sábado, 15 de agosto de 2009

The Hitcher: el Diablo es mi copiloto.

“The Hitcher” (1986), es un film de terror psicológico del director Robert Harmon, el cual está protagonizado por Rutger Hauer, C. Thomas Howell y Jennifer Jason Leigh.

Jim Halsey (C. Thomas Howell) es un joven que está conduciendo un coche de Chicago a San Diego por encargo. Cuando el cansancio comienza a apoderarse de él, vislumbra una oscura silueta parada bajo la intensa lluvia pidiendo un aventón, por lo que piensa que tal vez tener un compañero de viaje lo va a ayudar a mantenerse despierto. Sin embargo, lo que él no sabe es que el extraño que ha decidido recoger hará todo lo posible por convertir su vida en un verdadero infierno.


Mucho antes de que el director Robert Harmon se volcara al mundo de los telefilmes, específicamente a la serie de cintas de “Jesse Stone”, personaje interpretado por Tom Selleck, a mediados de los ochenta emergió con “The Hitcher”, un thriller enigmático y violento escrito por Eric Red, guionista responsable de la también interesante “Near Dark” (1987). Ambas cintas son básicamente road movies con toques de terror, donde un simple viaje de un momento a otro se convierte en una pesadilla inimaginable. En este caso, todo comienza cuando Jim Halsey toma la mala decisión de recoger a un misterioso hombre que dice llamarse John Ryder (Rutger Hauer). Desde el momento en que ambos se topan con un auto abandonado, el cual había sido previamente abordado por Ryder, Halsey se verá sometido a una escalada de violencia que culminará recién en el último tramo del metraje. Y es que aún cuando el joven en un principio logra deshacerse rápidamente de su psicopático acompañante, este no logra escapar del juego del gato y el ratón que se ha puesto en movimiento desde el momento en que permitió que Ryder abordara su vehículo.

Básicamente, la trama de “The Hitcher” se enfoca en la extraña relación que se establece entre la dupla protagónica. Ryder se convierte en una suerte de figura espectral que domina por completo al indefenso e inocente Jim Halsey, al mismo tiempo que se proyecta como una retorcida figura paterna para el muchacho. Y es que lo guía a través de un camino dominado por completo por el caos y la destrucción, nutre su rabia y su odio, y finalmente lo ayuda a convertirse en adulto. La verdad es que bajo la en apariencia sencilla trama, se esconden múltiples matices que dan pie a numerosas interpretaciones. Por ejemplo, la carretera que debe recorrer Jim Halsey bien podría ser considerada como el camino de la vida, el cual está repleto de dificultades las cuales en este caso están representadas por la figura de Ryder. O bien se podrían realizar ciertos paralelos entre el villano y el mismísimo Diablo, cuyo único objetivo es ver como la humanidad falla y cae en sus garras. Es considerando este escenario que se plantea la siguiente interrogante: Jim, el representante de la humanidad, ¿demostrará su valía o le dará la razón a su adversario quien lo tildó de “desperdicio inútil”?

Con cada trampa que Ryder le coloca a Halsey, este último va perdiendo su inocencia y su fe en la bondad inherente de la humanidad, al mismo tiempo que comienza a desvirtuarse su sentido de justicia. Para Ryder, el joven ha dejado de ser una simple víctima y se ha convertido en un juguete que puede moldear a su antojo, razón por la cual no está dispuesto a dejarlo escapar. Por otro lado, es necesario mencionar que gran parte de la cinta transcurre al interior de diversos vehículos, lo cual es aprovechado por el director para realizarles numerosos close-ups a los protagonistas, con el objetivo de retratar el marcado antagonismo existente entre ellos. Al mismo tiempo, los claustrofóbicos espacios de los automóviles son contrastados con los desérticos exteriores, los cuales terminan sumergiendo a Halsey en una inexorable sensación de soledad. Y es que el protagonista no solo es incapaz de comunicarse con las autoridades para pedirles ayuda, sino que además tampoco logra comunicarse con su empleador ni con su hermano cuando es acusado de un crimen que no cometió, lo que obviamente dificulta mucho más su ya adversa situación.

