miércoles, 11 de junio de 2008

Shadow of a Doubt: El film más personal de Alfred Hitchcock.

“Shadow of a Doubt” (1943), es un film de suspenso del director Alfred Hitchcock, el cual está protagonizado por Teresa Wright, Joseph Cotten, Mcdonald Carey y Patricia Collinge.

A casa de sus familiares en el tranquilo pueblo de Santa Rosa llega un día el encantador tío Charlie (Joseph Cotten), un seductor criminal que viaja de Filadelfia a California y al que la justicia le va pisando los talones. Su sobrina, “la pequeña Charlie” (Teresa Wright), es la más contenta con su visita. Sin embargo, ocurren unas situaciones algo extrañas que la hacen sospechar que su querido tío está ocultando algo. Cuando ella comienza a acercarse a la verdad, a su tío no le queda otra opción que prepararse para matarla.

Luego de terminar el rodaje del film “Saboteur” (1942), Hitchcock se encontraba sumamente ansioso de comenzar un nuevo proyecto. Jack Skirball, un productor que había trabajando junto a Frank Lloyd en la Universal, estaba dispuesto a pagarle a David O. Selznick el precio de 150.000 dólares por los servicios de Hitchcock durante dieciocho semanas. Sería una de las encargadas de revisar los guiones para Selznick, Margaret McDonell, la encomendada de presentarle nuevas ideas al director. Luego de que Hitchcock rechazara un par de proyectos, entre ellos el guión de la cinta “Gaslight” (1944), sería una idea del marido de McDonell la que llamaría la atención del británico. Ya bajo las órdenes de Skirball, Hitchcock tendría por misión dirigir un film titulado “Uncle Charlie”, en la que un maníaco homicida se refugia de la policía en la casa de su hermana, lugar en el cual se terminaría encariñando gradualmente de su sobrina favorita.

Para la confección del guión, Hitchcock pidió la colaboración de Thornton Wilder, el cual había plasmado su visión de la vida norteamericana en la obra “Nuestra ciudad”, la cual Hitchcock admiraba enormemente. La insistencia del director de contar con un escritor arraigado en los Estados Unidos, pasaba por el deseo de imprimirle a su cinta un aroma lo más norteamericano posible, alejándose de la cualidad inglesa que se sentía obligado a presentar en todos sus trabajos hasta antes que los Estados Unidos entraran a la guerra. Lamentablemente, justo en el momento en que iba a plasmar sus notas y apuntes en un guión, Wilder fue llamado al ejército. Para colmo, justo cuando Hitchcock comenzaba a trabajar solo en el guión, fue notificado del mal estado de salud de su madre, hecho que cambió completamente el contenido, tema y finalidad de dicho guión. Al verse impedido de viajar a Inglaterra, se vio en la obligación de quedarse en California, lo que le provocó una importante angustia personal. Todo esto dio como resultado el primer relato espiritualmente autobiográfico de la carrera del inglés. El guión definitivo, construido con la ayuda de su esposa Alma y Sally Benson, era una respuesta a su crisis personal.

En primer lugar, el tío Charlie es un hombre que claramente representa al mismo Hitchcock; el guión lo describe como un tipo terriblemente meticuloso y limpio, características que eran razón de orgullo para el director. En su infancia, el tío Charlie tuvo un accidente absolutamente calcado al que sufrió Hitchcock en su niñez, el cual le dejó una cicatriz casi imperceptible en la barbilla. Al mismo tiempo, la descripción de la infancia de Charlie que realiza su hermana, no es más que una descripción del joven Hitchcock: “Un muchacho tan tranquilo, siempre leyendo. Siempre le dije a papá que no debía haberle comprado esa bicicleta. No sabía cómo manejarla. Se metió directamente con ella en la calzada, estaba helada, y patinó, y se estrelló contra un tranvía…”. Este diálogo fue uno de los pocos escritos por el director, y fue creado en base a su propia experiencia. Además de todo esto, los sentimientos del villano, una nostalgia momentánea hacia el pasado y un desprecio hacia el presente, no eran más que los sentimientos del director, expresados por él semanas más tarde de que Wilder dejara el proyecto.

Pero el siniestro tío no es el único personaje que presenta características similares a las del curioso director. El personaje interpretado por Hume Cronyn, el cual está obsesionado con cometer un asesinato y que vive con una madre enferma y exigente a la que nunca ve, también refleja la personalidad de Hitchcock. Pero son los dos Charlies (tío y sobrina), quienes constituyen los aspectos iluminados y oscuros de la naturaleza adulta del director, representados por la monstruosidad del tío y la inocencia de la muchacha. Estos personajes representan la dualidad de tendencias internas existentes en Hitchcock, quien tenía que convivir con románticas y oscuras fantasías relacionadas con asesinatos, sueños sexuales no cumplidos, y pensamientos dominados por la lujuria y la posesión. El director podía ser crudo, cruel y tiránico con sus actores, e impredecible con sus colegas. Como el tío Charlie, codiciaba la buena vida y la respetabilidad de un buen nombre. A su vez, Hitchcock era capaz de repentinos e inexplicables actos de bondad, como por ejemplo regalarle un coche a su cocinera, o escribir una carta para ayudar a alguien a conseguir trabajo, entre otras cosas.

