sábado, 24 de octubre de 2009

Rosemary´s Baby: Nunca confies en los extraños.

Rosemary´s Baby” (1968), es un film de terror psicológico del director Roman Polanski, el cual está protagonizado por Mia Farrow y John Cassavetes.

Rosemary (Mia Farrow) y Guy Woodhouse (John Cassavetes) se mudan a un elegante departamento ubicado en un edificio antiguo. Aunque al principio todo va bien; la carrera de Guy comienza a despegar, la pareja de al lado resulta ser muy hospitalaria, y Rosemary descubre que está embarazada, con el tiempo la muchacha se ve envuelta en una serie de situaciones inquietantes que parecen tener relación con el bebé que está esperando. ¿Será que se está volviendo loca, o en realidad ella es parte de un siniestro plan de proporciones bíblicas?

Antes de que fuese publicada la novela “Rosemary´s Baby”, del escritor Ira Levin, el director y productor William Castle logró comprar los derechos de la misma gracias a la intervención del agente del escritor, Marvin Birdt. Para Castle, quien se había hecho conocido por utilizar coloridos trucos publicitarios para promocionar sus películas de bajo presupuesto, la adaptación de la novela de Levin se presentaba como la oportunidad de realizar una cinta de terror adulto con un considerable presupuesto, la cual probablemente le otorgaría el tan ansiado respeto de sus pares, algo que Castle había estado buscando por años. Sin embargo, el director se tuvo que enfrentar a un grave problema: se había gastado todo su dinero en la compra de los derechos de la novela, por lo que tuvo que buscar a alguien que financiara el proyecto. Fue entonces cuando los ejecutivos de los estudios Paramount se acercaron a Castle para proponerle un trato: financiarían su proyecto siempre y cuando el estudio obtuviera un cincuenta por ciento de las ganancias del film, y que el director de la producción fuese Roman Polanski. Aún cuando esto significó un duro golpe para Castle, de todas formas terminó aceptando la propuesta de la Paramount y se tuvo que conformar con ocupar el puesto de productor de la cinta.

La verdad es que Polanski estaba particularmente interesado en la novela de Levin, por lo que le entusiasmaba la idea de dirigir su adaptación cinematográfica. Sin embargo, de acuerdo a su autobiografía titulada “Roman”: “Había un aspecto de ´Rosemary´s Baby´ que me molestaba. El libro era un thriller sorprendentemente bien construido. Sin embargo, al yo ser agnóstico, no creía en Satán como el mal encarnado más que en un Dios personal. Esto sin duda entró en conflicto con mi visión racional del mundo. Por el bien de la credibilidad de la historia, decidí que era mejor abarcar el relato con cierta ambigüedad, dando a entender que las experiencias sobrenaturales que experimenta Rosemary bien pueden ser causadas por su propia imaginación. La totalidad de la historia, la cual está relatada desde mi punto de vista, puede ser considerada como una cadena de siniestras coincidencias, o como el producto de una febril imaginación. Es por este motivo que un hilo de ambigüedad deliberada corre a través del film”. Esa ambigüedad de la que habla Polanski, está dada por el uso de la cámara subjetiva, la cual ubica al espectador en la posición de la protagonista, lo que permite que la audiencia solo perciba aquello que Rosemary ve o piensa, sembrando un halo de duda en torno a sus siniestros descubrimientos, los cuales perfectamente pueden ser parte de la creciente paranoia que le ha provocado su reciente embarazo.

Con “Rosemary´s Baby”, Polanski demostraría ser un director capaz de retratar en detalle la alienación gradual y el colapso psicológico de una mujer vulnerable. Tal y como lo había hecho anteriormente en “Repulsion” (1965), y como lo haría algunos años después en “The Tenant” (1976), el director establecería ciertos paralelos entre la claustrofobia espacial de los escenarios en los que transcurre la historia, y la ansiedad experimentada por la protagonista. De hecho, el bloque de departamentos en los que se desarrolla el film posee una historia de tragedias y maldad, la cual es traída a la vida de manera tan efectiva, que el edificio se convierte en un personaje más de la cinta. Mientras que por un lado sus estrechos corredores parecen confinar a los protagonistas a un espacio claramente reducido, lo frio de sus decorados, lo delgado de sus paredes y la actitud opresiva de los vecinos que residen en su interior, crean una sensación claramente asfixiante que es percibida tanto por Rosemary como por el espectador. Es dentro de este contexto que la protagonista comienza a tener extraños sueños que no hacen más que aumentar su paranoia, la cual a medida que avanza su embarazo se acrecienta al punto de dominar su vida por completo. Básicamente, parte del terror presente en el film reside en la falta de libertad que experimenta Rosemary, cuyas opciones disminuyen dramáticamente a medida de que el culto satánico que la acecha se acerca cada vez más a su objetivo.

