lunes, 19 de julio de 2010

Fantomas: El criminal más brillante de Francia.

“Fantômas” (1964), es una comedia de aventuras del director André Hunebelle, la cual está protagonizada por Jean Marais, Louis de Funès y Mylène Demongeot.

El malvado criminal Fantomas (Jean Marais), hombre de mil caras, capaz de transformarse en cualquier persona, descubre que un periodista llamado Fandor (Jean Marais) ha publicado una entrevista falsa con él. Decidido a tomar venganza, Fantomas adopta los rasgos físicos del periodista y comete un sensacional crimen haciéndose pasar por él. Fandor da con sus huesos en la cárcel y nadie cree en su inocencia. Será responsabilidad del famoso comisario Juve (Louis de Funès), encontrar a Fantomas antes de que este siga cometiendo sus espectaculares fechorías.

Fantomas, uno de los personajes más populares de la historia de la literatura policial francesa, nació en 1911 de la mano de los escritores Marcel Allain y Pierre Souvestre. A diferencia de otros criminales literarios como su compatriota Arsène Lupin, Fantomas es reconocido como un verdadero sociópata que disfruta asesinando a inocentes de forma llamativa. Este personaje en total protagonizaría 43 novelas escritas entre 1911 y 1963 (donde las últimas 11 serían escritas por Allain en solitario tras la muerte de su socio creativo en 1914). Dos años después de la publicación de la primera novela, el director Louis Feuillade filmaría la primera aparición cinematográfica de Fantomas, la cual se convertiría en una serial muda de cinco partes. Durante el transcurso de los años, han sido varios los directores franceses que han llevado a este antihéroe al cine, pero fue el director Andrè Hunebelle quien intentó cambiar un poco la fórmula que se había utilizado hasta el momento. Inspirado por la Bondmanía desatada en los sesenta, Hunebelle decidió presentar a Fantomas como si se tratara de un oscuro agente secreto cuya única misión es desatar el caos mundial.

No contento con esto, Hunebelle pensó que sería conveniente realizar una pseudo cinta de espías con algunos toques de comedia, los cuales estarían a cargo del actor cómico francés Louis de Funès, quien interpretaría al inspector Juve, personaje que al igual que en las novelas, en la cinta se muestra obsesionado con la captura de Fantomas. Como todo buen villano, Fantomas es un personaje fascinante que presenta una inteligencia superior, despiadados métodos criminales, modales elegantes, y una identidad cubierta tras una máscara gris que acerca bastante su apariencia a la de un personaje salido de un cómic. Además es un maestro del disfraz, cosa que queda en evidencia en la primera escena del film, donde demuestra que no necesita de armas o complejos planes para llevar a cabo sus vistosos robos. Vestido como si se tratara de un distinguido millonario, ingresa a una joyería donde utilizando el pretexto que desea comprar algunas joyas, le pide al dueño que le enseñe algunos de los costosos collares de diamante que se encuentran a la venta en el local. Después de firmar un cheque por una cuantiosa suma de dinero, Fantomas se larga de la joyería tranquilamente con su “compra”. Sin embargo, a los cinco minutos de sucedido esto, el vendedor mira con espanto como la tinta del cheque comienza a desaparecer para dejar al descubierto una sola palabra: Fantomas.

Para todo el mundo menos para el inspector Juve, Fantomas no es más que una leyenda urbana, una suerte de chivo expiatorio que utiliza la policía para justificar su incompetencia al momento de frenar la creciente tasa de crímenes en Francia. Eso es precisamente lo que motiva al periodista Fandor a escribir una falsa entrevista con Fantomas, en la cual aprovecha de ridiculizarlo; al no existir el famoso criminal, nadie puede tomar represalias o acusarlo de engañar a los lectores. Sin embargo, su plan no sale como él lo había planeado, ya que enojado por haber sido retratado como una mera caricatura, Fantomas secuestra a Fandor, adopta su identidad, y comete un espectacular robo en el que implica al periodista. Aunque ha cumplido su objetivo, el brillante criminal no parece estar demasiado contento. Y es que su némesis, el comisario Juve, constantemente amenaza con capturarlo y dejarlo en ridículo frente a la opinión pública, cosa que a Fantomas lo tiene realmente cansado. Es por esto que en esta ocasión asume la identidad de Juve para cometer un par de crímenes. Perseguidos injustamente por la policía, ahora Juve y Fandor tendrán que aliarse si es que quieren limpiar sus nombres y capturar al escurridizo e ingenioso criminal.

