jueves, 29 de abril de 2010

Bad Taste: Bajando un escalón en la cadena alimenticia.

“Bad Taste” (1987), es una comedia de ciencia ficción y horror del director Peter Jackson, la cual está protagonizada por el mismo Jackson, Terry Potter, Pete O´Herne, Craig Smith y Mike Minett.

Un grupo de investigadores especiales pertenecientes al Servicio de Investigación y Defensa Astral, es enviado por el Gobierno neozelandés una pequeña localidad rural para ponerle fin a una plaga de alienígenas que trabajan para una empresa de comida rápida intergaláctica, la cual desea convertir a la Tierra en su proveedor privado de carne.


Cuando el director y guionista Peter Jackson vio por primera vez el film “King Kong” (1933), de los directores Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, no solo quedó maravillado por su particular historia, sino que además por sus espléndidos efectos especiales, los cuales fueron realizador por Willis O´Brien mediante la utilización de la técnica del stop-motion. Con el paso de los años, Jackson comenzó a interesarse cada vez más en el diseño de maquillaje y en la fabricación de animatronics. Por este motivo, una vez que se graduó del colegio, se propuso ingresar a la universidad para convertirse en un técnico en efectos especiales. Lamentablemente para él, la minúscula industria cinematográfica neozelandesa no ofrecía demasiadas oportunidades laborales, por lo que con la ayuda de sus padres, Jackson compró una cámara de 16mm y se lanzó a la tarea de filmar un cortometraje durante los fines de semana, el cual tenía por objetivo demostrar su habilidad a la hora de diseñar diversos efectos especiales. La trama original del cortometraje cuyo título era “Roast of the Day”, giraba en torno a un hombre que terminaba siendo atacado y devorado por un grupo de caníbales que invadían un pequeño pueblo neozelandés.

Sin embargo, lo que empezó como un humilde proyecto, eventualmente se convertiría en un largometraje centrado en la misión de un grupo de extraterrestres caníbales, los cuales viajan a la Tierra con la intención de obtener suficiente comida como para asegurar su supervivencia. La filmación de dicho proyecto se extendería durante cuatro años, y sería costeada casi en su totalidad por el mismo Jackson, quien gastó alrededor de $25.000 dólares. El resto del financiamiento provendría de la Comisión Cinematográfica de Nueva Zelanda, institución que le ofrecería una modesta ayuda financiera al director recién cuando este se encontraba en pleno proceso de producción de la banda sonora del film. Durante todo el proceso de rodaje de la cinta, Jackson no solo estuvo a cargo de su dirección, sino que además tuvo que hacerse cargo de una infinidad de tareas relacionadas con los efectos especiales, dentro de las cuales se incluía la fabricación de las prótesis de látex que debían ocupar los actores encargados de interpretar a los alienígenas, la ejecución de los nauseabundos e impresionantes efectos gore que presenta la cinta, y el diseño de prácticamente todas las armas de fuego que son utilizadas por los protagonistas en su batalla campal contra los alienígenas. No contento con esto, Jackson construyó una estructura metálica que le permitió mover su cámara con mayor libertad, consiguiendo de esta forma imprimirle cierto nivel de profesionalismo a un film que en esencia es un modesto proyecto estudiantil.

Ambientada en un pequeño y aislado pueblo llamado Kaihoro, que en maorí significa “Ciudad Comida”, “Bad Taste” se centra en un grupo de desadaptados liderados por un extraño científico llamado Derek (Peter Jackson), los cuales forman parte de un misterioso departamento gubernamental encargado de investigar una serie de cruentos asesinatos que parecen estar relacionados con una posible invasión alienígena. Lo que en verdad sucede en la hasta entonces apacible localidad de Kaihoro, es que una corporación de comida rápida alienígena ha descubierto que la carne humana es la nueva sensación del universo, por lo que se han propuesto llenar cientos de cajas de cartón con carne humana para comercializarla a través de la galaxia. Lo que dificulta su captura, es el hecho de que los alienígenas son capaces de mutar su forma física al punto de confundirse con los humanos, lo que les ha permitido llevar a cabo sus planes con bastante calma. Debido a las circunstancias en las que se ven envueltos, Derek y su equipo no tienen más opción que comenzar una violenta cruzada en contra de los invasores comandados por una criatura llamada Lord Crumb (Doug Wren), para así evitar que estos lleven a cabo sus macabros planes, y logren escapar con los cientos de kilogramos de mercancía que han logrado recolectar durante su estadía en la Tierra.

A diferencia de la gran mayoría de las cintas de bajo presupuesto que existen de corte similar, “Bad Taste” bombardea al espectador con numerosos efectos especiales que van desde lo artesanal hasta lo innegablemente ingenioso. Y es que Jackson demuestra una evidente preocupación por cohesionar una serie de actos grotescos que no hacen más que reflejar su retorcido sentido del humor. Desmembramientos, regurgitaciones, explosiones, momentos absurdos y otros más cercanos al Grand Guignol, forman parte del repertorio que exhibe el director durante el transcurso del film. Probablemente el mejor ejemplo del amor por lo grotesco que profesa Peter Jackson, tiene relación con un gag recurrente que se centra en uno de los personajes que él mismo interpreta, el cual debido a un infortunado accidente, debe fijar constantemente con cinta adhesiva un pedazo de su cráneo para así evitar seguir perdiendo gran parte de su masa cerebral. Todos estos elementos sumados a las altas dosis de humor negro que presenta la trama, permiten que el ritmo narrativo de “Bad Taste” sea por sobre todo dinámico, lo que en cierta medida compensa la simpleza de la historia y la presencia de ciertos momentos que a todas luces parecen algo improvisados.