Así como la atmósfera claustrofóbica aporta con una cuota de terror, la sensación de inevitabilidad que presenta la historia también hace lo suyo. El espectador se da cuenta mucho antes que Rosemary que ella lleva en su vientre al hijo del Diablo, y que su destino está sellado aun cuando ella haga todo lo posible por escapar de la trama de intrigas y traiciones en las que se ve envuelta. Sin embargo, este hecho en vez de diluir por completo el suspenso del film, le otorga la oportunidad a Polanski de elevar de manera drástica la tensión dada por la paranoia experimentada por la protagonista. Por otro lado, en el universo creado por el director polaco, los aquelarres de brujas están conformados por miembros de la burguesía. Médicos, eruditos y diplomáticos están estrictamente relacionados con el mundo al que el esposo de Rosemary desea pertenecer. Es por esto que no resulta extraño que Guy decida vender su alma con tal de progresar en la pirámide hollywoodense, lo que no solo deja por el piso al gremio actoral, sino que además sirve como un ejemplo de las medidas desesperadas que algunas personas están dispuestas a tomar con tal de tener éxito en el mundo moderno.

En cuanto a las actuaciones, demás está decir que Mia Farrow realiza una labor espectacular interpretando a un joven mujer moderna que presenta dificultades para conciliar sus ideas feministas con su formación católica. El hecho de que Rosemary sea tímida e inocente, en gran medida conspira en contra de su creciente paranoia, ya que no cuenta con la fuerza suficiente como para hacerle frente a su ambicioso e inescrupuloso marido, ni a sus manipuladores y siniestros vecinos. También es necesario destacar a Ruth Gordon, quien es la encargada de interpretar a la entrometida vecina de Rosemary, Minnie Castevet, la cual gradualmente logra entrometerse en la vida de la protagonista y su marido. Gracias a su actuación en este film, Ruth Gordon no solo sería merecedora de un Globo de Oro, sino que también ganaría el Oscar a la mejor actriz secundaria. En cuanto al aspecto técnico del film, este cuenta con la atmosférica e inolvidable banda sonora del compositor Krysztof Komeda, y el espléndido trabajo de fotografía de William A. Fraker, el cual en gran media es responsable de que exista una sensación de constante peligro tanto al interior del complejo de departamentos donde reside la pareja protagónica, como en las ruidosas calles de la ciudad de Nueva York.

Pese al hecho de que “Rosemary´s Baby” fue la cinta más exitosa en la carrera de William Castle, él no pudo evitar sentir que el film estaba maldito. Y es que no solo se le había negado la posibilidad de dirigirlo, sino que además tuvo que sufrir la frustrante experiencia de trabajar con Polanski. Para colmo, una vez terminada la producción Castle sufrió un severo caso de cálculo biliar. Durante su lenta recuperación, no solo se enteró que Krysztof Komeda había fallecido a causa de una caída accidental, sino que además recibió la noticia de que la esposa de Polanski, la actriz Sharon Tate, junto a otras cuatro personas habían sido asesinadas por la secta liderada por Charles Manson. Más allá de estos nefastos hechos anecdóticos, “Rosemary´s Baby” se caracteriza por ser un film que presenta una narrativa que se va construyendo lentamente, la cual explora temas tales como el feminismo y el psicoanálisis, siempre desde el prisma del horror. Por otro lado, esta producción resulta importante por dos grandes razones; primero, confirmó que Polanski era capaz de lidiar con grandes presupuestos y con las presiones propias de la industria hollywoodense, y segundo, el film se convirtió en uno de los mejores ejemplos del horror moderno cinematográfico, el cual residía en un lugar muy distante a los escenarios góticos habitados por sádicos aristócratas, que tanto éxito tuvieron durante la década del sesenta de la mano de directores tales como Roger Corman y Terence Fisher.



por Fantomas.

