sábado, 1 de agosto de 2009

First Blood: Sembrando el caos y la destrucción.

“First Blood” (1982), es un film de acción del director Ted Kotcheff, el cual está protagonizado por Sylvester Stallone, Brian Dennehy, y Richard Crenna.

Cuando sin ninguna razón aparente, un jefe de policía de un pequeño pueblo arresta a un autostopista vagabundo, no puede ni siquiera imaginar que ha puesto en movimiento una serie de acontecimientos catastróficos. El vagabundo en cuestión es de hecho John Rambo (Sylvester Stallone), ganador de la Medalla de Honor del Congreso y héroe de la guerra de Vietnam. Respondiendo al hostigamiento de sus apresadores con una repentina ferocidad, Rambo se fuga audazmente de la cárcel y va a cobijarse en unas montañas cercanas. Desde este punto, Rambo no tendrá más remedio que comenzar una verdadera guerra con la policía local.


Aunque desde el lanzamiento en el año 1972 de la novela de David Morell, “First Blood”, habían sido varias las adaptaciones que habían estado rondando los estudios en busca de financiamiento sin mayor éxito, y varios los actores que habían sido considerados para interpretar al atormentado John Rambo, entre los cuales se encontraban Clint Eastwood, Al Pacino, Robert De Niro, Steve McQueen, y Michael Douglas, entre otros, solo cuando Sylvester Stallone mostró interés en el proyecto, este logró finalmente entrar en fase de producción. Stallone, quién había sido nominado al Oscar como mejor actor y mejor guionista por su participación en la cinta, “Rocky” (1976), no había cosechado grandes éxitos fuera de la saga enfocada en el humilde boxeador. El guión, escrito por Michael Kozoll y William Sackheim, sería modificado por Stallone, quien convirtió a Rambo en un personaje más querible que a diferencia del Rambo de Morrell, prefiere no asesinar a ninguno de sus perseguidores.

El final también fue modificado. Si bien en la novela Rambo se terminaba suicidando (de hecho, existe un final cinematográfico alternativo en el cual Rambo se suicida), en la cinta esto fue cambiado por la creencia de que el personaje podía tener cierto éxito, permitiendo algún tipo de secuela (cosa que finalmente sucedió). Fue precisamente a raíz del nuevo final, que Kirk Douglas abandonó el papel del Coronel Trautman. El actor quería que la cinta fuera lo más fiel posible a la novela, algo que no se logró debido a las modificaciones realizadas por Stallone. La primera opción para reemplazarlo fue el actor Rock Hudson, pero este tuvo que rechazar el papel debido a que estaba a punto de someterse a una cirugía cardíaca. Finalmente el rol le fue cedido a Richard Creena, un actor relativamente conocido por sus participaciones en distintas series de televisión, y por un puñado de papeles secundarios que obtuvo en algunas cintas hollywoodenses realizadas en las décadas del sesenta y setenta.

Como cinta de acción, la verdad es que “First Blood” funciona bastante bien. Todas las escenas en las cuales la policía acecha a Rambo en el bosque y viceversa, están bien manejadas, ya que estas exhiben buenas dosis de suspenso, manejo de armas de fuego, e incluso una escena del alto riesgo donde desde un helicóptero, comienzan a dispararle a nuestro antihéroe, el cual está colgado en un risco. Lo mismo sucede con las escenas que involucran el escape de Rambo hacia la ciudad, y el caos que este provoca destruyendo todo lo que se cruza en su camino. Tanto la secuencia en que el protagonista utiliza un camión militar como si de un tanque se tratara, o aquella en la que vuela por los cielos una bencinera y una tienda de armas, están bien orquestadas y resultan ser visualmente atractivas. Claramente la cinta cumple con entretener al espectador, pero en términos dramáticos la situación es diferente.

