sábado, 10 de julio de 2010

The Comedy of Terrors: Alcohol, Shakespeare y Muerte.

“The Comedy of Terrors” (1964), es una comedia de terror del director Jacques Tourneur, la cual está protagonizada por Vincent Price, Peter Lorre, Boris Karloff y Basil Rathbone.

Cuando sus "clientes" no reclaman su presencia con la asiduidad que ellos necesitan para subsistir, Waldo Trumbull (Vincent Price), un perfecto alcohólico sin escrúpulos que es propietario de una funeraria, y su único colaborador, Felix Gillie (Peter Lorre), un ladrón que tuvo que abandonar su oficio por no saber realizarlo, se ven obligados a forzar algunas defunciones valiéndose de las técnicas más disparatadas.

Tras el éxito de la cinta de Roger Corman, “The Raven” (1963), la cual formaba parte del ciclo de adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe que el director realizó durante la década del sesenta, la productora American International Pictures se lanzó a la tarea de desarrollar un proyecto que nuevamente pudiese reunir a Vincent Price, Boris Karloff y Peter Lorre, quienes habían demostrado tener una gran química en “The Raven”. Debido a que Corman se encontraba afinando los últimos detalles del film “The Masque of the Red Death” (1964), el proyecto le fue asignado al director Jacques Tourneur, quien hacía poco tiempo que estaba bajo contrato con la American International Pictures. El guión de la cinta que eventualmente sería titulada “The Comedy of Terrors”, estaría a cargo del escritor Richard Matheson, quien había trabajado junto a Corman en gran parte de las adaptaciones de la obra de Poe. Es quizás por este motivo que no resulta extraño que el personaje interpretado por Vincent Price, en un determinado momento del film recite una de las líneas del poema “The Raven”, o que los personajes del mismo Price y de Peter Lorre sean en cierta medida una extensión de los personajes que ambos interpretaron en el segmento titulado “The Black Cat”, perteneciente a la cinta de antologías “Tales of Terror” (1962), la cual dicho sea de paso también está inspirada en los textos de Edgar Allan Poe.

Curiosamente, se produciría una gran controversia en torno al guión. Tras finalizar el rodaje del film, Tourneur expresó públicamente su descontento con la producción, cosa que desconcertó por completo a Richard Matheson. Según el escritor, el guión al cual Tourneur solo le había dedicado alabanzas fue filmado palabra por palabra. Matheson posteriormente añadiría: “Solo puedo asumir que Tourneur no quedó satisfecho con algunas de las actuaciones del elenco participante”. Con respecto a esto, cabe mencionar que originalmente Boris Karloff había sido contratado para interpretar al actor shakesperiano que oficia como inquilino de Waldo Trumbull. Sin embargo, la artritis que aquejaba al actor en aquel entonces no le permitía interpretar a un personaje que requería una gran cantidad de esfuerzo físico. Debido a esto, Karloff finalmente terminó interpretando a Amos Hinchley, el senil suegro de Trumbull, cuya participación en la trama es más bien esporádica. En cuanto al rol del inquilino del personaje de Price, finalmente sería interpretado por Basil Rahtbone, quien ya había compartido escena en varias ocasiones tanto como Boris Karloff, como con Vincent Price. El elenco lo completaría la voluptuosa Joyce Jameson, quien interpretaría a la molesta esposa de Trumbull, Amaryllis, y el veterano comediante Joe E. Brown, quien tiene un cameo como el peculiar cuidador de un cementerio.

La historia de “The Comedy of Terrors” se desarrolla en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra en pleno siglo XIX. En dicho lugar vive Waldo Trumbull, un hombre irresponsable que está a cargo de administrar una funeraria, la cual antes estaba a cargo de su suegro Amos Hinchley, quien ahora además de sordo está senil. Lamentablemente para Trumbull, cuya mayor entretención es beber hasta perder el conocimiento, el negocio ha andado mal últimamente debido a la escasez de clientes. A raíz de esto, junto a su ayudante Felix Gillie, no solo han debido profanar diversas tumbas con tal de recuperar el único ataúd con el que cuenta la funeraria, sino que además han debido poner en práctica una nueva estrategia empresarial, la cual consiste en la captación de nuevos clientes de manera forzosa. Es así como durante las noches, Trumbull y su torpe ayudante visitan domicilios habitados por hombres viudos y entrados en edad, cuyas muertes no levanten demasiadas sospechas. Todo se complicará de sobremanera cuando Trumbull decide asesinar a John Black (Basil Rathbone), el excéntrico inquilino de la casa en la cual reside junto a su familia, ya que este se levantará de la tumba en numerosas ocasiones para atormentarlo y poner en riesgo su peculiar operación.

