción de la RKO, Dore Schary, le ofreció a Losey la dirección de la cinta “The Boy With Green Hair”, aún cuando la única experiencia del director en el cine había sido la realización de algunos cortos como por ejemplo el nominado a un Oscar, “A Gun in His Hands” (1945), el cual pertenecía a una serie de cortos de la MGM titulados “Crime Does Not Pay”. Contrario a lo que se podría pensar, la falta de experiencia no fue el mayor problema que tuvo que enfrentar Losey. En aquel entonces, el Comité de Actividades Antiestadounidenses (HUAC) había aterrizado en Hollywood, y Losey era una de las personas que estaba siendo investigada por su supuesto nexo con el partido comunista. Schary, quien en un principio había declarado que "hasta que no se comprobara que un comunista era un hombre dedicado a derrocar de forma violenta al gobierno, él solo se dedicaría a juzgar las capacidades de sus empleados", tuvo que aprobar la utilización de la infame “lista negra” con el fin de proteger la “libertad” de la industria cinematográfica.

El primero en sufrir las consecuencias de la aplicación de esta lista negra sería el productor de la cinta, Adrian Scott. Pese a que Losey era amigo de Scott, decidió no renunciar a la dirección de la película que sería filmada en Technicolor durante los primeros meses de 1948, con un presupuesto cercano a los $900.000 dólares. El que Losey no renunciara a su puesto como director, respondía a que él quería utilizar el film como medio para transmitir un mensaje. Fue así como comenzó a trabajar junto con los guionistas Ben Barzman y Alfred Lewis Levitt, en una historia que hiciera hincapié en la resistencia que debía oponer el pueblo norteamericano contra los partidarios de un conflicto bélico (en este caso con la Unión Soviética), y que al mismo tiempo tratara temas como por ejemplo el racismo y la importancia de la familia. Desafortunadamente para Losey, el excéntrico y políticamente conservador Howard Hughes se hizo cargo de la RKO mientras se estaba filmando “The Boy With Green Hair”. El millonario repudiaba el mensaje pacifista de la cinta, y hizo todo lo posible por sabotear su realización, iniciando una lucha ideológica al interior del estudio.

Tras la intervención de Hughes, Dore Schary, quien oficiaba como el protector del director, de inmediato abandonó el estudio. Mientras tanto, Hughes designó a Peter Rathvon como el encargado de revisar y cambiar los diálogos con mayor carga política que poseía el guión. Finalmente según Barzman, un día Hughes llamó a su oficina al pequeño Dean Stockwell para decirle que cuando los otros niños hablaran de los horrores de la guerra, él debía decir: “y es por eso que Norteamérica tiene el ejército más grande, la marina más grande, y la mayor fuerza aérea del mundo”. Stockwell, quien sentía simpatía por el mensaje de la cinta, le respondió que no estaba dispuesto a hacer eso, aún cuando Hughes comenzó a gritarle enfurecido. Pese a todas estas artimañas, Losey logró proteger la integridad de su proyecto. El guionista Ben Barzman más tarde declararía: “Joe filmó la película de forma que no se pudieran realizar demasiados cambios. Algunas líneas de diálogo fueron incluidas con el fin de suavizar el mensaje, pero eso fue todo”.

Básicamente, “The Boy With Green Hair” es una cándida fábula antibélica acerca de un huérfano de guerra que un día despierta y descubre que su pelo se ha vuelto verde. Esto lo convierte en el objeto de las burlas de todos los habitantes del pequeño pueblo donde vive, quienes eventualmente comenzarán a mirarlo como una amenaza. Peter ha sido un niño que no ha tenido una infancia fácil, ya que luego de que le comunicaran que sus padres habían decidido “alargar sus vacaciones”, el pequeño tuvo que vivir con distintos familiares hasta que por fin logró establecerse en la casa de su abuelo Fry (Pat O´Brien), cuya mayor preocupación es mantener contento a Peter. Será cuando el protagonista se entere que sus padres han muerto intentando salvar a algunos huérfanos de guerra, que comenzará su "maldición". Una vez que el pelo de Peter se ha tornado verde, y este comienza a ser rechazado y perseguido por todos los habitantes del pueblo, él protagonizará una extraña escena en la cual sueña que los niños que aparecían en los afiches que promovían la ayuda para los niños huérfanos, le explican que el color de su pelo simboliza la esperanza de una humanidad sin guerras, en la que la esta trabaja unida en busca del bien común, y que por ese motivo debe comunicarle a los habitantes de su pueblo que son los pequeños gestos los que hacen la diferencia.