“First Blood” comienza como un drama carcelario, luego pasa a ser una historia centrada en una cacería humana, y termina siendo una crítica social enmarcada por un puñado de acción sin sentido. Si uno analiza fríamente el guión y la sucesión de acontecimientos, hay algo que no calza del todo. La actitud de Rambo antes de ser maltratado y abusado en la prisión del pueblo, hecho que gatilla la violenta reacción del protagonista (es ahí cuando el director inserta algunos flashbacks que ayudan a comprender el hecho de que Rambo sufre de un trastorno por estrés postraumático), no se condice con la de un hombre mentalmente perturbado. Si bien la forma en que es tratado por el sheriff del pueblo (interpretado de manera soberbia por Brian Dennehy), es ciertamente cuestionable dado que lo discrimina solo por su apariencia, el que Rambo decida no responder ninguna de sus preguntas, termina complicando una situación que hasta el momento no era violenta. Lo que resulta aún más incomprensible, es que el protagonista intente razonar con la policía tras la muerte accidental de uno de ellos. ¿Por qué decide hablar luego de una serie de acontecimientos de por sí traumáticos, y no antes cuando solo le estaban haciendo algunas simples preguntas? Tal vez si Rambo hubiese actuado de manera violenta desde un principio, o no hubiese tenido ese momento de cordura fugaz, la idea de su estado mental hubiese sido establecida de mejor manera.

Además, lo flojo de algunos diálogos no ayuda a cimentar la credibilidad de la historia. La descripción que Trautman hace de Rambo cuando llega al campamento levantado por la policía, dista de ser memorable. Lo mismo sucede con el monólogo final del protagonista. La verdad es que la actuación de Stallone no termina de convencer, aún cuando esta es una de sus mejores interpretaciones. Lo de Richard Creena tampoco convence, en gran medida por lo pobre de sus diálogos. De todas formas, este se convertiría en el personaje más reconocido del actor. A través de los años, “First Blood” se ha enfrentado a todo tipo de críticas referentes a sus temas de fondo. Mientras que algunos alaban la crítica a un sistema que discrimina por la apariencia, que oculta bajo el tapete aquellas cosas con las que no se atreve a lidiar, y donde además existe un abuso de poder por parte de la policía, otros atacaron duramente la estereotipación de los traumas sufridos por los veteranos de guerra, y la supuesta glorificación de las armas de fuego que se realiza en la película.

Pese a todo, “First Blood” es una cinta entretenida que mantiene un buen ritmo narrativo durante todo su metraje. Aunque la secuencia del ataque de Rambo al pueblo es algo innecesaria, y es sin duda lo más inverosímil de la historia, si presenta un par de interesantes escenas de acción, además de la cuestionada declaración de principios del protagonista. La escena en donde por fin Rambo se entrega a las autoridades resulta ser algo ambigua; por momentos pareciera ser que es retirado de la comisaria en calidad de héroe y no como un criminal. Eso sumado a que en “Rambo: First Blood Part 2” (1985), el protagonista aparece recluido en una prisión realizando trabajos forzados en vez de estar en una institución psiquiátrica, termina de sepultar la ilusión de su supuesto estado mental. Pese a esto, es la primera entrada de la saga la que por lejos presenta un mayor nivel de dramatismo, y sería la gran responsable de impulsar definitivamente la carrera de Stallone, situándolo como una de las grandes estrellas del cine de acción. En el aspecto más técnico del film, resulta destacable la inolvidable banda sonora compuesta por el gran Jerry Goldsmith, y la correcta fotografía de Andrew Laszlo. Si uno olvida por completo las falencias del guión y se dedica tan solo a disfrutar la acción y el suspenso que la cinta ofrece, se entiende porque esta es considerada como un clásico del género, y como una de las mejores entradas de la filmografía del siempre irregular Stallone.






por Fantomas.

10 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Me parece una excelente película. Las secuelas son un desfase de testosterona, pero ésta va más allá de un film de evasión.

Yo no considero que Rambo esté perturbado ni sea un idiota. Creo que es un tipo que está, simplemente, jodido por la guerra y el desprecio que sufre por parte de la sociedad. Por eso no hace nada cuando lo maltratan, porque no quiere empeorar las cosas. Pero cuando se da cuenta que se están pasando del límite y están actuando por encima la ley, entonces decide huir (que no luchar). Luego, al ser perseguido, no le queda otra que recurrir a la superviviencia/violencia, pero en nigún momento tiene intención de matar a nadie (de hecho, el muerto que comentas es más bien un accidente producto de la caza humana policial)

Creo que las secuelas, disfrutables desde la óptica del simple entretenimiento, le hicieron cierto daño a la priemra entrega, a la que no dudan en tachar de violento producto de acción (cuando no es ni la mitad de violenta que cualquiera de sus secuelas)

Saludos ;)

Cinemagnificus dijo...

