martes, 20 de abril de 2010

The Shout: Rompecabezas místico.

“The Shout” (1978), es una cinta de terror psicológico del director Jerzy Skolimowski, la cual está protagonizada por Alan Bates, John Hurt y Susannah York.

El sol brilla sobre un verde campo donde se celebra un partido de cricket. Se trata de la competición anual entre los habitantes de un pequeño pueblo inglés y el personal del hospital psiquiátrico de la zona. En la tienda donde se ha montado el panel con el marcador se encuentran dos individuos: un paciente del recinto llamado Charles Crossley (Alan Bates), y Robert Graves (Tim Curry), un invitado del doctor a cargo del hospital. Mientras ven el partido, Crossley relata una espeluznante historia sobre cómo sus supuestos poderes sobrenaturales le permiten asesinar a quien él desee utilizando un grito aprendido de los aborígenes australianos. Pese a que Graves se toma la historia como la mera fantasía de un enfermo psiquiátrico, durante el transcurso del partido ocurre algo que le hace cuestionarse su propia salud mental.


Luego de trabajar varios años junto a directores tales como Andrzej Wajda y Roman Polanski, el realizador y guionista polaco Jerzy Skolimowski intentó cimentar su carrera como director tanto al interior de su Polonia natal, como también en el difícil mercado extranjero. Tras el fracaso comercial de la comedia “King, Queen, Knave” (1972), la cual estaba protagonizada por David Niven y Gina Lollobrigida, Skolimowski se tomó un receso de seis años antes de estrenar el film de horror “The Shout”, con el cual esperaba reencantar al público internacional que en algún momento le dio la espalda. El guión de dicha producción fue escrito por el mismo Skolimowski en compañía de Michael Austin, y estaba basado en la historia corta del mismo nombre del escritor Robert Graves, quien es mayormente conocido por ser el autor de la novela “Yo, Claudio”. Una vez terminado el guión, el director se lo presentó a los ejecutivos de la productora inglesa Rank Organisation, quienes aceptaron financiar el proyecto con la condición de que este fuese rodado en Inglaterra, y que contara con la participación de un elenco compuesto en su mayoría por actores consagrados británicos. “The Shout” al igual que el celebrado film de Nicolas Roeg, “Don´t Look Now” (1973), se caracteriza por ser una cinta ambigua e inteligente, la cual tiende a enfatizar el escenario donde transcurre la historia, el cual en este caso es una tranquila villa ubicada en el norte de Devon.

La historia de “The Shout” se desarrolla en una pequeña cabaña que se encuentra ubicada en una localidad dominada por la presencia de diversas montañas y dunas de arena, en la cual residen un músico experimental llamado Anthony Fielding (John Hurt) y su esposa Rachel (Susannah York). Cierto día, al hogar de los Fielding llega un misterioso vagabundo llamado Charles Crossley, quien en un abrir y cerrar de ojos, comienza a dominar a la pareja mediante la utilización de poderes sobrenaturales y peligrosos juegos psicológicos, los cuales supuestamente adquirió mientras vivía con una tribu de aborígenes australianos. Fue precisamente durante sus años en Australia, que el hombre dice haber aprendido un particular grito, el cual le permite asesinar a cualquiera que tenga la mala fortuna de escucharlo. Curiosamente, quien relata los pormenores de la relación que se establece entre la pareja y el vagabundo, es el mismo Crossley, quien en la actualidad se encuentra internado en un asilo psiquiátrico. Utilizando una narrativa absolutamente oblicua, Crossley le relata su historia junto a los Fielding a un personaje arbitrario, mientras ambos observan atentamente un partido de cricket que se está llevando a cabo en la institución en la que ahora reside Crossley.

Cuando comienza a relatar la historia, Crossley de inmediato le clarifica tanto a la persona que lo escucha como al espectador lo siguiente: “Cada palabra de lo que voy a contarte es verdad. Sin embargo, voy a contarlo de una manera diferente. Siempre es la misma historia, pero yo cambio la secuencia de eventos y el clímax un poco porque me gusta mantenerla viva”. Skolimowski materializa el inestable mundo construido por Crossley mediante una sucesión de fragmentos visuales, que en ocasiones poco tienen que ver con la historia de fondo. Cuando el personaje interpretado por Alan Bates comienza a conversar con su interlocutor, el director intercala sus palabras con diversas imágenes del campo de juego, algunas de las cuales son tan breves que prácticamente resultan ser abstractas. Más tarde, cuando Anthony es introducido al relato, es posible apreciar una serie de secuencias que tienen estricta relación con el proceso experimental que este lleva a cabo al interior de su hogar, el cual tiene por objetivo grabar diversos acontecimientos sónicos, tales como el zumbido de una abeja al interior de un frasco de vidrio, el golpeteo de un metrónomo y el timbre de un despertador, entre otros. Al provenir de una fuente completamente críptica, la historia de “The Shout” está sometida a la perspectiva distorsionada de un hombre a lo menos extraño, lo que evidentemente pone en tela de juicio la veracidad del curioso y colorido relato de Crossley.