En cuanto a las actuaciones, debido al amateurismo de los actores participantes, estas resultan ser extremadamente caricaturescas, lo que en este caso juega a favor del tono lúdico que presenta el relato. Cabe mencionar que debido a lo precario de las condiciones en las que se filmó la cinta, Jackson tuvo que pedirle a varios de sus amigos que participaran tanto frente como detrás de las cámaras, sin importar que estos no tuvieran ninguna experiencia en las respectivas tareas que se les asignaron. Por otro lado, aún cuando existen algunas líneas de diálogo verdaderamente memorables, en general los diálogos evidencian un alto grado de improvisación, lo que provoca en la mayoría de las ocasiones estos no sean realmente relevantes para el desarrollo de la trama. En relación al aspecto técnico de la producción, no solo resulta destacable el ya mencionado trabajo de efectos especiales realizado por Peter Jackson, sino que también llama la atención la pulcritud del trabajo de edición del film, y ciertos juegos de cámara que realiza el director en determinados momentos de la cinta, los cuales posteriormente perfeccionaría en sus próximas producciones. Por último, la banda sonora compuesta por Michelle Scullion y Jay Snowfield, aun cuando es algo minimalista resulta ser bastante efectiva y es acorde al tono del film.

Luego de ser exhibida en el Festival de Cannes, “Bad Taste” despertó el interés de ciertas compañías que se aseguraron de distribuirla internacionalmente, convirtiendo a la ópera prima de Peter Jackson en un verdadero éxito comercial dentro de ciertos circuitos ligados al cine independiente. Esto le permitió al director encaminarse en nuevos proyectos, los cuales por un tiempo mantuvieron el mismo tono absurdo y excesivo que exhibía su debut cinematográfico. Con el paso de los años, “Bad Taste” no solo se ha transformado en un film de culto, sino que también en una fuente de inspiración para los cineastas independientes que buscan ganarse un espacio en el a veces elitista universo cinematográfico. Además de todo esto, esta peculiar comedia de horror y ciencia ficción tiene el mérito de haber convertido a un inquieto técnico de efectos especiales en un prometedor director, lo que de pasó contribuyó al crecimiento de la modesta industria cinematográfica neozelandesa. Pese a las falencias propias de la escases de recursos que presenta el film, “Bad Taste” es una película por sobre todo entretenida, la cual se alza como el producto del talento en estado crudo de un director que durante toda su carrera, ha demostrado tener pasión por lo que hace y ser un conocedor del verdadero arte cinematográfico.



por Fantomas.

8 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Nunca creí que vería esta película reseñada aquí xD

Una serie Z en toda regla. Tan rematadamente mala y ridícula, como divertida. Recuerdo que una de las escenas que más asco me dió fue aquella en la que comen cerebro.

No deja de resultar curioso que a Jackson le dejaran al mando de ESDLA con la filmografía que tenía a sus espaldas.

Saludos ;)

Cinemagnificus dijo...

Sí que tiene su gracia la peli, aunque he de decir que a veces me resulta aburridilla, especialmente por esas escenas largas.

Igualmente, tiene un meritazo y es ya un clásico indiscutible del gore.

@ngel dijo...

Me acuerdo cuando la vi en vhs ,con el tarro de papilla verde y el tio obligado a comerselo ,tambien estaba la de "Braindead" tu madre se ha comido a mi perro ,un poco más elaborada y con enormes dosis de ketchup ,recuerdo la escena de la cortadora de cesped que el prota no deja títere con cabeza ,nunca menjor dicho,saludos.

jb dijo...

Geniaaal!!!
Jajajaj recuerdo que la ví en el cine, eramos seis y en aquellos tiempos eso era mucho menos común que ahora y menos en el estreno... Me acuerdo una escena con un supuesto jefe misterioso que tenía lgo así como una protesis o dedo garra no se la ví hac emucho y me hice seguidor de jackson

Don_fofo - Cinediondo dijo...

Ñoña y orgullosamente puedo afirmar que soy el flamante poseedor de una copia original de esta película en formato vhs ochentero de caja plástica groseramente grande... algún día se la heredaré a mi hijo el cual a su vez seguramente la tirará a la basura sin siquiera verla jaja...

Que alegría ver una película como esta reseñada en un sitio como este.

saludoS!!

Fantomas dijo...

- Pliskeen: Igual intento reseñar de todo un poco ;) Concuerdo contigo, lejos la escena más asquerosa es aquella en que prueban el pote de "comida". Lo de ESDLA también es cierto, especialmente por las tres primeras cintas de Jackson.

- Cinemagnificus: Hay algunas escenas que se extienden más de la cuenta (de hecho la peli perfectamente podría haber sido 10 minutos más corta) pero en términos generales "Bad Taste" es bastante entretenida.

- @ngel: Como le dije a Pliskeen, la escena que mencionas es lejos la más asquerosa de la película. "Braindead" es a mi gusto un peliculón, que creo que tiene el record de la película donde se derrama más sangre.

- jb: Haber visto esta película en el cine debe haber sido una experiencia bastante entretenida. La escena del jefe con la prótesis es la que da inicio al film y la verdad es que es tan disparatada como el resto de la película.

- Don Fofo: El VHS de esta película a estas alturas es un objeto de colección aunque es bastante probable que el día que se la heredes a tu hijo pase lo que dices...jaja

Gracias a todos por los comentarios,
Saludos ;)

Möbius el Crononauta dijo...

Entrañable casquería, hay que recordarla con cariño

jb dijo...

jajaja siiii!!!
Es como una medalla ;) ;) :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...