A mi también me parece una excelente película. Lástima que sus dos siguientes secuelas fuesen terribles (no así opino de John Rambo, que me parece un filme de acción bastante destacado y sorprendentemente crudo).

Lucifer, Becario del Mal dijo...

QUe pena que Rambo no se volara los sesos! ahora sería un clásico y nos hubiera ahorrado las dos bochornosas secuelas que convirtieron una historia antibelicista y al mismo timepo comprensiva y preocupada con los jovenes enviados a Vietnam, en una serie casi fascistoide de un comando que mide su bondad por los malos que mata.
No se pierdan el discurso final en Rambo III defendiendo a los Talibanes como ese noble pueblo de grandes valores que desafía incesantemente el avance rojo.
Saludos!

Javier Márquez Sánchez dijo...

Una película muy interesante, que adapta con corrección la novela sin alcanzar la amplitud de críticas y análisis de ésta.

Y ante todo, un gran blog. ¡Enhorabuena!

Don_fofo - Cinediondo dijo...

A mi me han gustado todas, es verdad que los discursos fachos de las secuelas derepente son molestos pero al final siempre quedan en segundo plano.

Saludos!

Jorge - cinenovedades dijo...

Muy buena película. La he visto varias veces y la verdad que es sumamente entretenida. Muy buenas escenas de acción y fenomenal actuación de un grande como Brian Dennehy. Creo que sus dos secuelas fueron bastante pobres, no así la genial cuarta entrega, un peliculón de acción de lo mejor que he visto en los últimos años.
Excelente reseña, Saludos!

Santi dijo...

Precisamente hace un par de meses que escribí un especial de la tetralogía, y la verdad es que la primera película es con diferencia la mejor, y también la más diferente.

El guión, como en todas las películas que ha hecho Stallone, fue modificado por él mismo haciendo al personaje más bondadoso y heroico. El personajede John Rambo es un trauma andante en toda la cinta, desde el principio donde se da cuenta de que sus compañeros han ido muriendo hasta el final donde acaba de explotar, incomprendido totalmente por el mundo que defendió.

No estoy de acuerdo contigo en que los diálogos no son memorables, precisamente la descripción de Trautman de Rambo y su «Asegúrese de tener una buena provisión de ataúdes» o cuando Rambo da caza a los policías en el bosque: «Les podría haber matado a todos, podría haberle matado a Usted. Usted es la ley en la ciudad pero aquí la ley soy yo. No insistan, márchense o se verán metidos en una guerra que no olvidarán. ¡Lárguense!» son épicos, y el final más épico aún. Hay que tener en cuenta que no es una película de diálogos, es un drama "bélico" con frases lapidarias.

Pese a las diferencias de opinión coincidimos que es una gran película. Gran artículo Fantomas.

Möbius el Crononauta dijo...

¡Kirk Douglas de coronel Troutman! Eso habría estado bien.
La verdad es que a mí me gustna las grandilocuentes frases del coronel y de Rambo, pero bueno, de todas formas es una gran cinta de acción, y desde luego ninguna de las secuelas se acerca al nivel de ésta.

saludos

Dr. Quatermass dijo...

Estoy de acuerdo en que no es una gran película pero que cojones, estamos hablando de "Acorralado"!!, la primera entrega de RAMBO!!. Si uno saca el corazoncito y se pone en la piel del chaval de la época eso era lo más. Entrañable y por encima de valoraciones objetivas (almenos en mi caso).

Gran texto, como siempre.
Saludos.

Anónimo dijo...

Si nos ponemos a buscar encontraremos defectos hasta en la monalisa, lo que cuenta es el efecto catárquico que Stallone logra en todas sus películas, si precisamente de eso se trata, de dejarse llevar por una trama tan diestramente corregida por Stallone para lograr el impacto en toda una década y varias generaciones de verdaderos cinéfilos. Si uno se pone a analizar fríamente esto de las "críticas", tendríamos que convenir en que el único con algún derecho de hacerlas es el autor original de la historia, y a juzgar por sus novelizaciones de las secuelas que tan duramente se critican, me inclino a pensar que más bien le encantó lo que se hizo sobre la base de su obra, lo demás son solo palabras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...