Cabe mencionar que el tema del doppelganger o doble maligno, también está presente en la trama. Esto queda evidenciado en la escena en la cual Ryder aparece fantasmalmente en la habitación de hotel en la que se están ocultando Nash (Jennifer Jason Leigh) y Halsey. Mientras que Jim está en la ducha, Nash se encuentra durmiendo plácidamente en la cama. Esto es aprovechado por Ryder, quien toma el puesto del protagonista en la cama, como si se tratara de la encarnación del lado más oscuro del joven, para luego llevarse a la chica a un viaje sin retorno. Será precisamente el destino de la joven lo que detonará la transformación de Jim, cuyos límites morales se tornan cada vez más ambiguos a medida que transcurre el film. Esta es la razón por la cual el personaje interpretado por Jennifer Jason Leigh se convierte en algo más que el simple interés amoroso del protagonista, y pasa a ocupar un puesto esencial dentro de la trama. Y es que por un lado la chica es vista por Jim como una luz de esperanza que viene a iluminar su oscuro presente, mientras que para Ryder ella es la pieza que le permitirá terminar de adoctrinar a un cada vez más atormentado protagonista.

En el ámbito de las actuaciones, el elenco en general realiza un estupendo trabajo, en especial Rutger Hauer, quién se luce como este aterrador asesino, cuyo pasado y cuyos motivos se desconocen por completo. En lo que al aspecto técnico se refiere, la cinta cuenta con el correcto trabajo de fotografía de John Seale, y la atmosférica banda sonora del compositor Mark Ishman. Por otro lado, aún cuando la historia es bastante interesante y está narrada con un ritmo por sobre todo dinámico, el guión presenta algunas inconsistencias que atentan contra la verosimilitud de la historia. Por ejemplo, ¿Por qué Nash decide confiar ciegamente en Jim luego de hablar con él solo un par de minutos?, o ¿Por qué la policía es incapaz de herir a Nash y Halsey pese a dispararle con todo su arsenal, mientras que John Ryder es capaz de derribar un helicóptero con tan solo un revolver? Si bien la explicación a estas interrogantes se puede encontrar en el tono onírico que domina al relato, la verdad es que simplemente se trata de errores que pudieron ser subsanados de manera sencilla por el director.

“The Hitcher” bien podría ser considerado como un híbrido entre “Duel” (1971) de Steven Spielberg, y “Vanishing Point” (1971) del director Richard C. Sarafian. Y es que la película básicamente fusiona el cine de acción con el suspenso más aterrador, todo esto bajo la apariencia de una peculiar road movie. Más allá de los errores que pueda presentar la cinta, ni su secuela titulada “The Hitcher 2: I´ve Been Waiting” (2003), en la cual C. Thomas Howell interpreta a un ahora adulto Jim Halsey, el cual nuevamente debe enfrentarse a un asesino de similares características, ni el remake rodado el 2007 por el director Dave Meyers, logran superar lo hecho por Robert Harmon en este film, el cual con el paso de los años se ha convertido en una verdadera obra de culto del cine de terror psicológico realizado durante la década de los ochenta.



por Fantomas.

6 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Uno de mis clásicos ochenteros de serie B. Genial Hauer como psicopata tocapelotas.

No ví la secuela pero sí el remake, que no deja de ser un calco de la original pero pasando el rol de Howell a una chica, he introduciendo el fatctor "pareja en apuros" desde el principio. Bastante inferior al original, sin duda.

Saludos ;)

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Sinceramente ni había oído hablar de ella. Pero si es un cruce entre El diablo sobre Ruedas y Vanishing point quizás haya que darle una oportunidad.

fran dijo...

me vi el remake la original no la he visto, pero el remake me dejo semi-convencido

Darkerr dijo...

Esta siempre es preferible al remake de hace unos años, que no estuvo mal, pero este clasico tiene un mal rollo incomparable. Rutger Hauer es una gran figura. Saludos¡¡¡

Claudia dijo...

Muy buena pelicula, muy entretenida......
Excelente reseña, buen aporte

Dante dijo...

Un clásico del cine de carretera con psicópatas. La tensión está muy bien tratada y el malo es de manual. Lástima que se hizo la mediocre segunda parte y el remake, que han dejado para las generaciones más jóvenes un legado pobre de un clásico que podía dar más de sí.
¡Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...