En cuanto a Anthony y Rachel York, ellos básicamente son una apacible y modesta pareja que disfruta de la paz reinante en la campiña inglesa. Debido a que su existencia es en gran medida rutinaria y carente de pasión, Crossley rápidamente se convierte en una fuerza activa que los remece y le da forma a su estilo de vida y a su relación. Por otro lado, pese a la ansiedad que despierta en Anthony la invasiva y repentina llegada de Crossley, él no puede evitar sentir cierto grado de envidia por la pureza mística de su extraño invitado. Después de todo, Anthony es un hombre que desea adquirir un mayor conocimiento del mundo que lo rodea y de sí mismo a través de la experimentación con el sonido. Bajo este prisma, el grito gutural que Crossley ha perfeccionado con el transcurso de los años, representa un sonido tan lúcido y auténtico, que pone en vergüenza a la zigzagueante búsqueda espiritual de Anthony. Una vez que Skolimowski materializa el grito aborigen de Crossley en la pantalla, el film se disuelve en un puñado de subtramas e imágenes que luchan por conservar cierto grado de coherencia. Al mismo tiempo, la motivación que se esconde tras el deseo de Crossley de destruir las vidas de los Fielding, resulta ser tan críptica como su propio accionar. Como si la historia no fuese lo suficientemente extraña, durante su último tramo se fusionan acertijos, fragmentos espirituales, hechizos y objetos de significado místico, dando lugar a un final tan aterrador como desorientador.

En cuanto a las actuaciones, la totalidad del elenco realiza un trabajo estupendo. Mientras que Alan Bates interpreta de manera magnífica a un hombre misterioso y claramente trastornado, que es capaz de controlar por completo a todos aquellos quienes lo rodean, John Hurt personifica de gran manera a un hombre consumido por la rutina, quien está dispuesto a sumergirse en un espiral de locura y violencia con tal de llegar al fondo de su particular búsqueda espiritual. Por último, cabe destacar a Susannah York, quien logra con éxito interpretar a una ama de casa aburrida que ve su vida revolucionada con la llegada de Crossley, quien logra seducirla mediante el supuesto uso de magia negra. En relación al aspecto técnico de la producción, esta no solo cuenta con el maravilloso trabajo de fotografía de Mike Molloy, sino que también con la atmosférica banda sonora de tintes avant-garde, obra de los compositores Tony Banks y Mike Rutherford, quienes son más conocidos por ser dos de los miembros de la banda británica Genesis. “The Shout” sería exhibida en el Festival de Cannes, donde sería aclamada por la crítica y recibiría el premio del jurado. Lamentablemente, esto no ayudó demasiado a que el film fuese ampliamente distribuido a nivel internacional, por lo que solo fue exhibido brevemente en ciertos circuitos norteamericanos ligados al cine arte.

Básicamente “The Shout” es un escalofriante film de terror que presenta una narrativa que se va construyendo de forma pausada, la cual a través de diferentes simbolismos habla de cómo la vida y el arte pueden ser fácilmente manipulados y distorsionados por el hombre y sus constantes cambios de pensamiento. Irónicamente, ni Crossley ni Anthony logran llegar al fondo de sus respectivas búsquedas espirituales, lo que provoca que ambos se decanten por la violencia y el caos, lo que eventualmente los termina sumiendo en la más profunda oscuridad. De hecho, aún cuando Crossley logra controlar por completo la rutinaria vida de Anthony y Rachel, eventualmente termina consumido por su propia paranoia. En el caso de Anthony, si bien logra descifrar algunos de los misterios de la vida a través de su experimentación sónica, no puede evitar alejarse cada vez más del mundo del real a medida de que se sumerge más profundamente en sus propios cuestionamientos existenciales. En definitiva, “The Shout” puede ser definida como un delirante y ambiguo collage de impresiones y eventos abstractos, cuyo desenlace está abierto a la libre interpretación del espectador, quien no podrá evitar sentirse intrigado por esta peculiar historia de tintes siniestros e implicaciones filosóficas.

*Advertencia: El trailer contiene una serie de spoilers que pueden perjudicar el futuro visionado del film.



por Fantomas.

4 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

No la conocía, y parece que promete. Gracias por sacarla del olvido

Saludos

Fantomas dijo...

- Möbius: Gracias a ti por tu comentario. Espero que puedas ver la película.

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Nunca había oído de éste título, pero la premisa suena extrañamente interesante y original. Además, John Hurt es un actor sólido.

Saludos

Quimerico Inquilino dijo...

Ummmh, interesante, interesante... No la conocía tampoco, al menos por su título original. Gracias por el descubrimiento y a ver si la encuentro por ahí...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...