En lo que respecta a las actuaciones, estas en general son bastante correctas. Dean Stockwell realiza una estupenda labor interpretando a este pequeño desvalido y solitario, al punto que logra que el espectador sienta cierta empatía con su situación. Pat O´Brien también realiza un buen trabajo interpretando al simpático abuelo de Peter. Su personaje a ratos resulta algo caricaturesco, pero nunca cae en la exageración. Por otro lado, George Barnes realiza un buen trabajo de fotografía, mientras que la banda sonora de Leigh Harline es uno de los puntos altos del film. Curiosa resulta ser la inclusión de un par de números musicales que están protagonizados por el personaje de O´Brien. Aunque por un momento da la impresión de que la cinta va a convertirse en un drama musical, son solo dos los números musicales que se incluyen en la historia, y estos están ubicados en la primera mitad de la película.

“The Boy With Green Hair” es una joya relativamente olvidada. Losey utiliza algunos elementos fantásticos para realizar algunas válidas y profundas observaciones. De hecho, algunas organizaciones alabaron a la cinta por presentar un discurso en contra del racismo (obviamente el pelo verde es una metáfora acerca de la exclusión de la que son víctimas las personas que son consideradas diferentes), mientras que otras destacaron el mensaje positivo de la producción en un época dominada por la histeria desatada por la Guerra Fría. La película resulta ser una cándida historia acerca de la tolerancia y la preocupación por el prójimo, donde Losey mantiene un buen ritmo narrativo durante todo el transcurso de esta, lo que obviamente se agradece. El mensaje a ratos parece ser un poco inocentón, pero tal vez responde a que los encargados del film realmente sentían que podían cambiar el mundo de la misma forma que Peter; a través de pequeños gestos. El final es optimista, pero al mismo tiempo provoca un sentimiento de melancolía donde el espectador no puede evitar pensar que en ocasiones, nuestros intentos por cambiar el mundo (o nuestro entorno) resultan ser inútiles. De todas formas vale la pena intentarlo, al igual que Peter intentó transmitir un mensaje de paz y unidad a los habitantes de su pueblo a sabiendas que podía ser ignorado.




por Fantomas.

5 comentarios:

Kiryu dijo...

Muy buen comentario, desde el análisis del film hasta su contextualización, la cual me ha agradado destacadamente. Con respecto a este tema de la "Caza de Brujas" que se refleja también en este film, te invito a leer mi comentario de la película "Solo ante el peligro" en mi blog:

http://popcornandfilms.blogspot.com/

Un saludo

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Recuerdo haberla hace muchos años y guardar un grato recuerdo de ella. Cuando tuve ocasión de verla, me vino a la mente otra película española que vi de pequeño, y de la que no recuerdo el nombre por desgracia, en al que a un niño le salen dos alas de Angel Celestial. Si me acuerdo de como se llamaba te lo diré.
Saludos

Fantomas dijo...

- Kiryu: Primero, me alegro que te haya gustado el artículo. En este caso la contextualización es sumamente importante para entender de mejor manera el mensaje que quería transmitir Losey. Ya te he dejado un comentario en tu artículo.

- Crowley: Esta película es una de esas pequeñas obras poco conocidas cuyo mensaje y puesta en escena hacen que sea un agrado verlas. Espero que puedas recordar el nombre de la película que mencionas ya que me ha interesado la historia.

Gracias por sus comentarios,
Saludos!

Cecil B. Demente dijo...

Esta la vi de peque, aunque la recuerdo poco. La historia tiene algún punto en común con aquel mítico capítulo de Los Simpson en que Bart pesca un pez de 3 ojos.

Quimerico Inquilino dijo...

Pues no he visto el film, pero Losey siempre me parece interesante.
Me ha gustado mucho la reseña, compañero.
Feliz fin de año.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...