13 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Otro clásico indiscutible.

Aquí en España convirtieron el título en un gran spoiler: "La semilla del diablo". Sólo les faltaba contarnos el final.

Saludos ;)

Santi dijo...

Casualmente tenía en espera "La Semilla del Diablo" para ver, porque es una de aquellas películas míticas que no he visto y tengo la espina clavada. Espero verla en breve y reseñarla tan magníficamente como tú, porque Polanski, al margen de sus temas personales, es un cineasta supremo de los pies a la cabeza.

¡Nos leemos Fantomas!

Cinemagnificus dijo...

Que mal que se pasa con esta peli. Por eso es la obra maestra que es.

Fantomas dijo...

- Pliskeen: Es lamentable lo que sucede con las traducciones de algunas películas en ciertos lados. Hay ocasiones en que los títulos traducidos pocas veces tienen que ver con el original, o como en este caso, que revelan parte importante de la trama.

-Santi: Estaré atento a tu reseña entonces. Esta es sin duda una de esas películas de visionado obligatorio. A todo esto, gracias por los cumplidos.

Cinemagnificus: Concuerdo contigo, definitivamente esta peli es una obra maestra.

Gracias a todos por los comentarios,
Saludos!

Dr. Quatermass dijo...

Hola, muy interesante leer la génesis de esta obra maestra. Para mi contiene una narrativa tan eficaz que parece haberse perdido, y una manera sublime de crear inquietud. Además de un final realmente bueno.

Un saludo!

Pablo Martinez dijo...

Coincido con el Dr, aquí arriba jeje, con que se ha perdido esa narrativa. Polanski es un genio, y esta película tiene su propio pedestal, brilla con su oscuridad propia y aterra como pocas veces en la historia se ha vivido.

Saludos, excelente artículo :D

Se viene "La semana del terror", asi que te espero por el blog durante estos días ;)

Un abrazo!!

PM

Jorge - cinenovedades dijo...

Obra maestra indiscutida y todo un clásico a estas alturas! Es literalmente un filme que contiene una narración prodigiosa, ya que es cierto lo que comentas en tu reseña. No hay acción, no hay escenas de muchísimo suspenso ni de mucha sangre, pero sí hay una narración que le da un suspenso muy marcado a la cinta. Ni hablemos de la actuación de Mia Farrow. Realmente excelente.
Saludos!

Fantomas dijo...

- Dr Quatermass: Estoy totalmente de acuerdo contigo. La narrativa que utiliza Polanski es perfecta y el final sin duda es sorpresivo.

- Pablo Martinez: Obviamente me estaré pasando por tu blog esta semana.

- Jorge: Yo creo que en esta ocasión estamos todos de acuerdo. Probablemente sea la mejor película de su director (lo cual la verdad es difícil de decir), y es sin duda una de las mejores películas de terror de la historia.

Gracias a todos por sus comentarios,
Saludos!

francisco Acuña dijo...

que joya! jebus, que joya!!!

saludos!

Tío Marvin dijo...

Hey, enhorabuena por esta estupenda revisión de clásicos "diabólicos", pondré a bajar algunos que no conocía. Saludos.

Don_fofo - Cinediondo dijo...

una de las peliculas mas incomodantes de ver, muy oscura, y por lo mismo exelente.

Saludos

Seba dijo...

Muy buen blog! yo te tenia linkeado desde mi blog anterior: http://cienpeliculasymas.blogspot.com/

pero ahore he creado uno nuevo en el cual importare los mejores post de mi blog anterior e ire agregando nuevos contenidos periodicamente...

quisiera saber si podrias linkearme desde tu blog, yo ya te he agregado... mi blog es:

http://esmareabaja.blogspot.com/

Darkerr dijo...

Un clasicazo. Las mejores peliculas de terror son las que tienen una fuerte carga realista, tipo ésta y "el exorcista", y lo fantástico resulta más bien muy medido, y en este caso es mas bien sugerido, que la aparición del demonio no deja de lucir como una pesadilla. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...