Esto es a grandes rasgos la trama de la película, aunque la verdad es que la cinta está guiada por una serie de diversas situaciones más que por una historia bien definida. Podría considerarse que “Fantomas” está compuesta por una serie de episodios que están ligados entre sí por un delgado hilo conductor. Cuatro años más tarde, el director Mario Bava realizaría algo similar en el film “Danger: Diabolik” (1968), cuyo protagonista se basa precisamente en Fantomas. Por otro lado, Hunebelle intenta tapar algunas de las falencias que presenta el sencillo guión escrito por Jean Halain y Pierre Foucaud, adornando algunas situaciones para que parezcan más complejas de lo que en realidad son. Los crímenes que lleva a cabo Fantomas son en esencia bastantes simples, por lo que difícilmente logran impresionar al espectador. Donde la cinta funciona mejor es en las escenas de acción, como por ejemplo en la secuencia donde Fandor debe intentar controlar un auto sin frenos mientras este se precipita por un camino repleto de cerradas curvas, o como la larga e intensa persecución final donde incluso hay espacio para el humor slapstick.

En el ámbito de las actuaciones, Louis de Funès realiza un trabajo efectivo pero que no alcanza a resultar hilarante. Y es que su personaje vendría siendo la versión neurótica del Inspector Clouseau; constantemente pierde el control cuando ve como Fantomas se ríe de la policía y la sociedad francesa, tras lo cual procede a golpear a su ayudante y a gritonear a todos sus subordinados. Por momentos el actor se muestra más controlado, expresándose sólo mediante gestos más propios de la pantomima, lo que a mi modo de ver funciona de mejor manera a la hora de hacer reír al espectador. Jean Marais por su parte, realiza un estupendo trabajo interpretando al ambicioso pero heroico periodista, y al maquiavélico Fantomas. Lo que probablemente resulta más sorprendente de la labor del actor, es que pese a sus 51 años de edad participó en todas las escenas de riesgo, las que dicho sea de paso no son pocas. Por otro lado, el trabajo de fotografía de Marcel Grignon es correcto, mientras que la banda sonora compuesta por Michel Magne provee a la cinta de una atmósfera propia de un film de espías.

“Fantomas” pese a todas sus falencias es un film bastante entretenido que presenta un villano interesante y un par de protagonistas que terminan complementándose de buena manera. Aunque en lo personal soy seguidor del trabajo de Louis De Funes, me parece que en esta ocasión André Hunebelle tomó una decisión inteligente al dejar a su personaje en un segundo plano para concentrarse en el enfrentamiento entre Fantomas y Fandor. Y es que de esta forma esta película pasa a convertirse en una cinta de aventuras con algunos toques de comedia, y no en una comedia con algunas dosis de aventura, cosa que sucedería en las siguientes dos entradas de la trilogía filmada por Hunebelle; “Fantômas se déchaine” (1965) y “Fantômas contre Scotland Yard” (1967). A mi gusto esta es la mejor entrada de la trilogía, por lo que queda la sensación de que de haberse escrito un mejor guión, la película podría haberse transformado en un clásico sin problemas. En definitiva, “Fantômas” es una cinta colorida, alocada y entretenida, que pertenece a un tiempo donde el público se impresionaba más fácilmente, lo que no significa que no valga la pena echarle una mirada.




por Fantomas.

5 comentarios:

Alanbrooke dijo...

Interesante. Yo leí varios cómics de ese personaje, pero lo curioso es que aparecía como el héro y no el villano, aunque seguía siendo un criminal buscado, era una especie de Robin Hood.

Fantomas dijo...

- Alanbrooke: En la mayoría de las adaptaciones cinematográficas, si bien Fantomas suele ser el protagonista, es retratado como un criminal despiadado con un nulo interés por el prójimo. Creo que la Marvel creó un personaje basado en Fantomas el cual si juega por el lado de la "justicia" (aunque la verdad no estoy del todo seguro).

Saludos ;)

Summerand dijo...

Hola! antes que nada decirte que tu blog me encanta! :)

y que lo empiezo a seguir desde ahora.

Lo segundo, que aquí tienes el link de mi blog por si quieres pasarte y seguirme tu tambien:

http://noticiasdeterror.blogspot.com/

nos leemos!!:D

Dialoguista dijo...

Esta la quiero ver ;-) pero más me llaman la atención las otras del personaje que nombras. Ahora... si bien sabia que era un villano, no sabia mucho de Fantomas, la pregunta obviaaa es ¿porque vos elegiste ese personaje como nick;-)? jajaja
Por los comentarios deduzco que hay Fantomas "buenos" y Fantomas "malos", que ensaladaaa. Espero más entradas de este personaje eh!!! ;-)
Saludos

Fantomas dijo...

- Summerand: Primero, gracias por visitar este blog. Por ahora te agrego a la lista de blogs amigos, pero prometo que mañana con tiempo reviso tu blog.

- Dialoguista: Probablemente una vez terminado el especial de agosto subiré las reseñas de las otras dos entradas de la trilogía. En cuanto a porqué mi nick es Fantomas, es debido a un grupo musical que me gusta donde el vocalista al ser cinéfilo le puso el nombre de esta antihéroe.

Gracias a ambos por los comentarios,
Saludos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...