En cierta forma, “The Comedy of Terrors” podría considerarse como una sátira de “Premature Burial” (1962), una de las cintas pertenecientes al ciclo de adaptaciones de la obra de Poe llevado a cabo por Roger Corman, en la cual el protagonista vive atormentado por la idea de ser enterrado vivo tal y como le sucedió a su padre quien sufría de catalepsia. En esta ocasión es el personaje de Rathbone quien sufre de catalepsia, lo que dificulta que Trumbull y compañía puedan convertirlo en un cliente permanente de su funeraria. En esencia, el film de Tourneur es una comedia de enredos donde las motivaciones de su protagonista distan de ser loables, lo que de todas formas no impide que el espectador sienta un cierto grado de afecto por él. Y es que a diferencia de gran parte de los borrachos cinematográficos, Trumbull es un borracho elocuente, quien elucubra sus ideas más brillantes cuando está empapado en alcohol. En gran medida, es un peculiar antihéroe que suele aplicar la ley del mínimo esfuerzo, al mismo tiempo que insulta sin contemplaciones a su esposa a quien desprecia, abusa de su torpe y frágil colaborador quien secretamente está enamorado de Amaryllis, e intenta asesinar a su suegro haciéndolo creer que le está dando medicina cuando en verdad está entregándole un frasco de veneno.

Sin lugar a dudas lo que permite que esta cinta resulte realmente divertida, es la interacción que se produce entre los personajes interpretados por Price y Lorre. Mientras que Price logra con éxito convertir a Trumbull en un patán carismático, Lorre interpreta de manera espectacular a un hombre bien intencionado y algo inocente, que se ve obligado a seguir las órdenes de Trumbull debido a que este constantemente lo amenaza con revelarle a las autoridades su pasado como criminal. Boris Karloff por su parte, demuestra sus dotes para la comedia interpretando a un anciano despistado, rol al cual perfectamente se le podría haber sacado un mayor provecho. Por último cabe destacar a Basil Rathbone, quien interpreta a un personaje casi inmortal, el cual adquiere un rol central en el último tramo del film cuando tras numerosas visitas al ataúd que ha sido seleccionado para su descanso eterno, decide levantarse de la tumba desprovisto de toda cordura, con la intención de asesinar a Trumbull y a todo el resto de las personas que habitan en la casa del empresario fúnebre. Obviamente debido al tono del film, el cual contiene grandes dosis de comedia verbal y humor slapstick, todos los actores optan por sobreactuar al punto de convertir a sus personajes en verdaderas caricaturas que no buscan otra cosa más que satirizar el género del horror gótico.

El tono juguetón y burlesco del guión es contrastado por el maravilloso diseño de producción de Daniel Haller, la atmosférica banda sonora del compositor Les Baxter, y el correcto trabajo de fotografía de Floyd Crosby. Si bien “The Comedy of Terrors” no aporta nada realmente nuevo al género, de todas formas se alza como una cinta entretenida que gracias a su inteligente guión y al elenco participante, ha soportado de buena manera el paso del tiempo. Cabe mencionar que el film de Tourneur además suele ser recordado por ser la última colaboración entre Karloff, Price y Lorre, quienes junto a Rathbone estaban contemplados por los ejecutivos de la American International Pictures para protagonizar otro proyecto cuyo título tentativo era “Sweethearts and Horrors”. Sin embargo, el fallecimiento de Lorre el 23 de Marzo de 1964, terminaría echando por la borda el interesante proyecto.



por Fantomas.

7 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No me suena de nada, aunque me da que por aquella época Tourneur ya estaba un poco en decadencia...

La echaré un vistazo por la curiosa premisa y el reparto.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

- Pliskeen: Aunque es cierto que para ese época Tourneur no estaba en su mejor momento, esta pelicula es sumamente entretenida. El elenco en su totalidad realiza un estupendo trabajo, por lo que te recomiendo que le des una mirada.

Saludos ;)

Claudia dijo...

Esta es una pelicula muy entretenida.......sin duda la recomiendo para que la vean.
Muy buen articulo

HorroJeur dijo...

Hay algunas (pocas) comedias de terror en los 60 deliciosas: El baile de los vampiros de Polanski, La pequeña tienda de los horrores de Corman y esta misma.

Buen artículo, buen análisis, me trajo buenos recuerdos de una película que vi hace un tiempo pero que tengo muy presente...

Möbius el Crononauta dijo...

mmm otra que habrá que llevarse al saco.

Saludos

H dijo...

gracias! veremos que pasa no?
Salutes desde SCI TERROR
H

Fantomas dijo...

- Claudia: Si, es una muy buena película. Me alegro que te haya gustado el artículo.

- HorroJeur: Yo creo que "The Raven", protagonizada por el mismo trío de actores, también cae dentro de la lista que mencionas. De hecho tiene unas secuencias que parecen haber sido sacadas de los cortos animados de la Warner.

- Möbius: Espero que algún día la veas. De seguro que no te arrepentirás.

- H: Lo único que no me quedó tan claro es que parece que la lista que publicaron es por "orden de puntuación" por lo que ya debería estar claro el ganador...habrá que esperar...

Gracias a todos por sus comentarios,
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...