Esta división espiritual de Hitchcock, está expresado en el sinfín de dualidades existentes en la cinta: los dos Charlies, los dos criminales buscados, dos secuencias de cenas, dos hombres cuyo hobby es planear asesinatos, dos niños pequeños, dos escenas en un garaje, una de ellas una declaración de amor, y la otra un intento de asesinato, etc. El que se reflejara todo este dilema interior en el film era algo totalmente compresible dado el momento por el que estaba pasando el director. Mientras escribía y dirigía la cinta, su madre estaba muriendo su país natal, lo que se sumó al poco control que tenía sobre su vida profesional, lo que terminó sumiendo al director en una profunda crisis. A un nivel más profundo, la historia estaba ligada a las inconsistencias presentes en la personalidad de Hitchcock. Era un católico victoriano profundo, que comía y bebía demasiado. Era un cineasta clásico y un manipulador de efectos que amaba los desafíos técnicos. Meticuloso en su trabajo, pero absolutamente despreocupado por su salud. Totalmente correcto en público, pero en privado se sentía atraído por el más terrible humor escatológico.

En cuanto a la imagen de las parejas que bailan el vals “La viuda alegre”, escena que aparece varias veces durante el transcurso de la cinta, no es más que una forma de unir a ambos Charlies como si fueran una sola persona. Hay que recordar la secuencia y las circunstancias en las cuales es introducida la canción dentro de la trama. Al llegar el tío Charlie a casa de sus familiares, es su hermana quien comienza a canturrear las primeras notas de la canción, después lo hace su hija, y a raíz de eso, todo el mundo intentará recordar el nombre de la canción durante la cena. Es ahí cuando el personaje de Joseph Cotten indica molesto: “Es el Danubio Azul”, a lo que su sobrina responde: “Sí, eso es…¡Ah, no! Es la viuda…”, siendo interrumpida por el personaje de Cotten quien derriba su copa para desviar la atención. El tío no quiere que sepan el nombre de la canción debido a que se apega mucho a su realidad. En parte, es este acto de telepatía entre tío y sobrina, lo que hace suponer que son las dos caras de la misma moneda.

La cinta cuenta con grandes actuaciones, donde obviamente se destaca la labor de Teresa Wright y Joseph Cotten. La actriz había recibido nominaciones al Oscar por su tres primera películas: “The Llittle Foxes” (1941), “Mrs Miniver” (1942) y “Pride of the Yankees” (1942), de las cuales ganó el galardón por su actuación en “Mrs Miniver”. Por su parte, Joseph Cotten había trabajado junto a Orson Welles en “Citizen Kane” (1941), y se presentaba como el candidato perfecto para interpretar al apuesto y sociópata tío que estrangula a viudas ricas. Por otra parte, tanto la fotografía de Joseph Valentine como la banda sonora de Dimitri Tiomkin son realmente impecables, y en conjunto con el realizador logran a cabalidad que el espectador vea como un pequeño y apacible pueblo norteamericano, se va transformando en un sitio sumamente inquietante y aterrador. El director convierte lo doméstico en algo amenazante, y eso el espectador lo percibe desde el primer momento. También resulta destacable el hecho que los personajes secundarios sean bastante coloridos (el mejor ejemplo son el cuñado de Charlie y su amigo), lo que permite que algunos actúen como alivios cómicos, mientras que otros contribuyen a aumentar los niveles de tensión del relato. En definitiva, “Shadow of a Doubt” es un espléndido largometraje, el cual en varias ocasiones fue indicado por el mismo Hitchcock como su obra favorita, y cuya mayor virtud es graficar de manera magistral la dualidad existente en el hombre, y la incómoda dualidad con la que tenía que lidiar a diario el siempre complejo maestro del suspenso.



por Fantomas.

12 comentarios:

Jorge - cinenovedades dijo...

Excelente reseña para esta obra maestra del cine. Realmente muy pero muy buena.
Es increíble como el estado anímico de un realizador influye de manera notoria en el producto final. La verdad no conocía el dato de lo que le acontecía a Hitchcock cuando estaba filmando.
Gran Reseña! Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Una vez más un excelente escrito repleto de información interesante. "La sombra de una duda" es una gran película que no se suele citar al hablar del gran Hitch, pero que desde luego es de imprescindible visionado.

Saludos

Sam_Loomis dijo...

Todo Hitchcock es respetable. Realmente un maestro, no es de sus obras mas célebres pero sin duda vale la pena verla.

Saludos

alvaro dijo...

Me han entrado una ganas tremendas de verla así que eso tendré que hacer.Este hombre fue un genio atemporal,sus películas me encantann!!


www.cronicascineviperas.blogspot.com

Lucksaw dijo...

Muchas gracias por el comentario.

Ya agregúe tu link en mi blog.

Suertec con el blog, que me encanta por las pelis viejas que aun me faltan ver.

Psicodeliazombie dijo...

Definitivamente una de las grandes cintas del maestro del suspenso...!!!

Ha... me hicieron un atentado, pasate por mi blog...!!!

Toni Durán dijo...

Gran texto. Gran película.

Anónimo dijo...

hola Fantomas,creia que habia visto todas las peliculas de Hitchcock. Eres realmente entretenido para escribir tus comentarios,felicitaciones. saludos,esperando leerte muy pronto.

Ixowa dijo...

Esta es una de las películas de Hitchcock que no he tenido oportunidad de ver, pero la tengo en mi lista desde hace tiempo.
Me alegra encontrar un blog en el que no solo se hable de estrenos.

Un saludito!

cineconchile dijo...

No había visto esta película, pro luego de tu reseña tuve que hacerlo y me ha parecido un gran film, con muchas de las pulsiones de Hitchcock presentes y un par de grandes actuaciones.
Saludos

BUDOKAN dijo...

Qué placer poder leer en este ganial post lo que escribes sobre uno de los mejores films de Alfred. Particularmente es tremenda la relación entre ambos Charlys (tío-sobrina). Saludos!

Lulita dijo...

Hola tu post esta muy bueno, justo estaba posteando el mio acerca de esta peli y cuando buscaba fotos aparecio y el tuyo y me colgue a leerlo, tu blog es fantastico. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...